La Voz de Galicia lavozdegalicia.es - blogs | Inmobiliaria | Empleo | Mercadillo

La otra cara del Camino Inglés

Escrito por Cristobal Ramírez
18 de Agosto de 2017 a las 18:33h

Hospital de Bruma (Camino Inglés). He recorrido el Camino Inglés entre Presedo y Hospital de Bruma. 13 kilómetros coruñeses, por lo tanto. Y siento mucho traer de nuevo aquí las miserias y no las grandezas, porque estas últimas ya las puede ver cualquier caminante. La foto superior está tomada un kilómetro escaso después de Presedo. Las otras dos algo más adelante, al lado de la iglesia de Leiro. La cuarta, cerca de As Travesas. Cada uno que saque sus conclusiones.

 

Betanzos, sus fiestas y su globo

Escrito por Cristobal Ramírez
16 de Agosto de 2017 a las 10:46h

Betanzos. Día grande de las fiestas de San Roque en Betanzos. Esta noche se suelta el centenario y enorme globo. La pregunta que se hacen los miles de personas a medianoche es dónde aparecerá mañana. Día de multitudes, de no poder dar un paso, de disfrutar de su tortilla. Y los que quieran ver el globo, que vayan a coger sitio horas antes. A Betanzos le tengo un especial cariño porque de ahí viene mi familia por parte de abuela materna. El dibujo del convento de San Francisco (el mejor cenotafio de Galicia está en su interior) es un recuerdo a toda ella.

El Monte do Gozo renace de sus cenizas

Escrito por Cristobal Ramírez
10 de Agosto de 2017 a las 15:42h

Monte do Gozo (Santiago). He estado hablado con P. que además -o a pesar de- de ex alumna incluso es amiga. Y entre las críticas que me hace, siempre riendo -ella es así-, está la de que soy muy negativo en este blog, que siempre estoy denunciando cosas negativas y que también tenemos muchas positivas. Podía haberle contestado que esa es función del periodista (no me lo creo), o que ella en vez de haberse ido a Asia de vacaciones podría haberse quedado aquí a disfrutar de todas esas cosas positivas. Pero no. Es que niego la mayor. Intento ser equilibrado entre la crítica y la alabanza. Eso sí, mientras creo que esta debe ser siempre moderada, la otra debe ser con cuchillo afilado… si es que se lo merece.

Para llevarle la contraria publico este post. He ido al Monte do Gozo a conocerlo. Ya lo conocía, claro, pero ha tenido a bien vivir un auténtico lifting impulsado y pagado por la Axencia Galega de Turismo. Ni rastro de tojos. Ni rastro de basura. Un nuevo sendero de tierra baja desde la capilla para que los peregrinos eviten el asfalto. Porque este es el punto de encuentro de todos los peregrinos y adláteres que vienen a Santiago (excepto los que siguen el Camino Inglés y el Portugués). Llaman la atención las tres piscinas.

Y todo impecable. Y no lo digo para evitar una nueva crítica de P. Es que las cosas son como son.

 

Una originalidad antes de comer en el Mesón Museo Xente no Camiño

Escrito por Cristobal Ramírez
25 de Julio de 2017 a las 18:12h

Abegondo (A Coruña). Hoy, Día de Santiago, no puedo hacer mejor homenaje a los millones de peregrinos que a lo largo de la historia convergieron en Compostela que unirme a ellos. Así que decidí hacer el trayecto entre Betanzos y el magnífico Mesón Museo Xente no Camiño, ya en el municipio de Abegondo, propiedad de mi amigo Alfredo Erias, que es ni más ni menos que un auténtico sabio y un excelente conversador. Además de que hace virguerías con un balón de fútbol, faceta muy poco conocida de este estudioso, ofrece una comida con productos locales que está para chuparse los dedos, con precios tan bajos  que no entiendo dónde puede estar el negocio.

