La Voz de Galicia lavozdegalicia.es - blogs | Inmobiliaria | Empleo | Mercadillo

Entradas etiquetadas como ‘Triangulo de Amor Bizarro’

Sí, Triángulo de Amor Bizarro vuelven a arrear en Retroalimentación

lunes, febrero 15th, 2016

triangfulo

En abril este blog cumple ocho años en activo y lo vamos a celebrar con una de sus bandas fetiche: Triángulo de Amor Bizarro. Sí, como viene siendo habitual en los últimos años, el grupo presentará su trabajo con nosotros (Playa Club, 22 de abril, 23 horas). Es algo que me hace sentir tremendamente orgulloso porque, además de disfrutarlos en tiempo real, sé que en el futuro serán uno de los grupos de referencia cuando se mire a este momento.

Triángulo de Amor Bizarro
participaron en el festival Retroalimentacion 06, cuando era una extensión del feedback-zine y este blog ni siquiera existía. Desde ahí se estableció una conexión que se ha mantenido constante en el tiempo. Son una de las mis bandas favoritas y tenerlos en el ciclo un placer. Aquí tocaron por primera vez en directo con Jorge Ilegal en un concierto memorable. También presentaron el flamante Victoria Mística. Y ahora llega este maravilloso Salve discordia, que suena a cuarto y mitad de gloria.

Atentos, porque el concierto parte con una OFERTA inicial de entradas a 8 euros. Luego constarán 10 en venta anticipada y 14 en taquilla. Como telonero estará Pantis, el proyecto de Rubén Dómiguez (Chicharrón, ex Telephones Rouges). Será una fiesta macanuda.

El ruido de TAB vuelve a la ciudad: “¡Sí, sí, síiiiii!!

viernes, marzo 7th, 2014

Lo recuerdo perfectamente. Era Navidad del 2006 y acudía a una cena con amigos. En mis disc-man escuchaba la copia que, de estrangis, me había pasado Rodrigo Caamaño del primer álbum de Triángulo de Amor Bizarro, su banda. Aún no estaba editado y creo que le faltaba aún la mezcla final. Lo escuchaba por primera vez. Caminaba por la calle Juan Flórez y sonó en mis oídos El fantasma de la transición. La conocía de sus maqueta-moqueta. Pero aquello subía a otro nivel. Con esas melodías lánguidas, esas voces desapasionadas, esas líneas de ruido que dibujaban ondas y, sobre todo, esta estampida que se produce en el minuto 2,39. Ahí fue cuando cerré el puño y dije “¡Sí, sí, sí, síiiiiiiiii! ¡Al fin!”. De verdad, flotaba por la acera.

Había estado esperando por eso desde, al menos, la disolución de Los Eskizos: un grupo de aquí que fuese capaz de hacerme revolverme por dentro y pasar a formar parte de mi vida. Al principio me los tomé con distancia, escaldado de esa relación músico-fazinero que solo admite loas. Pero pronto nos quisimos mutuamente. Ellos eran la versión en carne, hueso, ruido y melodía de las ganas de romper cristales que, a veces, sentíamos en el fenecido Feedback-zine, hartos de la parálisis. Sí, como de pronto irrumpir con el Upside Down de Jesus and Mary Chain en la noche coruñesa a todo volumen, Triángulo de Amor Bizarro aportaron gamberrismo, frescura y uñas afiladas. Sin titubeos y sin medias tintas. De nada servía mantener la distancia: aquello estaba condenado al amor eterno. El odio de alrededor no hacía sino alimentar la afinidad.

En dónde nos conocimos y la conversación que mantuvimos queda en el off the record, no vaya a ser que algunos vuelvan a sacar el hacha de guerra. Aunque no estaría mal decirlo algún día… Pero, lo importante, es que no se quedó en un sarampión de temporada. Todo creció y aquel pellizco nervioso se convirtió en un terremoto maravilloso. La noche de hoy será una consecuencia de aquello. Es ya la tercera actuación del cuarteto de Boiro, que dio sus primeros pasos en A Coruña (acojamos a lo bueno, por favor), en la que estoy involucrado como organizador (antes estuvo el festival Retroalimentación 06 con Sr. Chinarro y Devalo en el 2006 promovido por el Feedback-zine y su pase el año pasado junto a Jorge Ilegal dentro del ciclo de este blog). Solo con los desaparecidos Nadadora he llegado a tejer una relación tan intensa. Y no saben lo contento, orgulloso y excitado que estoy ante tal posibilidad. El mejor grupo del rock independiente español actuará hoy aquí, soportado por este blog. De camino del trabajo a casa volvieron a mí muchas cosas olvidadas. Volumen, electricidad y, efectivamente, ese puño cerrado diciendo “¡Sí, sí, sí, síiiiiiiiii! ¡Al fin!”.

Esta noche Triángulo de Amor Bizarro vuelven a la ciudad. Y lo hacen de la mano de Los conciertos de Retroalimentación. Sé que algún día se hablará de ellos como hoy hablamos de Golpes Bajos, Parálisis Permanente o Radio Futura. Es decir, aquí está la historia, aunque a veces no nos demos cuenta. Y ese gesto de cabreo que veo a lo lejos de la ortodoxia rock supone el refrendo de todo lo antedicho.

