La Voz de Galicia lavozdegalicia.es - blogs | Inmobiliaria | Empleo | Mercadillo

Entradas etiquetadas como ‘Pardo’

Gallegos fuera de lista (2): Chicharrón, Pardo, Sr. Anido y Sra. Álvarez, Bifannah y David Quinzán

viernes, diciembre 30th, 2016

Seguimos recopilando discos gallegos editados en este 2016 que no salen en (casi) ninguna lista. La primera parte la podéis consultar aquí

aaaaaaaaaaaaaaaaachicharron6. CHICHARRÓN “Postal” (Prenom). En su segundo disco Chicharrón ha dado dos pasos adelante. Primero, usando el gallego en el 100% de sus canciones. Segundo, abranzándose a cierto tipo de ambientes que provoca que su pop se ponga en suspensión. Dentro, el amor como salvación y pasaje a un futuro tranquilizador. “Nada se me perdeu no abismo / e o único que quero é estar contigo”, canta Alberto Vecino en A verdade de calquera fonte resumiendo el espíritu de un disco que explota definitivamente en directo. Lo pudimos comprobar, de nuevo, en Los conciertos de Retroalimentación.

aaaaaaaaaaaaaapardo7. PARDO “Siento no haber sido lo esperado” (Autoedición). Fue uno de los primerísimos del año y una gran alegría para quienes intuían que el coruñés podría dar más de sí haciéndose entender. Antes estuvieron Waitin’To The Other Side (2013) y Let It Stay (2015). Ahora su voz de arena y desagarro canta en castellano. Y sus manos continúan elaborando una suerte de rock americano, con miras al blues, al country y el folk. Con ellas consigue piezas intensas y con punto dramático como Que no te quede más y Ya no sé. Son, respectivamente, inicio y final de un disco con todas las notas de punto de inflexión para un artista muy singular. También estuvo este año en el ciclo de conciertos de este blog

aaaaaaaaaasr-anido-y-sra-alvarez8. SR. ANIDO Y SRA ÁLVAREZ “18” (Discos Porno-Prenom-Grabaciones de Impacto-Discos Bajo el Volcan). Improbable, anómalo y extraño. La unión de Rafa Anido (Metralletas Lecheras, Jiménez del Oso, Iribarnes, Travesti Afgano…) con Javi Álvarez (Fluzo, Duo Cobra) ha generado uno de los discos más insólitos del último rock gallego. Con ramalazos de garage-rock, ecos de Suicide, detonaciones electrónicas y rítmica surf, 18 propone un viaje sorprendente por una música efervescente que igual abofetea al oyente con bailes intrépidos como lo postra en el sillón en pasajes hipnóticos que juegan con el absurdo.

aaaaaaaaaaaaaaaaaabifanna9. BIFANNAH “EP” (The John Colby Sect). Entre Galicia e Inglaterra, este trío con ex miembros de Wild Balbina y Mvnich en sus filas sorprendió a principios de año con su garage lusófono. Sí, lo suyo son los riffs crudos, el chorros fuzz, las ondas psicodélicas y los constantes guiños al tropicalismo. Todo interpretado en portugués. Lo han dejado patente en este primer paso de cinco temas. Adelanta lo que esperemos que sea su elepé de debut. En mayo estuvieron junto a Chicharrón presentándolo en Los conciertos de Retroalimentación.

aaaaaaaaaaaaaaaaadavid-quinza10. DAVID QUINZÁN “Caballito Negro” (Autoedición). David Quinzán nada tiene que ver con la idea de cantautor intimista con guitarra acústica que parece que trasmite. Todo lo contrario. Su música remite al colorido de los años ochenta, a la vitalidad de Talking Heads, la expansiva alegría del Paul Simon de Graceland y al punto sintético del pop de la época. A partir de ahí, el sonido forma bucles contagiosos. Conquista al oyente. Y lo incitan a trasmitir el descubrimiento. En serio, a poco que te sitúes frente a sus encantos serás parte de la cadena.

Pardo: «Quise dedicarme a otra cosa para vivir mejor, pero no he sido capaz de dejar la música»

jueves, marzo 31st, 2016

nestor buena
Mañana Pardo llegará a Los conciertos de Retroalimentación (Playa Club, 23 horas, entradas). Ya estuvo en el 2014 en solitario, precediendo a Wolrus. Entonces cantaba en inglés y llevaba una guitarra acústica. Ahora, como artista único del cartel, canta en castellano y actúa con banda. Es el Pardo que se puede escuchar en Siento no haber sido lo esperado, su último disco, una obra de rock con poso clásico y múltiples miras al blues, al jazz y al folk que debería tener un reconocimiento mucho mayor que el que ha tenido.

