La Voz de Galicia
Seleccionar página

Ya solo queda Leopoldo María

La película se tituló El desencanto, pero podría haberse bautizado sin mayores matices La demolición, porque el proceso de disección de las entrañas familiares de los Panero que ejecutan Elías Querejeta y Jaime Chávarri en este icono del cine documental español de los setenta constituye uno de los ejercicios más despiadados de ajustes de cuentas a los que se pueda someter voluntariamente una tribu. Las versiones de los mismos hechos narradas por la aparentemente ingenua Felicidad Blanc, viuda de Leopoldo Panero, y por sus tres devastadores (y devastados) hijos —José Moisés Michi (fallecido en el 2004) Juan Luis y Leopoldo María—, no es que reflejen perspectivas diferentes, sino que demuestran que sus protagonistas habitaban ya entonces en galaxias que distaban entre sí muchos años luz.
En la cinta, mientras silban los puñales que se lanzan entre sí los torturados hijos Panero, van asomando la malvada agudeza … Seguir leyendo

Tranströmer

Se desinfló el globo que circulaba por las timbas y Bob Dylan se quedó plantado a miles de kilómetros de la alfombra roja de Estocolmo. Su presencia en las quinielas previas del Nobel de Literatura, por delante de compatriotas de la talla de Philip Roth o Thomas Pynchon, suena cada vez más a señuelo, a puro despiste de los corrillos académicos. Ganó Tranströmer, otro fijo en las apuestas que el año pasado a punto estuvo de birlar el medallón a Vargas Llosa. Pero, previsible o no, es de agradecer que, en medio de la actual debacle, la Academia Sueca proponga a los vapuleados habitantes de la Tierra abrir un libro de poesía y descubrir «una nueva vía de acceso a lo real». Todavía hay luz más allá de Goldman Sachs y sus tinieblas.… Seguir leyendo

El vídeo misterioso

Publica hoy El País un reportaje sobre el rescate de una película casera filmada por el secretario de Juan Ramón Jiménez, Juan Guerrero Ruiz, en la que aparecen los miembros de la Generación del 27: El vídeo misterioso. Muy interesante. Salvo que lo que aquí se presenta como novedoso, inédito, etcétera, no lo es tanto. Ya se contó y ya se presentaron las imágenes en el número 22 de la desaparecida revista Poesía, en enero de 1985. Fue entonces, y no ahora, cuando esta cinta recuperada por Rafael Zarza vio la luz. En la primavera de 1983 se mostró a Jorge Guillén un vídeo con el montaje. Unos días después, el escritor envió a la redacción de Poesía el poema que hoy reproduce el diario madrileño con aires de exclusiva, y que también se publicó en 1985 (copia del manuscrito incluida) en la revista del Ministerio de … Seguir leyendo

Un poeta en Wall Street

lorca.jpg 

Durante su célebre estancia en Estados Unidos (de junio de 1929 a marzo de 1930), de la que nacería ese tesoro absoluto titulado Poeta en Nueva York, Federico García Lorca tuvo la oportunidad de vivir en primera línea de fuego el fatídico crack de Wall Street (del que, por cierto, se cumplen este mes 59 años). El escritor nos dejó un espléndido testimonio de aquel batacazo financiero en una de las cartas que regularmente enviaba desde América a su familia, y que recogió en una mimada edición Christopher Maurer para el número 23-24 de la desaparecida revista Poesía (diciembre de 1985).

Por su sorprendente conexión con la actualidad (la poesía tiene esas paradojas), reproduzco aquí parte del texto, fechado en la primera semana de noviembre de 1929, en el que Lorca, con su agudeza habitual, nos cuenta cómo asistió a pie de calle al desplome de la economía mundial:… Seguir leyendo

Un poco más solos

g30p50f2.jpg

Se nos ha ido, sin alardes, con la misma discreción con la que pasó sus 51 años sobre la Tierra, Ramiro Fonte. Nació en Pontedeume, uno de los lugares más hermosos del mundo, y nos ha dejado en Barcelona, otro de los puntos más condenadamente bellos de este planeta (y lo sé porque viví allí dos años, aunque de eso hace ya tiempo, como diría Ende, es otra historia y merece ser contada en otra ocasión). Y es que Ramiro era, sobre todas las cosas, un poeta, y sabía escoger sus lugares del mundo.

Hace tan sólo unos días el amigo y compañero Ramón Loureiro nos contaba en La Voz la publicación en la exquisita colección Esquío de una antología de su intensa obra, por la que había recibido en Ferrol hace también apenas unas semanas el premio Porto Magno. Como periodista, me tocó contar en La VozSeguir leyendo