TAB, Wolrus y Pardo en Los conciertos de Retroalimentación

miércoles, enero 29th, 2014

Tras el arranque del año con Combo Dinamo, Los conciertos de Retroalimentación siguen con dos nuevas fechas. Apunten en la agenda porque ambas merecerán la pena. Como siempre los conciertos serán en la sala Mardi Gras de A Coruña a las 22 horas y contarán con la producción de Argonauta. Ya avisaremos por las redes sociales cuando se pongan las entradas a la venta. Mientras, seguimos trabajando en el calendario de lo que queda de temporada.

-WOLRUS + PARDO (28 febrero, entradas: 6 euros anticipada y 8 en taquilla). Con el puente entre finales de los sesenta y principios de los setenta siempre en el punto de mira, Wolrus se asientan en el country-rock con ocasionales miras a la psicodelia o la explosión pop. De Gram Parsons a The Byrds, pasando, cómo no, por The Beatles el sexteto formado por veteranos de la causa en A Coruña, entregó el año pasado un epé, Chasin’ The Light, que reforzó su apuesta. Ahora, antes de meterse a grabar su tercer trabajo hacen parada en este ciclo tras un anterior intento frustrado. Se traen a un amigo, Néstor Pardo, al servicio del folk-rock.

-TRIÁNGULO DE AMOR BIZARRO (7 marzo, 10 euros anticipada y 12 en taquilla). Casi un año después de su pase por el ciclo junto a Jorge Ilegal, Triángulo de Amor Bizarro vuelven con Victoria mística, su tercer trabajo, ya editado. Como era de esperar su particular aleación de ruido, melodía, hipnosis y cabreo triunfó en las listas de lo mejor del año. Para este blog han firmado el mejor disco nacional del año y es un honor volverles a abrir las puertas, tras aplazar una actuación que inicialmente iba a tener lugar en diciembre del 2013. Vienen con Elvis Negro.

Los diez mejores discos nacionales del 2013

lunes, diciembre 30th, 2013


Sí, una vez más Triángulo de Amor Bizarro están ahí, en lo más alto del pop nacional. Victoria Mística supone un nuevo paso en su característica aleación de ruido y melodía. Vence y convence. Solo deja la duda de hasta cuándo podrán los de Boiro seguir estirando el chicle sin hacer una revolución de sus planteamientos sonoros. Eso queda para el futuro. Ahora toca disfrutar de un listado en el que de nuevo sobresale Galicia. No existía intención alguna de poner el acento gallego, pero e las cosas son así: hasta cuando se va fuera para ensalzar a León Benavente resulta que su cantante, Abrahan Boba, procede de Vigo. Ya se ha hablado en este blog veces y veces del (excelente) estado de las cosas musicales de nuestra tierra. Las entregas del 2013 de bandas como Das Kapital, A Veces Ciclón, Disco las Palmeras o Antenas Hacia El Cielo (y otras que se quedaron a las puertas de este listado, como One Of These Days, Niño y Pistola, Unicornibot o Caxade, o los nuevos epés de Jane Joyd, Wolrus y Moondogs Blues Party) vuelven a refrendar la impresión.

1. TRIÁNGULO DE AMOR BIZARRO “Victoria mística” (Mushroom Pillow). Problemas con la mezcla final hicieron que el disco saliera a destiempo, en pleno verano, con la gente a otra cosa. Pero los que se metieron en él sintieron, sí, el calambrazo. Afilando el sonido y llenando sus canciones de una mala leche que ahora mira a lo político, Triángulo de Amor Bizarro ofrecieron en el 2013 quizá el mejor trabajo de su excitante carrera. No hay factor sorpresa, pero sí un amplio recorrido por sus múltiples vertientes: la pop (Victoria mística), la obsesiva (Robo tu tiempo), las parábolas shoegazers (Enemigos del espíritu) y las explosiones de ruido (Lo hispano marcha- La banca paga). Continúan siendo los mejores aquí, como ya lo fueron hace tres años. En mayo estuvieron en Los conciertos de Retroalimentación con una actuación para el recuerdo. En el 2014 volverán al ciclo.

2. LEÓN BENAVENTE “León Benavente” (Marxophone). Por una vez el concepto de supergrupo indie ha ido más allá de un divertimento paralelo intrascendente. En León Benavente se dan cita Eduardo Baos (Tachenko), César Verdú (Schwarz) y Luis Rodríguez y Abraham Boba (ambos músicos Nacho Vegas y el segundo con una notable trayectoria en solitario). Tirando de un rock más bien oscurete que invoca al fantasma de The Cure, tejen un ramillete de canciones estupendas, con letras inteligentes y la suave voz de Boba al frente. Y su directo promete muchas cosas. En febrero vendrán a Galicia.

3. DAS KAPITAL “Grecia” (Discos Da Máquina). Antes estuvo Ruido negro, pero es con este segundo álbum cuando los compostelanos han solidificado un discurso tan ambicioso como falto de fisuras. “Esta é a época e esta é a música da época”, proclaman en un álbum que, al estilo de los Programme de L’Enfer Tiede, pretende radiografiar el momento con toda su crudeza. En ese caso su idea está clara. Sobre bases de aire industrial y ausencia de melodías, el spoken word de O Leo -amenazante, contenido, logradísimo- expone su versión y visión de los hechos: Grecia es el reflejo que nos devolverá el espejo más pronto que tarde. Escucha el disco aquí.

