Tevagustar.es Tevagustar.es Tevagustar.es Tevagustar.es
La Voz de Galicia
Blogs de lavozdegalicia.es

Jóvenes tutelados: víctimas, no culpables

3 de septiembre de 2014 a las 0:55

¿Y tu por qué estás en un centro de menores, si no tienes cara de mala?”.

Se lo preguntaron en una entrevista de trabajo a Jenni, una joven ex tutelada, cuando aún residía en una las viviendas de acogida de la ONG Igaxes3. No se trata de un caso excepcional. Los jóvenes que viven en centros de protección se ven día a día en la difícil tarea de procurarse un futuro y, además, de combatir la sospecha de los demás. La sospecha de quien quiere ver en ellos personas problemáticas o conflictivas.

Foto: www.fepa18.org

Como cualquier otro prejuicio social es mentira: los chicos y chicas que viven en situación de protección no son culpables, sino víctimas. Las razones de que hayan vivido separados de sus familias no son responsabilidad suya: han padecido en algún momento una situación que les ha venido impuesta y que les ha obligado, además, a afrontar una trayectoria vital de mucha complejidad.

Detrás de historias positivas como las de Youssef, Lis, Ousmane o Sonia y otros muchos jóvenes sin apoyo familiar que se han hecho mayores en un centro de menores. Detrás de la sensatez conmovedora de Jose, un joven ex-tutelado del exitoso programa Mentor al que pueden ver en el vídeo, hay un trabajo inmenso de profesionales con vocación y una elevada formación. Con varios de ellos tuve la suerte de estar hace unos meses en el encuentro de FEPA “Creando un mañana“.

De esfuerzo y formación eficaz les hablaba hace años, cuando se presentó la primera edición del ya prestigioso y exigente Máster en Intervención y Emancipación de Jóvenes en Conflicto Social organizado por Igaxes3 y la Universidad de Santiago de Compostela. Y que ahora tiene abierta la matrícula para su cuarta edición.

Les dejo con la historia de Rocío Vázquez, ex-alumna del Master y educadora en una vivienda de Igaxes3 (al igual que otro 30% de su plantilla). Demostrando todos los días que los jóvenes no sólo son el futuro, también son el presente.

Gracias, Rocío.

Imagen de previsualización de YouTube

Víctimas, no culpables. ¿Por qué trabajo con jóvenes tutelados?

Desde muy pequeña he admirado a mis maestras y maestros. Sobre todo a aquellas que me aportaron algo más que lo estrictamente académico. En general puedo decir que ha habido grandes personas que me acompañaron mientras crecía, que influyeron en que la pedagogía fuese mi vocación. Por ello creo en el aprendizaje a lo largo de la vida, en el aprender día a día y en el proceso inacabado de la educación. También para mí misma, ya que quizá es en esta profesión en la que debemos ser más conscientes de que nunca se sabe todo y de que nunca dejaremos de aprender algo nuevo, por parte de todas y cada una de las personas que nos rodean.

Conocí Igaxes3 por primera vez hace siete años, al participar en el proyecto Berenguela. Aunque ya había oído hablar de empoderamiento, no fue hasta entonces que tuve la oportunidad de comprender la amplitud de este concepto. En esta etapa también tuve la suerte de conocer Humanus CAM: en Lisboa nos acercamos a esta experiencia de empoderamiento personal y colectivo. Esto me ayudó a ver que podemos y debemos seguir creciendo como personas y como grupos.

Cuando trabajamos en un proyecto, los educadores y educadoras no somos solo ejecutores, sino también beneficiarios. Los y las profesionales del trabajo con menores solo tenemos sentido desde la verdadera vocación educativa, y nuestro objetivo es aprender junto a las personas con las que trabajamos, con el fin global de construir una sociedad mejor. Si esto no es así, mejor seguir otro rumbo.

Años después, al inscribirme en el Máster en Intervención y Emancipación de Jóvenes en Conflicto Social, di el primer paso de un largo camino. Si, como yo, decidís aventuraros en él, veréis que es pedregoso a veces, pero en él iréis aprendiendo de todos y cada uno de los chicos y chicas con quien estéis día a día, sin dejar de sorprenderos a vosotras mismas.

Mientras cursaba el Máster surgió la oportunidad de trabajar como educadora en el Programa Mentor. En aquel momento estaba en un mar de dudas, sobre todo relacionadas con mi capacidad. Ya en aquel momento consideraba que ser educadora en una vivienda de apoyo a la independencia era un empleo muy exigente.

Pero finalmente aquí estoy, y… ¿qué puedo decir de ello? ¡Que es increíble! En mi empleo anterior yo era orientadora laboral y mi relación con las personas comenzaba por la confección de un currículo. Algo muy fácil y cómodo: se aproximaban a mí y me pedían lo que necesitaban. Sin embargo, en el trabajo con chicos y chicas en una vivienda tutelada no se parte de este punto, sino de mucho más atrás.

Hasta llegar a este momento hay una fase de calentamiento, más o menos larga según cada cual. Durante esta fase los chicos y chicas suelen repetir “yo no quería estar aquí”. Y nosotras, en ejercicio de motivación profesional, nos repetimos “estamos aquí porque queremos”. En ese viene y va aprendemos a comprendernos para construir un camino a seguir. Para mejorar y crecer, sin acabar nunca.

En los dos años que llevo trabajando en la vivienda tutelada, aprendí sobre todo el verdadero valor del respeto. A veces partimos de la idea de que todas y todos sabemos lo que significa esta palabra y que podemos, por tanto, exigirles a los demás que lo ejerzan.

Pero algo que parece tan sencillo, en realidad no lo es. Las personas aprendemos a respetar viendo cómo los otros nos respetan a nosotros mismos. Con los chicos y chicas con que trabajamos sucede igual.

Aquí he descubierto que no es necesario gritar más fuerte que el otro para lograr su respeto o su escucha. Si esto fuese así, yo estaría perdida, pues mi garganta no me lo permite. He experimentado que, sin perder la calma y manteniendo siempre el respeto hacia el otro, más tarde o más temprano acabarán por responderte del mismo modo.

Nada más me queda que deciros, a aquellas y aquellos que ya estéis decididos y motivados para ser especialistas en la intervención con la juventud, que seáis bienvenidas a la aventura inacabable de empoderarse para empoderar.

Rocío Vázquez

Empleo, Formación, Inclusión, Menores y jóvenes, Organizaciones No Lucrativas, Tercer Sector
Escrito por xosecuns Comentar
Facebook Tuenti Twitter Google Buzz Meneame.net

Contra los prejuicios. Si no lo entiende o le incomoda, pregunte

27 de agosto de 2014 a las 0:42

“Queridos negros no españoles: cuando tomáis la decisión de venir a España, os convertís en negros. Basta ya de discusiones. Basta ya de decir soy senegalés, guineano, nigeriano o dominicano. A España le es indiferente. ¿Qué más da si no erais “negros” en vuestro país? Ahora estáis en España

“Si contais a una persona no negra algún suceso racista que os ha ocurrido, aseguraos que no lo hacéis con resquemor. No os quejeis. Sed tolerantes. Si es posible, presentarlo con humor. Sobre todo no os indigneis. En principio las personas negras no deben indignarse por el racismo. De lo contrario no obtendréis solidaridad. Esto sólo es aplicable a los progresistas blancos, dicho sea de paso. No os molestéis siquiera en contar a un conservador blanco un suceso racista que os haya ocurrido. Porque el conservador os dirá que sois VOSOTROS los verdaderos racistas y os quedaréis boquiabiertos.”

Si en los párrafos anteriores en vez de España escriben Estados Unidos, verán como se las gasta en su blog Ifemelu, la protagonista de Americanah, la última obra de la escritora nigeriana Chimamanda Ngozi Adichie.  Con lo que he disfrutado leyendo esta novela, entenderán por qué estas vacaciones recién terminadas han sido especialmente felices.

Mi amor platónico por Chimamanda surgió al descubrirla reflexionar sobre los peligros de generalizar y pretender solucionar con hachazos problemas complejos o resumir procesos históricos con cuatro prejuicios. Se la presenté como introducción al artículo más exitoso de este blog, 10 falsos discursos sobre Africa. 18 simples pero adictivos minutos sobre los peligros de una única historia. Su ironía, sencillez, elegancia y hasta una cierta coquetería para denunciar prejuicios, no deja indiferente. Les dejo de nuevo con ella, me lo agradecerán.

Imagen de previsualización de YouTube

Americanah, el término burlón con que los nigerianos se refieren a los que vuelven de Estados Unidos para ridiculizar sus nuevas costumbres, cuenta la historia de amor de dos adolescentes nigerianos, Ifemelu y Obinze, obligados a emigrar de su país (ella a Estados Unidos y el a Inglaterra) para tener una oportunidad. Con esta excusa, Chimamanda describe y reflexiona sobre temas como el racismo, la corrupción política, el machismo o los prejuicios de todo tipo con el mismo humor y con el estilo delicado, irónico, duro pero amable que ya le vemos en el vídeo.

No les voy a destripar el argumento, no se preocupen. Les recomiendo que lean la novela y hablamos en los comentarios o en alguna conferencia de Chimamanda en España (con este post me pongo a ello…), pero si me apetece reproducir alguna de las reflexiones de los protagonistas, especialmente las de Ifemelu (al Obinze simplemente le toca la lotería al enamorarse). Ya me gustaría a mi hacer un blog como el suyo, con su tono irreverente y coloquial, aún a pesar del tonillo algo victimista y de marisabidilla que a veces muestra la escritora, cuya historia real es muy similar a la de la protagonista. Se lo perdono todo.

El libro lo leí mientras iba recibiendo noticias dispersas sobre el ébola, los “asaltos masivos” a la valla de Melilla, los disturbios racistas en Estados Unidos o las corrupciones diversas que siguen asolando nuestro pais. Y no me parecían incoherentes con lo que leía.

Parece obvio, pero no lo es. Nigeria es un país africano cuyos 165 millones de habitantes no están masivamente infectados por el Ebola o la corrupción. 165 millones de historias tristes o felices, de personas honradas o corruptas como en cualquier otro sitio. Las cloacas de la corrupción politica en Lagos son muy parecidas a las que infectan a nuestros Pujol, Rajoy o Chaves y condenan igual que aquí a millones de personas a la pobreza, la exclusión o la desesperanza.

