La Voz de Galicia
Seleccionar página

Touro. He hecho una parte de una ruta de senderismo que discurre por el municipio coruñés de Touro. Una ruta impresionante, bien diseñada pegada a un río, preciosa, sin un ruido, sin un ladrillo, sin cemento, con molinos y una pequeña cascada de 10 metros con su respectiva fosa. Una maravilla. Pero el río parecía muerto, no he visto  ni un solo pez. Luego me fijé que en partes aparece rojizo. Y tiré de móvil: la cercana mina, esa que quieren ampliar con la falacia de que es segura para el medio ambiente, es la responsable de que ese río esté muerto. Que se prepare la ría de Arousa.