4. LA MALA RODRÍGUEZ “Bruja”(Universal). La Mala está muy cabreada. Y la furia se agolpa en su rapeo. Como si las palabras se quedasen cortas, temas como Caja de manera o 33 las acogen en sus rimas para hacerlas explotar de una manera apabullante. Como un auténtico bofetón, María Rodríguez surgió este año con una autoridad tremenda. Desde Lujo ibérico (2000) no se le recordaba tan inspirada. Pero es que además de sacar las uñas, la de Cádiz se mete en la segunda mitad del trabajo en territorios más sensuales e intimistas, siempre girando sobre su gran temática: el miedo y la necesidad imperiosa de vencerlo. Era una grande y este año creció aún más.

5. A VECES CICLÓN “A Veces Ciclón” (Acuarela). Lo de este trío de enamorados de los Jr., Viva las Vegas y Mus que dieron lustre al catálogo de Acuarela a finales de los noventa y principios de los dosmiles es para tomárselo con (mucha) calma. Solo así uno puede disfrutar de un puñado de canciones interpretadas en susurros, armadas en bucles sonoros circulares y engalanadas con percusiones impertérritas. Parece que no ocurre nada. Al poco, sin embargo, tienen al oyente ensimismado. Lo logran con canciones que contemplan esperas hacia la nada, cambios de estaciones o desconexiones en las relaciones humanas. Merece la pena el esfuerzo. Escucha el disco aquí.

6. MANEL “Atletes, Baixin de l’escanari” (Warner). Adiós al ukele. Adiós a los arreglos de cuerdas y viento. Manel se impusieron la deserción de dos de las notas más características de su sonido para seguir avanzando en su carrera. Y la jugada les ha salido bien. El nuevo armazón -más recio y simple, pero igualmente distintivo- sirve para revalidar a los catalanes, expertos en lanzar miradas oblicuas de las cosas. Así son capaces de ver la gran historia de amor entre John Lennon y Yoko Ono, en vez de sumarse al odio general, o convertir en el momento en el que una banda de rock decide separarse.

7. RAFAEL BERRIO “Diarios” (Warner). Llega tarde este reconocimiento en este blog. El cantante vasco, autor del imprescindible 1971 (2010), se lo merecía mucho antes. En algún lugar entre Carlos Gardel, Jacques Brel y Leonard Cohen, emerge un universo poético, bohemio y romántico que logra cotas de elegancia inéditos en el panorama nacional. Letras como “Ya no es tu alma cera blanda / donde el mundo marca impronta / sino lacre endurecido y quebradizo” suenan como latigazos crooner de un autor sorprendentes y a reinvidicar totalmente. Nunca es tarde. Escucha el disco aquí.

8. STANDSTILL “Dentro de la luz” (Buena Suerte / Sony). Después de comprimir en Adelante Bonaparte la experiencia de tener un hijo, Enric Montefusco traza en su nuevo disco un tratado sobre cómo el amor llega a una persona y la ilumina completamente. Intercalando momentos de recogimiento con explosiones, los catalanes se muestran ahora totalmente imprevisibles. Además, en todo momento se desprende la sensación de querer atrapar una cierta espiritualidad con coros celestiales y una música que mira hacia el cielo como aquellos The Delgados de Hate (2003). Algunos fans se han echado las manos a la cabeza. Harían bien en volverlos a escuchar una vez más. O dos. O tres. O… hasta que haga click.

9. DISCO LAS PALMERAS! “Ultra” (Matapadre). Segundo trabajo del trío de Sarria y segundo disparo certero. La receta continía invariable: sonido rugoso, magmas de ruido, ocasionales rayos melódicos y estampidas rítmicas. Más politizados aún, hablan de la frustración, la rabia y las ganas de romper con todo en el negro momento en el que nos ha tocado vivir. En ese sentido, destaca Que rueden cabezas. En ese estribillo definitivo que clama “Se ríen de ti” la banda ha alcanzado su cima hasta la fecha. Otros que destacan en directo, tal y como se pudo ver en su pase en Los conciertos de Retroalimentación. Escucha el disco aquí.

10. ANTENAS HACIA EL CIELO “Antenas hacia el cielo”. El proyecto de los hermanos Gonzalo y Dani Abalo explora el lado más electrónico de su ex banda Nadadora. Con The Cure, Disco Inferno, Field Mice, OMD o The Radio Dept como influencias, el dúo deja un primer paso que nace totalmente de espaldas a todo: ni edición física, ni directos de presentación, ni la más mínima promoción. Solo amor a un modo, ese modo, de concebir la música en el que Joy Division se conectan con Slowdive sin problemas. Ojalá tenga continuidad. Escucha el disco aquí.

