La Voz de Galicia lavozdegalicia.es - blogs | Inmobiliaria | Empleo | Mercadillo

Arte en Estaca de Bares

Escrito por Cristobal Ramírez
21 de Junio de 2017 a las 16:42h

Faro de Estaca de Bares. Con este calor, la brisa que sopla en Estaca de Bares se agradece, vaya si se agradece. No es cuestión de caminar mucho, y menos ahora que los bárbaros civilizadores han llenado de asfalto Estada de Bares. No llamo a la puerta del faro porque sé que Mercedes, la torrera que tan amablemente me acogió en otros tiempos, ya hace que no trabaja aquí. De modo que me abstengo. Sí me paro ante unas obras trabajadas en madera y que llaman la atención. Y es que por Galicia adelante hay artistas ocultos. Y muchos. A lo que se ve, en el faro de Estaca de Bares al menos hay uno.

 

Este es el punto más norteño de España

Escrito por Cristobal Ramírez
18 de Junio de 2017 a las 18:13h

Faro de Estaca de Bares. Lo he publicado varias veces, pero se nota que tengo pocos lectores porque nadie me hace caso, y una y mil veces leo que el punto más norteño de la Península Ibérica es el cabo de Estaca de Bares, donde se alza su faro. Bueno, sí… y no. El punto más norteño es un petón, un arrecife, que en su día formó parte del cabo, hace millones de años. Hoy ese trozo de granito es el que marca la separación entre el mar Cantábrico (a la derecha) y el océano Atlántico. Una maravilla de sitio… que me temo que nunca pisaré en mi vida.

A Muller Mariña, un lugar para comer en Estaca de Bares

Escrito por Cristobal Ramírez
16 de Junio de 2017 a las 16:02h

Porto de Bares. En Porto de Bares hay tres sitios para comer. Elijo A Muller Mariña, donde jamás había entrado. Hay algo que me tiraba y tira para atrás: abre sus puertas justo en el borde de una pista polideportiva, ese suelo verde que se ve en las fotos, y si a mí o a Perico de los Palotes nos da por jugar un partido, no hay quien pueda evitarlo, y ello no debe ser muy cómodo cuando uno está reponiendo fuerzas.

Comimos realmente bien y, de saber cómo iba la cosa, hubiéramos pedido algo menos. Nos llamó la atención los platos, que personalmente me parecen horrorosos aunque valoro de forma positiva el hecho de querer tener unas señas de identidad propias.

Me dio la impresión de que la cocina no lograba seguir el ritmo de la llegada de abundante clientela, aunque nosotros no tuvimos ni el mínimo problema. Precios medios tirando a bajos y, en algún plato, bajos. Raciones medias tirando a grandes excepto en la merluza, que era normal (por cierto, riquísima; las patatas, excelentes, requerirían un poco más de calor). ¿Amabilidad? A raudales.

La invasión de contenedores afea Porto de Bares, un pueblo que podía ser meca del turismo de calidad

Escrito por Cristobal Ramírez
14 de Junio de 2017 a las 16:18h

Porto de Bares. No aprendemos. Creemos que los turistas van a venir siempre y tratamos el entorno a patadas. Los ciudadanos de a pie (muchos) y los responsables de la gestión política (muchos). Y llenamos Galicia (ojo, no todas las comunidades) de gran cantidad de contenedores de basura y reciclaje que afean por completo el paisaje y el paseo. Por ejemplo, uno llega a Porto de Bares y nada más salir del coche echa su vista al puerto considerado fenicio pero en todo caso varias veces milenario. Esto es lo que llena su retina.

Pero si se gira a la derecha para ver el pueblo, la imagen poco grata -todo descuidado puesto de cualquier manera- es esta:

Luego decido meterme en el pequeño pueblo, otrora aldea de bravos cazadores de ballenas, y me encuentro con esto:

Y mientras me dirijo a La Marina pensando si de verdad hacen falta, por ejemplo, tres contenedores de reciclaje de plástico juntos, con la pretensión de tomar un vermú -gente muy amable-, me encuentro ya con el sumum: una fuente con uno de los símbolos de la dictadura, el yugo y las flechas, por suerte algo rotas pero que el señor alcalde no quita de una vez aplicando la ley. O sea, un desastre. Un pueblo que puede ser maravilloso está siendo maltratado ayer, hoy y mañana. Luego queremos turismo de calidad.

