Tevagustar.es Tevagustar.es Tevagustar.es Tevagustar.es
La Voz de Galicia
Blogs de lavozdegalicia.es

¿Olvidando a nuestros pobres niños ricos?

28 de octubre de 2014 a las 19:39

Hoy se están presentando dos informes imprescindibles. La Fundación Foessa y Caritas presentan el VII Informe sobre exclusión y desarrollo social en España y UNICEF presenta Los niños de la recesión: El impacto de la crisis económica en el bienestar infantil en los países ricos. Permítanme que hoy hablemos de este último.

El informe de UNICEF describe cómo ha afectado la crisis económica global a los más pequeños de nada menos que 41 países ricos de la OCDE y la Unión Europea. La conclusión es que son el grupo social más perjudicado: 76,5 millones viven por debajo del umbral de la pobreza de sus respectivos países, 2,6 millones más que en 2008.

Son muchas cifras las que contiene,  y la verdad es que marean un poco. Así que le he pedido que me resuma sus principales mensajes a Marta Arias, la Directora de Sensibilización y Políticas de Infancia de UNICEF España. Con Marta ya nos emocionamos hace meses cuando nos hablaba de Nico y de Infancia y discapacidad y está detrás de informes como La infancia en España 2014 que son ya un referente.

Les pido que, si aún no lo han hecho, reclamen un Pacto de Estado por la Infancia y les dejo con Marta Arias doblemente feliz, porque el informe lo ha escrito Gonzalo Fanjul, impulsor de uno de mis blogs de referencia, 3500 millones. Con Marta y con Gonzalo llevo muchos años aprendiendo de su conocimiento y de sus valores.

¡Gracias Marta. Gracias Gonzalo!

Niños inmigrantes © UNICEF/NYHQ2005-2279/Pirozzi

Niños en recesión: 5 mensajes y una historia

Me ofrece Xosé este espacio para hablarles del informe de UNICEF sobre Los niños de la recesión, un nuevo estudio de la oficina de investigación Innocenti sobre el impacto de la crisis económica en el bienestar infantil en los países ricos.

Evolucion pobreza infantil 2008 a 2012. UNICEF

Como comprenderán, no puedo desaprovechar la ocasión, pero soy muy consciente de que probablemente, para cuando este post vea la luz, ustedes que son gente interesada en estos temas extraños de pobreza y desigualdad, probablemente estarán ya mareados de cifras. Las de UNICEF y también las del informe FOESSA hablando de la exclusión en España. Millones y porcentajes que nos bailan en la cabeza y a veces no entendemos muy bien: pobreza absoluta, pobreza relativa, exclusión, desigualdad…

Así que me he propuesto no usar ninguna cifra. Les voy a resumir el informe en 5 mensajes muy simples y, para terminar, les voy a contar una historia.

Los mensajes

1. En los países más castigados por la crisis, los niños son los que más están sufriendo las consecuencias, y los que las padecerán por más tiempo.

2. Hay más niños pobres y más jóvenes sin empleo. Muchos más. Lo curioso es que este fenómeno se produce, en la mayoría de los casos, al mismo tiempo que se logra reducir el nivel de riesgo de pobreza entre los mayores de 65 años.

3. También hay buenas noticias: en medio del caos, hay países que han logrado reducir la pobreza infantil. ¿Cómo lo han hecho? Hay dos “trucos” principales: el primero, un nivel elevado de protección social de partida. El segundo, unas medidas anti-crisis que han puesto a los niños y sus familias en el centro.

4. En tiempos de crisis, corremos el gran riesgo de centrar la mirada en el corto plazo, descuidando inversiones esenciales para la sostenibilidad del país en su conjunto a medio plazo. La apuesta por la infancia y la juventud es claramente una de esas inversiones esenciales a menudo postergadas.

5. Sean ciertos o no los signos de recuperación económica, no será suficiente para rescatar a los millones de niños y jóvenes que se están quedando atrás. Porque hay pobreza con empleo, y porque muchos países –entre ellos España- no hicimos los deberes en su momento, y ya partíamos de unos niveles muy elevados de pobreza infantil en los tiempos de bonanza. No basta con volver al punto de partida.

La historia

Se llama Luisa (nombre figurado) y vive en Málaga. Tiene 11 años y  nos habla de cómo es su vida, compartiendo una habitación con varios familiares. Dependiendo de un comedor social desde que su padre se quedó en paro en los albores de la crisis. Nos cuenta cómo hace frente al rechazo de sus antiguas amigas desde que la vieron pedir ayuda. Y comparte con nosotros un sueño, el de ayudar a los demás. Luisa ilustra mejor que ninguna estadística el impacto injusto de una crisis que ella no contribuyó a crear. Pero también la ilusión de alguien que se niega a renunciar a un futuro.

¿Estamos renunciando nosotros por ella? Quiero creer que no. Pero hay que actuar. Desde el Comité Español de UNICEF, hemos empezado por reclamar un Pacto de Estado por la Infancia, para abordar de una vez por todas el problema de la pobreza y la exclusión infantil. ¿Nos ayudas?

@MartAriasRobles

Imagen de previsualización de YouTube

 

Administración, Campañas, Derechos humanos, Desigualdad, Exclusión, Inversión social, Menores y jóvenes, Naciones Unidas, Organizaciones No Lucrativas, Pobreza, Tercer Sector, Unión Europea
Escrito por xosecuns 1 Comentario
Facebook Tuenti Twitter Google Buzz Meneame.net

Contra la corrupción: ¿Quién cobra la obra?

28 de octubre de 2014 a las 15:24

Foto: Xosé Cuns

Pensaba comenzar este artículo con la casualidad de publicarlo tras estallar el último caso de corrupción politica, la Operación Púnica.  La verdad es que da igual el día en que se publique, siempre habrá algo con lo que indignarnos. En la última semana, así de memoria,  las tarjetas de Bankia, el premio al anterior alcalde de mi castigada ciudad en forma de delegado en Galicia de la empresa pública Tragsa (con más sueldo que como alcalde, pocos insultos caben más a las miles de personas decentes con las que convivo) o la aún apenas destapada trama de subvenciones de formación en la Consellería de Traballo de la Xunta de Galicia.

Les repito la pregunta de hace unas semanas ¿Democracia con transparencia o desigualdad y corrupción?. No se puede afrontar honestamente la lucha contra la pobreza sin encarcelar a los ladrones, sinplantearse como luchar contra la ciénaga de corrupción en la que vivimos y los 40.000 millones que nos cuesta al año.

Pero este es un blog en positivo. Y en este tema de la lucha por la transparencia hay buenas noticias desde la Fundación Civio y puede haber más si se animan como yo a financiar el proyecto ¿Quién cobra la obra? que hoy les presenta Javier de Vega, uno de sus integrantes. Otro de ellos, Cristina Moreno presentó hace unos días en Galicia el trabajo que realizan por la transparencia, reconociendo quela contratación pública es un gran agujero negro, no hay información sistematizada

Hace un año Javier les presentaba otro de los proyectos de Civio, ¿Quién manda? . Gracias a este proyecto, financiado también mediante crowdfunding, podemos conocer bastante mejor las telas de araña del poder en las que crece la corrupción, como las de don Francisco.

Gracias Javier

¿Por qué deberíamos vigilar entre todos los contratos de obra pública?

Tal vez no resida usted de la comunidad autónoma de Aragón, pero quizá haya leído estos días en los medios sobre el caso de corrupción urbanística del Zaragoza Plaza. En pocas palabras, se trata de una adjudicación a dedo a una importante constructora para levantar una plataforma logística. La UDEF está investigando un pufo millonario, con más de 94 millones sin justificar, urdido por vías que seguro que le suenan: cobro de trabajos no realizados, sobreprecios sobre obras sí realizadas, certificaciones fraudulentas y facturas falsas para cargar gastos inexistentes. Si este caso le resulta ajeno, seguro que hay otro similar muy cerca de su casa.

El del Zaragoza Plaza es un caso reciente y representativo de las extracción de recursos públicos debido a al fallo de todos los mecanismos de control que pesan sobre los procesos de contratación pública. Y en particular, sobre los contratos de obra civil, la parte más golosa de eso que para algunos parece haber sido todo un pastel durante los años de la burbuja y el ladrillo. Mecanismos que fallan, prácticas opacas…

Aclaremos una cosa: no todas las prácticas opacas que rodean a la contratación de obra civil tienen por qué ser prácticas corruptas. No todas las conductas opacas sirven para ocultar un hecho ilegal, pero limitan la capacidad vigilante de cualquier ciudadano concienciado sobre la gestión de lo público.

De acuerdo, ¿pero por qué querríamos usted o yo auditar la contratación de obra pública?

En primer lugar, porque el dinero de la obra pública es de todos, y tenemos derecho a saber a quién estamos contratando. Sí, deberíamos poner nombre, y siempre con datos fiables, a las personas y empresas que más se han beneficiado de estas adjudicaciones y conocer mejor sus vínculos con lo público. Al fin y al cabo, no contaremos con una panorámica amplia del problema si no investigamos tanto del adjudicador como del adjudicatario.

En segundo lugar, porque la ley tiene goteras: exige neutralidad y transparencia en los pliegos administrativos de los procesos de contratación, pero es necesario comprobar si estas dos condiciones se respetan. De hecho, también prohíbe expresamente trocear contratos para eludir las obligaciones de publicidad o del procedimiento de adjudicación, y basta bucear en las hemerotecas para encontrar numerosos ejemplos de obras edificadas “a cachitos”. El Zaragoza Plaza pone de manifiesto la existencia de sobrecostes y de gastos inexistentes, pese a que la ley no permite ampliar el coste de una obra a mitad de la edificación si esa variación no responde a los objetivos iniciales de la infraestructura.

Lo grave radica en que, pese a todas estas vulnerabilidades de control, los ciudadanos aún no tenemos acceso a información clave sobre estas adjudicaciones, que sí tiene cualquiera en países como Reino Unido. Se trata de información consolidada, verificable, abierta y reutilizable tan básica como los precios de adjudicación, las fechas de ejecución y la trazabilidad de todos los cambios importantes, cuál es la administración pública que paga la obra, los nuevos costes de ejecución (de haberlos) y, lo más importante, qué empresa se llevó el contrato.

Arrojar luz sobre la obra pública y promover medidas de transparencia no va a acabar de un plumazo la corrupción, pero sí va a hacer posible una vigilancia más precisa y fundamentada por parte de los ciudadanos. Y sólo por eso ya merece la pena.

Por eso, desde la Fundación Ciudadana Civio (que ya hemos escarbado anteriormente en múltiples fuentes de información para investigar los indultos, los vínculos entre los poderosos, la distribución del gasto público, las leyes, decretos y nombramientos que aparecen en el BOE y otras lagunas informativas) queremos investigar en 2015 estos contratos de obra civil.

¿Quién cobra la obra?