En fin, a lo que iba. Bien pasada la aldea de Xan Rozo (con casas que demuestran cómo luchar contra el feísimo, todo un ejemplo) me encontré ante un campo de maíz con plásticos y varios espantapájaros para eso, para mantener a raya a las aves. Y tenía también una especie de cojines hinchados, como se ve en las fotos. Y al acercarme, en ellos alguien había indicado a los peregrinos: Sigue. Como orientación era innecesario (la pérdida es imposible), pero como ánimo al que viene detrás es una magnífica idea.

 

onosopatrimonio.blogspot.com.es, un blog muy recomendable para los amigos de la arqueología gallega

Escrito por Cristobal Ramírez
23 de Julio de 2017 a las 16:45h

Red Natura del río Tambre. Acabo de descubrir este blog, y desde luego lo recomiendo a todos aquellos interesados en la arqueología gallega. Está escrito en gallego, pero creo que con un poco de buena voluntad por parte de los de fuera de Galicia se entiende muy bien. Y mi enhorabuena al autor.

 

Doble agresión al castro de Vilela, en Mañón (A Coruña)

Escrito por Cristobal Ramírez
21 de Julio de 2017 a las 18:18h

Playa de Vilela (Mañón-A Coruña). Hace unos años, a algún iluminado se le ocurrió abrir una carretera desde O Barqueiro hasta la playa de Vilela, tres kilómetros. Y como el asfalto acababa ante el arenal y dándose de bruces contra un castro, pues se recortó una parte de la muralla exterior de la aldea prehistórica y asunto resuelto: ya tienen los coche un espacio, minúsculo, para dar la vuelta. No contentos con esos, los ciudadanos carentes del mínimo sentido cívico dejan en ese espacio, sobre el agujero hecho al castro, cualquier envoltorio o porquería que tengan entre boca o manos, como se ve en la foto superior. En la inferior, las otras murallas del castro.

 

 

Calderas del río Castro, un lugar magnífico al que llegaron los bárbaros

Escrito por Cristobal Ramírez
11 de Julio de 2017 a las 18:53h

Calderas del río Castro. Me he llegado a las Calderas del río Castro, llamadas por algunos Caldeiras do Inferno. Es la segunda vez que estoy aquí, y la anterior fue hace dos inviernos, cuando descender por aquellos escalones tan resbaladizos tenía su miga. Fue impresionante, con el agua saltando y desbordando constantemente las márgenes del río.

Ahora todo es distinto y la larga sequía ha dejado su profunda huella. El escenario no se parece en nada y ha perdido toda su espectacularidad. Como este lugar hay varios más. Pero es lógico.

Lo que no es lógico es que algún bárbaro haya prendido fuego al monte a la altura de una aldea abandonada que hay encima de este paraje. Y las llamas han saltado al otro lado de los escalones. De manera que el lugar da pena. No es buena idea ir ahora ahí. Pero si el bárbaro en cuestión tiene todavía un poco de sentimiento, cosa que dudo, que piense que está ayudando a asesinar a su tierra. Y si tiene hijos, a su futuro.

 

 

Carnaval en julio o cómo hacer el payaso en Fisterra en pleno verano

Escrito por Cristobal Ramírez
10 de Julio de 2017 a las 18:31h

Lires. Estoy en la Costa da Morte. Una zona con un potencial turístico fuera de serie que algún alcalde reticente se encarga de frenar. Y más de un vecino que no piensa más que en el pan para hoy y hambre para mañana. Gente que mira al mar, que ha sufrido y que ahora ve en el turismo una vía al futuro económico. Nada se necesita en la Costa da Morte excepto cuidarla. Pero payasadas, no. Y alguien en Fisterra ha tenido una idea payasa: organizar para el pasado sábado, día 8 de julio, un Carnaval, llamado en Galicia Antrodio o Entroiudo. Es decir, una puñalada a la tradición. Porque una de las cosas que mejor conservamos en Galicia son nuestras tradiciones, y adulterarlas de esa manera es eso, una puñalada trapera. Porque además resulta innecesaria: ¿no tendrá atractivos suficientes Fisterra para atraer el turismo sin necesidad de disfrazarse? ¿Qué quieren los fisterráns? ¿Espantar a los miles de peregrinos? ¿O a los turistas tranquilos? Payasadas que se unen a los atentados estéticos para acabar con Galicia. Ni que les pagara el enemigo…