Semáforo de Bares: casi, casi…

Escrito por Cristobal Ramírez
13 de Junio de 2017 a las 11:44h

Semáforo de Bares. Descubrí hace decenios el semáforo de Estaca de Bares, unas ruinas lamentables situadas allá arriba tras una cuesta por un camino algo ancho que me dejó sin aliento, con Porto de Bares y la playa de A Concha a los pies. Una mirador excepcional. Me alegré cuando se recuperó todo aquello y se convirtió en un hotel de naturaleza muy barato para lo que es. Yo no me lo puedo pagar salvo que un día me diera un capricho muy caprichoso, pero sí, muy barato, porque hay habitaciones que no llegan a los 60 euros. He mirado ahora mismo otro hotel que podía ser homologable en Gales y de menos de  200 euros la noche no hay nada. La oferta de cualquier zona tiene que pensarse para todo el mundo. O sea, tiene que haber un hospedaje (lo hay en Porto) y tiene que haber un hotel de lujo como es este.

Pero a pesar de ser de lujo, la entrada (foto superior) desanima. O al menos me desanima a mí. Aquello parece una tasca o mesón como hay otros, sin encanto alguno, con un cartel de helados que rompe toda la estética. Eso es muy mejorable. En lo que respecta al servicio, no solo profesionalidad sino también mucha amabilidad.

Un lugar maravilloso. Un lugar con futuro. Sólo le falta ese par de detalles.

Dos estaciones coruñesas: la de O Barqueiro, lamentable; la de San Sadurniño, todo un ejemplo

Escrito por Cristobal Ramírez
12 de Junio de 2017 a las 17:09h

San Sadurniño. Una de las maravillas de Galicia, injustamente tratada, es el tren de la costa, el Feve. No es tan rápido como el coche, claro está, pero la atmósfera dentro y los paisajes fuera anima a ir en él y a repetir viaje. De manera que allá me voy con O Barqueiro como destino, una estación que es un auténtico balcón sobre una ría preciosa y cuyas márgenes no han sido adulteradas a la brava como por ejemplo la de Ferrol. Y ese final, que debe ser el principio de una jornada, no se merece otro calificativo que lastimoso: la estación es un cúmulo de escombros difícil de olvidar. La muestra, estas fotos.

 

A la vuelta el punto de destino, simple parada para bajar y subir al coche para regresar a casa, es la estación de San Sadurniño, en medio de la nada. Pero da gusto ver lo cuidada y limpia que está, con la excepción de un banco de Feve ya oxidado. Y aquí están las fotos. Compárese y sáquese la deducción pertinente.

No hay camino a Santo Toribio, pero Cantabria sigue siendo preciosa

Escrito por Cristobal Ramírez
8 de Junio de 2017 a las 11:40h

Red Natura del río Tambre. Yacente de una extemporánea faringitis de caballo, aprovecho para hacer cosas que no me exijan mucho esfuerzo mental, que no estoy para esos trotes. Así que (cariñosamente) espío a mi amiga Nani Arenas, viajera empedernida, a ver qué anda haciendo por Facebook. Y me encuentro con que ha colgado un vídeo (haz click aquí para verlo) de otra gente, Chavetas, que se dedican al mundo del viaje y que, por lo que veo, tienen un buen montón de vídeos de buena calidad. No suelen interesarme los vídeos en general, están muy editados, la manipulación de imágenes es siempre evidente y salen las cosas bonitas y jamás muestran las feas. Pero como digo, hoy no es día para otras hazañas.

Estas imágenes que me sugiere Nani me traen recuerdos de los múltiples viajes que hice por Cantabria, todos ellos gratos. Buena tierra, siempre fui muy bien tratado, grandes tesoros naturales e históricos… El vídeo en cuestión habla del Camino Lebaniego. O sea, el que desde la costa conduce al monasterio de Santo Toribio de Liébana, está muy bien hecho… pero no muestra el camino, la ruta, la traza. Y no la muestra porque no la hay. Lo que hay es carretera.

En su día tuvieron los promotores de esta ruta religiosa contactaron conmigo, ya que yo andaba y ando metido en lo del Camino de Santiago. No pude ir, aunque sí intercambiamos epístolas. Por supuesto, me parece de maravilla que cada uno potencie lo que tiene, y que además busque un aprovechamiento económico de sus recursos. Y el trasiego de gente -hoy llamado turismo- siempre implicó trasiego de dinero.