-Viéndolo, trasmite la idea de que ha nacido para ser músico. ¿Se ve así?

-Sí, más que verme así es que sé que valgo. Hay otras cosas que sé que no se me dan bien. Pero en esta que he trabajado tanto y tanto tiempo que no veo otra manera de vivir que no sea así. Lo he intentado, pero no he podido. Estoy demasiado hecho a la profesión [risas].

-¿Realmente ha intentado dejar de ser músico?

-Sí, varias veces. Quise dedicarme a otra cosa para vivir mejor, pero no he sido capaz de dejar la música. ¡Y mira que lo he hecho con ganas!

-Esto es como cuando uno está enamorado e intenta olvidar a la chica… para terminar merodeando por su casa a ver si se topa accidentalmente con ella.

-Sí, algo sí. Al final siempre vuelves [risas].

-¿Qué recuerdos tiene asociados a la música de pequeño?

-La música apareció de manera espontánea en mi vida. Compré una guitarra en un rastro que había en Cuatro Caminos. Costaría unas 3.000 pesetas. Es un gran recuerdo. Con esa guitarra empecé a tocar en casa. Al principio tocaba fatal y cantaba peor. Pero tenía ganas. Recuerdo que mi hermano quedaba con los amigos y les ponía lo que yo grababa para descojonarse [risas]. Luego, también tengo grandes recuerdos de mis primeros viajes tocando. Cuando fuimos a Amsterdam o Canarias a tocar. Era una época mejor. Pagaban bien: te ponían el billete y luego aún te dejaban estar unos días de vacaciones.

-¿Qué artista le fascinó hasta empujarle a ser músico?

-Varios. Ese tipo de cosas tienen que surgir en un estado determinado, que te pillen con las emociones acordes con su música. Me pasó con Bob Dylan. Fue en un viaje a Barcelona, justo cuando me había dejado mi chica. Yo era un chaval, de 19 años o así. Me compré un bootleg series de Dylan y lo escuché en el tren. Ahí empezó mi historia de amor con Dylan que terminó cuando lo fui a ver a Vigo, en el 2008. No me gustó nada lo que vi. Ahí se relajó mucho la cosa.

-Imagino que antes de Dylan hay otros iconos.

-Sí, claro. Uno de ellos es Big Bill Broonzy. Es un cantante de blues acústico de los años 30, que murió de cáncer de garganta. Grabó un montón de discos. Un tipo de esos que se sobrepuso a las adversidades: un analfabeto del sur de Estados Unidos que se fue a Europa y aprendió a leer y escribir. Luego me interesa mucho Nat King Cole trío. Eso me impactó mucho. Me pilló estudiando música y sus armonías y cambios de ritmo me alucinaron. Además, en esa época se grababa mucho y hay mucho material.

-Lo que me cita son artistas muy enraizados ne el folk y en blues. Eso se traslada a su música. Usted suena a clásico, no a algo moderno.

-Es inevitable. Me ocurre siempre. Tiro a lo de atrás. Ahora escucho mucho son cubano y música latina. Pero mi tendencia es tirar hacia atrás. Me gusta ver de dónde vienen las cosas. Luego, le intento dar un punto de vista actual.

-Seguramente por su estética se le asocie siempre al rockabilly. Luego, no ocupa ni un 10% de sus influencias. ¿No le choca?

-Sí, sin duda. Cuando era más joven tocaba ese estilo. Pero ahora no. La gente me sigue asociando a eso. Me gusta, pero no es mi gran influencia. Ahora mismo está muy poco presencia. Quizá hay alguna pincelada, pero no creo que a nadie que sea un fan del rockabilly le guste lo que hago yo.

-¿Qué le atrajo para ser un rocker de adolescente?

-Buff, no sé. Yo era un chaval. En esa edad, te apetece ser diferente, desmarcarte y no ser parte del gran grupo. Con los años ves, sin embargo, que aferrarse a unas ideas fijas es una tontería.

-¿La ortodoxia le duró poco?

-Claro. El que buscaba ser diferente de joven, cuando se crece quiere seguir siendo diferente no perteneciendo a un grupo que le implanta unos prejuicios y unos gustos. Los gustos tienen que ser particulares y de cada uno.

