La Voz de Galicia
Girando en círculos sobre la música pop
Seleccionar página

La pasión de Igor Paskual en el garito

Hablaba en una entrevista en La Voz Igor Paskual de lo que valoraba el esfuerzo de los que lo iban a ver. Que sabía, por experiencia propia, que algunos tenían que hacer encajes de bolillos con los niños, los trabajos y sus circunstancias familiares. A veces, incluso desplazarse y terminar llegando tarde a una casa que queda lejos de los días de rock n’ roll, resacas y rosas. Por ese motivo tenía que actuar al 200 %, multiplicando el vigor hasta el infinito.

Ayer yo mismo tuve que hacer ese esfuerzo para acudir a su concierto en el Forum Celticum de O Burgo, en un día que no me venía nada bien. Lo que me encontré fue a un tipo apasionado y apasionante con todos los músculos en tensión, defendiendo un repertorio poco conocido en un formato acústico ante unas 20-30 personas. Pero lo hizo con tal convencimiento, corazón … Seguir leyendo

Pop abriéndose paso entre el temporal

Ni el temporal infernal que azotaba la ciudad, ni la lesión de su batería que les impidió contar con él durante su concierto provocó que Birds & Cables se vivieran abajo. Ante poco pero entregado público, ofrecieron el pase de noviembre de Los conciertos de Retroalimentación dando lo que ya habían dejado patente en su epé. Canciones bonitas de folk-pop, entusiasmo melódico y momentos para la delicadeza (juraría que en algún momento de la noche escuché ecos de Belly y todo).

Al final nos quedó clara una cosa a todos: queremos volverlos a ver en el ciclo con una coyuntura más favorable y funcionando el 100%. Junto a ellos estuvieron Nítido, grupo de pop con un pie en Nacha Pop y otro en los Surfin Bichos, capaces de filtrar una sensibilidad muy especial. Sin su bajista original, tuvieron que tirar de una sustituta que cumplió con creces.

Ha sido un … Seguir leyendo

Aquel concierto de Los Flechazos que cambió mi vida

(Texto publicado originariamente publicado en el libreto de «Popcorner, 30 años viviendo en la era pop». Lo recupero hoy porque Alex Cooper se despide de los escenarios para siempre este 9 de noviembre. Solo queda desde aquí agradecerle tantas buenas canciones y tantos grandes conciertos que, en muchos, tuvieron una influencia tremenda)

De repente me vi ahí. Saltando como si estuviera poseído por algún extraño virus musical. Gritando hasta lastimar la garganta. Dejándome llevar por el movimiento de una chavalada entusiasmada. Poco conocía de ese ambiente. No era consciente de lo que se podía sudar en una pequeña sala de conciertos. Torpe, acudí con un polo negro de cuello vuelto y un chaquetón marinero cruzado. Aplasté mi flequillo hacia delante. Era lo más mod que me podía permitir entonces. Sudé mucho. Muchísimo. Me contagié totalmente de aquella euforia. Noté que algo estaba cambiando dentro de mí. Formaba parte de … Seguir leyendo

La generación indie se pone frente a su dinosaurio


Llega los Pixies mañana a Coruña. El mito del indie-rock americano aterrizará en la ciudad tal y como es en la actualidad: un grupo capaz de agotar 6.000 entradas con muchas semanas de antelación y aglutinar a toda una generación en el Coliseum. Ayer publicaba La Voz que se estaban barajando en la reventa entradas por más de 350 euros. Quien esté un poco en la onda, habrá recibido estos días mensajes de rezagados de aspiran a que florezca alguna entrada por ahí a un precio asumible.

Digámoslo ya. Estos Pixies son nuestros Rolling Stones particulares para los que tenemos 40 y tantos. El grupo que nos mordió de jóvenes y que ahora revisamos de adultos, conscientes de que ya nada será lo mismo, pero haciendo un acto de fe similar al de reunirse con nuestros antiguos amigos de la facultad pensando en que todo será igual que a Seguir leyendo

Cuando una canción de Suede era lo más importante del mundo

Un libro, recién editado, nos ha invitado a viajar a un pasado fascinante. Se trata de Tardes de persianas bajadas (Contra), el volumen en el que Brett Anderson, cantante del grupo Suede, revisa los años míticos de la banda. Apela,de manera especial, al periodo que va desde la edición del single The Drowners en 1992 hasta la llegada del fulgurante elepé Coming Up, en 1996. Cuatro años fascinantes en los que se gestaron algunas de las canciones más importantes del pop británico de los noventa. Pero también un tramo temporal en el que se produjo un reguero de pasión como pocos grupos han logrado

Suede eran ingleses hasta la médula, pero muy diferentes sus compañeros de generación. Poco tenían que ver con el macarreo de Oasis, el espíritu lúdico de Blur o el cinismo de Pulp. De hecho, sin citarlos explícitamente, Anderson marca mucha distancia, especialmente con … Seguir leyendo