Así que algo así dije en Facebook. Me contestaron amables los de Chavetas, a quienes no conozco de nada, reclamando el camino también para el turistas. Sigo sin tener nada que oponer: por los caminos va quien quiere ir y a nadie hay que exigir que muestre credencial de cristiano viejo. Pero creo, hoy como ayer, que no es buena promoción hablar de camino cuando lo que hay es asfalto. Pasa igual en Galicia con el llamado Camino Portugués y, sobre todo, con ese engendro oficial que es el Camino Portugués por la Costa. Este último, a día de hoy, no tiene ni un metro -repito: ni un metro- de tierra. Es la carretera. Algo semejante pasa en Cantabria con el Lebaniego.

Nadie me ha dado vela en este entierro, pero yo recomendaría al gobierno cántabro que busque otra denominación. O que construya un camino, un sendero, aunque sea al lado de la carretera. Porque esa tierra es preciosa y está mucho mejor conservada que buena parte de Galicia.

Postdata: Nani, los de Chavetas y yo hemos quedado en continuar esta conversación en Potes tomando un buen chuletón.

 

Arqueología submarina en Galicia: una información de 1984

Escrito por Cristobal Ramírez
5 de Junio de 2017 a las 17:49h

Red Natura del río Tambre. De vez en cuando, entre mis docenas de cajas y miles de documentos, encuentro algo curioso de hace muchos años, porque uno va cumpliendo cada doce meses y tiene algo atesorado.

Y con este día algo lluvioso (¡Muchas gracias, porque nos hace falta agua!) hallo una página de La Voz de Galicia del domingo 21 de octubre de 1984 (recuerden: Felipe González llegó al poder en ese mismo mes de 1982) con las declaraciones de Rafael Mejuto, presentado como responsable del Departamento de Arqueología de la Federación Gallega de Actividades Subacuáticas. La cosa era que se había perdido una subvención de 850.000 pesetas (unos 5.100 euros, que entonces era una barbaridad de dinero) por choques entre la Administración central y la autonómica. De manera muy diplomática y educada -elle era y es así: dulce pero firme-, Raquel Casal, subdirectora general de Cultura echaba una mano a Rafael Mejuto.

El problema es realmente intrincado, y no es cuestión de presentarlo aquí. El remate de Mejuto no deja lugar a duda: Nos encontramos con la curiosidad que estos buceadores sí se encuentran capacitados para realizar un proyecto del Museo de Vigo pero no para hacer el mismo proyecto si lo dirige el Museo de Pontevedra. Cosas de las autonomías.

 

Gala da Cultura de Oroso: la muestra de cómo poner una pica en medio mundo

Escrito por Cristobal Ramírez
3 de Junio de 2017 a las 16:27h

Red Natura del río Tambre. Ayer por la tarde acudí a la Gala da Cultura del Ayuntamiento coruñés de Oroso, donde resido desde hace una quincena de años. Se trata de premiar con el reconocimiento vecinal el trabajo por lo general muy altruista de personas que entregaron su vida a elevar el nivel cultural. Siempre emotivo. Este año se añadió la entrega de los premios correspondientes al II Certamen Internacional de Investigación del Camino Inglés y los de Escríbele una carta a Margery Kempe (la única peregrina que pasó por esa ruta jacobea durante el siglo XV, al menos de que se tenga noticia). Un centenar de personas se agolparon en el salón de actos, incluyendo a padres y abuelos de un montón de alumnos de uno de los colegios locales.

Actos de ese estilo culminan un trabajo previo. También esconden. Porque en los discursos, dispersos, no es posible hacer un análisis obligado. Y la realidad es que a ese certamen internacional se presentaron investigadores de Lancaster, Dublín, California, Dinamarca, Alicante, Valencia… es decir, en dos años Oroso, con menos de 8.000 habitantes, está presente en medio planeta.

Todo un ejemplo, vaya.

