La Voz de Galicia
Seleccionar página

g30p50f2.jpg

Se nos ha ido, sin alardes, con la misma discreción con la que pasó sus 51 años sobre la Tierra, Ramiro Fonte. Nació en Pontedeume, uno de los lugares más hermosos del mundo, y nos ha dejado en Barcelona, otro de los puntos más condenadamente bellos de este planeta (y lo sé porque viví allí dos años, aunque de eso hace ya tiempo, como diría Ende, es otra historia y merece ser contada en otra ocasión). Y es que Ramiro era, sobre todas las cosas, un poeta, y sabía escoger sus lugares del mundo.

Hace tan sólo unos días el amigo y compañero Ramón Loureiro nos contaba en La Voz la publicación en la exquisita colección Esquío de una antología de su intensa obra, por la que había recibido en Ferrol hace también apenas unas semanas el premio Porto Magno. Como periodista, me tocó contar en La Voz que el ministro César Antonio Molina (otro enamorado del Eume) le había nombrado director del  Instituto Cervantes en Lisboa, cargo desde el que se ha despedido de este escenario tan escasamente lírico al que, sin embargo, él siempre sabía encontrar su lado poético y mágico.

Lo siento por los suyos. Por nosotros, sus lectores. Por su gran amigo (y mío) Ramón Loureiro y, también, qué demonios, por esos versos que ya no escribirá y que ya no van a existir jamás porque sólo él podría haberlos escrito. Nos hemos quedado, amigos, un poco más solos.

Dejo aquí algunos enlaces:

Ramiro Fonte, poeta novísimo, por Jesús G. Maestro

Ramiro Fonte, premio Porto Magno

Ramiro Fonte en la Galipedia

Ramiro Fonte en Xerais

Ramiro Fonte en La Voz de la Escuela

Actualización (domingo 12, 11:00 horas): Enlazo el espléndido obituario que Ramón Loureiro dedica en La Voz al poeta eumés.

(Foto: Ramón Loureiro)