Esos grupos gallegos que “no saben tocar”

martes, noviembre 26th, 2013

Hace unos días me dijeron que Franc3s, de los cuales soy un encendido fan y alucino con su actual directo, no saben tocar. Era obvio que la cosa iba más por desprestigiar que por ensalzar el encanto de su ruidismo rudo y primitivo. De paso, le cayeron unos piropos similares a Telephones Rouges, también favoritos personales. Unas semanas antes me vinieron con lo mismo de Srasrsra, otros que me vuelven loco en disco pero, sobre todo, encima de un escenario. Ante mi defensa de sus virtudes, me espetaron: «Esto es como si tú ves que le dan tu trabajo a una persona que no sabe escribir».

A mediados de la década pasada esa máxima siempre se la aplicaban a Triángulo de Amor Bizarro cuando uno los sacaba a colación exaltando sus virtudes. Ya se sabe: Rodrigo, Isa y sus compinches solo hacían ruido y no tenían ni un ápice de habilidad con sus instrumentos. Se decía con especial saña, sobre todo cuando la bola de fama empezaba a rodar y la banda rompía el cascarón de la escena local. Y, si nos remontamos a los noventa, aún recuerdo cómo muchos afeaban por idéntico motivo a Los Eskizos, el grupo coruñés que adoraba en mi adolescencia. Eso sí, se exceptuaba en este caso a Luis Garrido, su batería, indultado por los músicos chanes que ponían en duda la solvencia de la banda.

Imagino que todos estos no tolerarían ni en broma a los Siniestro Total de 1982. Tampoco a Aerolíneas Federales o a Viuda Gómez e Hijos. Así, recordando y trenzando, me doy cuenta de que algunos de los mejores grupos de la historia del rock gallego pues, eso, “no sabían tocar”. También parte de los que hoy me tocan la fibra.

Pues, no sé, a mí esto siempre me recordó a ese momento adolescente que manifestabas que una chica era guapa y te advertían rápidamente que su pelo estaba teñido y que llevaba kilos de maquillaje. La respuesta siempre era: ¿Y a mí qué me cuentas? Saber elegir bien el tinte y el maquillaje tenía su mérito. Canalizar así de bien esa supuesta falta destreza instrumental, también. Igual que en los noventa no encontraba por aquí rival posible sobre las tablas a Los Eskizos, ahora no doy con una sola banda capaz de hacer sombra a Triángulo de Amor Bizarro y pienso que Srssrsra es lo más grande salido en A Coruña desde ellos. Además, los Telephones Rouges me ofrecen unos huracanes de guitarras capaces de levantar el peor de mis días. Y he sentido verdaderos escalofríos con el ruidosísimo directo de Franc3s en Los conciertos de Retroalimentación.

Todo ello sin que, al parecer, ninguno de ellos sepa tocar.

La politización del indie gallego

jueves, octubre 17th, 2013

En los últimos años el germen de la política ha entrado en contacto con el indie gallego. Respondiendo a una tendencia cada más más habitual a nivel nacional, nombres veteranos de la causa como Triángulo de Amor Bizarro o Apenino muestran en sus últimos trabajos una particular visión del clima social actual. En paralelo, se crean células como Disco Las Palmeras! o Das Kapital, fuertemente politizadas desde su nacimiento. Echamos un vistazo al estado de las cosas hablando con sus protagonistas.

La política nunca importó mucho en el indie gallego. En la década pasada ese ambiente, generalmente integrado por los hijos de la clase media con acceso a la universidad, tenía otros problemas sobre los que cantar. A saber: el trauma post-adolescente de la inmadurez crónica, las eternas heridas del corazón, la ironía outsider del que no encaja en el mundo, las experiencias narcóticas en todas sus variantes, las bromas privadas… y también, por supuesto, los ejercicios meramente estéticos sin más contenido que el de emular a ídolos. Ahí se encuentran la mayoría de sus hilos argumentales.

Normal, eran las cosas que afectaban. En general, a aquella generación que había crecido con la amenaza del mileurismo más que con la del paro no le iban las cosas tan mal como para exigir el cuchillo. Hoy se percibe de manera aún más clara, cuando lo malo de entonces empieza a tomar forma de raro privilegio. No hace mucho la cita anual con el Primavera Sound se ponía sobre la mesa como algo irrenunciable. Los viajes iniciáticos a Berlín y Londres, concebidos casi como un derecho fundamental a golpe de línea low-cost subvencionada, también. Y, en muchas ocasiones, el colchón paterno – bien acogiendo, bien subvencionando independencias- resultaba lo suficientemente cómodo para recrearse en esa juventud estirada ad infinitum. En las canciones de Los Suaves la gente las podía pasar putas, vale. Sin embargo en el reino de Arcade Fire y Franz Ferdinand la verdad es que no importaba mucho. Hablar de ello era, ya se sabe, panfletario. La política aquí se veía como algo íntimo. Tanto que rara vez traspasaba el verso. Y, si lo hacía, apenas llegaba a una chapa de Nunca Mais o un No a la Guerra.