Esta iniciativa consiste, lo primero, en extraer del BOE por medios informáticos todos estos datos relevantes y armonizados (para estas grandes adjudicaciones, el BOE presenta más y mejor información normalizada que el Portal de Contratación del Estado). Con ellos queremos crear una base de datos pública y reutilizable para cualquier ciudadano, empresa, colectivo u organización. Una vez extraída la información, la analizaremos para encontrar ejemplos de prácticas poco transparentes en este terreno. Y, como ya nos estamos familiarizando con la Ley de Contratos del Sector Público, una de las complejas a las que nos hemos enfrentado, elaboraremos recursos y materiales didácticos para explicar en negro sobre blanco las normas escritas y no escritas de la contratación pública.

Para hacer realidad ¿Quién cobra la obra? hemos iniciado una campaña de micro-financiación colectiva que ya ha recibido el apoyo de 145 personas en apenas 21 días. Estamos al principio de la senda, y ésta debe llevarnos a tener todos los datos importantes de los grandes contratistas de obras públicas, ordenados, estructurados e investigados a lo largo de 2015. Si el proyecto prospera, será la primera pieza de una gran radiografía de la contratación pública. Al BOE sumaremos el BORME y todos los portales de contratación locales y autonómicos. Y de la obra civil pasaremos a otros sectores.

Es una causa ambiciosa. De momento, abordamos con ilusión el primer paso. Si desea ampliar información, o intentar ayudarnos a que se convierta en realidad, por favor visite la campaña. ¿Quién cobra la obra? De momento, lo qué si sabemos es que la pagamos todos.

@civio

Imagen de previsualización de YouTube Administración, Campañas, Captación, Corrupción, Desigualdad, Exclusión, Heroes cotidianos, Organizaciones No Lucrativas, Participación, Pobreza, Responsabilidad Social Empresarial, Riqueza, Tercer Sector, Transparencia
Escrito por xosecuns 1 Comentario
Facebook Tuenti Twitter Google Buzz Meneame.net

10 claves para recordar que una vida salvada merece ser vivida

21 de octubre de 2014 a las 13:17

El 26 de octubre es el Día del Daño Cerebral Adquirido (DCA).

Hace dos años, el responsable de la Federación Gallega de Daño Cerebral (FEGADACE), se preguntaba si las personas con esta discapacidad eran invisibles. Dos años después creo que mucho menos y que tenemos la obligación de agradecérselo.

En el que para mí es un ejemplo de esfuerzo y comunicación social bien entendida, no se limitaron en estos dos años a conmovernos o buscar nuestra solidaridad, sino a intentar hacernos la vida mejor a los que no tenemos Daño Cerebral, quizá por poco tiempo. Son muchos los consejos sobre alimentación, seguridad viaria, envejecimiento activo o sobre como mejorar nuestra vida cotidiana que les debemos.

Abruma el montón de actividades que están previstas para conmemorar este día en toda España. En Galicia, entre otras muchas actividades,  el 25 de octubre celebran el III Foro de Familias

Gracias por recordarnos que una vida salvada merece ser vivida. Y gracias a Irene Cancelas, responsable de Comunicación de FEGADACE con quien hoy les dejo.

Convendría comenzar y terminar su artículo bailando con Oscar  ¿… O mejor no?

No, mejor acabar con el Rap de la ilusión y un lema que vale para muchos otros colectivos en riesgo de exclusión: “No sólo queremos demostrar lo que hacemos. Sino convencernos de todo lo que podemos

Imagen de previsualización de YouTube

Tiempo de reinvindicación

El Daño Cerebral Adquirido (DCA) es una discapacidad que se presenta de manera súbita en la vida de las personas. Puede estar provocada por una enfermedad (ictus -en la mayoría de los casos-, tumor cerebral) o por un traumatismo craneoencefálico (causado por un accidente de tráfico, laboral, o un golpe o caída). Es una discapacidad de aparición relativamente reciente, en buena medida a causa de los avances científicos y del sistema sanitario, que posibilitan que la atención médica de urgencia salve vidas que, en muchos casos, tienen secuelas permanentes. Estas secuelas (de tipo motor, cognitivo, emocional, etc.) componen el daño cerebral adquirido.

Si bien la atención en los servicios de urgencias es satisfactoria, el sistema sociosanitario abandona a las personas con DCA una vez salen del hospital. La preocupación de las familias de estas personas que vuelven a casa con una discapacidad que antes no tenían es el hecho fundacional de las asociaciones que componen FEGADACE. La ayuda mutua, pero también la necesidad de recibir atención y rehabilitación especializada, impulsan las cinco entidades que componen FEGADACE.

Los cambios que se están produciendo por el recorte en prestaciones y servicios y por el riesgo de pérdida de derechos hacen que sea tiempo de reivindicación para las personas con daño cerebral.

Diez necesidades cruciales

1. Pensiones

Las personas con daño cerebral adquirido tienen una discapacidad que irrumpe en su vida en cualquier momento y a cualquier edad, con independencia del momento del ciclo vital en el que se encuentren. Sus carreras profesionales se ven paralizadas (a veces, en el caso de las personas más jóvenes, no tienen tiempo ni de comenzar), lo que limita su tiempo de cotización, dificultando el acceso a pensiones dignas. Es muy complicado que una persona con DCA pueda volver a su puesto de trabajo, por lo que se ve condenada a sobrevivir con la pensión que corresponde a su cotización en el momento del daño, independientemente de que su cuantía sea insuficiente.

2. Asistencia personal

Es un derecho básico para cualquier persona con discapacidad, y está directamente relacionada con el aspecto económico del punto 1. En la actualidad, en muchas familias, la persona cuidadora principal se ve en la obligación de abandonar su puesto de trabajo para asumir la labor de cuidados. Además de las repercusiones negativas que este hecho pode tener para la persona cuidadora -y que veremos más adelante-, el hecho de depender de la madre, del marido o de quién sea que asume el cuidado, afecta directamente a la dignidad de la persona en situación de dependencia.

Contar con un servicio de asistencia personal es la única manera de que una persona con discapacidad, daño cerebral en este caso, pueda tomar un control real y efectivo de su vida.

3. Rehabilitación interdisciplinar

El movimiento asociativo del daño cerebral lleva, desde sus albores, reclamando que se aplique su modelo (el mismo que recomienda el Imserso en su Modelo de atención a las personas con daño cerebral ) de rehabilitación interdisciplinar a las personas con daño cerebral adquirido. El DCA se divide en tres fases: aguda, subaguda y crónica. Nuestro sistema sanitario garantiza la atención en la primera de ellas (la hospitalización), pero cuenta con muy reducidos recursos en atención ambulatoria, cuando se produce el alta hospitalaria.

Unas horas de logopedia o de fisioterapia son insuficientes para una persona con daño cerebral que acaba de ser dada de alta del hospital. Por otra parte, los especialistas coinciden en señalar que los primeros seis meses tras el daño son cruciales para la recuperación funcional, y que es en ese intervalo de tiempo donde se debe trabajar, lo antes posible y con la mayor intensidad que se pueda, en la rehabilitación de la persona con DCA.

Rehabilitación en Alento. Foto: Rober Amado

4. Unidades de Daño Cerebral y figura del responsable clínico

El daño cerebral no cuenta con un departamento específico en los hospitales. En Galicia tenemos apenas una Unidad de Ictus en Santiago, que solo está especializada en una de las causas del daño cerebral y que resulta insuficiente para la totalidad de la población. Las personas con DCA son atendidas en diferentes unidades, como neurología, psiquiatría, o neurocirugía, lo que provoca confusión en las familias, ya de por sí desorientadas ante a llegada del daño y su desconocimiento del mismo. Por eso reclaman la figura del responsable clínico: un interlocutor único, estable y accesible, para cada persona con daño cerebral, que tenga a la familia informada durante toda la estancia hospitalaria.

5. Centros públicos

Las asociaciones de daño cerebral adquirido aspiran a desaparecer. La emergencia de la situación hace que busquen recursos, proporcionen servicios, contraten personal especializado y creen centros de atención a las personas con DCA con un modelo basado en la rehabilitación interdisciplinar y la inclusión social. Pero estos servicios deben ser públicos, gratuitos y universales. El alcance de las asociaciones miembro de FEGADACE es muy limitado: juntas suman 1.268 familias socias, cuando se estima que hay unas 35.000 personas con daño cerebral en Galicia. 420.000 en toda España.

Terapia canina en la ONG Alento

6. Atención psicológica

Las secuelas del daño cerebral adquirido son múltiples y variadas. Las más visibles son las físicas, pero es muy fácil encontrar secuelas de tipo cognitivo, conductual, emocional, o comunicativo. Todas ellas, combinadas con las dificultades de adaptación a la nueva vida, hacen que se requiera un apoyo externo para la adaptación a los cambios, para conseguir asumir la nueva situación, dejando el ancla en la “vida anterior” que tan complicado resulta abandonar.

7. Cuidado para las familias

El daño cerebral adquirido afecta a la persona, a su familia, y a todo su círculo social. Todo el entorno de la persona con DCA se tiene que adecuar a la nueva situación, lo que incluye, además de las adaptaciones físicas, un cambio en los roles. El apoyo psicológico es fundamental para acompañar a las familias en esa readaptación.

Esta situación, además, profundiza en la problemática de género, repercutiendo más negativamente en las mujeres, pues son ellas las que suelen asumir el cuidado de los familiares (parejas, hijos/as, padres/madres), que tienen que compaginar con su propia adaptación a la nueva vida y, en ocasiones, con el abandono del trabajo, con el consiguiente empobrecimiento económico. Una cotización digna en el caso de abandono del trabajo, o contar con asistencia personal, eliminarían esa sobrecarga de trabajo y estrés en las familias.

8. Accesibilidad universal

Las peculiaridades del DCA como discapacidad, y la heterogeneidad de sus manifestaciones, hacen que las necesidades en materia de accesibilidad sean muchas y diferentes. En este punto volvemos a la figura del asistente personal, y también de la persona acompañante, que en algunos casos pueden ser necesarias. Una persona con daño cerebral puede no necesitar un transporte adaptado para desplazarse, pero sí mecanismos que le ayuden a recordar cuál es su parada de autobús o a dónde se dirige.

9. Inclusión social

Familias FEDACE. Grazas!!!

Las personas con DCA reclaman un respeto efectivo por su inclusión social, siempre que esta sea posible (no suele serlo en los casos de personas en coma, con el síndrome de vigilia sin respuesta y estado de mínima conciencia). La discapacidad provocada por el daño limita algunas capacidades, pero también preserva -o incluso desarrolla- otras. Desde instancias públicas se debe favorecer el acceso a los derechos a la educación, al trabajo y al disfrute del ocio a través de medidas efectivas que los garanticen.

10. No más recortes

Los recortes atacan los efectos igualadores de nuestro débil sistema de bienestar, cebándose con las personas que están en una situación de mayor indefensión. La tabla de reivindicaciones se cierra volviendo al inicio: el problema económico. Las personas que disponen de menos recursos son las más sometidas a copagos y demás gastos de tipo sanitario, ortopédico, etcétera, además de sentir, igual que el resto de la población, la pérdida de poder adquisitivo, la subida del IVA, y demás factores empobrecedores.