-Ahora se ha pasado al castellano. Los artistas con unas influencias anglosajonas tan fuertes como usted y que hacen el tránsito ven personalizado su sonido radicalmente. ¿Piensa que le ha pasado?

-Lo noté. Ahora ya me acostumbré. Las canciones las hago de la misma manera, pero el castellano me permite hablar con mucha más riqueza, no ser tan evidente. Canto de otra manera. Es muy diferente. La manera de vocalizar cambia y te obliga a cambiar. Si no sonaría a Bertín Osborne haciendo discos de crooner.

-En varios temas del disco se le nota más agresivo. ¿Es por el idioma?

-Sí, algunas son más viscerales y cañeras. Pero eso creo que que se debe a la electrificación de la banda. Me apetecía mucho, porque llevaba dos discos muy tranquilos y echaba de menos meterle un poco a de candela al asunto. Surgió de manera muy natural todo.

-Da la sensación de que el disco gravita en ocasiones sobre el piano, cuando antes era la guitarra acústica.

-Sí, le quería dar más protagonismo. No quería que el peso armónico de los temas lo llevase solo la guitarra. El piano la da más cuerpo. Estoy muy contento con el resultado.

-Volviendo al Dylan con el que «cortó» hace tiempo, lo cierto es que a veces esos pianos remiten a él.

-[risas] Sí, el también cambió de lo acústico a lo eléctrico. Pero bueno, aquí hacemos lo que podemos. Al tener la banda hay más recursos y más libertad.

-¿El título del disco, «Siento no haber sido lo esperado», es una declaración de principios o un mensaje dirigido a alguien?

-Es una declaración de principios. Siempre me ha pasado. La gente, aunque sea de manera optimista y para ayudarte, intenta marcarte un camino que ellos consideran que es el correcto y el que tienes que hacer para tener una vida estable y feliz. Yo creo que cada uno tienen que ver por sí mismo cuál es ese camino. Está bien la ayuda, pero tampoco hay que dejarse llevar.

-¿Es más feliz con los altibajos de la música que trabajando en una gestoría?

-Sí, no me veo ahí, haciendo declaraciones de la renta [risas]. Con todo mi respeto. Cada uno vale para lo que vale y es feliz donde sea. Yo no podría decirle a mi gestor: «Oye, vente de roadie conmigo en la furgoneta». Seguro que él tampoco sería feliz.

-¿Ha decepcionado a mucha gente no siendo lo esperado?

-No creo. Supongo que alguna vez sí. Si eres fiel a ti mismo y con cariño a los demás no creo que hagas daño.

-Ahora que le entendemos, encontramos cosas curiosas en las letras. Una es eso del «torero vegano». ¿De dónde viene?

-[Risas] Se me ocurrió, sin más. Es una letra con humor, criticando la sociedad actual. Está tan presente lo de los toros y los veganos, que seguro que hay alguno que se haya vuelto vegano diciendo: «El toro es mi amigo, no lo voy a matar». Es una crítica constructiva, pero una crítica.

-Estamos en un momento en la música alternativa en la que se han derribado muchos perjuicios. En los noventa la gente se definía en negativo, diciendo lo que no iba a hacer. Ahora parece que la gente se ha relajado. Eso me lleva a su participación en un talent-show como La Voz. ¿Cómo se mete ahí?

-Esto es un trabajo y quieres llegar a la mayor gente posible. Así debería ser. Ocurre lo mismo con un pintor o un escritor. Quiere público. Lo que ocurría antes son prejuicios debidos a la ignorancia o a esa idea de estar metido en un colectivo con reglas. Yo creo que es bueno abrir todas las puertas que puedas. A mí me llamaron, me insistieron para que fuera a los castings y dije: «Bueno, ¿por qué no? Al fin y al cabo es un día por la noche con cinco millones de personas viéndote». Eso es no sé cuántas veces el Santiago Bernabeu.

-La experiencia, sin embargo, no fue positiva. En una entrevista en El Giradiscos raja de lo lindo del programa.

-[risas] No, la experiencia fue positiva, pero mi opinión personal de la gente que está detrás en la productora y cómo vi yo que hacen las cosas fue un poco triste. Se aprovechaban de chavales, que yo veía que tenían talento pero que estaban perdidos y se fiaban demasiado de la productora. Aparte del sensacionalismo, le prometían a gente muy joven que iban a lograr muchas cosas. Todo para conseguir lo mejor de ellos y, luego, en el momento en el que se tenían que desahuciar de ellos, le cerraban la puerta en la cara sin ningún tipo de compasión.

