La Voz de Galicia
Seleccionar página

Raúl del Pozo recuerda, en su columna de hoy, la tesis de que los blogueros son (somos) «monos con ordenata». El texto es el clásico ejemplo de una presunta rectificación (él lo llama consuelo) que, en realidad, se limita a divagar por los darwinistas cerros de Cuenca. Creo que ya no merece la pena perder un minuto más con este asunto de los simios.