La Voz de Galicia
Seleccionar página

«La Hora Musa» convence en su debut

Al final parece que ha merecido la pena. La Hora Musa, el tan promocionado programa con el que se aspiraba a cubrir el hueco de la música pop y rock en directo en la televisión, se estrenó. Y ese debut se resolvió de manera satisfactoria. Confieso que al arrancar, con ese guiño cómico a los nervios previos con Maika Makovski santiguándose con sus santos roqueros, me temí lo peor. Pero en cuanto empezó todo fluyó.

Se trata de un programa ágil, bien realizado y muy atractivo para el espectador. Contar con un grupo como Franz Ferdinand en el escenario tocando en directo es todo un puntazo. Aclimatarlo de ese modo tan luminoso y colorista, otro. Y la manera de intercalar sus temas con microentrevistas, un estupendo modo de resolverlo sin que se haga pesado. También resulta muy acertada la idea de las actuaciones en la terraza, recurriendo … Seguir leyendo

¿Está el bis en peligro de extinción?

fullsizerender-4

Hoy hubo fiesta pop en A Coruña. Los Crystal Fighters dieron un concierto que se expandió como una onda sísmica sobre la sala Pelícano. La gente bailó, botó y gritó. Se abrazó, se cogió de la mano y alzó sus brazos al cielo, siguiendo las instrucciones fraternales del grupo. Por momentos, se podría decir que la euforia había conquistado totalmente la sala. Y que pocos, casi ninguno, se llegaron a resistir al contagio de esa vitalidad. Por eso resultó sorprendente que cuando finalizaron el bolo pocos pidieran un bis. Ni un 5% del público se puso a aplaudir, a pedir otro tema y continuar exteriorizando su euforia. Todo lo contrario. El grupo volvió igual al escenario. Y solo ahí, cuando se vio su silueta, retornaron los aplausos.

Hace tiempo que percibo ese comportamiento en el público y noto que cada vez va a más. ¿El bis, al darse Seguir leyendo

El pop que llega vía politono

(Dejamos aparcado a Dylan en el blog de manera radical, mientras la polémica sigue coleando en La Voz)

¿Existe algo más pop que el hecho de que la melodía canción te llegue vía politono, te coja sin defensas ni prejuicios y te sorprenda a ti mismo sin poder dejar de tararear mentalmente su estribillo hiperpegadizo? Sucedió en su día con el reggatoneano Papichulo, luego con el Obsesión de Aventura, y ahora con Baila mi corazón de los mexicanos Belanova, una irresistible cápsula de tecno-pop que aterrizó en el corazon de muchos mediante esos pesados anuncios de tonos para el móvil que irrumpen constantemente en la televisión.

Un poco entre los primeros Mecano y la Kylie Minogue del Fever, la canción es verdaderamente un temazo y el video clip la mar de chulo, con una visión del pop muy pura, directa, colorista y tremendamente contagiosa. Además la letra tiene … Seguir leyendo

Teenage Fanclub “Grand Prix” (Sony, 1995)

f77112pph7b.jpg

Existen discos que parece que están ahí para ser adorados, sin más consideración. Elepés completamente fuera de tiempo que no necesitan impresionar a nadie, que solo es cuestión de dejarlos sonar para que el flechazo sea instantáneo. Son álbumes que solo se pueden rechazar con la razón y la represión dogmática (ya se sabe: que si son retro, que si no innovan, que si los Byrds lo hicieron antes mejor…), pero desde luego no con el corazón.

Grand Prix, el cuarto álbum de los escoceses Teenage Fanclub, es de esa clase de discos. La sensación que produce su escucha es similar a la de estar desbordadamente enamorado y no saber muy bien qué hacer: si besarla, si achucharla, si cogerla de la mano, si…!buff! En efecto, nos referimos a ese estallido de emoción interna con el que no se puede parar de emitir suspiros, hacer gestos de “pero ¿cómo … Seguir leyendo

¿Es el pop de izquierdas?

En el máster de periodismo que realicé hace un año me dio clase un profesor, con el que ahora comparto espacio bloguero, al que le gustaba echar anzuelos a los alumnos más abiertamente de izquierdas y seguidores del ideario Prisa, que eran mayoría. Me imagino que serían cosas de la experiencia y las tablas, porque con dos líneas era capaz de revolucionar el ambiente. Siempre se montaba una explosión y, claro, siempre ganaba él. Aunque nunca participé en esas trifulcas, lo cierto disfrutaba de lo lindo con el espectáculo dialéctico.

En el pop sucede un poco lo mismo. Existe una ley no escrita en la que parece que per se haya que ser de izquierdas o, cuando menos, anti-PP declarado. Y si no, se monta la polémica.

No citaré nombres, porque no sé si los implicados tienen ganas de convertirse, de nuevo, en objeto de debate. Pero lo cierto es … Seguir leyendo