Las razones por las que los jóvenes emigran de Nigeria son muy parecidas a las que tienen muchos españoles de su edad cuando gritan ¡No nos vamos, nos echais!. Como cuenta Obinze a sus amigos ingleses: 

“Alexa y los demas invitados comprendían que se huyera de la guerra, de la clase de pobreza que aplastaba el alma humana, pero no entenderían la necesidad de escapar del letargo opresivo de la falta de elección. No entenderían por qué las personas como el, que se habían criado sin hambre ni sed pero vivían empantanadas en la insatisfacción, condicionadas desde su nacimiento a mirar hacia otro lugar, convencidas eternamente de que las vidas reales se desarrollaban en otro lugar, ninguna de ellas famélica, ni víctima de violaciones, ni procedente de aldeas quemadas, estuvieran ahora decididas a afrontar peligros, a actuar ilegalmente para marcharse, ávidas sólo de elección y certidumbre”.

Mientras lo leía no dejaba de pensar en Ibrahim Keita, Armand Debordo Bakayoko, Ousman Kenzo, Oumar Ben Sanda, Yves Martin Bilong, Daouda Dakole, Nimen, Blaise… y el resto de las 15 personas que murieron hace unos meses en Ceuta, en las personas que arriesgan su vida para entrar en nuestro país, en lo poco que se distinguir árabes de moros, musulmanes o islamistas.

Les dejo algún párrafo entre otros muchos que me han gustado. Hablan de prejuicios en Estados Unidos, Inglaterra o Nigeria, pero si en vez de negros escribo gitanos, discapacitados, mujeres, pobres… quizá, como a mi, no les parezcan tan lejanos.

“En Africa conocimos a gente que no tenia nada, absolutamente nada, pero era muy feliz- comentó Kimberli.- Ifemelu también descubriría más tarde que, para Kimberli los pobres eran libres de toda culpa. La pobreza es algo resplandeciente: no concebía que los pobres pudieran ser depravados o malévolos, porque su pobreza los había canonizado y los mayores santos eran los pobres extranjeros.”

 ”…en muchas personas anida solapada la idea de que los blancos se ganaron su espacio en los trabajos y universidades mientras que los negros lo consiguieron porque son negros (…) el panorama del negro estadounidense viene a ser como cuando pasas en la cárcel muchos años injustamente y de pronto te ponen en libertad, pero no te dan billete para el autobús; ah, y encima tú y el tío que te metió en la cárcel ahora sois automáticamente iguales. Si sale a relucir eso de que “lo de la esclavitud fue hace mucho tiempo” instad a vuestro amigo blanco a decir que muchos blancos todavía heredan dinero que sus familias amasaron hace cien años…”

Y por último, después de una serie de “consejos  para estadounidenses no negros” que no tienen desperdicio, les dejo con un párrafo que suscribo contra cualquier tipo de prejuicio, por eso no sirvo para ir a tertulias …

“Querido estadounidense no negro: ¿qué debes hacer? No lo sé muy bien. Intenta escuchar, tal vez. Oye lo que se dice. Y recuerda que no tiene que ver contigo. Los negros estadounidenses no te dicen que tú seas el culpable. Sólo te dicen qué es lo que pasa. Si no lo entiendes, pregunta. Si te incomoda preguntar, di que te incomoda preguntar y después pregunta igualmente. Es fácil ver cuando hay buenas intenciones detrás de una pregunta. Luego escucha un poco más. A veces la gente solo quiere sentirse oída”

@xosecuns

AFRICA, Cooperación, Corrupción, Cultura, Derechos humanos, Lectura, Mujeres y hombres, Personas, Personas Migrantes
Escrito por xosecuns 5 Comentarios
Facebook Tuenti Twitter Google Buzz Meneame.net

Mimos contra la fatiga por compasión

21 de julio de 2014 a las 18:00

Porque se merecen mimos y homenajes la gran mayoría de las personas decentes que en esta guerra mundial contra los pobres y excluidos están luchando en el bando perdedor.

La palabra compasión sigue siendo hermosa. A pesar de los intentos de llevarla al basurero en donde creo que ya están otras como caridad, solidaridad o – en breve- transparencia, muchas personas sienten como  “un sentimiento de profunda empatía y pena por otro que está sufriendo, acompañado por un fuerte deseo de aliviarle el dolor o resolverle sus problemas“.

Pero con una pobreza y exclusión social disparadas muchas voluntarias o profesionales se queman absorbiendo el sufrimiento al intentar ayudar a un número inabarcable de gente que sufre.

No puedo abandonar a estas personas ahora, con lo importante que soy para ellas”. ¿Les suena? Es un síntoma más de la fatiga por compasión. En personas admirables que por todo el mundo se dejan la piel y su salud psicológica cuidando a familiares con dependencia, como cooperantes o desde ONG (incluyendo directivas) o servicios sociales de base…

Permítanme que en una semana triste en mi ciudad, les dedique este artículo de mimos y optimismo a todos estos hombres y mujeres corrientes que defienden la banalidad del heroismo, reafirmando la dignidad del ser humano frente a la maldad.

Para hablar de la fatiga por compasión, les dejo con  Luis García Villameriel, responsable del Área de Cooperación Internacional y Derechos Humanos de Psicología Sin Fronteras.

¡Gracias Luis! (y perdona las imágenes, pero creo que hay que leerlo sonriendo)

FATIGA POR COMPASIÓN

Con los tiempos que corren, no son pocas las ONGs que se han visto obligadas a redoblar esfuerzos en dos sentidos. Por un lado, reforzar sus programas, y por lo tanto los equipos, mientras que por otro lado, la falta de recursos obliga a apretarse el cinturón, que como bien sabemos, se traduce en reducir el personal, dotarle de menos y peores medios, y ampliarle su espectro de trabajo hasta límites insospechados.

Son muchos los aspectos que deben cuidar los responsables de gestionar a los voluntarios y profesionales de las ONGs, y que desgraciadamente, no se le está prestando la atención debida. Desde Psicología Sin Fronteras (PSF), llevamos años estudiando un fenómeno denominado fatiga por compasión.

Este fenómeno, que comparte raíces con el conocido síndrome del combatiente o fatiga de combate, es una variante del síndrome del burn out y fue descrito por Figley en 1999, y posteriormente, ampliamente desarrollado por M. Lahad. Se caracteriza por:

  • Ser un trastorno específico de los intervinientes y producto de la intervención con las víctimas.
  • Aparece repentinamente sin signos previos.
  • La sintomatología psicosomática se desarrolla velozmente y es similar a la que sufren las víctimas o los supervivientes.
  • La fatiga por compasión (o también denominada desgaste por empatía) son las emociones y conductas naturales resultantes de enterarse de un evento doloroso y/o traumático experimentado por otro.

Este fenómeno resulta altamente incapacitante y tiene un efecto perverso sobre las personas y los equipos, en tanto que tiene un doble impacto; en términos humanos, causa incapacidad (temporal) y sufrimiento en un interviniente, y en términos organizacionales, es una baja que se retrae del “campo de batalla” y por tanto, también afecta a las personas hacia las que trabaja. Otro efecto adverso es que es de fácil propagación entre el resto de intervinientes, pues por su propia definición, éstos también están expuestos y por tanto son susceptibles de desarrollar el mismo cuadro.

PSF ha desarrollado un modelo de prevención basado en factores personales de los individuos, pero también en aspectos organizacionales que hay que considerar.

Desde el plano organizacional, el abordaje debe ser integral. Es decir, no como un elemento aislado a tratar, sino que debe considerarse dentro de una política integral de gestión de personas.  Entre otros aspectos, se propone el establecimiento de un modelo que trabaje en las fases de:

  • Definición de perfiles profesionales; diseñar correctamente los puestos a desarrollar, y con ellos, los perfiles personales y psicológicos que mejor se adecúen a la futura demanda, y que ayude a prever la aparición de problemas psicológicos no deseados.
  • Adecuar la selección de la persona al perfil diseñado con instrumentos precisos y profesionales de evaluación psicológica.
  • Formación y entrenamiento. No solo de elementos competenciales técnicos para el desempeño de las misiones que se requieran, sino también de competencias personales que serán más útiles y adaptativas ante los retos futuros – competencias comunicativas, asertividad, resilencia, flexibilidad emocional, etc. –
  • Acompañamiento durante la misión, para poder intervenir con el interviniente si es necesario, antes de que “se rompa”. También sobre el área gerencial, para ayudar a diseñar escenarios de trabajo, turnos de rotación para mitigar la exposición, espacios de retirada, espacios de ventilación emocional, etc.
  • Evaluación y tratamiento post-intervención: intervenir en la salida o finalización de misiones, paradas intermedias, debriefing, para garantizar la expresión de emociones y su adecuada asimilación.

Es importante también, que las organizaciones tengan en consideración aspectos que, si bien son hartos conocidos desde el mundo de los recursos humanos, desgraciadamente, luego no se consideran a la hora de las tomas de decisiones organizacionales. A modo orientativo, cabe destacar:

  • Observar y vigilar el estrés ocupacional de los trabajadores y voluntarios. Una sobrecarga de trabajo, es un factor predisponente a desencadenar un cuadro de fatiga por compasión.
  • Considerar modelos de buenas prácticas en el management o gestión de procesos y equipos. El modelo de liderazgo es elemental para garantizar el rendimiento grupal. Normalmente se obvia algo fundamental como es la moral de los miembros el equipo. Por muy buena técnica de gestión o de operación que se utilice, todo estará comprometido si no se considera la moral, entendida como la fuerza psicológica que cada individuo está dispuesto a poner en el desempeño de la misión. La baja moral, es otro claro predisponente.
  • Existencia de una cultura organizacional de cuidar al interviniente; por ser pieza imprescindible en el cumplimiento de las metas organizacionales – eficacia y eficiencia –, y por que la persona es y deber ser el centro de la organización – ética –. El crecimiento organizacional es simbiótico al crecimiento personal. No puede existir el uno sin el otro.