La bonita costa gallega a la altura del municipio coruñés de Boiro

Escrito por Cristobal Ramírez
6 de Julio de 2017 a las 15:50h

Boiro. Esta es una de esas ocasiones en las cuales sobran las palabras y hablan las fotos. Resulta que en la otra punta del saliente donde se emplaza Cabo de Cruz, municipio coruñés de Boiro, mi mapa señala una capilla. No me pregunten puesta bajo la advocación de quién porque con el enojo no sé ni dónde tengo ese mapa.

Allá me fui, hasta la línea de costa. Y sí, encontré sin problemas el pequeño templo, que se ve en la foto superior. La inferior está tomada girando un poco a la derecha. Y esto es lo que hay: porquería y unas ruinas convertidas en paredes de prácticas para grafiteros varios. Una imagen suburbial, tercermundista, indigna de la ría de Arousa.

Eso sí: batimos récords de turistas. Que no son tontos y un día descubrirán que tenemos los deberes por hacer. Para prueba, el monstruo de Boiro.

Magníficas playas muy poco concurridas en A Pobra do Caramiñal

Escrito por Cristobal Ramírez
30 de Junio de 2017 a las 15:17h

A Pobra do Caramiñal. De las villas de Arousa norte, sin duda la mejor conservada es A Pobra do Caramiñal. En su casco urbano además se respira un buen ambiente, sus jardines son muy grandes y espaciosos para que correteen los más pequeños de la familia y su Torre Bermúdez es un magnífico edificio plateresco convertido en museo Valle Inclán. Pero es que encima entre las muy concurridas playas de Cabío y Lombiña y la capital del municipio se extiende una costa a la que simplemente es imposible llegar en coche, gracias a Dios. De manera que las pocas personas que cargan con toallas, juguetes del niño, sillas, crema solar y agua tienen que recorrer unos cientos de metros por camino y corredoira, cuando no congostra. El premio no es otro que acceder a tres o cuatro arenales en los que ni hay gente ni hay ruido ni hay molestia. Por ejemplo, el de la foto (al fondo, A Pobra).

Porto de Bares o cómo anotarse al feísmo gracias a los somieres

Escrito por Cristobal Ramírez
28 de Junio de 2017 a las 11:05h

Porto de Bares. Hasta me he reído, oiga. Porque mire que hay que tener una mente especial para hacer lo que alguien ha hecho en Bares, según se baja a Igrexa Vella. O sea, a la playa de A Concha. Ahí una leira fue cercada con somieres. Hata me he reído. Por no llorar, claro.

 

 

Arte en Estaca de Bares

Escrito por Cristobal Ramírez
21 de Junio de 2017 a las 16:42h

Faro de Estaca de Bares. Con este calor, la brisa que sopla en Estaca de Bares se agradece, vaya si se agradece. No es cuestión de caminar mucho, y menos ahora que los bárbaros civilizadores han llenado de asfalto Estada de Bares. No llamo a la puerta del faro porque sé que Mercedes, la torrera que tan amablemente me acogió en otros tiempos, ya hace que no trabaja aquí. De modo que me abstengo. Sí me paro ante unas obras trabajadas en madera y que llaman la atención. Y es que por Galicia adelante hay artistas ocultos. Y muchos. A lo que se ve, en el faro de Estaca de Bares al menos hay uno.