 @fegadacegalicia

Imagen de previsualización de YouTube Desigualdad, Exclusión, Incidencia, Inclusión, Inversión social, Organizaciones No Lucrativas, Personas con Discapacidad, Tercer Sector
Escrito por xosecuns 1 Comentario
Facebook Tuenti Twitter Google Buzz Meneame.net

10 reivindicacións para lembrar que unha vida salvada merece ser vivida

20 de octubre de 2014 a las 21:45

O 26 de outubro é o Día do Dano Cerebral Adquirido (DCA).

Hai dous anos, o responsable da Federación Galega de Dano Cerebral (FEGADACE), preguntábase se as persoas con esta discapacidade eran invisibles. Dous anos despois creo que moito menos e que temos a obriga de agradecérllelo.

No que para min é un exemplo de esforzo e comunicación social ben entendida, non se limitaron nestes dous anos a conmovernos ou buscar a nosa solidariedade, senón a tentar facernos a vida mellor aos que non temos Dano Cerebral pero que en calquera momento o poderíamos ter. Son moitos os consellos sobre alimentación, seguridade viaria, envellecemento activo ou sobre como mellorar a nosa vida cotiá que lles debemos.

Abruma o montón de actividades que están previstas para conmemorar este día en toda España. En Galicia o 25 de outubro celebran o III Foro de Familias, pero tamén teñen actividades en A Coruña (ADACECO), Compostela (Sarela), Vigo (Alento), Lugo (ADACE) ou Ourense (Renacer)

Grazas por lembrarnos que unha vida salvada merece ser vivida. E grazas a Irene Cancelas, responsable de Comunicación de FEGADACE con quen hoxe lles deixo.

Convén comezar o seu artigo bailando con Oscar….¿Ou mellor non?

Non, mellor rematalo co Rap da ilusión e un lema que vale para moitos outros colectivos en risco de exclusión: “Non so queremos demostrar o que facemos. Senón convencernos de todo o que podemos

Imagen de previsualización de YouTube

Tempo de reivindicación

O Dano Cerebral Adquirido (DCA) é unha discapacidade que se presenta de maneira súbita na vida das persoas. Pode estar provocada por unha doenza (ictus -na maioría dos casos-, tumor cerebral) ou por un traumatismo cranioencefálico (causado por un accidente de tráfico, laboral, ou un golpe ou caída). É unha discapacidade de aparición relativamente recente, en boa medida a causa das melloras científicas e do sistema sanitario, que posibilitan que a atención médica de urxencia salve vidas que, en moitos casos, teñen secuelas permanentes. Estas secuelas (de tipo motor, cognitivo, emocional, etc.) compoñen o dano cerebral adquirido.

Se ben a atención nos servizos de urxencias é satisfactoria, o sistema sociosanitario abandona ás persoas con DCA unha vez saen do hospital. A preocupación das familias destas persoas que volven para a casa cunha discapacidade que antes non tiñan é o feito fundacional das asociacións que compoñen FEGADACE. A axuda mutua, pero tamén a necesidade de recibir atención e rehabilitación especializada, impulsan a súa actividade. Os cambios que se están a producir polo recorte en prestacións e servizos e polo risco de perda de dereitos fan que as persoas con dano cerebral reinvindiquen

Dez necesidades cruciais

1. Pensións

As persoas con dano cerebral adquirido teñen unha discapacidade que irrompe na súa vida en calquera intre e a calquera idade, con independencia do momento do ciclo vital no que se atopen. As súas carreiras profesionais vense paralizadas (ás veces, no caso das persoas máis novas, non teñen tempo nin de comezar), o que limita o seu tempo de cotización, dificultando o acceso a pensións dignas. É moi complicado que unha persoa con DCA poida volver ao seu posto de traballo, polo que se ve condenada a sobrevivir coa pensión que corresponde á súa cotización no momento do dano, independentemente de que a súa contía sexa insuficiente.

2. Asistencia persoal

É un dereito básico para calquera persoa con discapacidade, e está directamente relacionada co aspecto económico anterior. Na actualidade, en moitas familias, a persoa coidadora principal vese na obriga de abandonar o seu posto de traballo para asumir o labor de coidados. Ademais das repercusións negativas que este feito pode ter para a persoa coidadora, o  feito de depender da nai, do marido ou de quen sexa que asume o coidado, afecta directamente á dignidade da persoa en situación de dependencia.

Contar cun servizo de asistencia persoal é a única maneira de que unha persoa con discapacidade, dano cerebral neste caso, poida tomar un control real e efectivo da súa vida.

3. Rehabilitación interdisciplinar

O movemento asociativo do dano cerebral leva, desde os seus albores, reclamando que se aplique o seu modelo (que tamén é o que recomenda o Imserso no seu Modelo de Atención ás persoas con dano cerebral ) de rehabilitación interdisciplinar ás persoas con dano cerebral adquirido. O DCA divídese en tres fases: aguda, subaguda e crónica. O noso sistema sanitario garante a atención na primeira delas (a hospitalización), pero conta con moi reducidos recursos en atención ambulatoria, cando se produce a alta hospitalaria.

Unhas horas de logopedia ou de fisioterapia son insuficientes para unha persoa con dano cerebral que acaba de ser dada de alta do hospital. Por outra banda, os especialistas coinciden en sinalar que os primeiros seis meses tralo dano son cruciais para a recuperación funcional, e que é nese intervalo de tempo onde se debe traballar, canto antes e coa maior intensidade posíbel, na rehabilitación da persoa con DCA.

Rehabilitación en Alento. Foto: Rober Amado

4. Unidades de Dano Cerebral e figura do responsábel clínico

O dano cerebral non conta cun departamento específico nos hospitais. En Galicia temos apenas unha Unidade de Ictus en Santiago, que só está especializada nunha das causas do dano cerebral e que resulta insuficiente para a totalidade da poboación. As persoas con DCA son atendidas en diferentes unidades, como neuroloxía, psiquiatría, ou neurocirurxía, o que provoca confusión nas familias, xa de por si desorientadas perante a chegada do dano e o seu descoñecemento do mesmo. Por iso reclaman a figura do responsábel clínico: un interlocutor único, estábel e accesíbel, para cada persoa con dano cerebral, que teña á familia informada durante toda a estadía hospitalaria.

5. Centros públicos

As asociacións de DCA aspiran a desaparecer. A emerxencia da situación fai que busquen recursos, proporcionen servizos, contraten persoal especializado e creen centros de atención ás persoas con DCA cun modelo baseado na rehabilitación interdisciplinar e a inclusión social. Pero estes servizos deben ser públicos, gratuítos e universais. O alcance das asociacións membro de FEGADACE é moi limitado: xuntas suman 1.268 familias socias, cando se estima que hai unhas 35.000 persoas con dano cerebral en Galicia. 420.000 en toda España.

6. Atención psicolóxica

As secuelas do DCA son múltiples e variadas. As máis visíbeis son as físicas, pero é moi doado atopar secuelas de tipo cognitivo, condutual, emocional, ou comunicativo. Todas elas, combinadas coas dificultades de adaptación á nova vida, fan que se requira un apoio externo para a adaptación aos cambios, para conseguiren asumir a nova situación, deixando a áncora na “vida anterior” que tan complicado resulta abandonar.

Familias FEGADACE. Grazas!!!

7. Coidado para as familias

O dano cerebral adquirido afecta á persoa, á súa familia, e a todo o seu círculo social. Todo o contorno da persoa con DCA se ten que adecuar á nova situación, o que inclúe, ademais das adaptacións físicas, un cambio nos roles. O apoio psicolóxico é fundamental para acompañar ás familias nesa readaptación. Esta situación, ademais, profundiza na problemática de xénero, repercutindo máis negativamente nas mulleres, pois son elas as que adoitan asumir o coidado dos familiares (parellas, fillos/as, pais/nais), que teñen que compaxinar coa súa propia adaptación á nova vida e, en ocasións, co abandono do traballo, co conseguinte empobrecemento económico.

Unha cotización digna no caso de abandono do traballo, ou contar con asistencia persoal, eliminarían esa sobrecarga de traballo e estrés nas familias.

8. Accesibilidade universal

As peculiaridades do DCA como discapacidade, e a heteroxeneidade das súas manifestacións, fan que as necesidades en materia de accesibilidade sexan moitas e diferentes. Neste punto volvemos á figura do asistente persoal, e tamén da persoa acompañante, que nalgúns casos poden ser necesarias. Unha persoa con dano cerebral pode non precisar un transporte adaptado para desprazarse, pero si mecanismos que lle axuden a lembrar cal é a súa parada de autobús ou onde se dirixe.

9. Inclusión social

Representación 7 escenas 7 pecados - ADACECO

As persoas con DCA reclaman un respecto efectivo pola súa inclusión social, sempre que esta sexa posíbel (non adoita selo nos casos de persoas en coma, coa síndrome de vixilia sen resposta e estado de mínima conciencia). A discapacidade provocada polo dano limita algunhas capacidades, pero tamén preserva -ou mesmo desenvolve- outras. Desde instancias públicas débese favorecer o acceso aos dereitos á educación, ao traballo e ao goce do lecer a través de medidas efectivas que os garantan.

10. Non máis recortes

Os recortes atacan os efectos igualadores do noso feble sistema de benestar, cebándose coas persoas que están nunha situación de maior indefensión. A táboa de reivindicacións péchase volvendo ao inicio: o problema económico. As persoas que dispoñen de menos recursos son as máis sometidas a copagamentos e demais gastos de tipo sanitario, ortopédico, etc., ademais de sentiren, igual que o resto da poboación, a perda de poder adquisitivo, a suba do IVE, e demais factores empobrecedores.

 @fegadacegalicia

Imagen de previsualización de YouTube Comunicación, Exclusión, Inclusión, Inversión social, Organizaciones No Lucrativas, Personas con Discapacidad, Tercer Sector
Escrito por xosecuns 1 Comentario
Facebook Tuenti Twitter Google Buzz Meneame.net

El virus es la desigualdad. La epidemia es la pobreza

13 de octubre de 2014 a las 21:47

El 17 de octubre es el Día Internacional para la Erradicación de la Pobreza. Ese día y durante toda esta semana se va a intentar hablar de lo que importa. En bastantes casos de forma amable y hasta odiosamente candorosa pero en otros muchos sin intentar endulzar la realidad ni ocultar las causas de la pobreza y la desigualdad. Entre estos últimos creo obligado destacar a la Alianza Española contra la Pobreza, una impresionante red de más de mil entidades de todo tipo y sensibilidades. Les recomiendo leer su Manifiesto contra la #RiquezaqueEmpobrece, sobre todo para entender con algo de sosiego lo que es la globalización y fenómenos como el Ebola. Sosiego, por favor. Lejos de tanta desmesura, alarmismo y prejuicios.