Dejando al margen los supuestos posicionamientos por omisión (esa resbaladiza postura que sitúa en la derecha a aquellos que no tocan ciertos temas), cuesta encontrar rastros de discos explícitamente políticos a diez años vista en el indie gallego. En la primera mitad de la década, lo más parecido a ello se detecta en momentos aislados de Los jóvenes mueren antes de tiempo de DELUXE. Corría 2005 y Xoel López desgranaba allí letras como «Las noticias siempre dicen lo mismo, cientos de mentiras cruzan nuestro organismo» o «¿Qué le voy a hacer si quiero a mi mujer y no quiero ir a la guerra». Parecían fijarse en la foto de las Azores, las peripecias de Alfredo Urdaci en TVE y el clima cultural pro-ZP de rechazo a la intervención de tropas españolas en Irak. Años después, en el 2009, se editó Chorando apréndese del ex Apeiron EMILO JOSÉ. Un cuadro de pop de recorta y pega en el que el ourensano cantaba sobre la marginación de los núcleos rurales en clave irónica y sentimental, disparando a la Xunta, la Diputación de Ourense y todo lo que se meneaba. También, ya en los albores de la década, aparecieron los compostelanos ATAQUE ESCAMPE llevando a su música conceptos como el auto-odio gallego. Pequeñas pinceladas que no hacían si no confirman la tendencia dominante: pasar de todo.

Pero todo cambió de un tiempo hacia esta parte. La crisis económica llegó. Y se quedó. Tocó donde duele: en la nómina. Reduciéndola, eliminándola o esfumando toda posibilidad de alcanzar una. De fondo, el estado de bienestar resquebrajándose. Hasta entonces la política era, o cuando menos parecía ser, algo moral y/o estético en la mayoría de los casos. De un tiempo hacia esta parte, no. Tambaleándose por completo el modelo de vida del que se gozaba o se esperaba llegar a gozar, empezó a ser algo lo suficiente vital como para airearla en todos los canales disponibles. Sí, a todos se les cayó el castillo de naipes. A los periodistas que esperaban poder vivir de destripar discos; a los profesionales arty ligados emocional y a veces económicamente al indie; al técnico de sonido que curraba para la tele o el folk, pero que luego le echaba una mano a los colegas; a los estudiantes de derecho sin mucha vocación que se hicieron funcionarios-con-tiempo-libre-para-el-blog; a los programadores culturales que dependían del dinero de esas instituciones que, de pronto, pasaron a ser “los mercados”; a los locales de copas en los que se reunía toda esa gente; y también, claro, a los músicos que, muchas veces, eran alguno de los personajes anteriores tocando instrumentos a tiempo parcial. Los últimos necesitan cantar sobre ello. El entorno parece que demanda esos pasos adelante.

«Ahora no puedo cantar de otras cosas»

Todo este clima convulso se traduce en un giro radical en las temáticas. Y se extiende por una buena parte del catálogo de la música indie en Galicia. Incluso en rincones que, a priori, quedaban totalmente al margen. «Uno habla de lo que le pasa y ahora no puedo cantar sobre otras cosas», comentaba Marco A. Maril de APENINO recientemente. Histórico del indie gallego, en su intervención dentro del festival Microscópico el pasado mes de julio en A Coruña presentó algunas de las canciones que formarán parte de su nuevo trabajo. Inéditas aún, se trata de pequeñas piezas de pop electrónico que -¡sorpresa!- lanzan dardos envenenados al poder. ¿Un ejemplo? «Déjame aclararte / fingir es todo un arte / brillante en tu caso particular / La escasa libertad / la alta sociedad / esos errores tuyos que nunca pagaste» (La estafa social). Poco o nada tiene que ver con la obra anterior de Marco, una persona que se asegura que siempre ha estado muy interesado en la política (de hecho, es licenciado en Ciencias Políticas). Hasta el momento, sin embargo, jamás habían penetrado en el cancionero de Dar Ful Ful o Apenino, sus proyectos más destacados.

«El motivo creo que es claro y evidente: la situación que estamos viviendo es inédita en nuestras vidas, en cuanto a pérdida de derechos y libertades», justifica el músico compostelano, actualmente en paro, sobre su giro. «Perdemos nuestros trabajos, perdemos derechos fundamentales y observamos que mucha gente en nuestro entorno está viviendo en condiciones límites. Ante todo eso, no puedo evitar sentirme afectado y es inevitable que, de algún modo, esta situación se acabe colando en mi música, en mis letras. Me encantaría no tener que hacerlo, pero ahora mismo es inevitable», confiesa. Al tiempo hace un poco de autocrítica: «Al indie siempre se le ha acusado de ser de derechas y, sí, es cierto que dejaba traslucir cierto aire acomodaticio. Pero no creo que fuera sólo algo propio del indie. La sociedad en general estaba, y sigue estando, muy acomodada. Ahora empieza a desperezarse y las protestas en contra del sistema crecen. Y supongo que eso que se entiende como indie, en cuanto que es parte de la sociedad, no puede mantenerse al margen. Es lógico que ahora puedan verse también ahí protestas contra lo que nos está ocurriendo a todos».

