La Voz de Galicia
Seleccionar página

Cuentan que Donald Trump, antiguo promotor inmobiliario y hoy presidente de los Estados Unidos, quiere comprar Groenlandia a los daneses. Cuando pienso en las pequeñas manos (porque son muy pequeñas) del 45.º comandante en jefe de Washington sobre esa enorme isla helada, se me viene a la cabeza lo que escribió Henry David Thoreau en Un paseo invernal:

«Quienes han vivido en Groenlandia cuentan que, cuando hiela, el mar humea como si se quemasen matojos, y se levanta una bruma, muy perniciosa para la salud, que llaman ‘humo helado‘ y que corta la cara y las manos hasta producir ampollas».

Es la mejor definición que he leído de Donald Trump. Así pasará a la historia. Como puro humo helado.