 

Este es el punto más norteño de España

Escrito por Cristobal Ramírez
18 de Junio de 2017 a las 18:13h

Faro de Estaca de Bares. Lo he publicado varias veces, pero se nota que tengo pocos lectores porque nadie me hace caso, y una y mil veces leo que el punto más norteño de la Península Ibérica es el cabo de Estaca de Bares, donde se alza su faro. Bueno, sí… y no. El punto más norteño es un petón, un arrecife, que en su día formó parte del cabo, hace millones de años. Hoy ese trozo de granito es el que marca la separación entre el mar Cantábrico (a la derecha) y el océano Atlántico. Una maravilla de sitio… que me temo que nunca pisaré en mi vida.

A Muller Mariña, un lugar para comer en Estaca de Bares

Escrito por Cristobal Ramírez
16 de Junio de 2017 a las 16:02h

Porto de Bares. En Porto de Bares hay tres sitios para comer. Elijo A Muller Mariña, donde jamás había entrado. Hay algo que me tiraba y tira para atrás: abre sus puertas justo en el borde de una pista polideportiva, ese suelo verde que se ve en las fotos, y si a mí o a Perico de los Palotes nos da por jugar un partido, no hay quien pueda evitarlo, y ello no debe ser muy cómodo cuando uno está reponiendo fuerzas.

Comimos realmente bien y, de saber cómo iba la cosa, hubiéramos pedido algo menos. Nos llamó la atención los platos, que personalmente me parecen horrorosos aunque valoro de forma positiva el hecho de querer tener unas señas de identidad propias.

Me dio la impresión de que la cocina no lograba seguir el ritmo de la llegada de abundante clientela, aunque nosotros no tuvimos ni el mínimo problema. Precios medios tirando a bajos y, en algún plato, bajos. Raciones medias tirando a grandes excepto en la merluza, que era normal (por cierto, riquísima; las patatas, excelentes, requerirían un poco más de calor). ¿Amabilidad? A raudales.

La invasión de contenedores afea Porto de Bares, un pueblo que podía ser meca del turismo de calidad

Escrito por Cristobal Ramírez
14 de Junio de 2017 a las 16:18h

Porto de Bares. No aprendemos. Creemos que los turistas van a venir siempre y tratamos el entorno a patadas. Los ciudadanos de a pie (muchos) y los responsables de la gestión política (muchos). Y llenamos Galicia (ojo, no todas las comunidades) de gran cantidad de contenedores de basura y reciclaje que afean por completo el paisaje y el paseo. Por ejemplo, uno llega a Porto de Bares y nada más salir del coche echa su vista al puerto considerado fenicio pero en todo caso varias veces milenario. Esto es lo que llena su retina.

Pero si se gira a la derecha para ver el pueblo, la imagen poco grata -todo descuidado puesto de cualquier manera- es esta:

Luego decido meterme en el pequeño pueblo, otrora aldea de bravos cazadores de ballenas, y me encuentro con esto:

Y mientras me dirijo a La Marina pensando si de verdad hacen falta, por ejemplo, tres contenedores de reciclaje de plástico juntos, con la pretensión de tomar un vermú -gente muy amable-, me encuentro ya con el sumum: una fuente con uno de los símbolos de la dictadura, el yugo y las flechas, por suerte algo rotas pero que el señor alcalde no quita de una vez aplicando la ley. O sea, un desastre. Un pueblo que puede ser maravilloso está siendo maltratado ayer, hoy y mañana. Luego queremos turismo de calidad.

Semáforo de Bares: casi, casi…

Escrito por Cristobal Ramírez
13 de Junio de 2017 a las 11:44h

Semáforo de Bares. Descubrí hace decenios el semáforo de Estaca de Bares, unas ruinas lamentables situadas allá arriba tras una cuesta por un camino algo ancho que me dejó sin aliento, con Porto de Bares y la playa de A Concha a los pies. Una mirador excepcional. Me alegré cuando se recuperó todo aquello y se convirtió en un hotel de naturaleza muy barato para lo que es. Yo no me lo puedo pagar salvo que un día me diera un capricho muy caprichoso, pero sí, muy barato, porque hay habitaciones que no llegan a los 60 euros. He mirado ahora mismo otro hotel que podía ser homologable en Gales y de menos de  200 euros la noche no hay nada. La oferta de cualquier zona tiene que pensarse para todo el mundo. O sea, tiene que haber un hospedaje (lo hay en Porto) y tiene que haber un hotel de lujo como es este.