¿Democracia con transparencia o desigualdad o corrupción?, preguntaba hace unos días, con ocasión del Foro organizado por las tres plataformas gallegas de oenegés que intentan luchar contra la pobreza y exclusión en Galicia y en el resto del mundo. Una pregunta que difícilmente se puede responder envuelto en una bandera o escondido detrás de unas fronteras.

Afrontar la lucha contra la pobreza, la corrupción, el desempleo, o emergencias sanitarias como la del Ebola, es imposible mientras no entendamos que vamos en el mismo barco, que vivimos en un mundo globalizado en donde la mayoría de las soluciones o son globales o son mera propaganda.

El aumento salvaje de la desigualdad no es sólo español (en apenas cinco años sólo nos supera Letonia en toda la Unión Europea), sino mundial: siete de cada diez personas viven en países donde la desigualdad ha aumentado desde la década de 1980 y el 1% de las familias más poderosas acapara ya el 46% de la riqueza mundial.

La corrupción tampoco es patrimonio español. En los mismos paraísos fiscales donde Jordi Pujol y otros muchos delincuentes fiscales esconden un dinero que debería estar siendo utilizado para luchar contra la pobreza, lo tienen muchos líderes africanos.

Por desgracia, globalización y derechos humanos no son conceptos que vayan juntos. El dogma de “quien quiera derechos que se los pague”o la mentira del “no hay dinero para vivir por encima de nuestras posibilidades” se puede aplicar en Africa occidental, donde ya han muerto más de 4.000 personas por el Ebola, o en España. En ambos lugares asistimos a un desmantelamiento de las políticas sociales públicas, también en el ámbito sanitario. A la epidemia de la pobreza.

Hoy toca el Ebola, una minucia comparada con otras enfermedades de la pobreza que son un problema de salud pública mundial: neumonía, tuberculosis, malaria, etc. Casi la mitad de la población africana no tiene acceso a medicamentos esenciales. Solamente la malaria afecta anualmente a más de 220 millones de personas.

Sorprendentemente. Allí donde se producen el 90% de muertes por enfermedades transmisibles se invierte el 10% de recursos, y donde las muertes son el 10% se invierte un 90%.  No parece muy juicioso esperar a que estas enfermedades afecten a países ricos como el nuestro para luchar contra ellas, pero así se hizo con el SIDA o la Gripe A y ahora se hará con el Ebola (si, ya es rentable hacerlo).

Recortar los presupuestos de política social o sanitaria tiene efectos negativos inmediatos en la vida de millones de personas en todo el mundo. ¿A quién descartamos?, nos preguntan desde Oxfam Intermon.

Imagen de previsualización de YouTube

La campaña Si me importa nos recuerda que la ayuda al desarrollo funciona, que desde el inicio de esta crisis España ha recortado su presupuesto de cooperación al desarrollo en un 70% y nos invita a escoger a quien dejamos morir, porque esto es lo que ven todos los días en muchos países africanos. Pero la pregunta es perfectamente válida para España. ¿A quien decidimos machacar con los recortes: personas con dependencia, sin hogar, migrantes, paradas de larga duración, niños o niñas …?

Creo que pocas personas que lean este blog se atreverán a escribir un comentario con aquello de “primero hay que ayudar a los de aquí y luego a los de alla“. No hay aquí y allá, hay personas que sufren por las mismas causas. No se las ayuda, se respetan o no sus derechos. Y mientras nos enredamos con este trampantojo ganan los mangantes de las tarjetas de Bankia.

Medicos del Mundo también está luchando contra el ébola y contra la destrucción de los presupuestos sanitarios. En Africa, pero con coherencia tambíen en España con su campaña “Nadie desechado”, denunciando que al menos 873.000 personas han perdido el derecho a la asistencia sanitaria en apenas dos años y pidiendo nuestra colaboración para luchar contra la exclusión sanitaria y en defensa de la sanidad universal.

También lo hacen muchas profesionales de la sanidad: las que organizaron las mareas blancas, o las que están luchando contra el ébola en cualquier lugar del mundo. Ninguna de ellas ha dejado de lado su ética y moral en épocas de crisis financiera.

Es posible luchar localmente contra problemas globales. Esta semana tienen una prueba: el Premio Nobel de la Paz a Kailash Satyarthil y la Marcha contra la Explotación Laboral Infantil. Una marcha a la que en Galicia y en toda España se unieron hace 16 años miles de niños y niñas y que desde entonces ha supuesto que más de 78 millones de menores hayan salido de la explotación. ¡Vaya si se puede!

Hay esperanza. Contra el ébola y contra quienes consienten su triunfo.

@xosecuns

Administración, AFRICA, Campañas, Cooperación, Corrupción, Derechos humanos, Desigualdad, Exclusión, Heroes cotidianos, Inversión social, Organizaciones No Lucrativas, Pobreza, Riqueza, Tercer Sector, Transparencia
Escrito por xosecuns 1 Comentario
Facebook Tuenti Twitter Google Buzz Meneame.net

¿Democracia con transparencia o desigualdad y corrupción?

2 de octubre de 2014 a las 9:27

Como tengo la suerte de que bastantes de quienes leen este blog son un poquito insolentes, estoy sintiendo su presión preguntando por las razones por las que lo tengo algo abandonado en las últimas semanas.

Pues ya que preguntan, se lo cuento. Y ya puestos a hacer un post publicitario, les propongo un plan para venir a Compostela el 9 y 10 de octubre para formarse en temas que les interesan y ya puestos, quedarse a disfrutar el fin de semana de una ciudad repleta de personas decentes.

Ando un poco agobiado, si, pero también ilusionado porque junto a muchos compañeros y compañeras de EAPN Galicia, la red de 125 ONG que luchan contra la pobreza y la exclusión social, estamos organizando dos eventos: el IV Foro sobre pobreza, Exclusión Social, Tercer Sector y Voluntariado y la I Agora sobre Tercer Sector y voluntariado.

El Foro ya es una tradición y suele tener éxito, a pesar de su escaso presupuesto, por varias razones.

Se procura mezclar tanto denuncia o formación en temas de pobreza o exclusión social como intentar mostrar iniciativas positivas en el ámbito de la inclusión o la innovación social. Siempre con educación. Siempre con respeto. Denuncia, pero también mucha propuesta. Lo pueden ver en el programa de esta edición.

Y se va al grano. A debatir o afrontar temas que preocupan o que interesan, sin nombres rimbombantes ni buenrollitismo. Desde el lema: ¿Democracia con transparencia o desigualdad y corrupción?.No se puede afrontar honestamente la lucha contra la pobreza sin plantearse temas como el salvaje aumento de la desigualdad en nuestro país, sin denunciar un consentido y hasta mimado fraude fiscal y la mentira del ¡No hay dinero!. Sin hablar de la ciénaga de corrupción en la que vivimos y los 40.000 millones que nos cuesta al año, muchos de ellos en Galicia donde periodistas decentes siguen destapando pozos negros.

Se hablará de transparencia: en la administración pública, en la gestión de los miles de millones de Fondos Estructurales que la Unión Europea nos da para inclusión social o en las propias ONG.  De propuestas para que reducir el desastre del batiburrillo de las Rentas Mínimas en España. De los defectos y retos que tiene nuestra Renta de Inserción de Galicia. De como comunicar eficazmente la dignidad y el respeto a las personas huyendo de la barbarie del asistencialismo.

Pero lo que más me gusta es que en el Foro se juntan muchas personas decentes. Empezando por las que lo abrirán, con la mesa redonda “Personas que participan” y que demuestran que su opinión también cuenta,  las voluntarias y trabajadoras de muchas ONG y colegios profesionales que estan preparando ponencias, talleres, documentos o notas de prensa y que dan una lección de lo que significa la generosidad del trabajo en red. En EAPN y en el resto de plataformas que coorganizan el Foro: CERMI Galicia y la Coordinadora Galega de ONGD. Porque en la lucha contra la pobreza y la exclusión no hay fronteras.

Ponentes en esta edición habrá más de 40. Entre ellos la periodista Rosa Maria Calaf y su “Comunicación decente contra la desigualdad y la pobreza“, Carlos Susías, el presidente de EAPN España  y su “Participación de la sociedad civil en la gestión de los Fondos Estructurales: ¿Ficción o realidad?” (no me han dejado llamarla ¿Realidad o paripé?, que gente) o Cristina Moreno, responsable de la Fundación Civio, una organización especializada en demostrar que la transparencia en los datos públicos, la lucha contra la corrupción y una democracia más fuerte son factibles con herramientas informáticas innovadoras. Ya conocieron en este blog ¿Quien manda?. Les sorprenderán otras como El indultómetro, Tu derecho a saber, El BOE nuestro de cada día o ¿Donde van mis impuestos? donde ya tienen todos los datos del proyecto de Presupuestos Generales del Estado 2015 hasta el máximo nivel de detalle para que puedan encontrar el dato que precisen de forma muy sencilla. Como dicen en Civio: ” Nos gustaría que la Administración mostrase así toda la información a los ciudadanos. Como no lo hace, lo hacemos nosotros

Innovando y sumando esfuerzos contra la pobreza y la exclusión social

En paralelo al Foro, podrán visitar la I Agora del Tercer Sector. Un espacio donde se pretende presentar de manera ágil hasta once iniciativas innovadores y buenas prácticas que en Galicia ya existen en la lucha contra la pobreza y la exclusión social y por la inclusión activa y la economía social. Siempre con el enfoque de que puedan ser replicadas o significar un avance para personas y entidades en su lucha contra la pobreza y la exclusión social, para ahorrar esfuerzos y para ampliar el trabajo en red.En 6 minutos, expertos de estas once entidades, deberán presentar su experiencia a grupos de 8 personas, que tendrán 9 minutos más para preguntar. Si hay interés no hace falta más tiempo.Y si no, hay otras muchas posibilidades esperando.

La clave del Agora es la empatía. No se trata de contar lo bueno que es mi proyecto y ya, sino pensar en quien me está escuchando: que fue exitoso para mí que puede ser para ti, por que mejora el trabajo en red, a tu entidad o a la defensa de los derechos de las personas, etc.

Al Foro y al Agora pueden inscribirse aqui. Y si solo quieren hacer alguna visita vengan, malo será que no les encuentren un hueco.

@xosecuns

Cláusulas sociales, Comunicación, Corrupción, Desigualdad, Empleo, Exclusión, Formación, Inclusión, Organizaciones No Lucrativas, Participación, Personas, Pobreza, Responsabilidad Social Empresarial, Riqueza, Tercer Sector, Transparencia, Unión Europea, Voluntariado
Escrito por xosecuns 3 Comentarios
Facebook Tuenti Twitter Google Buzz Meneame.net

8 Consejos para empezar a cuidar

15 de septiembre de 2014 a las 19:43

¡La dignidad no se negocia!

Este fin de semana muchas personas han gritado este lema en las Marchas por la diversidad funcional.

