La Voz de Galicia lavozdegalicia.es - blogs | Inmobiliaria | Empleo | Mercadillo

Entradas para la categoría ‘Libros’

Jesús Ordovás ordena las imágenes de tres décadas de pop patrio

Viernes, Marzo 8th, 2013

El gallego Jesús Ordovás recopila en el libro «Viva el pop» (Lunwerg) el trabajo de los diseñadores, fotógrafos, periodistas y fanzineros que dieron cuerpo a la música nacional desde la Movida la era indie

«El pop es algo más que grupos y canciones». Lo dice el periodista Jesús Ordovás (Ferrol, 1947) y lo plasma en el libro Viva el pop. Subtitulado Una historia gráfica del pop español desde la movida a la explosión indie, traza un colorista recorrido por ese extra cuyos autores suelen permanecer fuera del foco. «Hay mucha otra gente trabajando en la sombra. Diseñadores haciendo portadas, fotógrafos ocupándose de las imágenes promocionales y, en general, todo el equipo de apoyo», reflexiona Ordovás, que amplía el radio de acción a «los periodistas y medios de comunicación que, al fin y al cabo, logran que la música llegue a la gente».

Con esa premisa, el autor abre su baúl de los recuerdos y selecciona «una millonésima parte» de lo que guarda en su interior. Sí, en Ordovás se encuentra el ejemplo perfecto del enamorado de la música que lo colecciona todo. «Soy un fan total del arte pop e intento conservar todo lo que cae en mis manos», señala. Las 240 páginas de Viva el pop le dan totalmente la razón. El lector que se adentre en ellas contemplará un desfile de portadas, fotografías, entradas de conciertos, pósteres promocionales, carteles de festivales y un interminable etcétera.

Tras ello descansa una idea: la de ese mundo pop previo a llegada de Internet que se desdibuja poco a poco. Las nuevas generaciones podrán descubrir aquí que hubo un día en que quien acudía a un concierto se llevaba a casa una entrada elaborada para la ocasión. E intuir que esos pedazos de papel se mimaban, adquiriendo con el tiempo el estatus de objeto sentimental.

En la obra se incluyen tiques de Loquillo, Almodóvar y McNamara, Mama, Obús o los bonos de aquellas ediciones del FIB de los noventa. También se plasman fanzines de recorta y pega como Mártires de Uganda, La Parturienta u otros más elaborados, como Mamorro o Rock Indiana. Conformaron una buena parte de la prensa marginal que en los noventa se opuso a la establecida. Y, cómo no, un amplio catálogo de aquellas cintas de casete de grupos como Siniestro Total, Los Inhumanos o simples recopilatorios con títulos como Nuevas tendencias. Le llegaban al propio Ordovás en la época de la movida, cuando dirigía el programa Diario Pop de Radio 3. «Fueron más de cinco mil», precisa. De ellas apenas se queda con una docena.

UN LIBRO DE FAN
Jesús Ordovás no considera que Viva el pop se trate de una obra para iniciados. «Para nada, yo creo que se trata de un trabajo de fácil acceso para cualquier persona que esté interesada en la cultura del pop en España», opina dando el gancho comercial: «Yo me lo compraría inmediatamente si lo hubiera hecho otra persona». En sus páginas se sienten los latidos de un fan de la música que ha conocido desde la primera línea la evolución de la música nacional. Pero, al tiempo, el que conserva ese fetichismo propio del adolescente que cuelga una foto de su ídolo en la pared de su cuarto.

El volumen se completa con un Quién es quién alfabético. A modo de diccionario, se recopilan pequeñas semblanzas de los supuestos personajes clave del pop patrio. Y, por último, treinta fichas-test de figuras como Eva Amaral, Alaska, Antonio Luque (Sr. Chinarro), J (Los Planetas), Germán Coppini, Genís Segarra (Astrud, Hidrogenese), Miqui Puig, Nacho Vegas, Christina Rosenvinge o Mario Vaquerizo, en las que exponen filias y fobias de su puño y letra. «Ahí se puede ver su caligrafía y carácter al escribir o dibujar», detalla Jesús Ordovás. Fiel a su concepto inicial, ha incluido personajes como el periodista Bruno Galindo, el editor Jesús Llorente o el dibujante Mauro Entrialgo entre los elegidos.