Además de la fatiga por compasión (tienen más información en este vídeo en inglés), existen más cuadros psicológicos que están vinculados al especial desempeño profesional que, tanto trabajadores como voluntarios, deben enfrentar en el mundo de la intervención social. No están alejados trastornos del tipo del síndrome de estrés postraumático, estrés, el síndrome del burn out, y otros fenómenos que, sin llegar a ser considerados como trastornos, pueden ser altamente inhabilitantes y perjudiciales para la persona y para la organización: problemas de convivencia y relación, problemas sociales de adaptación, etc.

El mito de invulnerabilidad supone un obstáculo importante, ya que se presupone que, una persona que se dedica a “esto” no puede verse afectada psicológicamente. Es como decir que, un bombero no puede tener miedo al fuego. Pero la realidad es que al final no todas las personas disponen de los mismos recursos psicológicos, y no todas las organizaciones contemplan la atención de sus personas de igual manera.

Es un reto importante que conviene tener muy presente. En un momento de la historia donde se hace más necesaria que nunca la presencia de ONGs fuertes y comprometidas, más que nunca debemos prestar atención a las personas que suponen el alma y el corazón de las organizaciones, y por lo tanto, la punta de lanza en la lucha solidaria contra la desigualdad y la exclusión de los más vulnerables.

Luis García Villameriel

@lgvillameriel

Imagen de previsualización de YouTube Formación, Heroes cotidianos, Inclusión, Organizaciones No Lucrativas, Personas, Voluntariado
Escrito por xosecuns 7 Comentarios
Facebook Tuenti Twitter Google Buzz Meneame.net

Alternativas para vestir sin explotación laboral: Galicia viste consciente

10 de julio de 2014 a las 1:07

18 céntimos…

Bastaría esta cifra para justificar el nacimiento de la Campaña Ropa Limpia, una amplia red internacional de ONGs, sindicatos y organizaciones de personas consumidoras que desde hace casi 25 años lucha para mejorar las condiciones laborales en la industria textil y de material deportivo. Tanta constancia y esfuerzo han tenido mucho éxito, si bien queda mucho para que las largas jornadas laborales, los salarios de miseria o las condiciones de trabajo peligrosas no sigan siendo una realidad que existe detrás de mucha de la ropa que compramos.

Unido a la denuncia y a la incidencia política y social, por todo el mundo han nacido empresas que fabrican y venden moda sin explotación laboral y respetando el medio ambiente. En la Guía para vestir sin trabajo esclavo les cuentan algunas, pero en Galicia han dado un paso más: 17 emprendedores sociales con el impulso de Amarante Setem (responsables de la Campaña Ropa Limpia como parte de la Federación SETEM) han dado un paso más y han creado MOV3. Galicia viste consciente.

Para que nos explique todo esto, les dejo con Nanda Couñago, la directora de Amarante Setem.

¡Gracias Nanda!

Imagen de previsualización de YouTube

Galicia viste consciente

Cuando nos hablan sobre los problemas del medioambiente, o de recursos finitos, como el petróleo y al agua pensamos en la contaminación de los coches, fábricas. Pocas veces lo relacionamos con nuestro consumo de ropa pero los productos textiles están elaborados principalmente de materias primas naturales como el algodón o de productos sintéticos.

El impacto ambiental que tienen todos los productos sintéticos derivados del petróleo está muy claro. Solo tenemos que ver los plásticos. Pero si vamos el algodón, vemos también que aunque sea un producto natural, su producción intensiva también tiene un gran impacto. Solo para la producción de una camiseta se utilizan más de 150 gramos de productos químicos.

Para un kilo de algodón se necesitan 6.000 litros de agua. Y para un acre se utiliza media tonelada de fertilizantes y 8 litros de pesticidas. Y sabemos que el uso de pesticidas afecta a la calidad del aire, del suelo, el agua y la salud de las personas trabajadoras, que en su mayoría son mujeres. Y que en estos cultivos aún no se ha eliminado la explotación infantil.

Pero sobre todo, con el aumento del consumo de ropa, ha aumentado el consumo del algodón transgénico hasta ser el 70% de la producción de esta materia, con un agravamiento de los impactos antes mencionados.

¿Cómo puede ser que la época en la que más se habla sobre el compromiso con el medioambiente, hayan aumentado exponencialmente los residuos textiles y, por lo tanto, el impacto medioambiental?

Ya en el 2005 cada español tiraba entre 7­ y 10 kilos de residuos textiles al año. Y el Ministerio de Agricultura, alimentación y Medioambiente ya alertaba de la necesidad de un consumo de ropa más respetuoso con el medioambiente y con los ciclos de vida útil de la ropa. Si vamos a datos más recientes, en países como Alemania se tira un millón de toneladas de ropa al año. Y en Estados Unidos, en el 2010 fueron 13 millones.

Se impone la fast fashion. El usar y tirar

Las grandes empresas multinacionales de la ropa han conseguido imponer un modelo de negocio nada sostenible, el llamado Fast Fashion.

Para ello han basado su modelo en dos cosas: la deslocalización continuada, yendo de país en país buscando el precio más barato, mayores exenciones fiscales, menores controles medioambientales y laborales. Y del otro, ropa con menor tiempo de vida útil, producciones cortas y plazos de entrega cada vez más cortos.

Esto tiene varias traducciones:

Para las personas consumidoras ropa de peor calidad, y más barata que te anima y obliga a renovar más rápidamente tu armario y crear una necesidad de estar continuamente a la última moda.

Para las personas que confeccionan la ropa: salarios de miseria, jornadas interminables, precariedad laboral, miedo, y enfermedades.

Para el medioambiente. Productos químicos sin control que se vierten a los ríos donde se confecciona y llega a nuestras casas a través de la ropa para luego volver a llegar a nuestros ríos y/o basureros.

No hace muchos años en Galicia miles de mujeres empezaban a trabajar a los 16 años en muchos pueblos para sacar adelante lo que luego se llamó la moda gallega. Ahora son millones de chicase incluso niñas de Marruecos, Bangladesh, China, que con 50, 60,70, 80, 200 euros al mes malviven intentando mantener a su familia, en condiciones inhumanas de trabajo.

Y esa ropa que se producía en Galicia ahora vuelve a nuestro armario a precios cada vez más baratos para tenerla dos o tres años en nuestro armario y luego la tiramos porque eso es imposible de reciclar o reutilizar.

Ante esta situación siempre surgen las preguntas: ¿existen alternativas?, ¿dónde puedo comprar ropa que tenga en cuenta criterios sociales, ambientales y de proximidad?

Galicia Viste Consciente

Si existen alternativas. Pocas pero cada vez más. Diseñadoras y diseñadores, marcas, tiendas que creen en la necesidad de que otra forma de confección y consumo son posibles, que apuestan por la producción ecológica, por la recuperación de tejidos, por la reutilización, por la segunda mano, por el amor a la producción artesanal, en poner en valor nuestro entorno, que apuestan por producir localmente. En definitiva en ofrecer una producción sostenible para un consumo responsable.

En Galicia todas estas iniciativas se han unido para poner a disposición de las personas consumidoras ropa sabiendo quien y como se produce bajo criterios de eco­sostenibilidad, reducción del consumo energético, del agua, criterios éticos y producción local. Y para ello hemos creado la web “Mov3. Galicia viste consciente”.

En esta web podrás encontrar ropa para bebés, ropa intergeneracional, camisetas, sudaderas, ropa para chicas y chicos, denin, accesorios para niños y niñas, pero sobre todo, hecho con amor al detalle, al cuidado, de forma artesanal, con tejidos y tintes naturales, con telas ecológicas, con recuperación de los tejidos naturales. Y todas ellas en distintos puntos de Galicia, algunas incipientes y otras más consolidadas pero todas bajo el mismo paraguas.

MOV3.Galicia Viste Consciente es un espacio donde ir incorporando todos aquellos proyectos que creen que otra forma de producir y consumir es posible.

www.mov3.gl

@_Mov3_

Campañas, Comercio justo, Consumo responsable, Empleo, Empresa, Incidencia, Inclusión, Medio ambiente, Organizaciones No Lucrativas, Responsabilidad Social Empresarial, Tercer Sector
Escrito por xosecuns 1 Comentario
Facebook Tuenti Twitter Google Buzz Meneame.net

¡Dejen a las personas con enfermedad mental ser felices!

1 de julio de 2014 a las 1:02

Quieren ser felices y no les dejan.

Las personas con enfermedad mental y sus familiares están recibiendo unas bofetadas que no merecen. Los prejuicios y el estigma vuelven con fuerza cuando parecía que lentamente estaban desapareciendo.

No se conforman. Siguen dispuestas a dar la cara, a autorganizarse y a reivindicar sus derechos. Y a su lado profesionales comprometidos de organizaciones como FEAFES GALICIA. Antonio Hernández les contó que tras siglos de sufrimiento era y sigue siendo la hora de las personas con enfermedad mental. Rocío Núñez detalló las 10 principales mentiras que aún mantienen este estigma (débiles, raras, peligrosas, vagas…)

La propuesta de modificación del Código Penal vuelve a definir a las personas con trastornos mentales como “peligrosas” (pueden solicitar que no se haga aquí), no se cumple la legislación que exige el cierre de los manicomios…

La salud mental está en estado crítico y para contárnoslo y denunciarlo con claridad, les dejo con Ana Escrigas, una comunicadora comprometida con esta causa y la de la inclusión social. Quizá por eso escribe el mismo día que se ha publicado esta imprescindible Guía para comunicar la salud mental.

Gracias Ana! (en mi caso sobre todo por la delicia de vídeo del final…)

Foto: Sergi Balfegó www.activament.org

Salud mental en estado crítico

Enciérrense usted y tres personas más en una habitación. Según las estadísticas, uno de ustedes padecerá algún problema de salud mental a lo largo de su vida.

Esquizofrenia, trastorno bipolar, trastorno obsesivo-compulsivo, de la personalidad… Estamos hablando de patologías que afectan a más de 41.500 personas en Galicia y a 164,8 millones en toda Europa. Patologías que se pueden tratar y que con voluntad y constancia pueden dar lugar a la recuperación de una vida estable por parte del paciente. Y si son tantas las personas afectadas y es posible su recuperación, ¿a qué se debe la falta de recursos en la atención a este colectivo?

Hoy podemos decir que la atención a la salud mental se encuentra en estado crítico. Y no porque las personas afectadas no quieran recuperarse, ni porque sus familiares dejen de poner todo su empeño y más en el cuidado de la enfermedad, sino porque los recursos son insuficientes y en muchas ocasiones arrastran lacras de un pasado sombrío en el que las personas con enfermedad mental eran tratadas como monstruos y no como personas.

