La Voz de Galicia
Seleccionar página

Alicia

Hoy he levantado la nariz de la página escrita y me he tropezado con la pequeña Alicia, que ha venido al mundo, llevando ya la contraria al coñazo infinito de los agoreros, en este 2010 de la crisis, sí, qué pasa, y encima el 23 de abril, sant Jordi, san Cervantes, san Shakespeare, el Día del Libro, qué agallas. Hoy he levantado la nariz de la página escrita y me he dado cuenta de que, como cuando nació su hermana, Rosalía, el asombro no acaba nunca. El resto, o sea, casi todo, son minucias.… Seguir leyendo

2010

No me gustan los quejicas, más que nada porque creo que los lamentos no aportan nada. Son estériles. Así que no me quejo de este 2009 que agoniza y al que le caen palos hasta en el cielo del paladar. Qué culpa tendrá el dígito de las estupideces cometidas por un puñado de políticos, banqueros, economistas y especuladores. En fin. Tampoco tengo de qué quejarme. Entre otras cosas buenas que me pasaron a lo largo del 2009, gané un premio y publiqué mi primera novela: La noche de las palabras. Hubo algunos sinsabores, claro, pero es que la vida es así. Como dicen los sabios ancianos gallegos: Éche o que hai. Y a pedalear, que si no la bici se tumba.

Ahora llega el 2010. Qué mejor que este New Year’s Day de los U2 de 1983 para zambullirse en el nuevo año. Xacobeo, para más señas. Múltiplo de … Seguir leyendo

¡Vacaciones!

Hace una hora que acabo de empezar mis vacaciones. Todavía me estoy habituando. Esto lleva su tiempo. De momento, me subo al tren de Andrés do Barro y me largo de viaje (mental) por el cauce del Miño. Vuelvo en octubre. O incluso antes. Quién sabe.… Seguir leyendo

Cerrado por vacaciones

Al fin ha llegado. Es 1 de septiembre y en esta entrañable fecha de regresos, saludos, atascos y depresiones, el menda se pira de vacaciones. Por lo menos hasta el 15 estaré fuera de juego, porque entre la visita de rigor al cardiólogo (para comprobar si tengo la maquinaria en orden para soportar la tensión del reposo) y un viajecito al sur andaré un par de semanas desconectado, sin ordenador, ni móvil, ni nada que se pueda encender y apagar. Habrá que meter un libro en la mochila (al regreso ya os contaré cuál) y, por supuesto, el mítico emepetrés que nunca me deja (esto del MP3 ya parece el famoso reloj de Bruce Willis en Pulp Fiction, que sobrevivió a dos guerras mundiales y Vietnam). Aunque no aterrizaré en La Voz hasta el 1 de octubre, a ver si a partir de mediados de septiembre me animo y voy … Seguir leyendo