Rock and roll a salto limpio

Lunes, Abril 6th, 2009

Lo del salto de un músico en un concierto es un poco como la celebración de un gol en un partido de futbol. En cierto modo, todos los seguidores desean pegar uno de esos brincos con una guitarra en mano que escenifican plásticamente la explosividad intrínseca del rock. El veterano fotógrafo Xavier Mercadé ha puesto su ojo al servicio de la música desde 1984 documentando en imágenes toda la iconografía que brota sobre un escenario. Y entre todos esos flashes, existen saltos para dar y tomar. Muchos han sido recopilados en Jump Rock, un libro digital disponible en PDF, en el que el autor recoge en 118 páginas las estampidas de Muse, El Último de la Fila, Public Enemy, The Police, Hives y una infinidad de bandas. Merece la pena echarle un vistazo.

El libro, que por ahora no goza de edición física, se puede descargar gratuitamente aquí

Página de Rockviu

Retratos pop: 25 años de entrevista en entrevista

Jueves, Enero 29th, 2009

retratos-pop.jpg

Lo de Xavier Valiño (Cospeito, 1965) tiene mucho de heroicidad. Sobrevivir en un país como España (y, más aún, desde Galicia) informando y rebuscando en las dobleces de la música pop no deja de ser un pequeño milagro. Mientras en EE.UU. o Inglaterra, The Kinks o Prince son vistos con la misma entidad cultural que Julio Cortázar o Francis Ford Coppola, aquí, salvo honrosas excepciones, el pop posee en los medios un papel totalmente irrelevante y secundario, por no decir de puro relleno. Y en ese contexto, la heroicidad adquiere también tintes de cabezonería cuando, pasado el sarampión juvenil, se sigue erre que erre pretendiendo divulgar contra viento y marea las excelencias de Sr. Chinarro, Matt Ward o Drive By Truckers.

En Retratos Pop, el tercer libro de Valiño tras Rock Bravú y El gran circo del rock, se recogen hasta 47 entrevistas realizadas en los últimos 25 años por el autor en diferentes medios. El panorama destaca por su eclecticismo. De Nacha Pop (de quienes rescata una entrevista inédita realizada en 1983) a Calexico (cronológicamente la última de las conversaciones reproducidas)-, predomina el pop indie, aunque también ha lugar a agradecidas salidas de tono como Buika, Marizia o Sinnead O’ Connor.

Valiño, que considera que «la buena entrevista tiene que ver exclusivamente con la predisposición y los recursos del entrevistado», aclara en la introducción que la mayoría de los interviús compilados en Retratos pop, se enmarcan en ruedas promocionales de presentaciones de discos. Es decir, entrevistas de poco más de 15 minutos hechas a toda prisa días después de editado el disco y, a veces, ni eso. Quizá por ello, descargue el mérito del éxito en el entrevistado, aunque ello sea una relativa verdad que ningún director aceptaría.

Y es que, al margen de lograr un buen interlocutor, es necesaria agudeza y manejar muy bien los tempos de un cuestionario, para lograr que una artista como PJ Harvey abra, sin más, su corazón y se ponga a hablar sin tapujos de su anorexia o su relación sentimental con Nick Cave. También para plantarle a Sinnead O ‘ Connor una pregunta como: «Además, ahora que has declarado ser lesbiana. ¿Cuál de las tres Corrs, por ejemplo, te gusta?».

