La Voz de Galicia
Seleccionar página

Ourense. La idea era dar una vuelta por Ourense y ver cómo está el Camino de Santiago por la ciudad, de paso que venía al XX Congreso Estatal de Voluntariado que se celebra en Expourense, un recinto estupendo con unos alrededores inmediatos en los que mejor es no fijarse. Pero la realidad es que el congreso engancha desde el minuto uno, porque ese gran espacio fue convertido no solo en un expositor –ahí están los stands- sino también en una zona de ocio sano y ecológico, lo cual incluye la mayor concentración de hamacas que he visto en mi vida (cierto: no fui a ningún hotel de Canarias o Levante, que dicen que hay muchas).

Con reticencia uno se sienta con otras 900 personas para escuchar al menos un rato los discursos oficiales. Y resulta que en vez de ser el rollo plomizo habitual los tres interventores (de ellos, dos políticos, la ministra de Sanidad y el presidente de la Xunta de Galicia) dicen cosas, y cosas interesantes, y escapan del papel escrito. Y conectan con una audiencia que a esas horas de la mañana está, lógicamente, fría aunque fuera luce un maravilloso sol otoñal.

Y así transcurre la mañana, y la comida ya resulta alegre, y en la tarde se desgranan dos mesas redondas mientras la gente va su bola, y asiste (la aplastante mayoría) o anda por la zona de ocio intercambiando experiencias o se acerca a los stands a ver qué hacen estos o aquellos. Y me encuentro con ese encanto que es Pilar Tovar, una profesora hoy en A Coruña, ayer en Cambre (provincia de A Coruña) que en Finlandia tendría oferta tras oferta de los institutos (en Finlandia no hay funcionarios, los centros educativos contratan a quienes creen que son los mejores).

¿Y Ourense? Pues bien, gracias, pero va a quedar para mañana, porque el tiempo se me ha ido volando y se hace noche muy temprano. Y no he podido ir con el resto de los congresistas, que se han lanzando a conocer la ciudad ya de noche, en una visita organizada. Y algunos decían de hacerle caso al presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijoo: ir a A Chavasqueira a bañarse en sus aguas termales al aire libre. Lo siento, presidente, bajo ningún cocepto cuente conmigo, ya me llega con la ducha caliente mañanera.