La Voz de Galicia
Seleccionar página

Desde el Vikingeskibsmuseet de Roskilde: ¡Feliz cumpleaños, futuro!


Roskilde.
 En Roskilde hay nieve por todas partes. También hay gente por todas partes. Y unas docenas de niños tirándose en trineo por un gran desnivel de uno de sus parques. Las aceras y viales empedrados están impolutos, y la gente pasea como si el calendario indicara que estamos en primavera. Todo el mundo sale, a comprar o a comer fuera, pero sale y cumple el viejo axioma de que no hay mal tiempo sino mala ropa.

Así que tras vagar un rato y ver un par de lugares interesantes, pasado el mediodía recalo en el café del complejo del museo vikingo, un edificio de madera con esa sencillez elegante que es marca de este país. Me siento al lado de un grupo de una docena de personas. Celebran -no en silencio, pero sin subir el volumen ni siquiera cuando ríen- el 21 cumpleaños de una de las chicas. Seguir leyendo

Copenhague, con frío y en el hotel Wake Up con malas recepcionistas

Copenhague. Hace un frío terrible en Copenhague. Con un poco de suerte parece ser que llegaremos a los 6 grados bajo cero. De temperatura máxima, por supuesto. Todo el mundo lleva la cabeza tapada, casi todo el mundo lleva guantes y la mitad de la población sale a desafiar el viento congelador sin abrigo y solo con una ajustada chaqueta.

Así que el personal busca los cafés, acogedores, con velas. No muy caros. Yo me he refugiado en el Mo Joe, en un chaflán que me permite ver al fondo Nyhavn, donde los restaurantes tienen mesas fuera como si estuviéramos en primavera.

En realidad iba a ir al hotel, al Wake Up (el de Borgergade, no el otro), con su diseño moderno y rompedor, su habitación funcional tan minimalista que carece de armario o estante alguno. Es, en suma, un hotel para estar uno o dos días, no … Seguir leyendo

Kastrup crece… y bien

Kastrup. El aeropuerto de Copenhague, Kastrup, ha crecido. No reconozco la zona en la que me vomita el avión de Iberia Express, donde logré encajar mis piernas entre mi asiento y el de enfrente rozando el milagro. Pero como una de las azafatas es de ordeno y mando, mejor no protestar.

Cuando alcanzo la zona vieja, la de siempre, con su (carísima) tienda de Lego, tengo la sensación de volver a un trozo de mi casa.

Se ha alargado, y mucho, la zona de tiendas. Es en realidad una calle comercial con oferta muy variada tanto en lo que ponen a disposición del cliente como en el precio. A diferencia de Heathrow 3, donde sólo son para ricos, aquí se pueden comprar maravillas de George Jensen o postales. Ese –y el diseño- es su éxito.

Pero lo formidable es la sala que han habilitado para los que estamos en … Seguir leyendo

«Somos», el ejemplo de tres jóvenes madrileñas que viene desde Dinamarca

Red Natura del río Tambre. No queda otro remedio que estar colgado de las redes sociales para enterarse de lo que pasa un poco más allá. Generalmente no pasa nada. Todo suele ser un bluf, pero hay que estar al tanto. Para eso nos pagan. En mi caso personal, he podido arrinconar Twitter -una agonía auténtica: en veinte minutos tienes 200 twitts que no quedaba otro remedio que leer- y me he concentrado en Facebook.

Y de vez en cuando se encuentra algo. Poco. Generalmente publicidad pagada. O sin pagar: gente que dice que su pueblo es lo más maravilloso del mundo. Y miles de cosas que no tienen nada que ver con el turismo y que paso de ellas.

En esa inevitable y poco grata labor de purga -no todo van a ser cómodos o incómodos viajes al extranjero en la vida de un periodista- me he encontrado con … Seguir leyendo

En Copenhague se toman en serio lo de ir en bicicleta

Red Natura del río Tambre. Tengo mis dudas sobre las redes sociales, los blogs, los tuits y demás. Quizás por edad, quizás porque sólo los veo como un complemento. Este blog incluido: añade, pero no sustituye al papel en ningún caso.

Pero a veces, muy de tarde en tarde, me llevo sorpresas mayúsculas. En octubre del año pasado publiqué este post. Uno más. Veo las estadísticas y no está en la franja alta de los más leídos. De hecho, hasta me había olvidado de él.

Ahora recibo un mail de Mads Phikamphon, a quien no conozco de nada y cuya foto veo en Google, y me comunica que el gráfico que yo recomendaba en mi viejo post está ahora en su web en inglés para que más gente tenga acceso a él, y me pide, muy amablemente, que actualice el enlace en este blog.

Bueno, gente así da gusto encontrársela … Seguir leyendo

Los camareros, el toque profesional del AC Hotel Bella Sky Copenhagen

c1Copenhague. Sigo en el hotel AC Bella Sky. Y para ser justo, además del lado negativo que ya escribí ayer hay otra cara positiva: la profesionalidad de sus camareros. Subí al piso 23, donde está el bar, y uno se queda ensimismado contemplando Copenhague a vista de pájaro y relajado gracias a la excelente atención. A la hora de la cena bajo al restaurante -por cierto, temía el sablazo, como hace dos años en el Admiral, pero los precios están muy ajustados- y la sencilleza, sigilosidad, eficacia y rapidez, unido a un trato muy cordial pero sin pasarse un pelo, convierten esa horita en un punto final a la jornada que hace olvidar un poco el cansancio y uno recupera la fe en el género humano.

La foto que acompaña a estas líneas es de uno de esos camareros, ejemplo de profesionalidad y complicidad con el cliente: se … Seguir leyendo