El giro político también ha llegado al que muchos consideran como el grupo clave del pop independiente en Galicia, TRIÁNGULO DE AMOR BIZARRO. La banda de Boiro no se anda con muchas metáforas en líneas como «Robo tu tiempo / héroe del trabajo / el acero del partido»(Robo tu tiempo). Tampoco en «Quieren que crea en el amor y en la productividad alemana / harán que trabaje hasta romper mi voluntad» (Enemigos del espíritu). Aunque Rodrigo Caamaño sostenía recientemente que ese poso siempre ha estado en el grupo, lo cierto es que hasta Victoria Mística, su tercer trabajo editado este verano, nunca se había mostrado de la una manera tan evidente. ¿Arrastrados por la coyuntura? «No sé con certeza de si hay un bum político en la música independiente o no, la verdad. Supongo que los grupos, como todo el mundo tiende a hablar de lo que más les afecta», explica sin dejar de jugar con esa dialéctica religiosa que tanto le gusta a ellos: «Creo que es justo y necesario posicionarse de alguna forma. Es nuestro deber y voluntad. Creo firmemente que estamos en una época en la que se está llevando a cabo una lucha de clases, y probablemente estemos perdiendo. Es algo real que está presente en la vida cotidiana de todas las personas, así que como músicos eso se tiene que reflejar si o si, de alguna forma u otra, sea directa o implícitamente. Si no, es que probablemente vives en el mundo de My Little Pony».

Imagen de previsualización de YouTube“Robo tu tiempo” de Triángulo de Amor Bizarro

En la entrevista publicada en el suplemento Fugas de La Voz el pasado verano también hablaba de la edad: «Con nuestro primer disco, por ejemplo, teníamos veintipico años y un punto de vista más posadolescente de la vida. Ahora ha cambiado todo». Sí, el fin definitivo del sueño juvenil muestra un horizonte desolador: «Llegan los 35 años y la gente se da cuenta de que está en un punto muerto -describe-. Fuimos una generación de ir todos a la universidad, en una especie de sueño americano aplicado a España. Y al final nos llevamos todos una buena hostia». Por ello en este nuevo álbum el grupo ha sacado las uñas. Aunque se trata del disco más pop de su carrera, sus letras demandan explícitamente guillotina. «Pedimos cabezas. Todo lo que nos vendieron era un espejismo, que no valía para nadie más que para los mismos. Ahora solo estamos pidiendo lo que nos merecemos. Sería lo justo», sentenciaba entonces Caamaño.

Compañeros de la trinchera del ruido con resonancia social son también DISCO LAS PALMERAS! La banda de Lugo cuenta ya con dos notables álbumes (Nihil Obstat y Ultra) en los que se apunta en múltiples direcciones: desde la monarquía a la casta política, pasando por la iglesia. Y no, no se trata de un grupo calimochero que escribe letras con k, sino unos discípulos de My Bloddy Valentine y Sonic Youth arrastrados por el agitado clima actual. «Nuestro primer disco salió solo unos meses antes del 15M», recuerda Diego Castro, cantante y guitarra. Ve una relación directa en lo que se vive en la calle y su música: «Estaba claro el hartazgo de la gente, vivimos una época bastante espeluznante, corrupción, paro, insultos a la población en forma de privilegios de las castas dirigentes, indultos a delincuentes condenados que tienen buenos contactos… es pavoroso».

Imagen de previsualización de YouTube“Se ríen de ti” de Disco Las Palmeras!

«¡Se ríen de ti!», exclaman en el estribillo de la explícita Que rueden cabezas, una suerte de vómito shoegazer con tenue luz pop. En su espíritu poco o nada tiene que ver con lo que sus autores cultivaron en proyectos musicales anteriores. Castro, por ejemplo, militó en formaciones como Sugardadies, Deluxe o Igloo. Todos, a años luz de sus parámetros actuales. «Supongo que no éramos tan conscientes, cuestiones de la edad, pero también es el día a día que nos toca. Supongo que como músicos y ciudadanos, preferiríamos no estar tan preocupados, pero la situación lo provoca, casi lo exige. No lo hacemos para concienciar a los demás, solo somos críticos, muchas veces hasta con la sociedad y su poca implicación. En el fondo, no tenemos mucha esperanza, la gente parece pensar que esto es solo cuestión de tiempo y no parecen ser conscientes de todo lo que están perdiendo y que probablemente nunca van a recuperar».

«Grecia está ahí, no sirve de nada mirar a otro lado»

Pero si se busca un grupo que encaja a la perfección dentro de este nuevo ecosistema musical gallego este se encuentra en DAS KAPITAL. Los compostelanos, deudores del crudo libro de estilo de los franceses Programme, sorprendieron este año con el excelente Grecia, un segundo trabajo apocalíptico que radiografía un mundo totalmente a la deriva. «Estamos en territorio fora da lei / á marxe do pacto entre clases», canta O Leo con una contención que torna su discurso en una agresividad latente y amenazante. En el horizonte, el desastre griego: «E que Grecia está ahí, no sirve de nada mirar a otro lado. No hace falta darle más vuelta», explicaba el vocalista en el Fugas en julio. En la distancia corta, la realidad más próxima: «El pacto entre clases está roto, mucha gente las está pasando canutas». Y, en el fondo, su postura al respecto: «O es blanco o negro, y la verdad es una. Nosotros creemos en eso. Las medias tintas nos perjudican. O eres parte del problema o parte de la solución».