Manolo Garrido reedita su excelente guía sobre la Ribeira Sacra

Escrito por Cristobal Ramírez
1 de Junio de 2017 a las 16:15h

Red Natura del río Tambre. Me manda un mail mi amigo Manolo Garrido, padronés él en ejercicio constante como tal. Hombre muy buen conocedor del Camino Portugués y de la Ribeira Sacra. Me comunica que su guía de esta última zona, territorio que aspira a ser declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, está totalmente agotada (4.500 ejemplares desde el 2008, lo que no es moco de pavo) y que Edicións Xerais va a reeditarla, lo cual no constituye sino una excelente noticia. Está en el horno todavía, pero a principios de la temporada de verano -léase comienzos de junio- la guía estará en todas las librerías gallegas y en un buen número de las del resto de España.

Le pregunto si es la misma de hace 9 años, y me dice que sí, pero “se han actualizado todos los contenidos que habían quedado desfasados, especialmente los relativos al sector servicios”. Manolo Garrido insiste en la importancia de ser útil “para profundizar en el conocimiento y disfrute de una de las comarcas más hermosas y singulares de la Península Ibérica”, añade rimbombante. Y quizás tenga toda la razón del mundo.

Apuesten a que me haré con ella. No perderán.

 

Mi visita a O Rincón da Baiuca, ante Muxía y en la Costa da Morte

Escrito por Cristobal Ramírez
30 de Mayo de 2017 a las 12:26h

Red Natura del río Tambre. Publico hoy una crónica amplia sobre un lugar ante el que había pasado varias docenas de veces y no me había detenido: O Rincón da Baiuca, una pensión con encanto a la entrada de Muxía. Me recibieron con un cierto recelo, educados  Carolina y Manuel, pero con la mosca tras la oreja, a ver qué quería ese periodista. Espero que a estas alturas no haya ninguna duda de que lo único que quería hacer era cumplir con mi trabajo.

El negocio se dedica mucho a las excursiones, y sus tres comedores están llenos ya desde ahora. Eso fue lo que menos me interesó. Preferí ver las habitaciones, siete, tirando a clásicas pero con toques de color -distintos en cada una de ellas- que permiten la alegría cromática y el contraste. Amplias en general, y con luz todas ellas.

Si alguien quiere dormir a tiro de fusil de Muxía, en plena Costa da Morte, pero sin el minúsculo agobio de encontrarse en medio de la villa, muy frecuentada ahora por peregrinos de todas partes del mundo, este es su sitio.

Nikos Galis, un nuevo espaldarazo al Camino Inglés

Escrito por Cristobal Ramírez
27 de Mayo de 2017 a las 18:21h

Red Natura del río Tambre. No se trata en caer el alabanzas fáciles ni en críticas desmesuradas. Desde luego, el abandono del Camino Inglés por parte de algunas administraciones es vergonzoso. La falta de decisión de ayuntamientos, lamentable. La lentitud de la Xunta en señalizar los tramos que ella misma decidió, para indignarse. Pero nada de eso debe hacer perder la perspectiva. Esta es una ruta jacobea que cada vez está mejor. No porque la recorran más peregrinos, el número no le importa más que a los hosteleros. No. Está mejor porque se extiende la conciencia de que es un tesoro que hay que mimar y que no se puede destruir. Es fuente de riqueza, económica, humana e histórica. Y en ese contexto, el que el club de baloncesto Obradoiro haya traído al gran ex jugador de baloncesto Nikos Galis para que recorriera el Camino Inglés sólo puede merecer el aplauso. Que cunda el ejemplo.

 

Y mejorando, Brujas

Escrito por Cristobal Ramírez
23 de Mayo de 2017 a las 17:35h

Brujas está como hace 29 años, pero mejor. El casco histórico se encuentra como antes. O sea, impecable. Pero su oferta turística y su imagen se ha ampliado y se ha modernizado. Lo primero se nota nada más echar pie a tierra en el gran parque habilitado como punto de parada –momentánea- de las docenas de autobuses que vomitan turistas y más turistas. “Ocho millones al año”, dice Lucas, el guía. Los números no cuadran, porque añade que el 8% de la población activa de la ciudad trabaja en el subsector turístico, y eso es muy poco. De manera que lo más probable es que haya menos visitantes de lo triunfalmente anunciado.

Pero aún así, y siendo como es mayo, calles y comercios están llenos de gente, con abundancia de españoles e, inexplicablemente, latinoamericanos. Y chinos y japoneses, claro está.