Imagen de previsualización de YouTube

No hace falta retroceder muchos años para recordar esta situación. De hecho, no hace falta retroceder ni un solo día. Aún hoy, en pleno siglo XXI, en una sociedad que se cree respetuosa, tolerante y defensora de los derechos humanos, podemos encontrar vestigios de lo que hasta hace tres décadas eran los llamados manicomios, lugares en los que se encerraban a las personas con trastorno mental privándolas de sus derechos y brindándoles una atención que estaba muy lejos de ser mínimamente digna.

Fue en 1986 cuando la atención a la salud mental vio una luz al final del túnel a través de la Ley General de Sanidad, que abogaba por una reforma psiquiátrica en la que los manicomios debían ser cerrados y sus pacientes derivados a recursos más adecuados. Treinta años después, en muchos lugares de España aún no hemos alcanzado la luz al final del túnel, y en otros tantos rincones del mundo esa luz es casi invisible.

Pero por si fuera poco, las amenazas contra los derechos de las personas con enfermedad mental se abren hoy nuevos senderos. Una propuesta de ley que define a las personas con trastornos mentales como “peligrosas”, que permite prorrogar condenas ilimitadamente y que consiente la libertad vigilada para este colectivo, no es sino un ataque frontal a los derechos más básicos de estos individuos. Y no solo eso, sino que asienta, difunde y convierte en ley unos prejuicios falsos y estigmatizantes que están asociados a estas personas desde la época de los monstruos y los manicomios. Así es como se presenta la propuesta de reforma del Código Penal formulada por Gallardón, a quien quizás habría que explicarle que “psicópata” y “psicótico” son términos que tan solo comparten la raíz léxica.

Imagen de previsualización de YouTube

Y así, ni más ni menos, se presenta hoy en día el panorama. Pero como sucede en todos los cuentos, incluso en los que relatan historias reales, aquí también existen héroes y personas dignas de admiración, y por eso es preciso ponerle capa y antifaz a todos aquellos que luchan cada día por cambiar esta situación y por salir adelante a pesar de los obstáculos. Los familiares son el bastón más sólido sobre el que se apoyan las personas con enfermedad mental, y a la vez el primero en alzarse a la hora de reivindicar justicia y derechos. Los familiares son, hoy en día, el único agente transformador de la realidad de este colectivo, y por eso merecen más que respeto y consideración: merecen soluciones que pongan fin a sus problemas.

Pero sobre todo cabe resaltar que son muchas las personas diagnosticadas que se empeñan día a día en demostrar su valía y en formar parte de una sociedad en la que parece que no hay sitio para todos, pues la exclusión siempre ataca a los más débiles y en este caso los protagonistas de esta lucha son unos de los más damnificados. No por eso se mantienen callados, y no por eso dejan de alzar la voz en la procura de una atención digna, una ley coherente, una sociedad justa y una salud mental que pueda salir de la unidad de agudos.

Ana Escrigas – @FEAFESGalicia

Imagen de previsualización de YouTube Imagen de previsualización de YouTube Administración, Comunicación, Derechos humanos, Exclusión, Incidencia, Inclusión, Organizaciones No Lucrativas, Personas con Discapacidad
Escrito por xosecuns 6 Comentarios
Facebook Tuenti Twitter Google Buzz Meneame.net

¡Hola Abanca! ¿Hola Obra Social?

28 de junio de 2014 a las 11:44

Parecen buenas noticias. Abanca, que sustituye a Novagalicia Banco ya es una realidad. Y el nacimiento viene acompañado de una gran dote de buenos propósitos: «Un banco con alma de caja» que quiere “recuperar la confianza de los gallegos, volver a ser el banco pegado a la tierra y que apoya los proyectos de los pequeños inversores“.  Ojalá.

Me han ilusionado dos noticias. La principal el compromiso de destinar 5 millones de euros anuales hasta el 2017 a la obra social, y a partir de este año destinar durante al menos 30 años el 3% de sus beneficios a este fin. En el primer año si se cumple sus previsiones supondría un minimo de 14,3 millones de euros. No está mal para empezar (en negrita y subrayado), lejos todavía de los 83 millones que las antiguas cajas gallegas destinaron a este fin en el 2010 por ejemplo, pero esperanzador.

La otra buena noticia es asegurar el futuro de la Fundación Galicia Obra Social, heredera de la Fundación Novacaixagalicia. No me cansaré de reconocer el mérito de sus profesionales para preservar el legado de la obra social de las extintas cajas y que sigan tratando de hacerlo junto a oenegés gallegas de prestigio. Lástima que en su nuevo patronato, la Xunta de Galicia no haya previsto la presencia de representantes del Tercer Sector organizado gallego. Contar con la visión y conocimiento de las ONG que diariamente trabajan junto a un mínimo de 450.000 en riesgo de pobreza o exclusión social, mejoraría notablemente su eficiencia y transparencia.

Foto: Fresh Banking. Agustín Iglesias Otero. EAPN Galicia

A finales del año pasado, en ¡Hola Banesco y Novagalicia Banco! ¿Adios Obra Social? me hacía eco de la preocupación de las plataformas gallegas de ONG y preguntaba a los nuevos dueños del banco si el compromiso que tenían con la acción social en Venezuela se mantendría en Galicia. En otro artículo me atrevía a recordarles que “siguen siendo clientes de Novagalicia, muchas de las personas que luchan contra la pobreza con su tiempo o su dinero. No entenderíamos que se dejara a miles de personas en la cuneta, máxime cuando entre casi todos vamos a tener que pagar 8.000 millones por la depravación e incompetencia de muchos directivos de Caixanova y Caixa Galicia“.

La acción de las ONG trabajando en red tuvo éxito porque el nuevo equipo directivo expresó un “compromiso con una inversión sociocultural firme, estable y sostenible en el tiempo” que ahora parece hacerse realidad.

Era y soy optimista con una filosofía que parece coincidir con la que los profesionales de la gestión de la obra social y muchas ONG con una causa y valores claros, han tratado de impulsar durante muchos años, apostando por la inclusión sócial y la dignidad de las personas, lejos del “todo para los pobres pero sin los pobres“, esa deriva asistencialista de la acción social hacia la beneficencia o el individualismo más casposo. No caigan por favor en la trampa de la foto fácil y la telemendicidad.

Enhorabuena y bienvenida, Abanca. ¿Y los demás qué?

No olvidemos que ya existen ejemplos de banca que compite con criterios éticos. En Galicia tenemos Triodos Bank o la Asociación por un Interese Solidario O Peto. Y este año por fin podremos abrir una cuenta en la banca ética Fiare.

Este es post pragmático (anímense a darme caña por ello en los comentarios) así que permítanme ser algo deslenguado: ¿Leerán este articulo el resto de grandes bancos? Porque para mi que Abanca ya les está comiendo el terreno antes de empezar.

La Caixa lleva años demostrando que una elevada Obra Social de calidad es muy útil para ganar cuota de mercado. La Fundación Barrié, con apoyo del Banco Pastor (ahora del grupo Banco Popular) se ha ganado un elevado prestigio con sus programas de acción social y de apuesta por el sector no lucrativo. De la acción social del BBVA y algunos de sus trabajadores les hablaba con admiración en De bancos con personas y valores. La Caixa Rural Galega también tiene sus programas. Incluso el Santander tiene algunas actuaciones simbólicas.

¿Han oido hablar de alguna actuación importante de apoyo a las más 13 millones de personas que en España viven en riesgo de pobreza o exclusión social?

¿En Bankinter, ING Direct, Popular, Bankia… ?. Pregunten en su banco.

¿Le preocupa al Banco Sabadell Gallego la pobreza en la que viven más de 650000 personas?

Respondan en millones de euros de acción social, por favor.

@xosecuns

Bancos, Consumo responsable, Empresa, Inversión social, Organizaciones No Lucrativas, Personas, Responsabilidad Social Empresarial, Riqueza, Tercer Sector, Transparencia
Escrito por xosecuns 1 Comentario
Facebook Tuenti Twitter Google Buzz Meneame.net

10 claves para que 2.306.000 niños y niñas salgan de la pobreza

24 de junio de 2014 a las 15:53

A pesar de las miradas de preocupación de algunos amigos, este fin de semana he disfrutado leyendo el informe que hoy hace público UNICEF:  La infancia en España 2014. El valor social de los niños: hacia un Pacto de Estado por la Infancia.

Tras unas semanas bastante molesto con tanta noticia alarmista sobre pobreza, desnutrición infantil, comedores escolares  y en fin, la sensación de que el sufrimiento de miles de niños y niñas se está convirtiendo en mera carnaza política, tenía muchas ganas de leer información rigurosa y sensata. Como era previsible sabiendo que en este informe junto a sus autores Gabriel González y Armando Bello, colabora Marta Arias (que ya nos emocionó escribiendo sobre infancia y discapacidad)  sobran datos e información sobre la situación de la infancia en España y los retos que es imprescindible afrontar si queremos tener un futuro digno como país.

Les dejo diez conclusiones que he obtenido tras leer un informe neta y sanamente político.

1 El bienestar de todos depende (mucho) de niñas y niños

Invertir (que no gastar) en infancia es justo, es rentable, beneficia a todos, y es un elemento fundamental en el cumplimiento de los derechos de los niños y en la transformación de las sociedad…. Bonito, ¿verdad?. Pues ni de coña.

Las inversiones en los niños son aún una responsabilidad de padres y madres, mientras que los beneficios los compartimos todos. Muy justo no es. El 83% de los españoles entre 18 y 35 años creen con razón que no nos estamos preocupando por el futuro de las nuevas generaciones. La viabilidad de nuestro sistema sanitario y de pensiones, la garantía de igualdad de oportunidades y formación de calidad para todos y para que este país se pueda desarrollar en el futuro y deje de expulsar a nuestros jóvenes,etc dependen de ello.

En España y en todo el mundo. No es posible pretender luchar con exito contra la pobreza y la exclusión infantil en España si nos olvidamos de hacerlo en todo el mundo. Eliminar las politicas y presupuestos de cooperación al desarrollo es atacar la supervivencia de millones de niños y niñas, también los españoles. Ahora no podemos parar.