Claridad

El autor encaja más en el concepto de periodista quirúrgico que en el de crítico con pretensiones literarias. Ajeno al yo, mi, me, conmigo que tanto abunda en la profesión, en su caso cede el protagonismo total al artista. Introducciones mínimas y preguntas directas son, por lo general, las claves. De este modo, cuando surgen, personajes como Robert Smith (el líder de The Cure quien en 1996 le confesaba no estar a gusto con su cuerpo y que ello es lo que le hace beber) o Jarvis Cocker de Pulp (en 1998 ya aventuraba el bum de la pornografía en Internet y su anonimato) la lectura se torna altamente interesante.

De entre todos los textos, cabe señalar el dedicado a Prefab Sprout, capturados en su regreso de 1997 y precedidos de un extensa semblanza de su obra, la única del libro. También reconforta toparse con un excitante Bobby Gillespie resucitando a Primal Scream en 1997 o a Norman Blake de Teenage Fanclub echando la vista atrás a su obra en el 2005.

Pulp-Rock: lecciones maestras de periodismo musical

Miércoles, Junio 11th, 2008

julia.jpg

Ruta 66 ha sido la mejor publicación de rock editada en España. Entre sus páginas muchos hemos descubierto a MC5, Galaxie 500 o Nick Drake y hemos leído los mejores textos en castellano de Led Zeppelin, The Supremes o Wilco. Pero, sobre todo, hemos aprendido a disfrutar de un algo muy especial que solo allí se daba y que ha sido (o debería ser) un modelo a seguir por los que hoy se dedican a escribir sobre música. Nos referimos a los análisis en profundidad de los artistas, elaborados con un tono literario, detallista y erudito, en los que el escriba se sumergía en la obra a tratar aprehendiendo sus entrañas, como si fuera el último estudio que se hiciera de él (es decir todo lo contrario a la mayoría de la prensa musical actual: superficial, de tendencia, olvidable). Esos textos siempre terminaban por ser la referencia “intelectual” a la que acudir sobre seguro, en esos tiempos en los que no existía Internet y la competencia (Rockdelux, Popular 1) no estaba a la altura y era de todo, menos fiable.

Gran parte de esta reverencia se debe a Ignacio Juliá, el co-director de la revista junto a Jaime Gonzalo, que en el verano de 2005 decidió publicar Pulp-Rock (Editorial Milenio), una imprescindible antología de algunos de los mejores artículos de la revista con su firma, junto alguna pieza de la fenecida Star. El recorrido es apabullante, toda una lección maestra de literatura rock en los que caben ensayos sobre todo tipo de artistas de Roy Orbison a Hank Williams, pasando por Giant Sand. Especialmente brillante resulta la disección del Dry de Pj Harvey (uno de esos textos que los lees y necesitas ir inmediatamente a la tienda de discos a hacerte con el disco), el trepidante relato de la obra de Lou Reed en la década de los setenta o la breve pero intensísima semblanza de Joy Division.

Aunque el grueso de los textos son rescates de artículos ya publicados con anterioridad, el volumen incluye hasta cuatro piezas inéditas sobre Fred Neil, Elvis Costello, Patti Smith y Phil Sector. Solo por la última, un excelente retrato psicológico y artístico del pequeño gran genio de la era pop que produjo Be My Baby, ya merece la adquisición. Por poner un ejemplo, así describe una producción de Spector: “Meteoros incandescentes cruzando el firmamento con fogosa urgencia, óperas pop de escasos minutos propulsadas por ciclópeas orquestaciones y arreglos masivos, música abusiva y rebosante de pasión que cambió el curso de la historia”.

El libro se completa con reflexiones del autor y una coda final de J de Los Planetas donde cuenta su idilio con el Ruta 66. Un broche final para una obra por la que no estaría mal que se pasasen todo aquellos escribas, que lamentablemente son cada vez más frecuentes, cuyas herramientas de trabajo son el google, la wikipedia, las escuchas apuradas en Myspace y el recorta y pega de textos ajenos, que a su vez copiaron previamente hojas promocionales.