-¿No surgió la oportunidad de hacer un disco con Laura Pausini?

-[Risas] La verdad es que no la vi mucho. En la tele parece que ensayas con ellos, pero la verdad es que debí estar cuatro minutos con ella. No más. Al final ensayábamos con alguien que no conoce nadie. Es televisión.

-Resumiendo, ¿tiene usted vocación minoritaria?

-No, soy un artista que intenta llegar a todos los oídos posibles. No quiero cerrarme. Me encantaría gustarle a la señora que vende las cigalas en el mercado y al chaval que está jugando al fútbol en Argentina. Cuanto más gente, yo más feliz.

-Quizá se pueda ver algo ya en el disco, pero todo hace pensar que aumentará en el futuro. Me refiero al tema latino. ¿Camina Pardo en dirección de latinizarse?

-No sé si latinizarme, pero sí que camino con ideas nuevas. El próximo trabajo seguramente será muy diferente. Quiero probar cosas actuales. Me apetece jugar con la electrónica, por ejemplo. Pardo camina hacia adelante. Ya veremos hacia dónde.

-¿Me está hablando de electrónica?

-Sí, y de más cosas. Tengo muchas ideas en la cabeza. No quiero ponerme límites

-¿Pardo goes to techno?

-Ya molaría. Pero para eso seguramente aún haya que esperar unos años.

Wolrus, la gran fiesta del folk-rock

sábado, marzo 1st, 2014

Otra gran noche la de ayer en Los conciertos de Retroalimentación. Wolrus ofrecieron su última actuación antes de entrar a grabar su segundo álbum dando un repaso a lo que ha sido su trayectoria hasta ahora y mostrando que será en adelante. Esto es mucho folk-rock de aroma sesentero, mucho pop importado de la misma era e intermitentes pinceladas de psicodelia emergiendo para el puro placer. Todo ello perfectamente secuenciado y sustentando por un batería excepcional, el polivalente Adrian Seijas, que elevó el discurso del grupo a un nivel superior. Antes, Pardo logró el silencio con su breve y simpático ser acústico. Y después se unió a la fiesta junto a las integrantes de Inquietas Compañía Artística. De cómplice, un público que se lo pasó en grande. Muchas gracias a todos los que dieron forma a este pequeño gran momento.

Próxima parada: Triángulo de Amor Bizarro el 7 de marzo en Mardi Gras

Foto: Pablo Rivas

TAB, Wolrus y Pardo en Los conciertos de Retroalimentación

miércoles, enero 29th, 2014

Tras el arranque del año con Combo Dinamo, Los conciertos de Retroalimentación siguen con dos nuevas fechas. Apunten en la agenda porque ambas merecerán la pena. Como siempre los conciertos serán en la sala Mardi Gras de A Coruña a las 22 horas y contarán con la producción de Argonauta. Ya avisaremos por las redes sociales cuando se pongan las entradas a la venta. Mientras, seguimos trabajando en el calendario de lo que queda de temporada.

-WOLRUS + PARDO (28 febrero, entradas: 6 euros anticipada y 8 en taquilla). Con el puente entre finales de los sesenta y principios de los setenta siempre en el punto de mira, Wolrus se asientan en el country-rock con ocasionales miras a la psicodelia o la explosión pop. De Gram Parsons a The Byrds, pasando, cómo no, por The Beatles el sexteto formado por veteranos de la causa en A Coruña, entregó el año pasado un epé, Chasin’ The Light, que reforzó su apuesta. Ahora, antes de meterse a grabar su tercer trabajo hacen parada en este ciclo tras un anterior intento frustrado. Se traen a un amigo, Néstor Pardo, al servicio del folk-rock.

-TRIÁNGULO DE AMOR BIZARRO (7 marzo, 10 euros anticipada y 12 en taquilla). Casi un año después de su pase por el ciclo junto a Jorge Ilegal, Triángulo de Amor Bizarro vuelven con Victoria mística, su tercer trabajo, ya editado. Como era de esperar su particular aleación de ruido, melodía, hipnosis y cabreo triunfó en las listas de lo mejor del año. Para este blog han firmado el mejor disco nacional del año y es un honor volverles a abrir las puertas, tras aplazar una actuación que inicialmente iba a tener lugar en diciembre del 2013. Vienen con Elvis Negro.