2. ¿Hacia un país sin niños?

En 2012, por primera vez en 42 años, la población descendió en España. De seguir esta tendencia en 2023 habrá casi un millón menos de niños y niñas menores de 10 años que en la actualidad (¡un 20,4% menos!).

Podemos tener diferentes opiniones sobre el grado de preocupación, las razones o los remedios de este hecho, pero lo cierto es que con esta tendencia vamos a un país envejecido y en decadencia. Ayudas públicas directas a familias con hijos, aumento drástico de la inversión en la educucación de 0 a 3 años, o mejora de la conciliación entre trabajo y familia, son algunas de las propuestas del informe.

3. Una sociedad más desigual desde la infancia.

2.306.000 niños y niñas vivían a finales del 2013 en riesgo de pobreza, el 27,5% del total.

Sólo este dato y viendo el gráfico de como se ha disparado en los últimos 5 años  ya estremece. Pero el informe es contundente al denunciar que lo que realmente se ha disparado en España, por mucho que oficialmente se intente negar, es la desigualdad. En esta tercera guerra mundial que están perdiendo los más débiles,  España está generando desde la infancia una desigualdad que de no corregirse sólo puede devenir en una sociedad todavía más desigual e injusta en el futuro. Se explica en este gráfico, pero sobre todo lo dicen muy clarito los chavales de Avilés.

4. La pobreza se concentra en los hogares con niños y niñas. Y más con la crisis.

El número de hogares con niños en los que que todos los adultos están sin trabajo ha crecido un 290% desde el 2007. La crisis ha puesto en evidencia algo que ya venía de antes, la pobreza está más extendida y es más severa y extensa en la infancia que en el resto de la población.

5. Las politicas publicas son claves. En España, con niños y niñas y con sus familias parece que no.

España es el segundo país de la Unión Europea, tras Grecia, en el que menos capacidad tiene la intervención del Estado (vía transferencias sociales) para reducir la pobreza: sólo 6,9 puntos porcentuales, frente a países como Irlanda que llegan a reducirla hasta en 32 puntos.

Este dato de Save the Children se refuerza en todo el informe al demostrar que “el sistema español de impuestos y prestaciones ha sido tradicionalmente uno de los menos efectivos en redistribuir las rentas familiares de toda la Unión Europea” y que “una de sus principales características es la práctica inexistencia de prestaciones de carácter familiar” (si quieren profundizar, no dejen de leer el informe Políticas públicas para reducir la pobreza infantil en España)

De 27 países de la Unión Europea, España es uno de los seis que no cuenta con un sistema de prestaciones por hijo a cargo. Y eso a pesar de estar entre los diez con mayores tasas de pobreza infantil. En el informe se demuestra que con una prestación universal de 1200 euros anuales por hijo a cargo hasta los 18 años, independientemente de los ingresos de la familia, reduciría la pobreza infantil en 450.000 personas (un 18% ) y la de 550.000 adultos (un 7%). Y a un coste muy barato: 9.400 millones de euros (no me diga que aún es de los que se cree la mentira de que no hay dinero)

6. Invertimos muy poco en niños y niñas. Y no preocupa mucho saber cuanto

Tan poco como que de nuestro PIB dedicamos a políticas de protección social de la infancia un ridículo 1,4% frente a la media del 2.2% de la Unión Europea.

La destrucción de presupuestos públicos ha sido drástica en estos ultimos años. Un 6,8% desde 2007 y un 14,6% desde 2010. 772 euros menos para cada niño y niña en apenas tres años.

Y analizar los presupuestos públicos en este ámbito, como en tantos otros es un reto al alcance de muy pocos heroes. La transparencia sigue siendo un reto.

7. Campeones europeos en el fracaso educativo

El gráfico es humillante. Y eso que hemos mejorado en los últimos años tanto en fracaso como en abandono escolar.

El acceso a una educación inclusiva de calidad en condiciones de igualdad de oportunidades y no discriminación es una herramienta imprescindible para romper el círculo de la pobreza y la exclusión social. De lo contrario, los nietos de nuestros 2.306.000 niños y niñas en riesgo de pobreza hoy, lo serán también. ¿Pruebas?

Los jóvenes con madres que carecen de estudios postobligatorios la tasa de abandono supera el 30% mientras que es apenas el 4,6% cuando la madre tiene estudios superiores.

La tasa de riesgo de pobreza de los niños y niñas cuyos padres sólo han completado la educación secundaria obligatoria (47,4% en 2013) es cuatro veces mayor que la de aquellos que tienen estudios universitarios (11,4%)

8. Repitan conmigo: ¡la pobreza de mis hijos no es culpa mía!

“Las políticas de infancia no son políticas menores“. Con esta frase se abre el apartado “Otros escenarios son posibles“. Y creo obligado reproducir su advertencia de que se está instalando (en mi opinión de forma premeditada) la idea de que la pobreza de niños y niñas o sus resultados educativos son responsabilidad exclusiva de la familia o del propio niño, de que la igualdad de oportunidades es algo sólo importante cuando hay recursos o que la inversión en la infancia sea considerada una carga para las cuentas públicas que en tiempo de crisis es un lujo prescindible.

No lo malinterpreten. Nadie niega la responsabilidad de padres y madres. Todo lo contrario, en España como en otros países mediterraneos contrasta el elevado compromiso de las familias extensas (y con la crisis especialmente la de las personas mayores con hijos y nietos) con el mucho menor compromiso político y social.

9.Su opinión cuenta. ¿Les dejamos proponer?

Niños y niñas no votan. Aunque tengan reconocidos sus derechos, no suelen tener amigos influyentes ni capacidad económica para hacerlos valer o para denunciar en tribunales su incumplimiento. No participan de las grandes decisiones que les afectan y muchas veces no se valora el impacto que estas tienen sobre ellos.

Como en otros colectivos en riesgo de exclusión, su opinión apenas cuenta y es un grave error, porque no tiene nada que envidiar a la que se escucha en muchos parlamentarios o directivos de ONG. Es un soplo de aire fresco ver que todo un Informe lleno de opiniones sensatas o que se reclame que las personas mayores de 16 años puedan votar en las elecciones municipales.

Imagen de previsualización de YouTube

10. Es imprescindible un Pacto de Estado por la Infancia. #YoPidoPacto

Sobran las razones. Un compromiso político por encima de ideologías o del contexto económico. Como ya se hizo con el Pacto de Toledo de 1995 para proteger a las personas mayores y como se debería hacer en tantos otros ámbitos de la acción social.

Imagen de previsualización de YouTube

Déjenme hacer algunos comentarios positivos para terminar.

El informe ha sido cofinanciado por los trabajadores de Meliá Hoteles, a través de de la iniciatica de nóminas solidarias. RSE bien entendida.

Si son padres o madres, dense mimos. El 98% de los niños y niñas creen que “mis padres me tratan bien” Aparece en el informe: Bienestar infantil desde el punto de vista de los niños. Cataluña  y Castilla Leon son las comunidades con el bienestar subjetivo medio más bajo (85,3 y 85,7%). ¿Y la que mejor? Pues Galicia, claro, con un 88,9% …por si aún no han decidido donde ir de vacaciones.

El informe es demoledor pero me ha ilusionado mucho su enfoque decidido por defender y exigir derechos sociales y politicas públicas. Dicho de otra forma y para calentar el debate: 2.306.000 niños y niñas pobres. Podrían haber optado por pedir nuestra limosna para salvar a 6000 de ellos, conmoviendonos con imágenes sensibles, bocadillos mágicos, unas cuantas becas comedor o pintando monstruitos ridículos contra el hambre. No lo han hecho. Para mi eso se llama coherencia con una causa. ¿De que ONG se harán socios?

#YoPidoPacto Acabo de firmar junto a otras 1235 personas. ¿A que esperan?

@xosecuns

Administración, Derechos humanos, Desigualdad, Educación, Exclusión, Incidencia, Inclusión, Inversión social, Menores y jóvenes, Organizaciones No Lucrativas, Pobreza, Responsabilidad Social Empresarial, Tercer Sector, Transparencia
Escrito por xosecuns 2 Comentarios
Facebook Tuenti Twitter Google Buzz Meneame.net

¿Armas bajo control?

23 de junio de 2014 a las 9:31

Santa María das Pesqueiras (Lugo). Foto: Elilitas Silva

El 1o de diciembre de 2012, Día Internacional de los Derechos Humanos, fue un día feliz.

Tras muchos años de lucha, en la ONU se aprobó el Tratado Internacional sobre Comercio de Armas (TCA). Uno de sus protagonistas, el reconocido analista internacional de comercio de armas,  Alberto Estévez nos contó las razones del éxito de esta campaña de incidencia politica en la que el trabajo en red fue clave.

No es broma. Los tratados internacionales que nuestro país ratifica, al igual que las leyes, están para cumplirlos.  Cuando está aumentando el riesgo de que España, al duplicar sus ventas, esté relajando el control, hay bastantes personas y sus organizaciones que no se rinden y siguen peleando para denunciarlo.

Es un honor dejarles con varias de estas personas: María del Pozo (Amnistía Internacional), Jordi Armadans (FundiPau), José Luis García Ortega (Greenpeace España), Consuelo López-Zuriaga Hernández-Gil (Oxfam Intermón) y Alberto Estévez, coordinador del informe de las ONG sobre exportaciones españolas de armas.

Gracias por seguir defendiendo la dignidad.

¿Armas bajo control?

Si «España va bien» en algo, es sin duda en la exportación de armas.

En la última década han multiplicado su valor por diez, pasando de cerca de 400 millones € en 2004 a los más de 4.000 millones € en exportaciones realizadas en 2013.

¿Se han aumentado por diez también los controles?

Nuestra intuición es que no, aumentándose el riesgo de que se estén relajando los controles, con el peligro de que armas de la «Marca España» puedan ser utilizadas para cometer y/o facilitar graves violaciones de los derechos humanos.

El gobierno justifica que España duplicase sus ventas de armas en 2013 por la venta de aviones de transporte y buques a Arabia Saudí, Australia y Emiratos Árabes Unidos, por valor de más de 1.700 millones €. Con estas cifras, España ocupa el séptimo puesto mundial de exportadores de armas, con un 3% del mercado global.