En ese crecimiento sostenido está jugando un papel de primera fila el cambio de imagen. No sólo por internet, por supuesto, sino porque han sido abandonar el antiguo modelo de “maravillas mil tenemos aquí” al que sigue aferrado Galicia y buscar la complicidad y cercanía, preguntando si la siguiente vez te quedarás a dormir, por ejemplo.

Tengo curiosidad por saber cómo le irá a Brujas dentro de otros 29 años. El único detalle, y no baladí, es que entonces ya no andaré por el planeta…

 

Si José María Bello lo dice, así es: la puerta de San Miguel está hecha un nido de ratas en A Coruña

Escrito por Cristobal Ramírez
21 de Mayo de 2017 a las 17:11h

Red Natura del río Tambre. Tengo un gran aprecio personal y una admiración bien conocida por José María Bello, en su día el enfant terrible de la arqueología gallega, el hombre que se atrevió a excavar el dolmen de Dombate y el subsuelo de la Torre de Hércules jugándose su carrera si metía la pata. Un científico. Una persona (de mi edad) cuya palabra siempre es escuchada. Polémico. No comulga con ruedas de molino. Jamás lo hizo. Ni cuando Franco vivía -militó en la oposición frontal a la dictadura, para qué íbamos a andar con medias tintas- ni cuando el oprobioso ferrolano entregó su alma a quien procediese. Soy testigo de su defensa de los derechos humanos y de su dedicación profesional, y eso no hay quien lo cambie. Por eso creo en su palabra. Y ahora su denuncia de cómo está la llamada puerta de San Miguel o de Carlos I, inicio simbólico del Camino Inglés en A Coruña. Dice que se ha convertido en un auténtico nido de ratas, y no por el aspecto de la foto, sino porque él lo dice, yo le creo. Por cierto, el Ayuntamiento de A Coruña lo gobiernan las Mareas. Maravilloso, ¿no creen? ¿O es porque Carlos I era rey de las Españas y el gobierno municipal tiene un fortísimo sesgo nacionalista?

 

 

En Galicia todo el mundo quiere colgarse la medalla

Escrito por Cristobal Ramírez
3 de Mayo de 2017 a las 12:21h

Corcubión. Corcubión tiene en su casco urbano -o al menos son las que he localizado, porque ni hay oficina de turismo ni señalización alguna- dos iglesias. Esta pequeñita y coqueta, con alrededores no demasiado modificados pero en absoluto bonitos, se muestra en un estado impecable. Es la de San António.

Entro en ella y a la derecha veo la placa que fotografío. Y ya resoplo. Puedo entender que en una obra de gran magnitud el presidente de lo que sea se quiera colgar la medalla -cosa que no sucede en los países desarrollados de Europa-, pero ante la obrita más minúsculas ansíe que su nombre aparezca bien grande para la posteridad es de una chulería y falta de ética que me pone de los nervios. Les recomiendo a todos ellos que se lean la Ley de Jante. Si es que quieren entender por qué Dinamarca está donde está y Galicia está donde está.

Así está el castro de Quenxe, en las afueras de la coruñesa Corcubión

Escrito por Cristobal Ramírez
1 de Mayo de 2017 a las 15:41h

Corcubión. Un desastre. No es que Corcubión sea un desastre, qué va. Al contrario. Es un municipio realmente bello. Pero es una locura si se va como turista deseoso de conocerlo. Yo vine con la intención de pasar un día entero y con dos horas y media tengo suficiente. Y no ya porque la oficina de turismo esté cerrada, mal que aqueja a la Costa da Morte en general con las consabidas excepciones, sino porque no hay manera de ver nada.

Mi objetivo principal era el castro de Quenxe, que en una visita reciente no había localizado. Me alegré al ver una señal. La única. De manera que, con un mapa 1:25000 (dudo que los turistas lleven uno en la guantera) di con el sitio. Ahí lo tienen, en la foto de arriba. Irreconocible. En la de abajo se distingue una muralla (también está en la superior, en primer término) con más detalle. Punto final. Ni un panel, ni un folleto, nada.