Imagen de previsualización de YouTubeVideoclip de “Grecia” de Das Kapital

De todos modos, Das Kapital marcan distancia respecto al resto del pelotón. De hecho, un personaje como O Leo no es precisamente un recién llegado. Tiene un pasado a sus espaldas removiendo las arenas movedizas de la política con sus canciones. «No hacemos canción política como se puede llegar a entender en un nivel más convencional -precisa-. Nosotros pensamos que todo es canción política. Bisbal también es canción política pero de la otra. Nosotros no llamamos a la revuelta, somos testigos de que se está produciendo eso. La gente son sujetos políticos que tienen que reaccionar». En ese sentido, resultan claves los directos. «Queremos poner a la gente durante 40 minutos frente a sí misma».

Pero sin duda, la más insólita de las propuestas de corte político de este nuevo pop gallego la han protagonizado NIÑO Y PISTOLA. Su último álbum, There’s A Man With Gun Over There, alberga una historia conceptual en la que tienen un lazo entre sus influencias estéticas (el rock americano de raíces) y su momento. «El disco narra la historia de un jornalero americano en los años cincuenta, que está cansado de su vida y de su trabajo. Entonces decide comprar un arma, matar a su jefe y empezar una especie de revolución personal individual», señala Manolito Portolés, cantante y guitarra del grupo que deja clara la intención: «Es nuestra forma de aportar algo. Tampoco es que seamos una gente superactiva ni revolucionarios, pero de esta manera mostramos nuestro descontento», concluye.

El bum del indie gallego a debate

viernes, agosto 30th, 2013

Ayer en el programa Vía V de V Televisión de trató el actual estado del indie gallego. En el plató estuvieron integrantes de bandas como Triángulo de Amor Bizarro, Unicornibot, Jane Joyd o Músculo!. También el director del Festival do Norte y un servidor hablando del Qué, quién, cómo, cuándo, dónde y porqué de este momento de esplendor en el que también se buscaron miradas de fuera de Galicia.

El programa íntegro se puede ver en los siguientes enlaces:

1ª parte del debate

2ª parte del debate

3ª parte del debate

El día del (delicioso) odio a Triángulo de Amor Bizarro

sábado, mayo 18th, 2013

FESTIVAL DO NORTE, primera jornada
Vilagarcía de Arousa 17 mayo 2013

Pasada ya la medianoche. TRIÁNGULO DE AMOR BIZARRO se enfrentan a unas 5.000 personas. Y lo hacen a su estilo: abriendo el chorro de ruido, girando la manilla de la intensidad y provocando esa especie de caos controlando que, cuando cuaja, resulta fantástico. Cuajó. Lo suficiente como para que, abajo, algunos perdieran la cabeza y la notasen flotando en la maraña de feedback. Otros, sin embargo, no daban crédito. Más de la mitad del público suspiraba porque aquello se terminase cuando antes, algunos incluso optaron por abandonar. “Sin odio no hay rock and roll”, escribían los de Boiro en su Twitter poco después, rescatando una líneas de su amigo Jorge Ilegal. Lo hubo. Hubo odio, Pero también amor, bizarro y apasionado. Ellos firmaron el mejor concierto de la noche de largo. Su Victoria mística (que esperemos que salga cuento antes) está llamado a ser uno de los discos del año. Nos mordemos las uñas.

Antes también destacaron GUADALUPE PLATA. Con su blues aceitoso y obsesivo lograron llenar la inmensidad del escenario grande, dejando claro que no solo son una gran banda de club, sino que funcionan perfectamente en el formato festivalero. Su toque ibérico los hace perfectamente exportables. Además, sorprendieron THE PRIMITIVES que rescataron su repertorio clásicos de los ochenta con dignidad y efectividad. Con The Supremes siempre en el corazón, el toque eléctrico en el bolsillo y Tracy Tracy en versión madura-pizpireta-enrollada contagiaron buen rollo a raudales. Por cierto, se decía en las primeras filas que la cantante trabaja de peluquera en Torrevieja, de ahí su apañado español. ¿Alguien lo puede confirmar?

Cabe señalar dentro del apartado positivo también a JANE JOYD. Con formación de gala atacó el escenario pequeño con sus armas: lirismo, épica y poderío vocal. No era su sitio. La gente, que aún se estaba acomodando hablaba, hablaba y volvía a hablar, y Elba defendía como podía un repertorio llamado a grandes metas. Después de ella, pisó las tablas SR.CHINARRO con una actuación en la que se agradeció la electricidad pero también se evidenció que no es precisamente un proyecto que brille por su directo. Y menos cuando se apela al repertorio de sus últimos (flojos) discos. “Tengo más ganas de hablar que de tocar”, decía Luque bromeando. Lo mejor, rescatar Cero en gimnasia y ver a la gente coreando Del montón. Aún hay fe en el gusto popular.

