La Voz de Galicia lavozdegalicia.es - blogs | Inmobiliaria | Empleo | Mercadillo

Entradas etiquetadas como ‘menores’

¿Nativos digitales o huérfanos digitales?

viernes, septiembre 19th, 2014

Puede que seamos o no conscientes de ello, pero los humanos que habitamos el planeta en estos momentos estamos asistiendo a una de las mayores revoluciones de toda la Historia. Es cierto que el origen son las llamadas “nuevas” tecnologías de la información y de la comunicación (aunque algunas de estas tecnologías han cumplido ya más de 30 años). Sin embargo, se ven afectados casi todos los órdenes de nuestra sociedad: la economía, la educación, la política, el Derecho, etc.

La Voz de Galicia, sección de Opinión, de 7-9-2014.

 

Es cierto que esta revolución no nos afecta a todos por igual. Más allá de los condicionantes geosociales, se ha hablado mucho de que los llamados “nativos digitales”. Esa rara especie de personas que han tenido contacto con el mundo digital desde muy temprana edad y que, por ello, parecen mejor preparadas para desenvolverse sin problemas en este nuevo entorno. ¿Quién no ha oído hablar de esos niños prodigio que desde los dos años ya manejan el mando de la tele o que, en su más tierna infancia, ya usan con soltura el ordenador o el móvil?

Sin embargo, esta aparente habilidad en el uso de las tecnologías oculta una realidad que debemos tener presente: siguen siendo menores que, lejos de no necesitarnos, nos necesitan más que nunca para enseñarles y guiarles en este nuevo entorno.

Más que nativos digitales, lo que tenemos hoy en día, desgraciadamente, es una verdadera generación de “huérfanos digitales”. Niños y adolescentes a los que les abrimos la puerta de un nuevo y atractivo mundo tecnológico, que se lanzan a explorar con su curiosidad innata,  del cual no sólo no les contamos nada (pues nada sabemos, decimos) sino que además nos negamos a acompañarles por sentirnos erróneamente más torpes e incompetentes. No confundamos habilidad con conocimiento.

Estamos haciendo una negligente dejación de funciones. Nuestra primera responsabilidad como padres, educadores y profesionales es conocer esta nueva realidad tecnológica. Usarla. Movernos por ella. Sólo así y con nuestra mentalidad más experimentada y adulta, podremos detectar sus grandes oportunidades y también sus riesgos a fin de poder guiar a nuestros menores en un uso provechoso y responsable del mundo digital.

Internet no es el enemigo, sino solamente una herramienta. Lo mismo que un cuchillo que lo mismo sirve para untar el pan que para herir a una persona. Y es una realidad que ha venido para quedarse.

Lo mismo que no dejamos a un niño salir sólo de casa sin haberle acompañado antes e insistirle muchas veces en que preste atención a los semáforos y tenga cuidado al cruzar la calle, etc., no podemos hacer lo mismo con Internet. Demos salir con ellos, conocer los nuevos semáforos digitales (que los hay y muchos), enseñarles y vigilarles hasta que aprendan por sí mismos.

Es nuestra responsabilidad. Ni son nativos digitales ni deben ser tampoco huérfanos digitales. Son nuestros hijos, y como en el resto de órdenes de la vida, nos necesitan.

 

Artículo publicado originalmente en la sección de opinión de La Voz de Galicia, el domingo 7 de septiembre de 2014.

Enlace edición digital:

http://www.lavozdegalicia.es/noticia/opinion/2014/09/07/nativos-digitales-huerfanos-digitales/0003_201409G7P18993.htm

Día de Protección de Datos: Ni idea tras 10 años de LOPD

miércoles, enero 27th, 2010

Mañana, día 28 de enero, se celebra el “Día Europeo de la Protección de Datos”, una jornada promovida por el Consejo de Europa, la Comisión Europea y todas las autoridades de protección de datos de los países miembros de la Unión Europea, en nuestro país lo impulsa la Agencia Española de Protección de Datos (AEPD).

Día Europeo de Protección de Datos

Según la nota de prensa oficial, “la celebración del Día de Protección de Datos en Europa tiene como objetivo principal impulsar el conocimiento entre los ciudadanos europeos de cuáles son sus derechos y responsabilidades en materia de protección de datos, de forma que puedan familiarizarse con un derecho fundamental, que pese a ser menos conocido, está presente en todas las faceta de sus vidas diarias.”