¡Viva el turismo en Galicia! Para llorar…

 

Un céntrico café en Tui en el cual el cliente se va a quedar ensimismado

Escrito por Cristobal Ramírez
16 de Abril de 2017 a las 16:54h

 

Tui. Ni siquiera sé cómo se llama, pero no tiene pérdida: uno sale por la puerta principal de la catedral de Tui y sin desviarse baja las escaleras y ahí lo tiene. Es un café sin rótulo en el exterior, amplio, grato, en estos días muy frecuentada su terraza desde la cual uno se queda atónito contemplando esa gran obra del gótico, la primera de sus dimensiones construida en Galicia en ese estilo. Un lugar tranquilo, con peregrinos y turistas, nadie eleva la voz, todos quedan impresionados ante esa fachada pétrea, un trato muy amable. Y uno se lamenta de que no todos los sitios sean así. No hace falta mucho: con copiar lo que hacen en el norte de Portugal, en sitios tan admirablemente cuidados y preparados para el turismo como Caminha y Vilanova de Cerveira.

Biopsia líquida: y el turismo dio las gracias… en Santiago

Escrito por Cristobal Ramírez
5 de Abril de 2017 a las 15:53h

Red Natura del río Tambre. El sábado día 1 de abril, Santiago de Compostela se llenó de música. 140 alumnos de escuelas y conservatorios tomaron las calles del Ensanche respondiendo a una iniciativa de Santiago Centro. Y docenas de huchas repartidas por los comercios para recaudar fondos. Una colecta –crowfunding se dice ahora, que queda más guay- destinada a seguir adelante con la investigación de la biopsia líquida, una técnica destinada a anticiparte a los movimientos de los tumores cancerígenos.

¿Y qué tiene eso que ver con el turismo? Pues que ha sido un reactivo. Pequeño, en su medida. Pero ha servido de simbólico polo de atracción para que algunos visitantes del Santiago histórico cruzasen el semáforo y se adentrasen en el Ensanche, el gran olvidado del turismo local a pesar de que tiene mucho, muchísimo, que ofrecer en el campo del comercio, con establecimientos simplemente excepcionales en Galicia.

Todavía hay que remodelar el concepto compostelano del turismo. Limitarse a promocionar la parte vieja de la ciudad, uno de los mayores tesoros graníticos del mundo si no el mayor, es aceptar estar cojo. Falta el complemento, el Ensanche. La jornada del sábado puso claramente en evidencia que hay que sumar esfuerzos.

(En la foto, el combo Next Generation -nombre muy apropiado, por cierto- de la Escola de Música local tocando jazz en la calle Fernando III el Santo).

El alcalde de Tui se interesa por el Camino Inglés a su paso por Oroso

Escrito por Cristobal Ramírez
27 de Marzo de 2017 a las 17:17h

Red Natura del río Tambre. El alcalde de Tui, Enrique Cabaleiro (segundo por la izquierda), junto con su concejal de Turismo, Yolanda Rodríguez, estuvieron toda la mañana en el municipio de Oroso. El alcalde local, Manuel Mirás (derecha) y yo los acompañamos. Se trataba, en lo que a mí se refiere, de mostrarles el Camino Inglés a su paso por Oroso y hablarles luego sobre la proyección internacional del Centro de Estudios e Investigación del Camino Inglés (CEICI), el único que existe en el mundo. Tuvimos suerte: no nos llovió, y eso ayudó a que esa media jornada fuera no sólo de trabajo interesante sino muy agradable. En la foto, los cuatro sobre la muralla del castro de Vilalbarro.

Castiñeiras, patria de la dorna: ¿qué fue de su castro?

Escrito por Cristobal Ramírez
10 de Marzo de 2017 a las 13:08h

a1

Castiñeiras (Ribeira). Tengo un grato recuerdo de la aldea de Castiñeiras, municipio coruñés de Ribeira. La conozco desde hace casi medio siglo. A mi madre le atraía porque es conocida como la patria de la dorna, esa embarcación con tingladillo de origen vikingo y con mucha personalidad. Ahora dornas quedan muy pocas, no llegan a media docena las que tengo ante mis ojos.

En el extremo sur de Castiñeiras hay un montículo que señala el comienzo de la playa de Castro. Tras el montículo había un campo de fútbol al que fui alguna vez cuando viví en Ribeira, entre 1979 y 1980, y sobre el montículo -o sea, sobre el yacimiento arqueológico- se levantó una conservera que luego fue abandonada. Ahora veo que ha sido derruida y en su lugar hay un miniparque con una pista polideportiva en la parte alta. Un lugar muy grato. ¿Quedará algo del castro?

a2