La Voz de Galicia
Girando en círculos sobre la música pop
Seleccionar página

El hit efímero de Nick Kamen


Todos los hemos preguntado en alguna ocasión qué fue de aquella efímera estrella pop que sonó y sonó durante un tiempo para, luego, desvanecerse para siempre. Los años ochenta y noventa fueron una época especialmente fecunda para esa figura llamada “one hit wonder”, algo así como artista de un solo éxito. Uno de ellos fue Nick Kamen aquel artista británico que convirtió su I Promised Myself en todo un himno pop de efervescencia inmediata y felicidad infinita. Escucharla por sorpresa en alguna de esas emisoras nostálgicas activaba de inmediato una sonrisa que nos llevaba a un tiempo pasado. Y el tiempo pasado en esa clave siempre es, durante los minutos que dura la canción, mejor.

Esta semana la canción sonó por otro motivo: la muerte de su intérprete. Nick Kamen fallecía a los 59 años y su apolíneo rostro de modelo empezó a circular por las redes sociales Seguir leyendo

Me iría encantado a un concierto de Willie Nile


Me pilló hace un par de días por la noche. Revisaba videos en mis redes sociales y acabé viendo uno de Willie Nile. Se hizo en el concierto que dio en la sala Garufa de A Coruña en mayo del año 2018. Presentaba su disco de versiones de Bob Dylan y, entre visitas a clásicos como “Blowing In the Wind” o “The Times They’re Changing”, coló muchas de las canciones de su repertorio.

No era la primera vez que el el neoyorkino venía a la ciudad. Al menos actuó aquí en otras cuatro ocasiones, creándose una fiel parroquia de devotos que reciben cada una de sus actuaciones como quien espera la llegada de la primavera: siempre igual, pero siempre fascinante. Con Willie quien prueba repite. Es tal la energía que desprende su música y su manera de llevarla al escenario que resulta casi imposible no contagiarse por … Seguir leyendo

Todo lo de lo de The Beatles va a cumplir 60 años… vuelta a empezar

Esta semana se cumplieron 60 años de la primera actuación de The Beatles en The Cavern. Fue hace seis décadas cuando John, Paul, Geroge y el entonces batería Pete The Best empezaron una frenética serie de actuaciones que los convertiría en una de las bandas más trabajadora de la historia del pop y, desde luego, en la más genial de todas. Lo recordaba el lunes en las páginas de La Voz de Galicia el editor Francisco Castro. Los de Liverpool tocaron 292 veces entre 1961 y 1963, cuando ya eran todo un terremoto músico-social agitando occidente.

Existen algunas grabaciones de aquellos conciertos, fácilmente encontrables en Internet. En ellas se escucha un rock n’ roll primario moldeándose con el tacto de la excitación y el sudor del fervor juvenil. También un modo de usar las voces que los conectaba con el lado más pop de lo que llegaba de Estados Unidos. … Seguir leyendo

Viaje a la era de los discos en directo


Hubo un tiempo, con poco dinero y muchas ganas de adentrarnos en la gran historia del rock, en la que los discos en vivo eran la mejor de las puertas que se podían imaginar. Adquirías uno de esos dobles elepés grabados en uno o varios conciertos y entrabas en el universo de un grupo por la puerta grande: con los gritos de fans, la imaginación desbordada y su grandes éxitos. Luego, empezaste a leer revistas de gente con supuesto criterio que decía eso era una maniobra comercial y que, quizá, no tenía tenía sentido. Y aunque a ti lo del público bramando y coreando estribillos te gustaba, poco a poco, empezaste a interiorizar esa idea entendida de que los álbumes en vivo no eran necesarios y que lo que tenían que hacer los grupos es producir material nuevo. Internet dilapidando el concepto disco (y, especialmente, el acto de su compra) … Seguir leyendo

La emoción en crecimiento de Presumido


Hace dos años Presumido tocaban en Los conciertos de Retroalimentación ante unas 25 o 30 personas. Fue una de esas noches en las que me fui a casa frustrado ante la escasa asistencia de público. El concierto había estado sensacional, pero no sé muy bien por qué la cosa no cuajó. Ellos decían que no importaba, que esas cosas ocurrían y que no se iban a dar por vencidos en su meta de ser una banda grande, a ser posible de estadios.

Me acordé de aquella fecha ayer en varias ocasiones a lo largo del concierto que ofrecieron en Mardi Gras. Cuando lo vi lleno de gente, pero también cuando lo vi lleno de emoción y cuando lo vi en modo karaoke encendido. Tarci y Nacho viven esas canciones y el público las vive con ellos. Juntos hacen un intercambio de energía formidable que es una gozada sentir.

La … Seguir leyendo