Este año, la celebración es doblemente especial en España ya que se acaban de cumplir los 10 años de la entrada en vigor de nuestra LOPD.

Pero, ¿cuánto se conoce realmente esta Ley?

Pues, con ocasión de este aniversario, salieron varios reportajes en los medios de comunicación de los que destacó uno de Antena 3 Noticias que me llamó poderosamente la atención al respecto. Lo muestro a continuación:

Reconozco que estoy afectado por la deformación profesional, pero no dejo de sorprenderme ante el deficiente conocimiento que aún tenemos los ciudadanos respecto a los derechos que nos asisten en general y respecto al derecho a la protección de nuestros datos en particular.

Ello, la verdad, contrasta con la gran sensibilización de una importante parte de nuestro tejido empresarial por el mero hecho de que nuestro país es especialmente duro en cuanto a las sanciones que se aplican en caso de incumplimiento de la LOPD, que fácilmente pueden superar los 60.000 ó 300.000 euros (no, no se me han colado ceros de más), incluso en el caso de PYMES.

Sin duda, aún queda mucho camino por recorrer especialmente en labores de difusión e información social por medios más efectivos y amigables que la mera aplicación de sanciones a los incumplidores. Una muestra de ello puede ser este video promocionado por la propia AEPD desde su página web:

Vídeo sobre Internet

Muy ilustrativo sobre el preocupante tema de los menores en relación a las redes sociales sobre el que ya llamamos la atención en su día.

Aún queda, sin embargo, para que podamos ver también este tipo de vídeos en anuncios de televisión (¿Quizás con la nueva TVE “sin publicidad”?). Ello, sin duda, contribuiría a un cambio radical en el conocimiento y sensibilización de la población y de los agentes sociales ante este importante derecho fundamental.

O ¿quién no se acuerda de la famosa campaña de “Hacienda somos todos” de la Agencia Tributaria?

¿Cómo borro mis datos de Internet?

miércoles, septiembre 30th, 2009

Sin duda, una de las experiencias más impactantes es buscar nuestro nombre en Google. Todavía se hace más intensa si entrecomillamos nuestro nombre completo en el campo de búsqueda. Los resultados son sorprendentes y, en ocasiones y por qué no decirlo, espeluznantes. Realmente, la Red tiene mucha más información sobre nosotros de la que siquiera somos conscientes: un expediente académico, una publicación ya olvidada, nuestra ficha de antiguos alumnos, nuestro perfil en redes sociales, esa multa que no fuimos nunca a recoger a correos, y un largo etcétera.

privacy_cautionMucha de esta información (por no decir la mayoría) la hemos suministrado nosotros mismos: aquel formulario de alta en el servicio de correo gratuito o en el foro de mi cantante favorito, mi perfil de Facebook o MySpace, mi cuenta de Flickr, mi usuario con videos favoritos de Youtube, nuestro perfil profesional para búsqueda de empleo o contactos, etc. A ello se suma que no siempre el titular de la Web nos ha informado adecuadamente ni ha obtenido válidamente nuestra autorización para publicar nuestros datos en la Red.

Ante esto, vaya por delante nuestra recomendación general de limitar al máximo los datos que damos por Internet. Recientemente, se están desarrollando métodos y herramientas de software que permiten incluso la autodestrucción de dicha información pasado un tiempo desde su publicación en la Red.

Igualmente, recomendamos leer siempre la información “legal” que se debe acompañar a los formularios que cubrimos (si no es así, malo) y desmarcar o marcar las casillas donde nos piden autorización para ceder o comunicar datos a otras entidades o publicarlos en la Red. En nuestro pasado artículo “Mi hijo sale en la Red”, ya tuvimos la ocasión de comentar los requisitos que debe cumplir dicha información y recabo de consentimiento en el caso de los menores de edad.

De acuerdo, todo eso está muy bien” – me diréis – “Pero, ¿qué pasa con los datos que ya están en la Red? ¿Qué hay de la información que otros han incluido sobre mi? ¿Y ese vídeo que alguien ha colgado donde aparece mi hijo siendo acosado en el colegio? ¿Y ese foro donde se me insulta?…”

Ante esto, y como ya apuntábamos en dicho artículo, la Ley pone en nuestras manos unas armas muy poderosas para defendernos: los llamados derechos del interesado“. Dichos derechos están reconocidos por los artículos 15 y siguientes de la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre, de Protección de Datos de Carácter Personal (LOPD) y son principalmente los siguientes: el derecho de acceso, el derecho de rectificación y el derecho de cancelación u oposición.

