La Voz de Galicia
Escritos de Galicia y resto del planeta
Seleccionar página

Descubrimiento en Ferrol: Bla Bla Café

Ferrol. Ferrol se transforma por completo con la Semana Santa. Y el domingo de Resurrección, un día menor en el calendario turístico local, las calles eran una expresión de alegría y vida en una ciudad que el resto del año va para abajo. Y lo que es mejor: abundaban las parejas de entre 25 y 35 años, gente joven con la vida por delante.

Yo, inocente de mí, empecé a las 14.30 a buscar dónde triscar algo. Como además no soy nada exigente, me valía casi cualquier sitio y casi cualquier cosa.

Bueno, recorrí un kilómetro. Todo estaba lleno y con gente esperando: restaurantes caros, restaurantes baratos, pizzerías y demás. Ya en Amboage di con el Bla Bla Café, a lo que se ve abierto en el 2003. Al momento me pareció entrar en un café de Helsinki. Encima, la camarera –de indudable acento no gallego- era la eficacia … Seguir leyendo

Miles de cafés en Gran Bretaña

Durham. Desde luego, en número de bares gran Bretaña ni se acerca al horizonte español. Desde luego, en número de cafés, sí. Porque en contra del pensamiento único popular español, todos los habitantes del norte de Europa son muy comunicativos… pero de una manera muy distinta a la latina  Aquí nadie gasta del grito, de la discusión intrínsecamente a golpe de decibelios. La gente adora quedar en un café a hablar con los amigos, y sin moverse de allí para horas. Y generalmente de uno en uno, no en grupo, que eso queda para el pub el fin de semana. Nada de salir y buscar otro local. Quedan en uno y tema resuelto.

La preciosa ciudad de Durham no es una excepción, y los estudiantes abarrotan los cafés, donde dese luego también nadie tiene el mal gusto de pegar carteles en el escaparate diciendo que no es no, fuera la … Seguir leyendo

La clave del éxito de Frosts, un centro de jardinería en Cambridgeshire

Brampton (GB). El medio es el mensaje, decía McLuhan. Y cada vez está más claro que tenía razón. Se refería, claro, a los medios de comunicación de masas, pero no puede aplicarse a todo. Por ejemplo, a Frosts, el gran centro de jardinería de Brampton, punto de encuentro de una comunidad que ha hecho muy suya la petición de que se circule despacio y con precaución.

Porque en Frosts hay de todo, no sólo plantas, y colocado con gran elegancia. El café tiene dos partes: la que podríamos denominar restaurante y la que es café en sí, con sus sillones formando unos cubículos abiertos que incitan a reclinarse en ellos o a casi acostarse para charlar. Aquí no hay prisa, hay relaciones humanas. Porque ese es el mensaje: construye un medio donde todo el mundo se sienta cómodo y… tus ventas aumentarán.

(Foto de Google, sin identificar Seguir leyendo

Buckden, un enclave histórico inglés, está en peligro de dejar de ser una villa

Buckden (GB). Hace 22 años que vengo a Buckden siempre que puedo, un minúsculo pueblo con historia, una farmacia, una peluquería y cuatro tiendas. Me gustan sus dimensiones, su falta de vida exterior, su gente pacífica, sus dos iglesias -la anglicana y la católica; este última en realidad son tres unidas- y su dos hoteles donde sí hay movimiento. Soy miembro, además, de una sociedad local desde hace diez u once años.

Y viniendo de una se esas tiendas me detengo ante un cuidado cartel clavado en un árbol que advierte contra el más de un millar de viviendas que se van a levantar en Buckden. ¿Qué viviendas?

Me paro a leerlo, claro. Quedo horrorizado. ¡Se va a duplicar la población! Pero ¿a qué mente enferma se le ha ocurrido eso? ¿Cómo se puede llegar a tal nivel de especulación? Se preocupan -sin duda con razón- los hacedores del aviso … Seguir leyendo

Desde el Vikingeskibsmuseet de Roskilde: ¡Feliz cumpleaños, futuro!


Roskilde.
 En Roskilde hay nieve por todas partes. También hay gente por todas partes. Y unas docenas de niños tirándose en trineo por un gran desnivel de uno de sus parques. Las aceras y viales empedrados están impolutos, y la gente pasea como si el calendario indicara que estamos en primavera. Todo el mundo sale, a comprar o a comer fuera, pero sale y cumple el viejo axioma de que no hay mal tiempo sino mala ropa.

Así que tras vagar un rato y ver un par de lugares interesantes, pasado el mediodía recalo en el café del complejo del museo vikingo, un edificio de madera con esa sencillez elegante que es marca de este país. Me siento al lado de un grupo de una docena de personas. Celebran -no en silencio, pero sin subir el volumen ni siquiera cuando ríen- el 21 cumpleaños de una de las chicas. Seguir leyendo

Pimientos «al» Padrón… ¡en Durham!

Durham. ¡Menuda sorpresa! Keith y Penny me han llevado a comer a un local español. Un camarero boliviano que es un crack y no para de hacer bromas, otro catalán. Una carta muy extensa sólo de tapas. Y por ahí aparece, en pleno noviembre, pimientos al Padrón. O sea, que no tienen ni idea de qué se trata. Piensan que es una manera de preparar los pimientos (los traen poco fritos), y desde luego ignoran que en noviembre no hay pimientos de Padrón. De bebida, Estrella de Galicia (¡eso sí que es una sorpresa!).

Por cierto, la decena de pimientos… no picaron.… Seguir leyendo