Pero a pesar de ser de lujo, la entrada (foto superior) desanima. O al menos me desanima a mí. Aquello parece una tasca o mesón como hay otros, sin encanto alguno, con un cartel de helados que rompe toda la estética. Eso es muy mejorable. En lo que respecta al servicio, no solo profesionalidad sino también mucha amabilidad.

Un lugar maravilloso. Un lugar con futuro. Sólo le falta ese par de detalles.

Dos estaciones coruñesas: la de O Barqueiro, lamentable; la de San Sadurniño, todo un ejemplo

Escrito por Cristobal Ramírez
12 de Junio de 2017 a las 17:09h

San Sadurniño. Una de las maravillas de Galicia, injustamente tratada, es el tren de la costa, el Feve. No es tan rápido como el coche, claro está, pero la atmósfera dentro y los paisajes fuera anima a ir en él y a repetir viaje. De manera que allá me voy con O Barqueiro como destino, una estación que es un auténtico balcón sobre una ría preciosa y cuyas márgenes no han sido adulteradas a la brava como por ejemplo la de Ferrol. Y ese final, que debe ser el principio de una jornada, no se merece otro calificativo que lastimoso: la estación es un cúmulo de escombros difícil de olvidar. La muestra, estas fotos.

 

A la vuelta el punto de destino, simple parada para bajar y subir al coche para regresar a casa, es la estación de San Sadurniño, en medio de la nada. Pero da gusto ver lo cuidada y limpia que está, con la excepción de un banco de Feve ya oxidado. Y aquí están las fotos. Compárese y sáquese la deducción pertinente.

No hay camino a Santo Toribio, pero Cantabria sigue siendo preciosa

Escrito por Cristobal Ramírez
8 de Junio de 2017 a las 11:40h

Red Natura del río Tambre. Yacente de una extemporánea faringitis de caballo, aprovecho para hacer cosas que no me exijan mucho esfuerzo mental, que no estoy para esos trotes. Así que (cariñosamente) espío a mi amiga Nani Arenas, viajera empedernida, a ver qué anda haciendo por Facebook. Y me encuentro con que ha colgado un vídeo (haz click aquí para verlo) de otra gente, Chavetas, que se dedican al mundo del viaje y que, por lo que veo, tienen un buen montón de vídeos de buena calidad. No suelen interesarme los vídeos en general, están muy editados, la manipulación de imágenes es siempre evidente y salen las cosas bonitas y jamás muestran las feas. Pero como digo, hoy no es día para otras hazañas.

Estas imágenes que me sugiere Nani me traen recuerdos de los múltiples viajes que hice por Cantabria, todos ellos gratos. Buena tierra, siempre fui muy bien tratado, grandes tesoros naturales e históricos… El vídeo en cuestión habla del Camino Lebaniego. O sea, el que desde la costa conduce al monasterio de Santo Toribio de Liébana, está muy bien hecho… pero no muestra el camino, la ruta, la traza. Y no la muestra porque no la hay. Lo que hay es carretera.

En su día tuvieron los promotores de esta ruta religiosa contactaron conmigo, ya que yo andaba y ando metido en lo del Camino de Santiago. No pude ir, aunque sí intercambiamos epístolas. Por supuesto, me parece de maravilla que cada uno potencie lo que tiene, y que además busque un aprovechamiento económico de sus recursos. Y el trasiego de gente -hoy llamado turismo- siempre implicó trasiego de dinero.

