La Voz de Galicia
Seleccionar página

El alcalde de Allariz ha tenido una idea… nefasta

Allariz. Creo que he dicho alto y claro que el trabajo del Ayuntamiento de Allariz para mantener su casco histórico impoluto y vivo es impresionante y, desde luego, merece mi aplauso más fuerte. Pero ahora me he quedado asombrado. El alcalde (y el anterior) es nacionalista y gobierna con mayoría. Enhorabuena, uno es lo que quiere ser y están ahí porque sus vecinos así lo desean.

Pero ese alcalde ha tenido la pésima e intolerable idea de colocar unos magníficos paneles por esas calles de granito recogiendo la historia local… ¡sólo en gallego! ¿Cómo es posible tanta estrechez mental? Porque por Allariz pasan miles y miles de personas al año, muchas gallegas, otras no. ¿Cómo es que al lado de esos paneles no hay otros, aunque sean de pequeño tamaño, con la traducción al español y al inglés? Porque sin los demás, sin los españoles y extranjeros, Allariz estaría hoy … Seguir leyendo

Retorno al bar Fraga, la dos veces centenaria parada de postas de Dozón

Dozón. He subido hasta Dozón, en la provincia de Pontevedra y a medio camino entre Santiago y Ourense, para pisar nieve. Una vez al año… No había mucha, y supongo que mis amigos finlandeses se echarán a reír cuando vean la foto que publico. Poca gente por la autovía de pago -casi 6 euros de peaje y otros tantos vuelta es una barbaridad-, tres o cuatro familias en Dozón con los enanos construyendo muñecos de nieve y nada más. Una hora después acabé en un sitio donde yo paraba hace 30 ó 35 años: el bar Fraga, en la carretera que ya poca gente transita, unos metros antes de una gasolinera antes saturada de coches y donde hoy sólo he visto entrar a un par de ellos.

El bar Fraga es muy agradable, con detalles cuidados. Atrás y abajo tiene un supermercado de esos que te salvan la vida cuando … Seguir leyendo

¿Podría hacer usted hoy esta foto en el castillo ourensano de Monterrei?

Red Natura del río Tambre. Lo siento por mis amigas Carmen y Txon, pero Verín no me gusta. se ha intentado, cierto es, recuperar lo que llaman con demasiada generosidad estética el centro histórico, pero el salvajismo constructor dejó arrasada la villa. Nadie tiene ni el más mínimo motivo para parar en ella. Cierto es que los alrededores, sobre todo hacia el norte, son magníficos, dominados por el precioso valle del río Támega. Y desde luego toda la comarca es un pequeño paraíso para los arqueólogos.

En estos momentos están en marcha unas discutidas obras en su patrimonio más emblemático: el castillo de Monterrei, la mejor fortaleza amurallada de Galicia, donde se imprimió el primer libro de la comunidad. No entro en el debate público-privado, que eso ya corresponde al sentir de cada cual y no está este blog para eso, pero sí veo con asombro cómo … Seguir leyendo

Claroscuros de una guía arqueológica sobre el Alto Támega

Un amigo, de sobrenombre Home da Pedra, me ha regalado la recién salida del horno segunda edición de la Guía arqueolóxica do Alto Támega. Ya dije en una no lejana ocasión que en la parte alta del Támega se agrupa una gente batalladora e ilusionada por su tierra y que, albricias, está empeñada en protegerla en vez de arrasarla con eólicos, autovías y otras rarezas que poco aportan. Bruno Rúa es el autor del libro, que se autodefine como «filósofo, músico e arqueólogo é menos importante que amante da cultura e do coñecemento». En fin, cada uno se define como le da la gana, aunque meter en la solapa del libro desde las once óperas que al parecer cantó hasta «viaxeiro» y «erudito» es mucha harina para hacer el pan. Pero vaya, escapo de eso y con todo el cariño -no lo conozco de nada- le recomiendo la JantelovenSeguir leyendo

¿Cuándo se considerará itinerario cultural el recorrido por las cuatro torres que ornamentan A Limia?

Copenhague. Salió el periódico, como viene haciendo desde 1982. Y a pesar de que debo de llevar unos buenos miles de piezas publicadas, el corazón siempre da un pequeño vuelco para ver cómo va. Hoy salen casi dos páginas dedicadas a un itinerario cultural que estoy promocionando desde hace años: el de los castillos de A Limia. Son cuatro torres (una en ruinas, otra airosa, dos impresionantes) que fueron levantadas cuando gallegos y lusos andaban a palos. Xinzo de Limia es un adefesio de ladrillo y cemento porque tuvo varios alcaldes (entre ellos el famoso Vila, inhabilitado y luego reelegido, en una muestra de que la idiotez está en todas partes) que se dedicaron a promocionar la especulación. De acuerdo. Pero el paisaje de A Limia, tan anómalo en Galicia, se merece unas horas. Ya no está la laguna de Antela, desecada bárbaramente (la dictadura era así), pero quedan líneas … Seguir leyendo

O Pepiño de Allariz, un estupendo descubrimiento al que volveré

Allariz. He quedado con Pepe y su familia el Allariz. Lo llamo nada más aparcar ante el convento de Santa Clara y me dice que está en el Pepiño. Hago rápido repaso mental y me quedo como estaba. «Pegado a la Casa do Concello», me dice, y ahí ya no hay pérdida. Entrada estrecha, bar con enorme sabor a autenticidad a la diestra, comedor tradicional al frente. Lo magnífico es no sólo el trato tan familiar, cordial y nada ramplón, sino que parece que lleva ahí decenios y decenios con esa atmósfera pura gallega. Teníamos reservada la comida en otro establecimiento, de manera que no comí en el Pepiño, pero es de esos sitios que, con seguridad, volveré.… Seguir leyendo