Todos estos derechos pueden ser ejercidos en cualquier momento y gratuitamente por el propio titular de los datos o su representante legal frente a cualquier entidad que posea o trate dichos datos, estando obligado el responsable del tratamiento a actuar en consecuencia en el plazo taxativo de entre 10 días y un mes desde la solicitud, so pena de incurrir en importantes sanciones económicas. En concreto:

1- El derecho de acceso nos sirve para que nos informen de todos los datos que tienen sobre nosotros, así como del origen de dichos datos (de dónde los han obtenido) y a quién se los han comunicado;

2- El derecho de rectificación, nos faculta para instar la corrección de cualquier dato erróneo o incompleto sobre nosotros o nuestros representados y

3- El derecho de cancelación u oposición, supone que podemos obligar a la completa retirada o bloqueo de nuestros datos de un fichero concreto o de la Red, salvo excepción legal aplicable.

Estos derechos pueden ser ejercidos ante el propio titular o responsable de la Web a través de los medios y datos de contacto indicados por él mismo en su clausulado informativo, según viene obligado por la Ley (en ocasiones, incluso, se puede realizar simplemente por teléfono o email) y, en todo caso, sin coste alguno para el solicitante.

Para garantizar y orientar en el correcto ejercicio de estos derechos, la Agencia Española de Protección de Datos (AEPD) ha confeccionado una serie de modelos y formularios para utilizar como guía en las solicitudes de estos y otros derechos del interesado. Con base a los mismos, hemos confecionado el siguiente modelo para ejercer nuestro derecho de cancelación con el fin de borrar nuestros datos publicados en un sitio Web de Internet:

“D./ Dña. ……………………………………………………………………………………………., mayor de edad, con domicilio en la C/Plaza …………………………………………………………………………….. nº…….., Localidad ……………………………………. Provincia …………………………………… C.P . …………… Comunidad Autónoma …………………………………….. con D.N.I…………………….., del que acompaña copia, por medio del presente escrito ejerce el derecho de cancelación de conformidad con lo previsto en el artículo 16 de la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre, de Protección de Datos de Carácter Personal y en los artículos 31 y 32 del Real Decreto 1720/2007, de 21 de diciembre, por el que se desarrolla la misma y en consecuencia,

SOLICITA,

Que se proceda a acordar la cancelación de los datos personales publicados sobre mi persona en la siguiente dirección de Internet: ___________________________ en forma de texto/imágenes y/o vídeo, que se realice en el plazo de diez días a contar desde la recogida de esta solicitud, y que se me notifique de forma escrita el resultado de la cancelación practicada.

Que en caso de que se acuerde dentro del plazo de diez días hábiles que no procede acceder a practicar total o parcialmente las cancelaciones propuestas, se me comunique motivadamente a fin de, en su caso, solicitar la tutela de la Agencia Española de Protección de Datos, al amparo del artículo 18 de la citada Ley Orgánica 15/1999.

Que si los datos cancelados hubieran sido comunicados previamente se notifique al responsable del fichero la cancelación practicada con el fin de que también éste proceda a hacer las correcciones oportunas para que se respete el deber de calidad de los datos a que se refiere el artículo 4 de la mencionada Ley Orgánica 15/1999.

En ……………………….a………de………………………de 20……


Firmado: …………………..”

Con el correcto y asiduo ejercicio de estos derechos podremos controlar y limitar mucha de la información que, sobre nosotros, se publica a diario en la Red. Está en nuestras manos proteger nuestra información y la de nuestros hijos.

Actualización:

Enlace de interés:

Servicio de Reputación Online de Pintos & Salgado Abogados: http://pintos-salgado.com/servicio-reputacion-online/

 

Mi hijo “sale” en la Red

miércoles, septiembre 23rd, 2009

Seamos realistas: el botellón ha llegado a Internet. Cada vez más, nuestros hijos se relacionan a través de las nuevas tecnologías. Lo sepamos o no, lo cierto es que páginas Web como Facebook o Twitter son los nuevos lugares de moda y punto de encuentro para niños y jóvenes de todas las edades.