Queda citar a LA HABITACIÓN ROJA, DORIAN y XOEL LÓPEZ en la zona regular. Los primeros defendieron con una elogiable solidez un repertorio tirando a normalito que, eso sí, encantó en las primeras filas. Los autores de A cualquier otra parte, por su parte, no funcionaron como otras veces. Había muchas ganas de verlos y compartir la fiesta con ellos, pero en esta ocasión, al menos desde mi punto de vista, la cosa no funcionó como en otras maravillosas ocasiones. Algunas interpretaciones sonaron rutinarias y, por momentos, parecía que el grupo llevaba el piloto automático. Ya, por último, Xoel empezó estupendo. Atlántico es un disco delicioso pero que, glups, no gusta a la mayoría de sus seguidores de siempre, que andan un poco mosqueados. Estos aplauden a rabiar nimiedades como Los jóvenes mueren antes de tiempo. El mundo al revés, vamos. Hombre de ninguna parte irradió felicidad. Y Tierra demostró, una vez más, ser la mejor canción del pop en español del año pasado. Pero el concierto transcurrió un poco a tropezones. Una lástima, porque Atlántico se merece en escena la misma fluidez que irradia en el disco que, a buen seguro, se valore más de aquí a unos años que ahora.

La noche se prolongó luego con Miqui Puig y Faber Cores a los platos. Y luego en el Sama Sama com ambientazo de gala. Hoy más. Nos vemos!!!

La foto de TAB: Mónica Irago

Un extraño polígono de amor bizarro

domingo, mayo 5th, 2013

El bolo de Triángulo de Amor Bizarro puso fin a la primera temporada de Los conciertos de Retroalimentación. Y lo hicieron a su manera: montando un barullo de mil demonios. Sí, sonaron ruidosos, agresivos y afilados, como debe ser. Pero esta vez, además, contaron con un aliado insólito. Tras repartir ruido, acoples y canciones de esas que suenan como una punta de compás rayando el cristal, invitaron a subir a Jorge Martínez de Los Ilegales al escenario de Le Club. “Triángulo de Amor Bizarro me gustan. Suenan a una mezcla entre lo que era el final de un concierto de Los Ilegales cuando íbamos puestos de anfetaminas y el sonido de mi afeitadora eléctrica”, dijo el asturiano antes de poner su guitarra al servicio de La Malicia de las Especies protegidas de TAB.

Imagen de previsualización de YouTube“Chicos pálidos para la máquina”

Luego tocó hacer parada en el repertorio de Los Ilegales. Y surgió, como una bomba, Chicos pálidos para la máquina. Ahí se vio mejor que nada el porqué de la fusión, lo tremendamente potente que sonaba la pieza con el respaldo instrumental de TAB. Eso de “Si no hay odio no hay rock n’ roll” que reza el tema les venía al pelo. ¿Un disco conjunto el futuro? Quien sabe, no estaría mal. Le siguió una lectura de ¿Quiénes son los curanderos? y el final, como no podría ser de otro modo, le correspondió a Soy un macarra encantando a un público que lleva ya tiempo encantado. Sin bises. Al estilo bizarro de siempre. Con los oídos pitando y la sonrisa en la cara. Entre otras, en la de Nacho Vegas, que se dejó caer por el concierto en el que se formó “un extraño polígono de amor bizarro” (Jorge dixit)
Imagen de previsualización de YouTube“Soy un macarra”

Los conciertos de Retroalimentación se despiden hasta después del verano. Ya tenemos en mente algunas cosas que se irán perfilando en los próximos meses. Os esperados a todos. Y ojalá que en la temporada 2013-2014 logremos que los asistentes de Triángulo de Amor Bizarro o Nadadora, también vayan a los recitales más minoritarios. Existen demasiadas cosas buenas en este momento pululando en Galicia como para quedarse en casa el día que alguna de ellas se acerca a la puerta. . Nos vemos en octubre. O quizás ya en septiembre.

Foto: Pablo Mella. Más fotos del concierto aquí y aquí

Jorge Ilegal actuará con TAB en Los conciertos de Retroalimentación

lunes, abril 29th, 2013

La actuación de Triángulo de Amor Bizarro dentro de Los conciertos de Retroalimentación el próximo sábado 4 de mayo en A Coruña será más especial de lo habitual. Jorge Martínez, el cabecilla de Los Ilegales, se subirá con ellos al escenario de le Club. Sí, el autor de Tiempos nuevos, tiempos salvajes sumará su guitarra a la del cuarteto de Boiro en un tramo del concierto. En principio afrontarán juntos cuatro temas, aún por decidir, pero sea como sea seguramente saltarán chispas de este vibrante choque generacional y musical. Solo ocurrirá en A Coruña y, luego, el 18 de mayo en Gijón. Así que apunten.

Triángulo de Amor Bizarro llegan a este concierto como los grandes deseados de la temporada. Victoria mística, el tercer álbum del grupo, está a puntito de salir. De hecho, ya debería poblar las cubetas de las tiendas de discos, pero aún falta un poco. En estos momentos se encuentra en fase de posproducción y en los próximos días debería anunciarse su alumbramiento definitivo. Por temas como la machacona Robo tu tiempo o la noisepopera Estrellas místicas, los adelantos conocidos, todo apunta a otro gran trabajo. La expectación es máxima. El hecho de que Rockdelux les haya dado la portada (la primera a un grupo gallego desde mayo del 1992 con Siniestro Total) cuando el disco aún no está en la calle habla a las claras.

Por todo ello el bolo de este sábado se presenta imprescindible. Tendremos ante nosotros al mejor grupo del indie-rock nacional escupiendo ruido y susurros envenenados. Toda una experiencia que no deberías perderte.