El informe «Jugando con fuego. España duplica sus ventas de armas, aumentándose el riesgo de estar relajando el control de las exportaciones», publicado por Amnistía Internacional, FundiPau, Greenpeace y Oxfam Intermón, analiza esta situación. Otro informe de las cuatro ONG  examina el grado de cumplimiento por parte del gobierno español de las recomendaciones de los dictámenes de la Comisión de Defensa del Congreso de los Diputados entre 2008 y 2013.

¿Qué armas vende España?

Sobre todo, aviones de transporte y buques de guerra, que son las exportaciones de mayor valor económico. Sin embargo, tampoco es desdeñable ni el valor ni, sobre todo, el impacto de las exportaciones realizadas de armas pequeñas y ligeras como las pistolas, rifles o ametralladoras (que el propio secretario general de la ONU calificó como «las verdaderas armas de destrucción masiva»), que en 2013 ascendieron a 177 millones de Euros según datos oficiales de Aduanas.

Para exportar armas, las empresas deben inscribirse en un registro y solicitar una licencia al gobierno. La JIMDDU, integrada por representantes de los ministerios de Defensa, Presidencia, Economía y Competividad e Interior, analiza mensualmente las licencias presentadas y decide si autorizarlas o no. Pero como las actas de la JIMDDU son secretas desde 1987, la transparencia es escasa.

Llama la atención las pocas denegaciones de licencias, entre las que figuran operaciones a Guinea Bissau, República Centroafricana y las suspensiones de licencias a Ucrania, de material para la «represión interna» a Egipto, o de material antidisturbios a Venezuela. En 2013, se aprobaron más del 99 por ciento de las licencias de material de defensa analizadas. Si a esto le sumamos el decidido apoyo del gobierno español a la exportación de armas españolas, nuestra conclusión es que el gobierno está jugando con fuego y no se están llevando a cabo los necesarios control en esta materia.

Las exportaciones españolas de material de defensa autorizadas en 2013 a Oriente Próximo, donde España fue el segundo exportador de armas de la UE en 2012 son reveladoras de esta búsqueda de aumento de las exportaciones. El gobierno español parece desdeñar si sus exportaciones contribuyen a aumentar el gasto militar o la militarización de un país y cómo afectan al desarrollo sostenible o la paz y la estabilidad regional. España ha exportado armas a Arabia Saudí, que aumentó el gasto militar un 14% y al que empresas españolas intentan venderle de 250 tanques Leopard, pese a la oposición del gobierno alemán, que es dueño de la patente; a Bahréin, a cuyas fuerza armadas se vendió de material de defensa por valor de 35,5 millones de Euros; o a Catar, pese al riesgo de desvío de armas a otros países.

El análisis de las ONG identifica elementos preocupantes. Se autorizaron o realizaron operaciones que suscitan preocupación debido al tipo de material exportado y/o al riesgo de que pueda ser empleado para cometer o facilitar graves violaciones de derechos humanos como torturas, homicidios deliberados y arbitrarios o desapariciones. Es el caso de la venta de aviones de transporte, munición de artillería y obuses a Colombia, que corren un riesgo claro ser utilizado para cometer o facilitar graves violaciones del derecho internacional de los derechos humanos, los cartuchos lacrimógenos donados a la policía de Egipto o las exportaciones de armas de caza y tiro deportivo a Ghana, un país con vecinos en situación de conflicto o postconflicto como Costa de Marfil, Mali, Mauritania y Libia. Recientemente, la propia Comisión Nacional sobre Armas Ligeras del gobierno de Ghana pidió medidas para evitar que este país sea destino y lugar de tránsito de armas de fuego.

Hemos identificado otras operaciones sobre las que se necesita mayor información, como las exportaciones de fusiles, pistolas, ametralladoras y revólveres para el ejército de Brasil, armas de caza y tiro deportivo y cartuchos a Guatemala pese a su altísima tasa de homicidios: 46 por cada 100.000 habitantes, de los cuales cuatro de cada cinco se cometieron con armas de fuego; material antidisturbios a Libia; o la donación de cartuchos y botes lacrimógenos a la policía de Túnez, pese a las denuncias de torturas y uso excesivo de la fuerza policial en manifestaciones.

¿Armas para cometer atrocidades?

Las ONG hemos alertado al gobierno del peligro de que se estén relajando los controles y se lleven a cabo exportaciones cuando exista un riesgo manifiesto de que armas españolas se puedan emplear para cometer atrocidades. Hemos hecho recomendaciones para evitar este riesgo, incluida la adecuación de la legislación española al Tratado sobre Comercio de Armas (TCA), medidas para mejorar el seguimiento del uso del material exportado, y otras de refuerzo del control parlamentario y la transparencia.

¿Hará oídos sordos el gobierno o tomará medidas para evitar que armas «Marca España» se puedan usar para cometer atrocidades?

 @aestevez212

@MPozosierra

@Jordi_Armadans

@jlgarciaortega

Tachira (Venezuela) Foto: Luis Robayo

Administración, Campañas, Derechos humanos, Heroes cotidianos, Incidencia, Naciones Unidas, NO Violencia, Organizaciones No Lucrativas, Tercer Sector, Transparencia
Escrito por xosecuns 3 Comentarios
Facebook Tuenti Twitter Google Buzz Meneame.net

Personas decentes de Compostela

10 de junio de 2014 a las 9:47

Desde Santiago de Compostela, creo que debemos agradecerle a Juan Carlos I que abdicara el lunes pasado. Con su gesto, además de recuperar una pequeña parte de su  perdido prestigio, nos evitó que fuera aún mayor el espectáculo patético que está dando la corporación municipal de mi ciudad.

Llevamos años viviendo pesadillas y esperpentos en esta ciudad: el robo del Códice, el accidente del tren, el asesinato y vodevil mediatico de una niña… Y siempre en el fango de una corrupción patética, cutre y chulesca.

No se merecen tanto insulto, tanto ridículo y tanta vergüenza ajena las miles de personas honradas y decentes que viven en una ciudad hasta hace poco orgullosa de su pasado, su presente y su futuro.

Hoy necesito hacer “autoterapia”. Recordarme las razones por las que estoy orgulloso de vivir en Santiago de Compostela y de paso presentarles a algunos de mis vecinos y vecinas que luchan contra la desigualdad, la pobreza y la exclusión social. Les pido disculpas antes de empezar: no puedo citarlas a todas, por eso les agradezco especialmente que lo hagan en los comentarios.

No sólo en Santiago. Seguro que en su ciudad o en su pueblo se podría hacer un artículo semejante. Desde luego en A Coruña, Lugo, Ourense u otras ciudades gallegas asoladas por la corrupción con la complicidad hasta entusiasta de los prinicipales dirigentes políticos gallegos. Les pido un favor: No se queden callados. Escríbanlo.

Es obligado empezar recordando que en Compostela viven las personas de Angrois que no dudaron en arriesgar su vida y demostrar en que consiste la banalidad del heroismo.

En Compostela se acaban de celebrar unas primarias modélicas. Elías Ledo ha sido el ganador de las elecciones convocadas entre los jóvenes mayores de edad de Down Compostela para representarles en el Patronato de su Fundación.

Además de permitir a las personas con discapacidad elegir libremente a su representante, la iniciativa tenía como objetivo familiarizar a los jóvenes con un proceso electoral normal, ya que las normas establecidas eran muy similares a los que regulan los comicios municipales, autonómicos, nacionales o europeos. No se pierdan el discurso de Elias. Otro actor que se lanza a la arena política como Ronald Reagan o Toni Cantó (no se yo si al Elías le gustará la comparación…).

No es nada difícil seguir escribiendo sobre discapacidad (o diversidad funcional) y decencia en Santiago. Sobran ejemplos: padres y madres coraje como Pío y Paula y su lucha constante desde su página en Facebook “Queremos una Compostela sin barreras”. Personas como Anxela López peleando por unos buses urbanos accesibles

Profesionales con los que tengo el honor de trabajar todos los dias en organizaciones como por ejemplo Hemofilia Galicia y su exitosa cooperación internacional en Perú, en referentes nacionales como COGAMI, en Sarela y su trabajo constante por recordarnos que cualquiera podria tener daño cerebral adquirido o en FEAFES Galicia y su lucha contra los prejuicios y mitos sobre la salud mental con un grito que hoy necesitamos tomar prestado: ¡Queremos ser felices!

En Compostela muchas personas crean riqueza intentando ser coherentes con sus valores y sin caer en las trampas del capitalismo de amiguetes. Desde grandes empresas, en donde estoy orgulloso de haber trabajado, cuyos directivos saben hacer envidiables ejercicios de autocritica, hasta emprendedores sociales de todo tipo que, como les contaba Gonzalo de la cooperativa Panxea hace unos meses, demuestran que es factible una economia, un comercio y una banca al servicio de las personas. El último ejemplo de emprendimiento bien entendido lo tienen en Reseteando, un blog que con todo el esfuerzo de Arturo y Xabier detrás, se está convirtiendo en un referente en innovación social.

En Compostela hay empresas y organizaciones que saben como facilitarles trabajadores preparados. Antes ya les he citado a algunas, pero si quieren saber como conseguir un futuro lejos de la exclusión social para muchos jóvenes, deberian contactar con la compostelana Igaxes3, un referente europeo con su exitoso programa Mentor de inclusión sociolaboral de jóvenes tutelados, su liderazgo de la red “Jóvenes e Inclusión” sobre juventud en riesgo junto a cinco universidades o su lucha contra el fracaso escolar.

En Compostela centenares de personas se dedican a luchar desinteresadamente contra una pobreza y exclusión social que insulta a más de 18000 personas. Y desde unha amplia variedad ideológica y política. Mucho antes de que el “Podemos” se hiciera famoso, ya se había inventado aquí el “Juntos podemos”. Antes de que se hablara de la telemendicidad y de porquerías asistencialistas como “Entretodos” compostelanos como mi maestro y amigo Luis ya denunciaba la vuelta al “todo para los pobres pero sin los pobres”.

De actuaciones y propuestas para no caer en el pozo negro de la renuncia a luchar por los derechos sociales y por la dignidad y de hacerlo además trabajando en red y por causas compartidas también se sabe por aquí.