En estos nuevos sitios Web que aglutinan las llamadas “redes sociales” de la Red se suministra e intercambia todo tipo de información y contenidos personales: datos de contacto, fotografías, aficiones, vídeos, etc. Con el consiguiente riesgo para la privacidad y para la propia seguridad del menor e, incluso, de su familia.

Autor: Nevit Dilmen con Licencia GNU-Creative Commons

Autor: Nevit Dilmen con Licencia GNU-Creative Commons

Ante estos nuevos riesgos, de los que los adultos somos sólo vagamente conscientes dado que no se vivieron en nuestra generación, es necesario tomar medidas de control y defensa de los derechos de nuestros menores. Y ello con independencia de que la primera responsabilidad es de los padres, lo cuales debemos educar a nuestros hijos en el uso adecuado de las tecnologías que ponemos a su disposición.

Por su parte, la ley interviene regulando específicamente el tratamiento de datos de los menores de edad por parte de las entidades suministradoras de productos o servicios que vayan dirigidos a ellos o de los cuales puedan ser destinatarios.

Así, el artículo 13 del reciente Real Decreto 1720/2007, de 21 de diciembre, por el que se aprueba el Reglamento de desarrollo de la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre, de protección de datos de carácter personal (RLOPD), ha dispuesto una serie de requisitos de obligatorio cumplimiento para recabar y tratar válidamente los datos de nuestros menores:

1- Es necesario el Consentimiento informado del menor o de su tutor legal:

Antes de proceder a la recogida de datos del menor, y salvo excepción legal, la Ley exige que se recabe su consentimiento para ello. Dicho consentimiento directo sólo será válido si el menor es mayor de catorce años de edad. En caso contrario, será obligatoria la obtención de la previa autorización de sus padres o tutores legales.

2- La información previa debe ser clara y comprensible para el menor:

Respecto a la información que se debe facilitar a los menores para que sea válido dicho consentimiento, señala la legislación que la misma “deberá expresarse en un lenguaje que sea fácilmente comprensible por aquéllosy, además, ser completa respecto a la finalidad y destinatarios de los datos facilitados y a la entidad responsable de su custodia y protección. No será válido, por tanto, el típico “tratado” legal con clausulado incomprensible al que tanto estamos habituados los adultos (digo, habituados a firmarlo sin leerlo, desgraciadamente).

3- Se limitan los datos que se pueden obtener lícitamente del menor (no se le puede preguntar todo):

Respecto a esta cuestión, el artículo 13.2 del citado RLOPD que dispone que:

“En ningún caso podrán recabarse del menor datos que permitan obtener información sobre los demás miembros del grupo familiar, o sobre las características del mismo, como los datos relativos a la actividad profesional de los progenitores, información económica, datos sociológicos o cualesquiera otros, sin el consentimiento de los titulares de tales datos. (…)”

En definitiva, se prohíbe que se le pregunte al menor sobre datos relativos a otros miembros de la familia salvo que, por supuesto, se cuente igualmente con el consentimiento informado de los mismos individualmente.

4- Se debe verificar la edad del menor:

Finalmente, la legislación obliga a toda entidad que recabe o trate datos de menores “articular los procedimientos que garanticen que se ha comprobado de modo efectivo la edad del menor” así como, en su caso,la autenticidad del consentimiento prestado (…) por los padres, tutores o representantes legales.”

En definitiva, se trata de que la empresa o entidad establezca un sistema o procedimiento suficiente y fiable para comprobar y verificar la actual edad del menor y la autenticidad del consentimiento de sus progenitores, en su caso. Esto se hace especialmente complicado en el ámbito de Internet y su principal consecuencia es que el titular del servicio no debe fiarse únicamente de la información facilitada por el menor a través de un mero formulario sino que debe establecer algún mecanismo adicional para comprobar su veracidad.

Por otro lado, la Ley también concede una serie de “armas” muy importantes a los propios menores y a sus representantes legales para proteger sus datos en la Red. Dichas “armas” son los llamados “derechos del interesado” y son tremendamente poderosas si se utilizan adecuadamente.

Dichos derechos están reconocidos en la propia Ley Orgánica 15/1999 de Protección de Datos de Carácter Personal (LOPD) y son principalmente los siguientes: el derecho de acceso, el derecho de rectificación y el derecho de cancelación u oposición.

En nuestro próximo artículo veremos cómo ejercerlos adecuadamente para defender tanto nuestra privacidad como la de nuestros hijos en el ámbito de Internet.