La Voz de Galicia
Navegar es necesario, vivir no es necesario (Pompeyo)
Seleccionar página

Alicia

Alicia, empuñando la espada Vorpalina el Día Gloricioso, en la película de Tim Burton

El Día Gloricioso, cuando al fin tiene que resolverse la disputa entre la Reina Blanca y la Reina Roja, Alicia empuña la espada Vorpalina y se presenta al mundo:

-Me llamo Alicia, vivo en Londres.

Alicia tiene que enfrentarse, como paladín de la Reina Blanca, al monstruoso Galimatazo, un temible dragón del Submundo que lucha en nombre de la malvada Reina Roja. Aterrorizada, le dice al Sombrerero Loco que es imposible. «Sólo si crees que lo es», responde el Sombrerero, tal vez el más cuerdo de todos. A lo que Alicia replica:

-Muchas veces soy capaz de pensar seis cosas imposibles antes de desayunar.

Comienza el combate y, mientras pelea con el Galimatazo, Alicia enumera sus seis imposibles: «La poción que te hace encoger, la tarta que te hace crecer, los animales hablan, … Seguir leyendo

El hombre que mató a Liberty Valance

Hay una secuencia en El hombre que mató a Liberty Valance (The Man Who Shot Liberty ValanceJohn Ford, 1962) en la que la historia del cine se detiene y durante unos segundos aguanta la respiración. Sucede un sábado por la noche en la cantina de Shinbone, cuando Liberty Valance(Lee Marvin), el malvado pistolero del látigo con empuñadura de plata, pone la zancadilla al improvisado camarero Ransom Stoddard (James Stewart) y rueda por los suelos el bistec que se iba a zampar Tom Doniphon (John Wayne), el hombre más rápido al sur del Picketwire. Entonces Doniphon se pone en pie, las manos listas para desenfundar, y exige a Valance que recoja el maltrecho chuletón.

Durante un instante Ford glosa la asombrosa historia del Homo sapiens, ese bicho que lo mismo compone la Odisea y la Teoría de la … Seguir leyendo

El póster del Che

La última vez que estuve en Sevilla -agosto, 45 grados a la sombra- me encontré con un cartel del Che en el que el rostro del revolucionario argentino había sido sustituido por el de Camarón de la Isla. Hacía tiempo que no tropezaba con un póster del Che, el mismo que durante décadas adornó los cuartos de los estudiantes de Santiago.

Ese mediodía infernal, mientras mis proteínas comenzaban a desconfigurarse sobre la acera y me sentía Arnold Schwarzenegger descendiendo a la balsa de acero fundido en la escena final de Terminator 2, me pregunté por un hecho ciertamente paradójico: ¿Por qué el ídolo de medio mundo, el que colgaba en las paredes de las pensiones y residencias universitarias, era el perdedor, Ernesto Che Guevara, y no el triunfador absoluto, Fidel Castro, el héroe de Sierra Maestra, el comandante que lideró durante medio siglo la Revolución cubana?… Seguir leyendo

Los Sitios, de Antón Castro

La última vez que estuve en Zaragoza, quedé con mi amigo Antón Castro, que es un aragonés de Arteixo (A Coruña), un aficionado del Garrapinillos que sigue soñando con el mar de Caión entrando en invierno hasta la cocina del bar del pueblo. Siempre generoso, me regaló, entre otros tesoros suyos, un libro titulado Los sitios de la Zaragoza inadvertida. Una maravilla en la que las fotos de Andrés Ferrer y los textos de Antón nos van contando esos rincones perdidos de una ciudad que tendríamos que amar mucho más de lo que ya lo hacemos, porque se lo merece todo.

Cuando leo Los sitios pienso en el bus de Zaragoza, el número 51, que te lleva desde el paseo de la Constitución a la estación de Delicias (la terminal ferroviaria más fría del mundo). Ir en el bus 51 es leer el libro de Antón CastroSeguir leyendo

Agustina Otero Iglesias

El 15 de abril de 1965 la agencia Efe transmitía un breve despacho desde Niza en el que daba cuenta del entierro de La Bella Otero:

Un pequeño grupo de personas ha asistido el entierro de La Bella Otero, apodo con el que en vida se hizo famosa Agustina Otero Iglesias, que nació en Puente Valga (provincia de Pontevedra) en 1868 y que fue admirada y conocida por los más importantes personajes de principios de siglo, forjándose en torno a ella las más románticas leyendas, ilusiones y frustraciones.

El funeral y entierro han sido muy sencillos. No ha habido ninguna persona de relieve, solamente unos escasos viejos amigos, uno de los cuales ha pronunciado una breve plática en español y después el féretro ha sido depositado en la tumba que se había hecho construir La Bella Otero.

Esta se ha llevado a la sepultura un misterio, ya que … Seguir leyendo