Lo saben personas de ámbitos tan diferentes como Piluca o María José en Manos Unidas, como Victor y su ilusión con lo que implica el Papa Francisco. Lo sabe una emprendedora como Romana cuando hace unas semanas gritaba ¡No nos vamos, nos echais!. Lo sabían las miles de personas que hace 15 años marcharon contra la explotación laboral infantil.

ONGD como Asemblea de Cooperación pola Paz (ACPP) que con su proyecto Barrios Abiertos están innovando al aplicar lo que han aprendido en países como El Salvador o República Dominicana en barrios enblemáticos como Fontiñas y San Pedro, con el objetivo de conseguir la integración social, cultural, educativa y sanitaria de las personas de origen extranjero. Como bien dicen, “las fronteras y los muros son mentales. ¡Derríbalos!”

¿Que quieren fiesta?. Pues también.

Añadan a todas las razones anteriores las de los peregrinos que pasan todos los días al lado de mi casa finalizando el Camino de Santiago. O que seamos Patrimonio de la Humanidad, que hayamos recibido decenas de premios por un urbanismo envidiable, una de las ciudades europeas con más zonas verdes, etc.

Pero vamos a lo que les interesa.

Lo mejor de todo es que si se vienen por aquí del 24 a 29 de junio podrán comprobarlo ustedes mismos y disfrutar como nunca. Las fiestas del barrio de San Pedro son un ejemplo de imaginación, variedad y participación social.

Se las recomiendo. Habrá muchas personas decentes: las de Compostela.

@xosecuns

#DecentesCompostela

Administración, Consumo responsable, Corrupción, Empleo, Empresa, Exclusión, Heroes cotidianos, Inclusión, Menores y jóvenes, Organizaciones No Lucrativas, Otra Iglesia, Participación, Personas, Personas con Discapacidad, Personas Migrantes, Pobreza, Tercer Sector, Transparencia, Voluntariado
Escrito por xosecuns 7 Comentarios
Facebook Tuenti Twitter Google Buzz Meneame.net

No hay dinero. MENTIRA!

28 de mayo de 2014 a las 12:08

Déjenme empezar con dos noticias resultado de decisiones políticas erroneas. Ayer el Instituto Nacional de Estadística nos confirmaba (dejo para otro día analizar la ¿chapuza? de sus cambios de metodología) que  la inmensa mayoría somos un poco más pobres, pero que un  27,2% de la población está en riesgo de pobreza o exclusión social (AROPE) .

La semana pasada teníamos nuevas pruebas del obsceno desmantelamiento de la  dependencia, ya en niveles inferiores a diciembre de 2011. Una auténtica ley de la eutanasia aprobada de facto por la puerta de atrás.

Ricos más ricos, pobres más pobres, recortes presupuestarios, gobiernos que cuelgan el cartel de ‘no hay dinero’ y cada vez mayor desigualdad económica. ¿Inevitable? En absoluto. La desigualdad extrema y la corrupción son evitables. Es una cuestión de prioridades y de voluntad política.

Porque Hacienda NO somos todos, Oxfam Intermon acaba de presentar su informe Tanto tienes, ¿Tanto pagas?: Fiscalidad justa para una sociedad más equitativa.

Imagen de previsualización de YouTube

Con su rigor habitual y como ya demostraron en enero cuando presentaron “Gobernar para las élites. Secuestro democrático y desigualdad económica” ahora nos piden nuestra firma para reclamar con contundencia algo que debería ser evidente: una reforma fiscal más justa y equitativa como herramienta para garantizar derechos sociales como la sanidad, la educación pública, los servicios sociales o la cooperación para el desarrollo.

Nuestro sistema fiscal no es justo ni equitativo

Tal como está funcionando, desde luego que no. Desde el inicio de la crisis económica, la respuesta del Gobierno se ha centrado en el recorte de las políticas públicas (salud, educación, cooperación…) y la subida de impuestos como el IVA, lo que supone una mayor presión para los bolsillos de las clases medias y bajas.

Soy un pringado y perdónenme, pero creo que la mayoría de ustedes también. En España se recauda de tal manera que las familias aportan casi 50 veces más a las arcas públicas que las grandes empresas. El 90,76% de las contribuciones (en 2012) proviene de las personas físicas de clase media y baja, vía cotizaciones a la seguridad social, IRPF (Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas) por las rentas del trabajo, IVA e impuestos especiales (sobre la gasolina, el tabaco, el alcohol),116 impuestos que han subido desde 2008.

Tan sólo el 9,24% de la recaudación total del Estado en 2012 provino de las empresas. Y aquí también hay clases: las pequeñas y medianas empresas, las que crean la mayoría del empleo, tributan una media del 17% de su resultado contable, mientras que las grandes empresas españolas lo hacen al 3,5%. Y si son una multinacional extranjera y disponen de una ETVE (Empresa de Tenencia de Valores Extranjeros) pagarán un fastuoso 0% como en cualquier otro paraiso fiscal.

Hacienda no somos todos. Un fraude fiscal desbocado

El 87% de los españoles creemos que los impuestos no se cobran con justicia. Y tenemos razón. Sólo en 2009 (y desde entonces la situación ha empeorado), Hacienda dejó de recaudar un mínimo de 59.515 millones de euros (excluído el fraude a la Seguridad Social). El 72% de este fraude está perpetrado por grandes empresas y grandes fortunas, 17% por PYMES, 8,6% autónomos y el 2,6% (1546 millones de euros) por particulares como usted o como yo.

Un fraude fiscal consentido y mimado políticamente. En 2014 la Agencia Tributaria posee el mismo número de empleados públicos que cuando fue creada en 1992. Somos el país de la Unión Europea que menos se esfuerza en esta tarea, ya que dispone de un trabajador de Hacienda por cada 1.958 habitantes, frente a los 942 de Francia o los 740 de Alemania.

Cada euro no pagado por los defraudadores además de un delito y un atentado contra el principio de equidad es un insulto a los contribuyentes honestos que deben pagar más impuestos y para todos en forma de menos o peores servicios. ¿Cómo se le queda el cuerpo sabiendo que está pagando de media 1910 euros de más al año por este motivo?

Recomendaciones para un sistema fiscal justo

A partir de una recomendable investigación sobre errores y aprendizajes en diversas reformas fiscales en América Latina y con toda la experiencia de trabajar en cooperación al desarrollo desde hace más de 50 años junto a organizaciones y personas viviendo en situaciones extremas de violencia, pobreza y exclusión. Se proponen toda una serie de propuestas (por cierto, las contrarias a las que acaba de proponer el Fondo Monetario Internacional) que se van a exigir para recaudar con justicia y que la política fiscal realmente sirva para luchar contra la desigualdad de ingresos y oportunidades. Partiendo de tres requisitos:

  • Aumentar la capacidad recaudatoria para blindar las políticas sociales sin que el esfuerzo recaiga injustamento sobre los que menos tienen.
  • Garantizar la progresividad y la equidad en la reforma fiscal. Que empresas e individuos tributen en función de su capacidad y de su actividad económica real.
  • Tolerancia cero contra el fraude fiscal: acabar con la evasión y elusión fiscal. Dentro del Estado español y en el ámbito internacional.

Un resumen de las propuestas del Informe, las tenemos en este Decálogo para una reforma fiscal justa y equitativa

1. La política fiscal debe combatir la desigualdad al margen de intereses partidistas, contribuyendo a una sociedad más justa y equitativa.

2. Hay que recaudar lo suficiente para financiar un modelo social que garantice servicios públicos de calidad e igualdad de oportunidades.

3. Se debe aplicar “tolerancia cero” al fraude fiscal, incluyendo medidas que pongan freno a la impunidad de los evasores.

4. Los privilegios y la opacidad de los paraísos fiscales deben desaparecer.

5. Recaudar más no puede suponer aumentar el esfuerzo fiscal de las clases medias y los más pobres. Quien más tiene, ha de contribuir más.

6. Todos, empresas e individuos, deben tributar en función de su capacidad y de su actividad económica real, sin privilegios, ni excepciones.

7. Las grandes fortunas y las rentas del capital tienen que contribuir en mayor medida, para reducir la presión sobre los salarios y el consumo.

8. El sistema tributario tiene que ser progresivo y equitativo en su conjunto sin medidas que favorezcan los intereses de unos pocos.

9. Los beneficios fiscales deben ser excepcionales y solo deben aplicarse, si permiten crear valor real y duradero (como la creación de nuevos empleos de calidad).

10. Una buena política tributaria requiere un debate público abierto, transparente y con participación ciudadana.

La reforma fiscal prevista por el gobierno es una oportunidad para dejar de ser el segundo país más desigual de Europa y de recuperar políticas y derechos sociales como las rentas de inserción, la sanidad y la educación públicas y la cooperación para el desarrollo.  Una oportunidad para gobernar en beneficio de una minoría y no en el de unos pocos, a la vista de lo que hemos votado (o no) millones de españoles hace unos días, en vez de enfadarse con el informe (que lo harán y mucho), quizá deberían leerlo y gobernar para todos y todas.

¿Ya han firmado?

@xosecuns

Imagen de previsualización de YouTube Administración, Bancos, Campañas, Corrupción, Desigualdad, Empleo, Empresa, Impuestos, Incidencia, Inversión social, Organizaciones No Lucrativas, Participación, Pobreza, Riqueza, Tercer Sector, Transparencia, Unión Europea
Escrito por xosecuns 4 Comentarios
Facebook Tuenti Twitter Google Buzz Meneame.net

Non marchamos. Botádesnos!

13 de mayo de 2014 a las 0:55

Poucas imaxes me poñen máis triste que este mapa. Cada punto nesta web de Juventud Sin Futuro é unha historia dunha persoa obrigada a marchar de España a buscarse a vida. Dóeme tamén porque cada punto e a propia web son exemplos da sangria de inxenio e talento que está fuxindo dun pais que semella ter renunciado a loitar contra a desigualdade en beneficio dunha minoría.

Lémbrome do círculo vicioso da pobreza, un concepto utilizado ó estudar as razóns do subdesenvolvemento de moitos países, pero sobre todo de moitas persoas:   A pobreza adoita xerar máis pobreza. Sen políticas e intervencións activas e continuas en educación, saúde, emprego digno ou servizos sociais, a persoa que nace pobre, morirá pobre. Tamén os seus fillos. Tamén os seus netos…

¿Este é o futuro que lle agarda a mozos e mozas?

