La Voz de Galicia
Seleccionar página

Os Migueliños, una prueba que la calidad no es ajena al turismo rural gallego

Catoira. Publiqué el martes 26 de diciembre casi una página sobre una casa de turismo rural que se llama Os Migueliños. Está en Catoira (Pontevedra), y es grande, luminosa y de esas que mejoran con el tiempo. Había publicado una crónica de mi primer viaje hasta allí hace unos cuantos años, tantos que no puedo recordarlo. Tampoco me acordaba del nombre de la propietaria, Berta, pero sí de su amabilidad, que sigue in crescendo. De la casa -impecable, muy bien cuidada y mejorada ornamentalmente- yo destacaría no sólo su comodidad sino su excelente situación: a media hora de Santiago, a otro tanto de Pontevedra y en plena ría de Arousa. Además, Catoira es un sitio tranquilo comunicado por tren con Compostela y con Vigo. Os Migueliños es, en suma, un ejemplo de cómo se pueden hacer las cosas bien. Lástima que los entornos en Galicia no estén … Seguir leyendo

Carlos Rodríguez, un optimista que regenta una aldea rural en A Limia

n1

Congostro. Carlos Rodríguez tiene mérito. Mucho mérito. Contra viento, marea, algún desplante y la unánime opinión en contra de la mayoría de sus vecinos regenta ahora una aldea rural que está cogiendo buen nombre: Santo Ardré, en el lugar homónimo, afueras de San Miguel, aldea con sólo dos casas abiertas. Este es uno de los montes que cierran A Limia, Ayuntamiento de Rairiz de Veiga. Unas vistas impresionantes.

A Carlos le pusieron todos los inconvenientes del mundo, y sólo que recibió fue indiferencia. Pero es el único de esa zona que entendió que sin negocio la muerte social de ese trocito del rural gallego sería mucho más rápida de lo que va a ser.

Hombre curtido en unas cuantas batallas -fue concejal varios mandatos-, se le nota un deje de tristeza al hablar. Porque en el fondo, si no surgen proyectos nuevos, ¿cuál es el destino … Seguir leyendo

En O Almacén 14 años después y disfrutando de la cocina de Nando Blas

almacen

Cervo. Después de 14 años he vuelto a dormir en O Almacén. En ese período de tiempo comí aquí en un par de ocasiones, y lo hice tan bien como hoy: unas almejas impresionantes y un bacalao a la plancha en su punto. Nando Blas no ha perdido ni la maña ni la fuerza para salir adelante. Él y su hermano Santiago fueron pioneros en el mundo rural gallego,y de hecho O Almacén comparte el cronológico número 1 con otros pocos que se abrieron al mismo tiempo. El impresionante edificio sigue igual, pero mejor. Mi habitación lo demuestra.

La crisis los ha golpeado duramente. Ellos se han negado a rebajar la calidad, y lo que se comía y se come sigue siendo simplemente lo mejor. Les ha costado y lo reconocen, pero parece que vuelven a sonreír. Porque Galicia no puede permitirse quedarse sin uno de los buques insignia de … Seguir leyendo

Antón Veiras sigue con el listón alto

anton veiras

Ordes. He vuelto a ver una casa de turismo rural, Antón Veiras, que hacía un par de años que no visitaba. Buena noticia: el dueño no me reconoció inicialmente, así que pude fisgonear con una cierta libertad. Está como estaba, con un nivel estético muy alto, cordialidad tras la barra -tiene un bar público- y una muy buena comida servida en uno de sus dos comedores (más un reservado) con un precio medio tirando bastante a bajo. Además, el Camino Inglés bordea este establecimiento a su paso por Ordes. Sitio recomendable.… Seguir leyendo

Yoli va a ser una buena alcaldesa de Parada de Sil (si apuesta por el turismo)

parada

Parada de Sil. Creo que Yolanda JácomeYoli, va a ser un buena alcaldesa de Parada de Sil. Al menos esa es la impresión que llevo después de haber estado charlando un rato con ella. No porque tenga una mayoría cómoda (seis concejales son de su partido y uno de la oposición, que hará bien tanto en fiscalizar como en arrimar el hombro porque está claro qué quiere la gente), sino porque entré matando, cuestionando la cantidad de cemento que adorna el ayuntamiento, y reaccionó con firmeza en la defensa de su municipio.

Su gran problema es la población. Un vistazo a la evolución demográfica pone los pelos de punta. Quedan poco más de 600 personas viviendo en Parada de Sil, y la mujer va a intentar que la Xunta le eche una mano para disponer de vivienda barata. O sea, para poder atraer a … Seguir leyendo