La Voz de Galicia
Escritos de Galicia y resto del planeta
Seleccionar página

El castillo de Moeche: impecable y ejemplar

Moeche. Voy al castillo de Moeche desde que tenía una docena de años. Con 16 o 17 tuve que dormir dentro de él en vista de que un cazurro no nos dejó acampar en una esquina de una tierra que decía que era suya y en la que no había nada plantado, asustado al ver una tienda de campaña. Por mi compañero Samuel Ramírez Castro, que es de Moeche y del que no sé nada hace más de 50 años, me enteré de dónde estaban los sótanos… en teoría, porque resultó ser más una leyenda que la prosaica realidad.

Y Moeche fue impecablemente rehabilitado. Y musealizado. Y aunque queda a desmano debería ser una visita indispensable al menos para todo coruñés. Es un ejemplo de cómo hay que proteger el patrimonio. Supongo que su otrora dueño, Nuño Freire de Andrade, más conocido como O Mao (El Malo) por … Seguir leyendo

Un buen cava de… Badajoz

Red Natural del río Tambre. Nadie me lo ha pedido. No conozco a los propietarios ni a los distribuidores ni a nadie del entorno de este cava. Porque es un cava, denominación de origen sin problemas. Lo curioso es que está hecho en Almendralejo (Badajoz) y no en Cataluña, que es de donde salen casi todos los cavas del mundo. Precio muy bajo (no llega a los 5 euros), no es un brut nature (claro) pero es fresco, se nota la juventud, burbuja con un equilibro aceptable, buena tonalidad. En fin, que aunque no soy nada partidario de andar recomendando nada, hago una excepción en estos días calurosos.

 … Seguir leyendo

Torres de Altamira, en Brión: aquí no hay covid-19

Torres de Altamira (Brión). Las Torres de Altamira, propiedad de la Diputación coruñesa, son una perita en dulce: o no hay nadie o hay un par de personas dando una vuelta -o sea, nivel de contagio igual a cero-, están en buen estado, la panorámica es magnífica y aquello rebosa historia. El palacio gótico -en la foto- rezuma elegancia, mientras más de un visitante se devana los sesos preguntándose si será cierto que existen los subterráneos, como afirma un libro. La anécdota tan loca como verídica es que en 1971 algún preboste algo despistado tuvo la brillante idea de que allí la propia Diputación construyera una gran biblioteca. Amén de la barbaridad artística y de los millones que iba a costar aquello, ¿alguien se imagina a una persona dejando atrás Santiago, yendo a Bertamiráns por la carretera (diez km), desviándose dos km a Brión y otro desvío de un kilómetro … Seguir leyendo

Cedeira: la visita obligada al castillo de la Concepción

Cedeira. ¿Miedo? Mal consejero. Con todas las recomendaciones que mandan las autoridades, que para eso están, hay que salir. No por dinamizar la economía, que también, sino porque es necesario vivir. Hay que respirar el país. Así que me he llegado a un sitio para mí entrañable, Cedeira. Y allí fui a visitar una vez más el castillo de la Concepción, ahora cerrado, y de paso ver la excavación del castro de Sarridal, que no la conocía. Conocía el castro, pero no el resultado del pequeño trabajo arqueológico, que al parecer ha sido muy fructífero. En 1968 conocí el sitio, abandonado, los cañones del castillo tirados por ahí, de la mano de uno de los grandes amigos de juventud a los que la vida separó, pero que siempre he llevado en el corazón, Arturo Cribeiro Bouzamayor, una mente brillante, un trabajador incansable. El castillo ha cambiado mucho, por … Seguir leyendo