Ni la dignidad ni la decencia se negocian. Se ponen en práctica o no. Y si hay personas que merecen un homenaje por hacerlo son muchas de las mujeres y hombres que están cuidando a familiares o seres queridos en situación de dependencia.

En silencio, sin cobrar un euro, enriqueciendo hasta el infinito palabras como voluntariado o solidaridad. Aún por encima de la indignación contra la barbarie sistemática que se está cometiendo contra miles y miles de personas que contemplan el obsceno desmantelamiento de la  dependencia.

Un problema anticipado. En toda España, incluída Galicia, donde lamentablemente la Xunta atendió a siete dependientes menos cada día en el último año. Parece que mi presidente cuando va a Madrid tiene otras prioridades más importantes que defender a los ciudadanos que peor lo están pasando. Y no me cuenten otra vez lo de ¡No hay dinero!. Es mentira.

Decencia y dignidad que practican también muchas trabajadoras sociales, defendiendo los servicios sociales contra la beneficencia, en palabras de la presidenta del Colexio de Traballo Social.

Para intentar echar una mano a aquellas personas, ¡cualquiera de nosotros!, que de repente deben enfrentarse a todo esto y empezar a cuidar a una persona con dependencia, les dejo con Eva Lorenzo, una trabajadora social experta en este tema, como demuestra en su recomendable blog Mi rincón de apoyo al cuidador. Como ella dice: “un rincón dirigido a todos aquellos héroes silenciosos y a veces invisibles, que dedican su vida al cuidado de personas en situación de dependencia

Gracias a todos ellos por defender la dignidad y la decencia

Gracias, Eva. Por la ayuda y el compromiso.

Consejos para empezar a cuidar

La historia personal de cada uno de los cuidadores familiares que día a día desarrollan esta tarea es diferente. Unos cuidan a sus padres, otros a sus hijos. Unos lo hacen debido a una enfermedad degenerativa, otros por un accidente. Algunos ya sabían que iban a desempeñar ese papel y a otros les llega por descarte o de imprevisto. Unos cuentan con ayudas y apoyo y otros lo hacen en solitario…

Pero lo que sí es común en todos los casos, es la sensación de vértigo y vacío que se produce, en el momento en el que se dan cuenta, de que la vida de su familiar dependerá, en gran medida, de sus cuidados y atenciones. El instante en el que son conscientes de esta realidad, está cargado de sentimientos, pensamientos, dudas o inseguridades que, en su gran mayoría, son de naturaleza negativa. El impacto al que se ven sometidos, no solo afectará a su estabilidad psicológica, sino también a su vida familiar, laboral, social o económica. Y va a suponer un ajuste progresivo y continuado que se alargará en muchos casos durante años.

¿Por qué a mí?

¿Qué va a pasar?

¿Quién me va a ayudar?

¿Qué puedo hacer?

¿Cómo me voy a organizar?

¿Podré con esto?

Este tipo de preguntas son totalmente normales en esos primeros momentos. El factor sorpresa de la enfermedad o accidente, la incertidumbre y la espera por un diagnóstico son fuente de dolor y de dificultad a la hora de asumir los cambios que se van a producir. No es fácil para nadie, aceptar y enfrentarse al hecho, de que alguien cercano dependa de él/ella para las actividades básicas de la vida cotidiana.

Con el paso del tiempo, los cuidadores atravesarán diferentes etapas: negación y rechazo, búsqueda de información, reorganización y adaptación. Todas ellas, llenas de cambios, ajustes, retos, reestructuraciones. Para que este viaje sea lo más llevadero y saludable posible para ambos, voy a resumir los que para mí, son los puntos clave a la hora de enfrentarse al momento en que alguien se convierte en cuidador/a.

Acepta los sentimientos y sigue adelante

Llanto, pena, tristeza, dolor, rabia, ira… Son sensaciones y emociones normales en los primeros momentos. Déjalas salir, no las reprimas, habla y desahógate el tiempo necesario pero no te dejes llevar por ellas ni por la ansiedad que provocan, que no guíen tu día a día ni las decisiones que tomas. Si es necesario, solicita ayuda profesional para ver con mayor claridad la nueva realidad a la que te enfrentas y poder sobrellevarlo de la mejor manera. En “Un mundo lleno de emociones” podéis leer una serie de consejos en relación al ámbito emocional de los cuidados.

Infórmate bien sobre la enfermedad y/o patología que sufre la persona a la que cuidas

Causas, consecuencias, síntomas, evolución, tratamiento Si es necesario, consulta opciones con diferentes profesionales médicos.

Infórmate o formarte sobre tus tareas como cuidador 

En qué tareas vas a necesitar ayuda, cómo puedes llevar a cabo los cuidados de la forma más adecuada, a qué cambios o síntomas vas a tener que enfrentarte y cómo puedes hacerlo.

Involucra a la red social y familiar en los cuidados

Sea cual sea la respuesta que se obtenga, es necesario que la red familiar y social esté enterada de la situación y forme parte de todas las decisiones que se tomen a lo largo del proceso. También será importante conocer en qué medida pueden ofreceros ayuda y para qué tareas.

Infórmate sobre los recursos de ayuda con los que puedes contar

Prestaciones económicas, grupos de apoyo, ayudas técnicas, servicios de apoyo, respiro familiar, centros de atención, asociaciones de ayuda, blogs y redes sociales, empresas. No solo conocer cuáles existen en el entorno más cercano, sino también cuáles son los requisitos de acceso y trámites para solicitarlos. Podéis leer estas dos entradas dónde hablo de dos recursos específicos de ayuda al cuidador: los grupos de apoyo  0 los programas de respiro familiar.

Organiza y planifica los cuidados

Una vez recopilada toda la información anterior y teniendo en cuenta las circunstancias concretas que os rodean, debéis ir creando vuestro propio plan de cuidados en el que identificaréis cuáles son las tareas en las que debéis ayudar a la persona a la que cuidáis, cuál es la prioridad y la importancia de esas tareas, con qué tiempo diario contáis para cada una de ellas, en qué actividades necesitaréis el apoyo de un servicio externo, familia o amigos. En “El tiempo es oro” se enumeran una serie de consejos y pautas para una mejor gestión del tiempo que os podrán servir de ayuda para vuestro plan de cuidados.

Pide y Aprende a aceptar la ayuda

Para la realización de las tareas, para tomarte un respiro, para un desahogo personal, para compartir experiencias y consultar dudas, etcétera. Parece el consejo más fácil de seguir pero a menudo es el que más cuesta a los cuidadores ya que en la mayoría de los casos va acompañado de sentimientos de culpabilidad, de no querer aceptar los posibles ofrecimientos o no recurrir a los servicios o recursos de apoyo existentes. Y que puede desembocar en una sobrecarga excesiva y en un malestar tanto físico como psicológico, con la correspondiente pérdida en la calidad de los cuidados.

Cuida también de ti

No podéis olvidaros de vosotros mismos. La persona que cuida debe tomar conciencia de su propio autocuidado y establecer unos hábitos en consecuencia: alimentación saludable, ejercicio físico, tiempo libre, descanso, no abandonar amistades ni hobbies… Para atender a vuestro familiar con garantías, es necesario que os cuidéis y tratéis de no olvidar que, con los cambios necesarios, vuestra vida personal, laboral y/o familiar, debe seguir, al margen del nuevo rol que vais a desempeñar.

En “Cuidarse Bien” se detallan los principales puntos en los que un cuidador debe centrarse para no sufrir el llamado “Síndrome del cuidador quemado” y los principales recursos yservicios a los que puede acudir.

Foto: Antonio Olza

Por último, me gustaría recomendaros tres webs que os servirán de ayuda en esta nueva etapa que empiezas…

http://www.sercuidador.es/

Un portal creado por Cruz Roja dirigido en exclusiva a cuidadores y cuidadadoras de personas en situación de dependencia. En él podréis encontrar una serie de documentos, guías y vídeos que os serán de mucha utilidad.

http://cuidadores.unir.net/

Unir cuidadores es una empresa que nace con el fin de mejorar la calidad de vida de las personas que cuidan. A través de su web, podréis acceder a artículos de interés, formación, masterclass, consultas con expertos, foros…

http://www.somospacientes.com/

Una comunidad web que ofrece contenidos, servicios y herramientas de información y opinión para pacientes, familiares, profesionales y demás ciudadanos interesados en el mundo de la salud. Cuentan con un mapa de asociaciones de toda España a través del cual podréis obtener información de contacto de las que más os puedan interesar dependiendo de la enfermedad o patología que padezca vuestro familiar y que estén en vuestra localidad o provincia de residencia.

@EvaLorenzoRguez

Administración, Derechos humanos, Desigualdad, Exclusión, Heroes cotidianos, Inclusión, Inversión social, Personas, Personas con Discapacidad, Pobreza, Riqueza
Escrito por xosecuns 1 Comentario
Facebook Tuenti Twitter Google Buzz Meneame.net

Mozas e mozos tutelados. Vítimas, non culpables

3 de septiembre de 2014 a las 11:26

¿E ti por qué estás nun centro de menores se non tes cara de mala?”.

Preguntáronllo nunha entrevista de traballo a Jenni, unha xoven ex tutelada, cando ainda residía nunha das vivendas de acollida da ONG Igaxes3. Non se trata dun caso aillado. Os xóvenes que viven en centros de protección vense día a día na difícil tarea de procurarse un futuro e, ademáis, de combatir a sospeita dos demáis. A sospeita de quen quere ver neles persoas problemáticas ou conflictivas.

Foto: www.fepa18.org

Como calquera outro prexuicio social é mentira: os mozos e mozas que viven nunha situación de protección non son culpables, senon vítimas. As razóns de que viviran separados das súas familias non son responsabilidade súa: nalgún intre padeceron unha situación que lles viu imposta e que os obligou, ademáis, a afrontar unha traxectoria vital moi complexa.

Detrás de historias positivas como as de Youssef, Lis, Ousmane o Sonia ou outros moitos xóvenes sen apoio familiar que se fixeron maiores nun centro de menores. Detrás da sensatez de Jose, un mozo ex-tutelado do recoñecido programa Mentor ó que poden ver no vídeo (minuto 6), hai un traballo inmenso de profesionais con vocación e unha elevada formación. Con varios deles tiven a sorte de estar hai uns meses no encontro de FEPA “Creando un mañana“.

De esforzo e formación eficaz faláballes hai anos, cando se presentou a primeira edición do xa prestixioso e esixente Máster en Intervención e Emancipación de Xóvenes en Conflicto Social organizado por Igaxes3 e a Universidade de Santiago de Compostela. E que agora ten aberto o prazo de inscripción para a súa cuarta edición.

Deixolles coa historia de Rocío Vázquez, ex-alumna do Master e educadora nunha vivenda de Igaxes3 (ao igual que outro 30% da súa plantilla). Demostrando todos os días que mozos e mozas non só son o futuro, tamén son o presente.

Grazas, Rocío.

