La Voz de Galicia
Escritos de Galicia y resto del planeta
Seleccionar página

Una nueva visita al buen (aunque ruidoso) restaurante de la Fábrica de Curtidos Nogueiras, en Allariz

Allariz. La gastronomía es ensayo-error. Aquí y en Vladivostock. Con el imparable cambio de cocineros y en menos medida de los camareros (mal endémico de la hostelería, muy acuciado en Galicia), regresar a un sitio no es garantía de continuidad ni en la carta ni en los sabores. Y si pasan muchos años, como es el caso del restaurante de la Fábrica de Curtidos Nogueiras, en Allariz, todavía la cosa se acentúa.

Salgo con mucho mejor sabor de boca ahora que antes. El sitio, desde luego, sigue siendo espectacular. Difícil de trabajar el restaurante, con bajo, piso, terraza delante y pequeña terraza atrás. Encima los suelos son de piedra -abajo; machaca los pies de los camareros- y de madera original arriba, siempre ruidosa.

La carta, media en extensión (¡buena idea!) y completa, con precios muy ajustados. Excelente cocina y presentación de los platos, no descuidando el calentarlos cuando el condumio … Seguir leyendo

Ganas de comer en el Compostela de Pontedeume

Pontedeume. No ha llovido tanto como se preveía. Incluso ha salido el sol a ratos. Casi lo prefiero, porque las calles del Pontedeume medieval son estrechas y si el día hubiera sido magnífico estarían llenas de gente. Y para idioteces, las que recoge este periódico, y de manera inapelable. Fotos del desmadre en que se ha convertido España, y de ello no es culpable ni el Gobierno, ni la Xunta ni el alcalde respectivo. Todo el mundo es ya mayor de edad…

Pero en fin, pasear por Pontedeume fue una delicia. Como siempre me dirigí al Compostela, en la calle Real (Camino Inglés a Santiago), y nada más ver su escaparate ya se le abre el apetito a cualquiera. Han cambiado el interior, y ha perdido mucho, ya no hay aquellas mesas corridas con bancos comunales donde te sentabas donde había sitio y comías al lado de extraños que, en … Seguir leyendo

Porto do Son: una rosa de los vientos que ya voló

Porto do Son. Las fotos lo dicen todo: en A Atalaia, donde en otros tiempos hubo un castro y hoy se alza una iglesia y un impresionante mirador, la pintura blanca ha desaparecido por el abandono del Ayuntamiento. La del paso de peatones es, hasta si me apuran, mejor necesaria, porque allí no hay tráfico apenas, y el que hay no tiene otro remedio que ir muy lento. Pero dejar que se evapore la rosa de los vientos no tiene perdón. Y no dirán que es cara la pintura blanca…… Seguir leyendo

Una vergüenza y una ilegalidad: iglesia de San Pedro de Carcacía (Padrón)

Padrón. Cuesta trabajo entender en el siglo XXI que aún permanezcan estos restos de revanchismo ligados a la guerra civil de 1936-39. Y cuesta más trabajo porque esa placa de la vergüenza está colocada en un templo de la Iglesia católica, que tiene un axioma que es «ama al prójimo como a ti mismo». Para mas inri -y en este caso nunca mejor dicho- está en un municipio jacobeo (aunque por ahí no pasa el Camino Portugués). El nuevo delegado del Gobierno en Galicia debería de tomar nota.… Seguir leyendo

Río Tambre: en soledad… excepto que uno se encuentre con un fotógrafo

Red Natura del río Tambre. Magnífico fin de semana a partir de dentro de unas horas, con temperaturas altas que en las Rías Baixas llegarán a muy altas. Y como es comienzo de Semana Santa, la recomendación es hacer siempre lo contrario de lo que haga la gente. Porque los tiempos son los que son, el covid sigue ahí y lo mejor es largarse con el viento fresco a enclaves donde no haya nada. O casi, porque de repente uno sorprende a un fotógrafo en plenas riberas del Tambre, que tiene un paseo magnífico desde Sigüeiro (Oroso) río arriba, para pasar a la otra orilla llegado a un puente (ahí hay asfalto) y regresar por suelo ya compostelano. Una maravilla. De esto publico algo más el próximo domingo.… Seguir leyendo

Los hórreos se siguen cayendo

A Laracha. Decía en un post anterior que los hórreos de toda Galicia están amenazados de pura y dura desaparición. Cada mes muere alguno, porque el mundo rural se ha despoblado (cosa que no es mala señal, como piensan alguno) y las actividades agrarias y ganaderas tradicionales prácticamente han desaparecido. A ello hay que sumarle el que mantener un hórreo en pie, como este gran y buen ejemplar de A Laracha (A Coruña). Y así, una obra de arte popular acabará siendo una pieza más del feísmo que invade Galicia.

 … Seguir leyendo