La Voz de Galicia
Seleccionar página

Hay lecturas poderosas que te sacuden, que te tumban. El ombligo del mar , del periodista de La Voz y escritor Luís Pousa, es ese tipo de evangelio apócrifo. Sale en galego y castellano, en Espiral Maior, y será un libro de prosa poética que atraerá como un imán los premios, porque los merece. El autor, que es un hombre bueno, imprescindible, hace el amor con una ciudad, A Coruña, pero también tiene tiempo para catalogar el cielo de Fisterra como un «cielo de tigres tristes». Es esta una lectura de lápiz rojo, para subrayar las frases hermosas, terribles. Para saborearlo en voz alta, como se tocan las campanas y cantan las sirenas. Estamos ante un corán urbano. El argumento es la vida, la muerte. Y el amor que redime, «la arboleda de tu cuerpo». Hay «nubes barrocas como hembras de Botero» y una ciudad, que, cuando tiene luz, parece «un escorial luminoso». Están por las páginas el sucio Bukowski y las enumeraciones minerales de Octavio Paz o Neruda. Está Nietzsche, el filósofo (no confundir con el medio Netzer, que fue del Madrid). Sabe Pousa, que las horas «son de alambre» y, aun así, intenta «nombrar el tiempo y los sueños». Y emerge como un pecio del naufragio la figura del padre, que muere y «del que no recordamos ni la voz». Emerge para dejarnos una corbata de seda sobre el recuerdo. Porque lo difícil es seguir, quedarse y seguir. Esta es la segunda operación a corazón abierto que vive Luís Pousa.

*Publicado por César Casal en La Voz de Galicia, 2 de enero del 2009