Imagen de previsualización de YouTube

Vítimas, non culpables. ¿Por qué traballo con mozos e mozas tutelados?

Dende moi pequena admirei as miñas mestras e mestres. Sobre todo aquelas que me aportaron algo mais alá do estritamente académico. En xeral podo dicir que houbo grandes persoas que me acompañaron mentres medraba, que influíron en que a pedagoxía fose a miña vocación. Por todo isto, creo na aprendizaxe ao longo da vida, no aprender día a día e no proceso inacabado da educación. Tamén para min mesma, xa que quizais nesta profesión é na que máis debemos ser conscientes de que nunca se sabe todo e que non deixaremos de aprender algo novo,  por parte de todas e cada unha das persoas que nos rodean.

Topei con Igaxes3 por primeira vez hai sete anos, cando participei no proxecto Berenguela. Aínda que xa escoitara falar de empoderamento, non foi ata aquel momento que tiven a oportunidade de comprender a amplitude deste concepto. Nesta etapa tamén tiven a sorte de coñecer Humanus CAM: en Lisboa achegámonos a esta experiencia de empoderamento persoal e colectivo. Isto axudoume a ver que podemos e debemos seguir medrando como persoas e como grupos.

Cando traballamos nun proxecto, os educadores e educadoras non somos unicamente executores, senón tamén beneficiarios. Os e as profesionais do traballo con menores só temos sentido dende a verdadeira vocación educativa, e o noso obxectivo é o de aprendermos xunto ás persoas coas que estamos traballando, co fin global de construír unha sociedade mellor. Se isto non é así, mellor seguir outro rumbo.

Anos despois, ao inscribirme no Máster en Intervención e Emancipación de Mozos/as en Conflito Social, dei o primeiro paso para emprender un longo camiño. Se coma min decidides aventurarvos neste camiño, veredes que é pedregoso ás veces, pero nel iredes aprendendo con todos e cada un dos rapaces e rapazas con quen esteades día a día, sen deixar de sorprendervos a vós mesmas.

Mentres estaba realizando o Máster xurdiu a oportunidade de traballar como educadora no Programa Mentor. Naquel momento estiven nun mar de dúbidas, sobre todo relacionadas coa miña capacidade. Xa naquel momento consideraba que ser educadora nunha vivenda de apoio á independencia era un emprego moi esixente.

Pero finalmente aquí estou, e… que podo dicir disto? Que é incrible!! No meu emprego anterior eu era orientadora laboral e a miña relación coas persoas comezaba pola confección dun currículo. Algo verdadeiramente fácil e cómodo: achegábanse a min e pedíanme o que necesitaban. Porén, no traballo con mozos e mozas nunha vivenda tutelada non se parte deste punto, senón de moito máis atrás.

Ata chegar a este momento hai unha fase de quecemento, máis ou menos longa dependendo de cadaquén. Durante esta fase os rapaces e rapazas adoitan repetir “eu non quería estar aquí”. E nós, en exercicio de motivación profesional, repetímonos “estamos aquí porque queremos”. Nese vai e vén aprendemos a comprendernos para construír un camiño a seguir. Para mellorarmos e medrar, sen acabar nunca.

Nos dous anos que levo traballando na vivenda tutelada, aprendín sobre todo o verdadeiro valor do respecto. Ás veces partimos da idea de que todas e todos sabemos o que significa esta palabra e que podemos, xa que logo, esixirlles aos demais que o exerzan.

Pero algo que parece tan sinxelo, en realidade non o é. As persoas aprendemos a respectar vendo como outros nos respectan a nós mesmos. Cos mozos e mozas coas que traballamos sucede igual.

Aquí  descubrín que non é necesario berrar máis forte que o outro para acadar o seu respecto ou a súa escoita. Se isto fose así, eu estaría perdida, pois a miña gorxa non mo permite. Experimentei que, sen perder a calma e mantendo sempre o respecto cara ao outro, máis tarde ou máis cedo acabarán por responderche do mesmo xeito.

Nada máis me queda que dicirvos, a aquelas e aqueles que xa esteades decididos e motivados para ser especialistas na intervención coa mocidade, que sexades benvidas á aventura inacabable de empoderarse para empoderar.

Rocío Vázquez

Empleo, Formación, Inclusión, Menores y jóvenes, Organizaciones No Lucrativas, Tercer Sector
Escrito por xosecuns 6 Comentarios
Facebook Tuenti Twitter Google Buzz Meneame.net

Jóvenes tutelados: víctimas, no culpables

3 de septiembre de 2014 a las 0:55

¿Y tu por qué estás en un centro de menores, si no tienes cara de mala?”.

Se lo preguntaron en una entrevista de trabajo a Jenni, una joven ex tutelada, cuando aún residía en una las viviendas de acogida de la ONG Igaxes3. No se trata de un caso excepcional. Los jóvenes que viven en centros de protección se ven día a día en la difícil tarea de procurarse un futuro y, además, de combatir la sospecha de los demás. La sospecha de quien quiere ver en ellos personas problemáticas o conflictivas.

Foto: www.fepa18.org

Como cualquier otro prejuicio social es mentira: los chicos y chicas que viven en situación de protección no son culpables, sino víctimas. Las razones de que hayan vivido separados de sus familias no son responsabilidad suya: han padecido en algún momento una situación que les ha venido impuesta y que les ha obligado, además, a afrontar una trayectoria vital de mucha complejidad.

Detrás de historias positivas como las de Youssef, Lis, Ousmane o Sonia y otros muchos jóvenes sin apoyo familiar que se han hecho mayores en un centro de menores. Detrás de la sensatez conmovedora de Jose, un joven ex-tutelado del exitoso programa Mentor al que pueden ver en el vídeo (minuto 6) , hay un trabajo inmenso de profesionales con vocación y una elevada formación. Con varios de ellos tuve la suerte de estar hace unos meses en el encuentro de FEPA “Creando un mañana“.

De esfuerzo y formación eficaz les hablaba hace años, cuando se presentó la primera edición del ya prestigioso y exigente Máster en Intervención y Emancipación de Jóvenes en Conflicto Social organizado por Igaxes3 y la Universidad de Santiago de Compostela. Y que ahora tiene abierto el plazo de admisión para su cuarta edición.

Les dejo con la historia de Rocío Vázquez, ex-alumna del Master y educadora en una vivienda de Igaxes3 (al igual que otro 30% de su plantilla). Demostrando todos los días que los jóvenes no sólo son el futuro, también son el presente.

Gracias, Rocío.

Imagen de previsualización de YouTube

Víctimas, no culpables. ¿Por qué trabajo con jóvenes tutelados?

Desde muy pequeña he admirado a mis maestras y maestros. Sobre todo a aquellas que me aportaron algo más que lo estrictamente académico. En general puedo decir que ha habido grandes personas que me acompañaron mientras crecía, que influyeron en que la pedagogía fuese mi vocación. Por ello creo en el aprendizaje a lo largo de la vida, en el aprender día a día y en el proceso inacabado de la educación. También para mí misma, ya que quizá es en esta profesión en la que debemos ser más conscientes de que nunca se sabe todo y de que nunca dejaremos de aprender algo nuevo, por parte de todas y cada una de las personas que nos rodean.

Conocí Igaxes3 por primera vez hace siete años, al participar en el proyecto Berenguela. Aunque ya había oído hablar de empoderamiento, no fue hasta entonces que tuve la oportunidad de comprender la amplitud de este concepto. En esta etapa también tuve la suerte de conocer Humanus CAM: en Lisboa nos acercamos a esta experiencia de empoderamiento personal y colectivo. Esto me ayudó a ver que podemos y debemos seguir creciendo como personas y como grupos.

Cuando trabajamos en un proyecto, los educadores y educadoras no somos solo ejecutores, sino también beneficiarios. Los y las profesionales del trabajo con menores solo tenemos sentido desde la verdadera vocación educativa, y nuestro objetivo es aprender junto a las personas con las que trabajamos, con el fin global de construir una sociedad mejor. Si esto no es así, mejor seguir otro rumbo.

Años después, al inscribirme en el Máster en Intervención y Emancipación de Jóvenes en Conflicto Social, di el primer paso de un largo camino. Si, como yo, decidís aventuraros en él, veréis que es pedregoso a veces, pero en él iréis aprendiendo de todos y cada uno de los chicos y chicas con quien estéis día a día, sin dejar de sorprenderos a vosotras mismas.

Mientras cursaba el Máster surgió la oportunidad de trabajar como educadora en el Programa Mentor. En aquel momento estaba en un mar de dudas, sobre todo relacionadas con mi capacidad. Ya en aquel momento consideraba que ser educadora en una vivienda de apoyo a la independencia era un empleo muy exigente.

Pero finalmente aquí estoy, y… ¿qué puedo decir de ello? ¡Que es increíble! En mi empleo anterior yo era orientadora laboral y mi relación con las personas comenzaba por la confección de un currículo. Algo muy fácil y cómodo: se aproximaban a mí y me pedían lo que necesitaban. Sin embargo, en el trabajo con chicos y chicas en una vivienda tutelada no se parte de este punto, sino de mucho más atrás.

Hasta llegar a este momento hay una fase de calentamiento, más o menos larga según cada cual. Durante esta fase los chicos y chicas suelen repetir “yo no quería estar aquí”. Y nosotras, en ejercicio de motivación profesional, nos repetimos “estamos aquí porque queremos”. En ese viene y va aprendemos a comprendernos para construir un camino a seguir. Para mejorar y crecer, sin acabar nunca.

En los dos años que llevo trabajando en la vivienda tutelada, aprendí sobre todo el verdadero valor del respeto. A veces partimos de la idea de que todas y todos sabemos lo que significa esta palabra y que podemos, por tanto, exigirles a los demás que lo ejerzan.

Pero algo que parece tan sencillo, en realidad no lo es. Las personas aprendemos a respetar viendo cómo los otros nos respetan a nosotros mismos. Con los chicos y chicas con que trabajamos sucede igual.

Aquí he descubierto que no es necesario gritar más fuerte que el otro para lograr su respeto o su escucha. Si esto fuese así, yo estaría perdida, pues mi garganta no me lo permite. He experimentado que, sin perder la calma y manteniendo siempre el respeto hacia el otro, más tarde o más temprano acabarán por responderte del mismo modo.

Nada más me queda que deciros, a aquellas y aquellos que ya estéis decididos y motivados para ser especialistas en la intervención con la juventud, que seáis bienvenidas a la aventura inacabable de empoderarse para empoderar.