Así que algo así dije en Facebook. Me contestaron amables los de Chavetas, a quienes no conozco de nada, reclamando el camino también para el turistas. Sigo sin tener nada que oponer: por los caminos va quien quiere ir y a nadie hay que exigir que muestre credencial de cristiano viejo. Pero creo, hoy como ayer, que no es buena promoción hablar de camino cuando lo que hay es asfalto. Pasa igual en Galicia con el llamado Camino Portugués y, sobre todo, con ese engendro oficial que es el Camino Portugués por la Costa. Este último, a día de hoy, no tiene ni un metro -repito: ni un metro- de tierra. Es la carretera. Algo semejante pasa en Cantabria con el Lebaniego.

Nadie me ha dado vela en este entierro, pero yo recomendaría al gobierno cántabro que busque otra denominación. O que construya un camino, un sendero, aunque sea al lado de la carretera. Porque esa tierra es preciosa y está mucho mejor conservada que buena parte de Galicia.

Postdata: Nani, los de Chavetas y yo hemos quedado en continuar esta conversación en Potes tomando un buen chuletón.

 

Arqueología submarina en Galicia: una información de 1984

Escrito por Cristobal Ramírez
5 de Junio de 2017 a las 17:49h

Red Natura del río Tambre. De vez en cuando, entre mis docenas de cajas y miles de documentos, encuentro algo curioso de hace muchos años, porque uno va cumpliendo cada doce meses y tiene algo atesorado.

Y con este día algo lluvioso (¡Muchas gracias, porque nos hace falta agua!) hallo una página de La Voz de Galicia del domingo 21 de octubre de 1984 (recuerden: Felipe González llegó al poder en ese mismo mes de 1982) con las declaraciones de Rafael Mejuto, presentado como responsable del Departamento de Arqueología de la Federación Gallega de Actividades Subacuáticas. La cosa era que se había perdido una subvención de 850.000 pesetas (unos 5.100 euros, que entonces era una barbaridad de dinero) por choques entre la Administración central y la autonómica. De manera muy diplomática y educada -elle era y es así: dulce pero firme-, Raquel Casal, subdirectora general de Cultura echaba una mano a Rafael Mejuto.

El problema es realmente intrincado, y no es cuestión de presentarlo aquí. El remate de Mejuto no deja lugar a duda: Nos encontramos con la curiosidad que estos buceadores sí se encuentran capacitados para realizar un proyecto del Museo de Vigo pero no para hacer el mismo proyecto si lo dirige el Museo de Pontevedra. Cosas de las autonomías.

 

Gala da Cultura de Oroso: la muestra de cómo poner una pica en medio mundo

Escrito por Cristobal Ramírez
3 de Junio de 2017 a las 16:27h

Red Natura del río Tambre. Ayer por la tarde acudí a la Gala da Cultura del Ayuntamiento coruñés de Oroso, donde resido desde hace una quincena de años. Se trata de premiar con el reconocimiento vecinal el trabajo por lo general muy altruista de personas que entregaron su vida a elevar el nivel cultural. Siempre emotivo. Este año se añadió la entrega de los premios correspondientes al II Certamen Internacional de Investigación del Camino Inglés y los de Escríbele una carta a Margery Kempe (la única peregrina que pasó por esa ruta jacobea durante el siglo XV, al menos de que se tenga noticia). Un centenar de personas se agolparon en el salón de actos, incluyendo a padres y abuelos de un montón de alumnos de uno de los colegios locales.

Actos de ese estilo culminan un trabajo previo. También esconden. Porque en los discursos, dispersos, no es posible hacer un análisis obligado. Y la realidad es que a ese certamen internacional se presentaron investigadores de Lancaster, Dublín, California, Dinamarca, Alicante, Valencia… es decir, en dos años Oroso, con menos de 8.000 habitantes, está presente en medio planeta.

Todo un ejemplo, vaya.