Esta semana terán oportunidade de reflexionar sobre estes temas se están por Compostela. O Consello Económico e Social de Galicia e o IDEGA organizan o 14 unha xornada sobre as perspectivas laborais da xuventude galega. E o 15 e 16 non se perdan la Conferencia InternacionalAdolescencia e xuventude: Da exclusión social á Cidadanía Activa“. Si están en Mallorca, teñen a oportunidade de acompañarme no  V Intercambio de profesionais “Creando el mañana”.

Xuventude con talento que se vai, ou mellor á que botan. E mozos con talento que aínda quedan e sofren polas continuas despedidas de amigos ou amigas pero que non se renden. Unha delas Romana Pérez de Lis, unha politóloga e traballadora social comprometida á que xa coñecen escribindo de Palabras mentirosas sobre gitanos ou Que no les hipotequen la vida.

Grazas Romana. Tamén por non rendirte.

Non marchamos. Botádesnos!

Mobilidade exterior, así chama o Goberno ao exilio forzado de 70 mozos e mozas ao día en Galicia. Falan de éxito profesional, de oportunidade de aprender idiomas, de facer curriculum… mentres aquí vas perdendo o imprescindible capital social profesional, ese tecido que che garante polo menos poder pasar a criba e ter acceso a unha entrevista.

Facer a maleta por tanto non significa soamente o desarraigamento afectivo e emocional, tamén o profesional. Emigramos a unha Europa infestada de minijobs, na que con sorte seremos cidadás de segunda (non se nos esquece que até na precariedade hai clases) e poida que algunha salga en “Españoles por el mundo” contando o que bota de menos a tortilla de pataca e o xamón. Pero esquécesenos que esta terra está chea de recursos, de riqueza. Esquécesenos (case sempre) que esta terra é nosa.

Imagen de previsualización de YouTube

O paro xuvenil alcanza xa o 55,8%, o 80% das menores de 30 anos segue vivindo cos seus pais, unha cuarta parte vive en risco de exclusión, case o 30% das que logran un emprego fano a xornada parcial o que redunda na precarización.

Ademais dun (des)Goberno xerador de pobreza e exclusión, detrás destas cifras hai máis culpables. Aquelas que vampirizan a unha xeración á que deixaron sen futuro, pero tamén sen presente. Convéncennos de que non hai outra saída: ou o tomas ou o deixas, haberá mil como ti esperando na porta. Traballa gratis ou case gratis, polo teu ben, non polo seu. Non para garantir o seu salario que será cinco veces o teu, nin asegurar chegado o momento a súa prestación por desemprego (á que ti non tes dereito porque traballas de maneira irregular), nin para pagarlles do día 1 ao 5 de cada mes sen atraso nin opción alugueres astronómicos que se negan a renegociar.

Aquelas que nos asfixian, que non nos deixan espazo, son os mesmos que se escandalizan vendo como prende esta frustración nunha manifestación, como se ocupan casas baleiras en ruínas e terras improdutivas para xerar espazos de encontro e saídas alternativas á desmotivación e a fuxida.

Crear canles de solidariedade alternativos é subversivo. Ter ideas tamén.

Violencia é cobrar 2,95€/hora, despedir a compañeiras brillantes en aeroportos con máis medo que ilusión, enlazar até os absurdo contratos de “aprendizaxe e formación”, o voluntariado abusivo e a nova modalidade de utilizar os períodos de proba permitidos como alternativa á contratación. Violencia é que con 1.700 causas de corrupción en España e máis de 500 imputados e só 20 estean en prisión.

Xorden iniciativas paralelas ás institucións, con nome e apelidos, imprescindibles para facer fronte ao día a día. Aparecen centros sociais autoxestionados nos que se permite participar na toma de decisións de maneira asemblearia, nos que todas teñen voz e ofrécense solucións na medida das súas posibilidades, proxectos como Videocartas Galiza-Berlín, para contar o que está a pasar con creatividade e rigor, bancos de tempo, recuperación de espazos degradados, cooperativas de consumo responsable… unha batalla contra o individualismo atroz.

As consecuencias son incalculables, non só polo talento desperdiciado, fundamental para o cambio social, senón porque todas nós cotizaremos noutros países, e non volveremos, por tanto quen sosterá o “insustentable” deste sistema perverso? Dende logo, chegou a hora de sinalar ás culpables deste éxodo xeracional, de facer autocrítica e decidir se realmente a mocidade está perdida ou a perdemos entre todas.

@romana_lis

Administración, Corrupción, Derechos humanos, Desigualdad, Empleo, Exclusión, Menores y jóvenes, Personas Migrantes, Riqueza
Escrito por xosecuns 1 Comentario
Facebook Tuenti Twitter Google Buzz Meneame.net

No nos vamos. Nos echáis

12 de mayo de 2014 a las 0:17

 

Pocas imágenes me entristecen tanto como las de este mapa. Cada punto en esta web impulsada por Juventud Sin Futuro es una historia que una persona que se ha visto obligada a escapar de España a buscarse la vida. Me duele también porque cada punto y la propia web que los acoge son ejemplos de la sangria de ingenio y talento que está huyendo de un pais que parece haber renunciado a luchar contra la desigualdad en beneficio de una minoría.

Me acuerdo del círculo vicioso de la pobreza, un concepto utilizado al estudiar las razones del subdesarrollo de muchos países, pero sobre todo de muchas personas:   La pobreza suele generar más pobreza. Sin politicas e intervenciones activas y continuas en educación, salud, empleo digno o servicios sociales, la persona que nace pobre, morirá pobre. También sus hijos. También sus nietos…

¿Este es el futuro que le espera a nuestros jóvenes?

Esta semana tendrán oportunidad de reflexionar sobre estos temas si están por Compostela. El Consejo Económico y Social de Galicia y el IDEGA organizan el 14 una jornada sobre las perspectivas laborales de la juventud gallega. Y el 15 y 16 no se pierdan la Conferencia InternacionalAdolescencia y juventud: De la exclusión social a la Ciudadanía Activa“. Si están en Mallorca, tienen la oportunidad de acompañarme en el  V Intercambio de profesionales “Creando el mañana”.

Juventud con talento que se va, o mejor a la que echan. Y jóvenes con talento que aún se quedan y sufren por las continuas despedidas de amigos o amigas pero que no se rinden. Una de ellas Romana Pérez de Lis,  una politógologa y trabajadora social comprometida a la que ya conocen escribiendo de Palabras mentirosas sobre gitanos o Que no les hipotequen la vida.

Gracias Romana. También por no rendirte.

No nos vamos. Nos echais

Movilidad exterior, así llama el Gobierno al exilio forzado de 70 jóvenes al día en Galicia. Hablan de éxito profesional, de oportunidad de aprender idiomas, de hacer curriculum… mientras aquí vas perdiendo el imprescindible capital social profesional, ese tejido que te garantiza al menos poder pasar la criba y tener acceso a una entrevista.

Hacer la maleta por lo tanto no significa solamente el desarraigo afectivo y emocional, también el profesional. Emigramos a una Europa plagada de minijobs, en la que con suerte seremos ciudadanas de segunda (no se nos olvida que hasta en la precariedad hay clases) y puede que alguna salga en “Españoles por el mundo” contando lo que echa de menos la tortilla de patata y el jamón. Pero se nos olvida que esta tierra está llena de recursos, de riqueza. Se nos olvida (casi siempre) que esta tierra es nuestra.

Imagen de previsualización de YouTube

El paro juvenil alcanza ya el 55,8%, el 80% de las menores de 30 años sigue viviendo con sus padres, una cuarta parte vive en riesgo de exclusión, casi el 30% de las que logran un empleo lo hacen a jornada parcial lo que redunda en la precarización…

Además de un (des) Gobierno generador de pobreza y exclusión, detrás de estas cifras hay más culpables.Aquellos que vampirizan a una generación a la que han dejado sin futuro, pero también sin presente. Nos convencen de que no hay otra salida: o lo tomas o lo dejas, habrá mil como tú esperando en la puerta. Trabaja gratis o casi gratis, por tu bien, no por el suyo. No para garantizar su salario que será cinco veces el tuyo, ni asegurar llegado el momento su prestación por desempleo (a la que tú no tienes derecho porque trabajas de manera irregular), ni para pagarles del día 1 al 5 de cada mes sin retraso ni opción alquileres astronómicos que se niegan a renegociar.

Aquellos que nos asfixian, que no nos dejan espacio, son los mismos que se escandalizan viendo como prende esta frustración en una manifestación, como se ocupan casas vacías en ruinas y tierras improductivas para generar espacios de encuentro y salidas alternativas a la desmotivación y la huída.

Crear canales de solidaridad alternativos es subversivo. Tener ideas también.

Violencia es cobrar 2,95€/hora, despedir a compañeras brillantes en aeropuertos con más miedo que ilusión, enlazar hasta el absurdo contratos de “aprendizaje y formación”, el voluntariado abusivo y la nueva modalidad de utilizar los períodos de prueba permitidos como alternativa a la contratación. Violencia es que con 1.700 causas de corrupción en España y más de 500 imputados y sólo 20 estén en prisión.

Surgen iniciativas paralelas a las instituciones, con nombre y apellidos, imprescindibles para hacer frente al día a día. Aparecen centros sociales autogestionados en los que se permite participar en la toma de decisiones de manera asamblearia, en los que todas tienen voz y se ofrecen soluciones en la medida de sus posibilidades, proyectos como Videocartas Galiza-Berlín, para contar lo que está pasando con creatividad y rigor, bancos de tiempo, recuperación de espacios degradados, cooperativas de consumo responsable… una batalla contra el individualismo atroz.

Las consecuencias son incalculables, no sólo por el talento desperdiciado, fundamental para el cambio social, sino porque todas nosotras cotizaremos en otros países, y no volveremos, por lo tanto ¿quién sostendrá lo “insostenible” de este sistema perverso? Desde luego, ha llegado la hora de señalar a las culpables de este éxodo generacional, de hacer autocrítica y decidir si realmente la juventud está perdida o la hemos perdido entre todas.

@romana_lis

Corrupción, Desigualdad, Empleo, Exclusión, Menores y jóvenes, Personas Migrantes
Escrito por xosecuns 26 Comentarios
Facebook Tuenti Twitter Google Buzz Meneame.net
Página 1 de 141234510...Última »