Rocío Vázquez

Empleo, Formación, Inclusión, Menores y jóvenes, Organizaciones No Lucrativas, Tercer Sector
Escrito por xosecuns 2 Comentarios
Facebook Tuenti Twitter Google Buzz Meneame.net

Contra los prejuicios. Si no lo entiende o le incomoda, pregunte

27 de agosto de 2014 a las 0:42

“Queridos negros no españoles: cuando tomáis la decisión de venir a España, os convertís en negros. Basta ya de discusiones. Basta ya de decir soy senegalés, guineano, nigeriano o dominicano. A España le es indiferente. ¿Qué más da si no erais “negros” en vuestro país? Ahora estáis en España

“Si contais a una persona no negra algún suceso racista que os ha ocurrido, aseguraos que no lo hacéis con resquemor. No os quejeis. Sed tolerantes. Si es posible, presentarlo con humor. Sobre todo no os indigneis. En principio las personas negras no deben indignarse por el racismo. De lo contrario no obtendréis solidaridad. Esto sólo es aplicable a los progresistas blancos, dicho sea de paso. No os molestéis siquiera en contar a un conservador blanco un suceso racista que os haya ocurrido. Porque el conservador os dirá que sois VOSOTROS los verdaderos racistas y os quedaréis boquiabiertos.”

Si en los párrafos anteriores en vez de España escriben Estados Unidos, verán como se las gasta en su blog Ifemelu, la protagonista de Americanah, la última obra de la escritora nigeriana Chimamanda Ngozi Adichie.  Con lo que he disfrutado leyendo esta novela, entenderán por qué estas vacaciones recién terminadas han sido especialmente felices.

Mi amor platónico por Chimamanda surgió al descubrirla reflexionar sobre los peligros de generalizar y pretender solucionar con hachazos problemas complejos o resumir procesos históricos con cuatro prejuicios. Se la presenté como introducción al artículo más exitoso de este blog, 10 falsos discursos sobre Africa. 18 simples pero adictivos minutos sobre los peligros de una única historia. Su ironía, sencillez, elegancia y hasta una cierta coquetería para denunciar prejuicios, no deja indiferente. Les dejo de nuevo con ella, me lo agradecerán.

Imagen de previsualización de YouTube

Americanah, el término burlón con que los nigerianos se refieren a los que vuelven de Estados Unidos para ridiculizar sus nuevas costumbres, cuenta la historia de amor de dos adolescentes nigerianos, Ifemelu y Obinze, obligados a emigrar de su país (ella a Estados Unidos y el a Inglaterra) para tener una oportunidad. Con esta excusa, Chimamanda describe y reflexiona sobre temas como el racismo, la corrupción política, el machismo o los prejuicios de todo tipo con el mismo humor y con el estilo delicado, irónico, duro pero amable que ya le vemos en el vídeo.

No les voy a destripar el argumento, no se preocupen. Les recomiendo que lean la novela y hablamos en los comentarios o en alguna conferencia de Chimamanda en España (con este post me pongo a ello…), pero si me apetece reproducir alguna de las reflexiones de los protagonistas, especialmente las de Ifemelu (al Obinze simplemente le toca la lotería al enamorarse). Ya me gustaría a mi hacer un blog como el suyo, con su tono irreverente y coloquial, aún a pesar del tonillo algo victimista y de marisabidilla que a veces muestra la escritora, cuya historia real es muy similar a la de la protagonista. Se lo perdono todo.

El libro lo leí mientras iba recibiendo noticias dispersas sobre el ébola, los “asaltos masivos” a la valla de Melilla, los disturbios racistas en Estados Unidos o las corrupciones diversas que siguen asolando nuestro pais. Y no me parecían incoherentes con lo que leía.

Parece obvio, pero no lo es. Nigeria es un país africano cuyos 165 millones de habitantes no están masivamente infectados por el Ebola o la corrupción. 165 millones de historias tristes o felices, de personas honradas o corruptas como en cualquier otro sitio. Las cloacas de la corrupción politica en Lagos son muy parecidas a las que infectan a nuestros Pujol, Rajoy o Chaves y condenan igual que aquí a millones de personas a la pobreza, la exclusión o la desesperanza.

Las razones por las que los jóvenes emigran de Nigeria son muy parecidas a las que tienen muchos españoles de su edad cuando gritan ¡No nos vamos, nos echais!. Como cuenta Obinze a sus amigos ingleses: 

“Alexa y los demas invitados comprendían que se huyera de la guerra, de la clase de pobreza que aplastaba el alma humana, pero no entenderían la necesidad de escapar del letargo opresivo de la falta de elección. No entenderían por qué las personas como el, que se habían criado sin hambre ni sed pero vivían empantanadas en la insatisfacción, condicionadas desde su nacimiento a mirar hacia otro lugar, convencidas eternamente de que las vidas reales se desarrollaban en otro lugar, ninguna de ellas famélica, ni víctima de violaciones, ni procedente de aldeas quemadas, estuvieran ahora decididas a afrontar peligros, a actuar ilegalmente para marcharse, ávidas sólo de elección y certidumbre”.

Mientras lo leía no dejaba de pensar en Ibrahim Keita, Armand Debordo Bakayoko, Ousman Kenzo, Oumar Ben Sanda, Yves Martin Bilong, Daouda Dakole, Nimen, Blaise… y el resto de las 15 personas que murieron hace unos meses en Ceuta, en las personas que arriesgan su vida para entrar en nuestro país, en lo poco que se distinguir árabes de moros, musulmanes o islamistas.

Les dejo algún párrafo entre otros muchos que me han gustado. Hablan de prejuicios en Estados Unidos, Inglaterra o Nigeria, pero si en vez de negros escribo gitanos, discapacitados, mujeres, pobres… quizá, como a mi, no les parezcan tan lejanos.

“En Africa conocimos a gente que no tenia nada, absolutamente nada, pero era muy feliz- comentó Kimberli.- Ifemelu también descubriría más tarde que, para Kimberli los pobres eran libres de toda culpa. La pobreza es algo resplandeciente: no concebía que los pobres pudieran ser depravados o malévolos, porque su pobreza los había canonizado y los mayores santos eran los pobres extranjeros.”

 ”…en muchas personas anida solapada la idea de que los blancos se ganaron su espacio en los trabajos y universidades mientras que los negros lo consiguieron porque son negros (…) el panorama del negro estadounidense viene a ser como cuando pasas en la cárcel muchos años injustamente y de pronto te ponen en libertad, pero no te dan billete para el autobús; ah, y encima tú y el tío que te metió en la cárcel ahora sois automáticamente iguales. Si sale a relucir eso de que “lo de la esclavitud fue hace mucho tiempo” instad a vuestro amigo blanco a decir que muchos blancos todavía heredan dinero que sus familias amasaron hace cien años…”

Y por último, después de una serie de “consejos  para estadounidenses no negros” que no tienen desperdicio, les dejo con un párrafo que suscribo contra cualquier tipo de prejuicio, por eso no sirvo para ir a tertulias …

“Querido estadounidense no negro: ¿qué debes hacer? No lo sé muy bien. Intenta escuchar, tal vez. Oye lo que se dice. Y recuerda que no tiene que ver contigo. Los negros estadounidenses no te dicen que tú seas el culpable. Sólo te dicen qué es lo que pasa. Si no lo entiendes, pregunta. Si te incomoda preguntar, di que te incomoda preguntar y después pregunta igualmente. Es fácil ver cuando hay buenas intenciones detrás de una pregunta. Luego escucha un poco más. A veces la gente solo quiere sentirse oída”

@xosecuns

AFRICA, Cooperación, Corrupción, Cultura, Derechos humanos, Lectura, Mujeres y hombres, Personas, Personas Migrantes
Escrito por xosecuns 5 Comentarios
Facebook Tuenti Twitter Google Buzz Meneame.net

Mimos contra la fatiga por compasión

21 de julio de 2014 a las 18:00

Porque se merecen mimos y homenajes la gran mayoría de las personas decentes que en esta guerra mundial contra los pobres y excluidos están luchando en el bando perdedor.

La palabra compasión sigue siendo hermosa. A pesar de los intentos de llevarla al basurero en donde creo que ya están otras como caridad, solidaridad o – en breve- transparencia, muchas personas sienten como  “un sentimiento de profunda empatía y pena por otro que está sufriendo, acompañado por un fuerte deseo de aliviarle el dolor o resolverle sus problemas“.

Pero con una pobreza y exclusión social disparadas muchas voluntarias o profesionales se queman absorbiendo el sufrimiento al intentar ayudar a un número inabarcable de gente que sufre.

No puedo abandonar a estas personas ahora, con lo importante que soy para ellas”. ¿Les suena? Es un síntoma más de la fatiga por compasión. En personas admirables que por todo el mundo se dejan la piel y su salud psicológica cuidando a familiares con dependencia, como cooperantes o desde ONG (incluyendo directivas) o servicios sociales de base…

Permítanme que en una semana triste en mi ciudad, les dedique este artículo de mimos y optimismo a todos estos hombres y mujeres corrientes que defienden la banalidad del heroismo, reafirmando la dignidad del ser humano frente a la maldad.

Para hablar de la fatiga por compasión, les dejo con  Luis García Villameriel, responsable del Área de Cooperación Internacional y Derechos Humanos de Psicología Sin Fronteras.

¡Gracias Luis! (y perdona las imágenes, pero creo que hay que leerlo sonriendo)

FATIGA POR COMPASIÓN

Con los tiempos que corren, no son pocas las ONGs que se han visto obligadas a redoblar esfuerzos en dos sentidos. Por un lado, reforzar sus programas, y por lo tanto los equipos, mientras que por otro lado, la falta de recursos obliga a apretarse el cinturón, que como bien sabemos, se traduce en reducir el personal, dotarle de menos y peores medios, y ampliarle su espectro de trabajo hasta límites insospechados.

Son muchos los aspectos que deben cuidar los responsables de gestionar a los voluntarios y profesionales de las ONGs, y que desgraciadamente, no se le está prestando la atención debida. Desde Psicología Sin Fronteras (PSF), llevamos años estudiando un fenómeno denominado fatiga por compasión.

Este fenómeno, que comparte raíces con el conocido síndrome del combatiente o fatiga de combate, es una variante del síndrome del burn out y fue descrito por Figley en 1999, y posteriormente, ampliamente desarrollado por M. Lahad. Se caracteriza por:

  • Ser un trastorno específico de los intervinientes y producto de la intervención con las víctimas.
  • Aparece repentinamente sin signos previos.
  • La sintomatología psicosomática se desarrolla velozmente y es similar a la que sufren las víctimas o los supervivientes.
  • La fatiga por compasión (o también denominada desgaste por empatía) son las emociones y conductas naturales resultantes de enterarse de un evento doloroso y/o traumático experimentado por otro.

Este fenómeno resulta altamente incapacitante y tiene un efecto perverso sobre las personas y los equipos, en tanto que tiene un doble impacto; en términos humanos, causa incapacidad (temporal) y sufrimiento en un interviniente, y en términos organizacionales, es una baja que se retrae del “campo de batalla” y por tanto, también afecta a las personas hacia las que trabaja. Otro efecto adverso es que es de fácil propagación entre el resto de intervinientes, pues por su propia definición, éstos también están expuestos y por tanto son susceptibles de desarrollar el mismo cuadro.

