La Voz de Galicia
Escritos de Galicia y resto del planeta
Seleccionar página

Porto do Son: una rosa de los vientos que ya voló

Porto do Son. Las fotos lo dicen todo: en A Atalaia, donde en otros tiempos hubo un castro y hoy se alza una iglesia y un impresionante mirador, la pintura blanca ha desaparecido por el abandono del Ayuntamiento. La del paso de peatones es, hasta si me apuran, mejor necesaria, porque allí no hay tráfico apenas, y el que hay no tiene otro remedio que ir muy lento. Pero dejar que se evapore la rosa de los vientos no tiene perdón. Y no dirán que es cara la pintura blanca…… Seguir leyendo

Una vergüenza y una ilegalidad: iglesia de San Pedro de Carcacía (Padrón)

Padrón. Cuesta trabajo entender en el siglo XXI que aún permanezcan estos restos de revanchismo ligados a la guerra civil de 1936-39. Y cuesta más trabajo porque esa placa de la vergüenza está colocada en un templo de la Iglesia católica, que tiene un axioma que es «ama al prójimo como a ti mismo». Para mas inri -y en este caso nunca mejor dicho- está en un municipio jacobeo (aunque por ahí no pasa el Camino Portugués). El nuevo delegado del Gobierno en Galicia debería de tomar nota.… Seguir leyendo

Río Tambre: en soledad… excepto que uno se encuentre con un fotógrafo

Red Natura del río Tambre. Magnífico fin de semana a partir de dentro de unas horas, con temperaturas altas que en las Rías Baixas llegarán a muy altas. Y como es comienzo de Semana Santa, la recomendación es hacer siempre lo contrario de lo que haga la gente. Porque los tiempos son los que son, el covid sigue ahí y lo mejor es largarse con el viento fresco a enclaves donde no haya nada. O casi, porque de repente uno sorprende a un fotógrafo en plenas riberas del Tambre, que tiene un paseo magnífico desde Sigüeiro (Oroso) río arriba, para pasar a la otra orilla llegado a un puente (ahí hay asfalto) y regresar por suelo ya compostelano. Una maravilla. De esto publico algo más el próximo domingo.… Seguir leyendo

Los hórreos se siguen cayendo

A Laracha. Decía en un post anterior que los hórreos de toda Galicia están amenazados de pura y dura desaparición. Cada mes muere alguno, porque el mundo rural se ha despoblado (cosa que no es mala señal, como piensan alguno) y las actividades agrarias y ganaderas tradicionales prácticamente han desaparecido. A ello hay que sumarle el que mantener un hórreo en pie, como este gran y buen ejemplar de A Laracha (A Coruña). Y así, una obra de arte popular acabará siendo una pieza más del feísmo que invade Galicia.

 … Seguir leyendo

Cada vez quedan menos

Arteixo. Sí, cada vez quedan menos. Porque nadie construye ninguno nuevo. O mejor dicho, alguno lo hace para decorar su jardín, y nada habría de malo en ello -sino al contrario-, pero lo levanta en plan ampuloso, con materiales modernos y escaso gusto. Y los que hay se vienen abajo porque nadie los usa, y si no los usa es porque no los necesita, y si no los necesita es porque la vida rural se va muriendo tal y como se conoció hasta hace muy poco. Súmesele a ello el desastre que significa que herencia un hórreo gallego pase a manos de dos, de cuatro o de siete personas, nietos o bisnietos de su propietario que encima hasta en ocasiones no se llevan bien. Y a ver quién es el guapo que propone invertir en el hórreo mil euros para dejarlos impecable. Siempre hay alguien que pregunta para qué hacer … Seguir leyendo