La Voz de Galicia
Seleccionar página

18 céntimos…

Bastaría esta cifra para justificar el nacimiento de la Campaña Ropa Limpia, una amplia red internacional de ONGs, sindicatos y organizaciones de personas consumidoras que desde hace casi 25 años lucha para mejorar las condiciones laborales en la industria textil y de material deportivo. Tanta constancia y esfuerzo han tenido mucho éxito, si bien queda mucho para que las largas jornadas laborales, los salarios de miseria o las condiciones de trabajo peligrosas no sigan siendo una realidad que existe detrás de mucha de la ropa que compramos.

Unido a la denuncia y a la incidencia política y social, por todo el mundo han nacido empresas que fabrican y venden moda sin explotación laboral y respetando el medio ambiente. En la Guía para vestir sin trabajo esclavo les cuentan algunas, pero en Galicia han dado un paso más: 17 emprendedores sociales con el impulso de Amarante Setem (responsables de la Campaña Ropa Limpia como parte de la Federación SETEM) han dado un paso más y crearon en 2014 MOV3. Galicia viste consciente.

Para que nos explique todo esto, les dejo con Nanda Couñago, la directora de Amarante Setem.

¡Gracias Nanda!

Galicia viste consciente

Cuando nos hablan sobre los problemas del medioambiente, o de recursos finitos, como el petróleo y al agua pensamos en la contaminación de los coches, fábricas. Pocas veces lo relacionamos con nuestro consumo de ropa pero los productos textiles están elaborados principalmente de materias primas naturales como el algodón o de productos sintéticos.

El impacto ambiental que tienen todos los productos sintéticos derivados del petróleo está muy claro. Solo tenemos que ver los plásticos. Pero si vamos el algodón, vemos también que aunque sea un producto natural, su producción intensiva también tiene un gran impacto. Solo para la producción de una camiseta se utilizan más de 150 gramos de productos químicos.

Para un kilo de algodón se necesitan 6.000 litros de agua. Y para un acre se utiliza media tonelada de fertilizantes y 8 litros de pesticidas. Y sabemos que el uso de pesticidas afecta a la calidad del aire, del suelo, el agua y la salud de las personas trabajadoras, que en su mayoría son mujeres. Y que en estos cultivos aún no se ha eliminado la explotación infantil.

Pero sobre todo, con el aumento del consumo de ropa, ha aumentado el consumo del algodón transgénico hasta ser el 70% de la producción de esta materia, con un agravamiento de los impactos antes mencionados.

¿Cómo puede ser que la época en la que más se habla sobre el compromiso con el medioambiente, hayan aumentado exponencialmente los residuos textiles y, por lo tanto, el impacto medioambiental?

Ya en el 2005 cada español tiraba entre 7­ y 10 kilos de residuos textiles al año. Y el Ministerio de Agricultura, alimentación y Medioambiente ya alertaba de la necesidad de un consumo de ropa más respetuoso con el medioambiente y con los ciclos de vida útil de la ropa. Si vamos a datos más recientes, en países como Alemania se tira un millón de toneladas de ropa al año. Y en Estados Unidos, en el 2010 fueron 13 millones.

Se impone la fast fashion. El usar y tirar

Las grandes empresas multinacionales de la ropa han conseguido imponer un modelo de negocio nada sostenible, el llamado Fast Fashion.

Para ello han basado su modelo en dos cosas: la deslocalización continuada, yendo de país en país buscando el precio más barato, mayores exenciones fiscales, menores controles medioambientales y laborales. Y del otro, ropa con menor tiempo de vida útil, producciones cortas y plazos de entrega cada vez más cortos.

Esto tiene varias traducciones:

Para las personas consumidoras ropa de peor calidad, y más barata que te anima y obliga a renovar más rápidamente tu armario y crear una necesidad de estar continuamente a la última moda.

Para las personas que confeccionan la ropa: salarios de miseria, jornadas interminables, precariedad laboral, miedo, y enfermedades.

Para el medioambiente. Productos químicos sin control que se vierten a los ríos donde se confecciona y llega a nuestras casas a través de la ropa para luego volver a llegar a nuestros ríos y/o basureros.

No hace muchos años en Galicia miles de mujeres empezaban a trabajar a los 16 años en muchos pueblos para sacar adelante lo que luego se llamó la moda gallega. Ahora son millones de chicase incluso niñas de Marruecos, Bangladesh, China, que con 50, 60,70, 80, 200 euros al mes malviven intentando mantener a su familia, en condiciones inhumanas de trabajo.

Y esa ropa que se producía en Galicia ahora vuelve a nuestro armario a precios cada vez más baratos para tenerla dos o tres años en nuestro armario y luego la tiramos porque eso es imposible de reciclar o reutilizar.

Ante esta situación siempre surgen las preguntas: ¿existen alternativas?, ¿dónde puedo comprar ropa que tenga en cuenta criterios sociales, ambientales y de proximidad?

Moda etica Guia Amarante

Galicia Viste Consciente

Si existen alternativas. Pocas pero cada vez más. Diseñadoras y diseñadores, marcas, tiendas que creen en la necesidad de que otra forma de confección y consumo son posibles, que apuestan por la producción ecológica, por la recuperación de tejidos, por la reutilización, por la segunda mano, por el amor a la producción artesanal, en poner en valor nuestro entorno, que apuestan por producir localmente. En definitiva en ofrecer una producción sostenible para un consumo responsable.

En Galicia todas estas iniciativas se han unido para poner a disposición de las personas consumidoras ropa sabiendo quien y como se produce bajo criterios de eco­sostenibilidad, reducción del consumo energético, del agua, criterios éticos y producción local. Y para ello hemos creado la web “Mov3. Galicia viste consciente”.

En esta web podrás encontrar ropa para bebés, ropa intergeneracional, camisetas, sudaderas, ropa para chicas y chicos, denin, accesorios para niños y niñas, pero sobre todo, hecho con amor al detalle, al cuidado, de forma artesanal, con tejidos y tintes naturales, con telas ecológicas, con recuperación de los tejidos naturales. Y todas ellas en distintos puntos de Galicia, algunas incipientes y otras más consolidadas pero todas bajo el mismo paraguas.

MOV3.Galicia Viste Consciente es un espacio donde ir incorporando todos aquellos proyectos que creen que otra forma de producir y consumir es posible.

www.mov3.gal

@_Mov3_

Entrada actualizada. Original publicada en Julio de 2014