PSF ha desarrollado un modelo de prevención basado en factores personales de los individuos, pero también en aspectos organizacionales que hay que considerar.

Desde el plano organizacional, el abordaje debe ser integral. Es decir, no como un elemento aislado a tratar, sino que debe considerarse dentro de una política integral de gestión de personas.  Entre otros aspectos, se propone el establecimiento de un modelo que trabaje en las fases de:

  • Definición de perfiles profesionales; diseñar correctamente los puestos a desarrollar, y con ellos, los perfiles personales y psicológicos que mejor se adecúen a la futura demanda, y que ayude a prever la aparición de problemas psicológicos no deseados.
  • Adecuar la selección de la persona al perfil diseñado con instrumentos precisos y profesionales de evaluación psicológica.
  • Formación y entrenamiento. No solo de elementos competenciales técnicos para el desempeño de las misiones que se requieran, sino también de competencias personales que serán más útiles y adaptativas ante los retos futuros – competencias comunicativas, asertividad, resilencia, flexibilidad emocional, etc. –
  • Acompañamiento durante la misión, para poder intervenir con el interviniente si es necesario, antes de que “se rompa”. También sobre el área gerencial, para ayudar a diseñar escenarios de trabajo, turnos de rotación para mitigar la exposición, espacios de retirada, espacios de ventilación emocional, etc.
  • Evaluación y tratamiento post-intervención: intervenir en la salida o finalización de misiones, paradas intermedias, debriefing, para garantizar la expresión de emociones y su adecuada asimilación.

Es importante también, que las organizaciones tengan en consideración aspectos que, si bien son hartos conocidos desde el mundo de los recursos humanos, desgraciadamente, luego no se consideran a la hora de las tomas de decisiones organizacionales. A modo orientativo, cabe destacar:

  • Observar y vigilar el estrés ocupacional de los trabajadores y voluntarios. Una sobrecarga de trabajo, es un factor predisponente a desencadenar un cuadro de fatiga por compasión.
  • Considerar modelos de buenas prácticas en el management o gestión de procesos y equipos. El modelo de liderazgo es elemental para garantizar el rendimiento grupal. Normalmente se obvia algo fundamental como es la moral de los miembros el equipo. Por muy buena técnica de gestión o de operación que se utilice, todo estará comprometido si no se considera la moral, entendida como la fuerza psicológica que cada individuo está dispuesto a poner en el desempeño de la misión. La baja moral, es otro claro predisponente.
  • Existencia de una cultura organizacional de cuidar al interviniente; por ser pieza imprescindible en el cumplimiento de las metas organizacionales – eficacia y eficiencia –, y por que la persona es y deber ser el centro de la organización – ética –. El crecimiento organizacional es simbiótico al crecimiento personal. No puede existir el uno sin el otro.

Además de la fatiga por compasión (tienen más información en este vídeo en inglés), existen más cuadros psicológicos que están vinculados al especial desempeño profesional que, tanto trabajadores como voluntarios, deben enfrentar en el mundo de la intervención social. No están alejados trastornos del tipo del síndrome de estrés postraumático, estrés, el síndrome del burn out, y otros fenómenos que, sin llegar a ser considerados como trastornos, pueden ser altamente inhabilitantes y perjudiciales para la persona y para la organización: problemas de convivencia y relación, problemas sociales de adaptación, etc.

El mito de invulnerabilidad supone un obstáculo importante, ya que se presupone que, una persona que se dedica a “esto” no puede verse afectada psicológicamente. Es como decir que, un bombero no puede tener miedo al fuego. Pero la realidad es que al final no todas las personas disponen de los mismos recursos psicológicos, y no todas las organizaciones contemplan la atención de sus personas de igual manera.

Es un reto importante que conviene tener muy presente. En un momento de la historia donde se hace más necesaria que nunca la presencia de ONGs fuertes y comprometidas, más que nunca debemos prestar atención a las personas que suponen el alma y el corazón de las organizaciones, y por lo tanto, la punta de lanza en la lucha solidaria contra la desigualdad y la exclusión de los más vulnerables.

Luis García Villameriel

@lgvillameriel

Imagen de previsualización de YouTube Formación, Heroes cotidianos, Inclusión, Organizaciones No Lucrativas, Personas, Voluntariado
Escrito por xosecuns 7 Comentarios
Facebook Tuenti Twitter Google Buzz Meneame.net

Alternativas para vestir sin explotación laboral: Galicia viste consciente

10 de julio de 2014 a las 1:07

18 céntimos…

Bastaría esta cifra para justificar el nacimiento de la Campaña Ropa Limpia, una amplia red internacional de ONGs, sindicatos y organizaciones de personas consumidoras que desde hace casi 25 años lucha para mejorar las condiciones laborales en la industria textil y de material deportivo. Tanta constancia y esfuerzo han tenido mucho éxito, si bien queda mucho para que las largas jornadas laborales, los salarios de miseria o las condiciones de trabajo peligrosas no sigan siendo una realidad que existe detrás de mucha de la ropa que compramos.

Unido a la denuncia y a la incidencia política y social, por todo el mundo han nacido empresas que fabrican y venden moda sin explotación laboral y respetando el medio ambiente. En la Guía para vestir sin trabajo esclavo les cuentan algunas, pero en Galicia han dado un paso más: 17 emprendedores sociales con el impulso de Amarante Setem (responsables de la Campaña Ropa Limpia como parte de la Federación SETEM) han dado un paso más y han creado MOV3. Galicia viste consciente.

Para que nos explique todo esto, les dejo con Nanda Couñago, la directora de Amarante Setem.

¡Gracias Nanda!

Imagen de previsualización de YouTube

Galicia viste consciente

Cuando nos hablan sobre los problemas del medioambiente, o de recursos finitos, como el petróleo y al agua pensamos en la contaminación de los coches, fábricas. Pocas veces lo relacionamos con nuestro consumo de ropa pero los productos textiles están elaborados principalmente de materias primas naturales como el algodón o de productos sintéticos.

El impacto ambiental que tienen todos los productos sintéticos derivados del petróleo está muy claro. Solo tenemos que ver los plásticos. Pero si vamos el algodón, vemos también que aunque sea un producto natural, su producción intensiva también tiene un gran impacto. Solo para la producción de una camiseta se utilizan más de 150 gramos de productos químicos.

Para un kilo de algodón se necesitan 6.000 litros de agua. Y para un acre se utiliza media tonelada de fertilizantes y 8 litros de pesticidas. Y sabemos que el uso de pesticidas afecta a la calidad del aire, del suelo, el agua y la salud de las personas trabajadoras, que en su mayoría son mujeres. Y que en estos cultivos aún no se ha eliminado la explotación infantil.

Pero sobre todo, con el aumento del consumo de ropa, ha aumentado el consumo del algodón transgénico hasta ser el 70% de la producción de esta materia, con un agravamiento de los impactos antes mencionados.

¿Cómo puede ser que la época en la que más se habla sobre el compromiso con el medioambiente, hayan aumentado exponencialmente los residuos textiles y, por lo tanto, el impacto medioambiental?

Ya en el 2005 cada español tiraba entre 7­ y 10 kilos de residuos textiles al año. Y el Ministerio de Agricultura, alimentación y Medioambiente ya alertaba de la necesidad de un consumo de ropa más respetuoso con el medioambiente y con los ciclos de vida útil de la ropa. Si vamos a datos más recientes, en países como Alemania se tira un millón de toneladas de ropa al año. Y en Estados Unidos, en el 2010 fueron 13 millones.

Se impone la fast fashion. El usar y tirar

Las grandes empresas multinacionales de la ropa han conseguido imponer un modelo de negocio nada sostenible, el llamado Fast Fashion.

Para ello han basado su modelo en dos cosas: la deslocalización continuada, yendo de país en país buscando el precio más barato, mayores exenciones fiscales, menores controles medioambientales y laborales. Y del otro, ropa con menor tiempo de vida útil, producciones cortas y plazos de entrega cada vez más cortos.

Esto tiene varias traducciones:

Para las personas consumidoras ropa de peor calidad, y más barata que te anima y obliga a renovar más rápidamente tu armario y crear una necesidad de estar continuamente a la última moda.

Para las personas que confeccionan la ropa: salarios de miseria, jornadas interminables, precariedad laboral, miedo, y enfermedades.

Para el medioambiente. Productos químicos sin control que se vierten a los ríos donde se confecciona y llega a nuestras casas a través de la ropa para luego volver a llegar a nuestros ríos y/o basureros.

No hace muchos años en Galicia miles de mujeres empezaban a trabajar a los 16 años en muchos pueblos para sacar adelante lo que luego se llamó la moda gallega. Ahora son millones de chicase incluso niñas de Marruecos, Bangladesh, China, que con 50, 60,70, 80, 200 euros al mes malviven intentando mantener a su familia, en condiciones inhumanas de trabajo.

Y esa ropa que se producía en Galicia ahora vuelve a nuestro armario a precios cada vez más baratos para tenerla dos o tres años en nuestro armario y luego la tiramos porque eso es imposible de reciclar o reutilizar.

Ante esta situación siempre surgen las preguntas: ¿existen alternativas?, ¿dónde puedo comprar ropa que tenga en cuenta criterios sociales, ambientales y de proximidad?

Galicia Viste Consciente

Si existen alternativas. Pocas pero cada vez más. Diseñadoras y diseñadores, marcas, tiendas que creen en la necesidad de que otra forma de confección y consumo son posibles, que apuestan por la producción ecológica, por la recuperación de tejidos, por la reutilización, por la segunda mano, por el amor a la producción artesanal, en poner en valor nuestro entorno, que apuestan por producir localmente. En definitiva en ofrecer una producción sostenible para un consumo responsable.

En Galicia todas estas iniciativas se han unido para poner a disposición de las personas consumidoras ropa sabiendo quien y como se produce bajo criterios de eco­sostenibilidad, reducción del consumo energético, del agua, criterios éticos y producción local. Y para ello hemos creado la web “Mov3. Galicia viste consciente”.

En esta web podrás encontrar ropa para bebés, ropa intergeneracional, camisetas, sudaderas, ropa para chicas y chicos, denin, accesorios para niños y niñas, pero sobre todo, hecho con amor al detalle, al cuidado, de forma artesanal, con tejidos y tintes naturales, con telas ecológicas, con recuperación de los tejidos naturales. Y todas ellas en distintos puntos de Galicia, algunas incipientes y otras más consolidadas pero todas bajo el mismo paraguas.

MOV3.Galicia Viste Consciente es un espacio donde ir incorporando todos aquellos proyectos que creen que otra forma de producir y consumir es posible.

www.mov3.gl

@_Mov3_

Campañas, Comercio justo, Consumo responsable, Empleo, Empresa, Incidencia, Inclusión, Medio ambiente, Organizaciones No Lucrativas, Responsabilidad Social Empresarial, Tercer Sector
Escrito por xosecuns 1 Comentario
Facebook Tuenti Twitter Google Buzz Meneame.net
Página 1 de 151234510...Última »