La Voz de Galicia lavozdegalicia.es - blogs | Inmobiliaria | Empleo | Mercadillo

Entradas etiquetadas como ‘Bala’

Los mejores discos nacionales de 2015

miércoles, diciembre 23rd, 2015

bev-rafa-berrio-pose-nerea-lizarralde

Cuatro personalidades capaces de haber construido un universo propio encabezan la lista de los mejores discos hechos este año. Cuatro maneras de entender la música popular en el 2015 en base a la emoción, la solidez del discurso y, a veces, incluso la sorpresa. Cuatro autores capaces de devolver el optimismo a aquel oyente desencantado con el tiempo musical que nos ha tocado vivir. Y junto a ellos, rabiosos mordiscos del presente, reminiscencias de la quietud noventera y un autor que nos visita desde su planeta musical lejos de todo. Descubran o (re)descubran. Y disfruten.

1. RAFAEL BERRIO “Paradoja” (Warner). Después de 1971 y Diarios, en los que se reveló como una bendita anomalía con aires de crooner y chanson, el músico vasco opta ahora por el rock. Sin muchos rodeos, mira claramente a Lou Reed. Con ese molde ha facturado un torrente expresivo, cuyas letras e interpretación se clavan como pequeñas agujas en el oyente. «Solo cambio y veleidades por un lado / y roña y decadencia en su contrario / quisiera ver y no lo veo otro escanario / otro argumento que el argumento que el argumento por excelencia», canta haciendo quizá la mejor fotografía del presente. Es solo uno de los latigazos de un disco cargado de versos eléctricos y tensión instrumental. Un extraño placer a contracorriente de todo que pide ser escuchado en un club.

2. XOEL LÓPEZ “Paramales” (Esmerarte). Uno de los mayores deslices de la historia de este blog ha sido relegar a Atlántico (2012) a 5º disco nacional del año 2012. No solo era del mejor de aquel año, sino posiblemente el mejor disco de pop en castellano de la década. No se cometerá el mismo error ahora. No resulta tan excelso como aquel, pero tampoco lo intenta. Paramales camina en otra dirección. En esta ocasión el músico coruñés ha jugado con la música, la ha moldeado a su antojo y ha dejado un excitante puzzle sonoro con temas magníficos. Unos emotivos, como Almas del norte. Otros contagiosamente melódicos, como Yo solo quería que me llevaras a bailar. Algunos de belleza deliciosa, como Caracoles. Y también poniendo la experimentación al límite, como A serea e o mariñeiro. Una maravilla

3. EL NIÑO DE ELCHE “Voces del extremo” (Telegrama cultural). Seguramente se trate del disco más atrevido del año en España. Igual que Enrique Morente o La Mala Rodríguez, El Niño de Elche sabe perfectamente de dónde viene, el cante flamenco, sin tener muy claro a dónde va. Prefiere guiarse por el instinto y la sorpresa para avanzar, obteniendo jugosos resultados. Así logra un híbrido de pop, flamenco, kraut rock, esencias arábicas y dub preñado de rabia, política y un algo indefinible que explota en piezas como Canción de corro de niño palestino. Se traduce en piel de gallina, gestos de asombro y reconocimiento ante un artista único.

4. PABLO UND DESTRUKTION “Vigorexia emocional” (Marxophone). Pablo García se casó y se divorció en un mismo año. Las emociones giraron 360 grados, convirtiendo su vida en una montaña rusa. De ahí surgió un tercer disco en el que autor asume, tema a tema, la rápida decadencia de un amor destinado al fracaso. Siempre con esa voz suya -limpia, poderosa, presente- y transitando momentos de zozobra, crepúsculo y desesperación, llega a una dolorosa conclusión: Dulce amor. «No puedo seguir así / quiero vivir solo y acorazado / quiero vivir solo y sin nuestro dulce amor», canta. Solo se puede escuchar en el disco. El artista la ha retirado de sus directos. Confiesa que es demasiado fuerte incluso para él

5. BALA “Human Flesh” (Matapadre). Lo dijimos ya hace meses: Bala molan y molan mucho. Pero desde que lo dijimos la primera vez hasta ahora, ya con su disco de debut en la calle, Anxela y Violeta han crecido mucho. Sus directos queman y arañan. Sus canciones poseen la extraña virtud de sonar familiares e impactantes a un tiempo. Y su fórmula semeja estar tocada por la varita mágica que hace que todo mole y que mole mucho. Este es un disco para escuchar con el volumen al máximo, mientras vuelvan los fantasmas de Black Sabbath y Nirvana en una fiesta guitarrera.

6. McENROE “Rugen las flores” (Subterfuge).
Merece la pena seguir cada paso de McEnroe como una opción segura. Ellos siguen haciendo poesía de las pequeñas cosas. Continúan tocando lento y sin prisas. Ahí, en ese compartimento en el que hay que ir a por ellos, guardan canciones preciosas sobre los claroscuros de la vida, con ecos de Red House Painters, evocaciones de los llorados Migala y muchos de cosas cosas que nos apasionaban en los noventa. Y que a algunos nos siguen apasionando hoy en día.

7 EMILIO JOSÉ “Agricultura livre” (Fohen). El retorno el músico ourensano tras Chorando apréndese es un triple cedé en el que da rienda suelta a su particular concepción del pop. Con trazos de bossa-nova, arrumacos al hip-hop, desvíos al synth-pop y una constante sensación de puzzle sonoro, Emilio José habla de un Ourense independiente y el rural olvidado, al tiempo que rinde tributo a Kim Kardashian y reparte bofetones a diestro y siniestro, sea el PP, sea Podemos («Non hai ningunha diferencia entre Rajoy, Pablo Iglesias e Beiras / son xefes, sempre mandan»). Todo a lo grande, en una suerte de empacho musical que necesita tiempo para ser digerido del todo.

8 SELVÁTICA “Un mundo extraño” (Discos de Kirliam).
Dos terceras partes de los viguesees Indómitos son Selvática. En cierto modo continúan la empresa. También practican un punk con gusto por melodías no muy obvias y los ambientes retorcidos. Pero ahora, Manu y Paula, le han dado una nueva luz pop que le sienta de maravilla. Quizá sean los efluvios brasileños (ahora viven en Brasil), pero aquí se pretende ir más allá de Parálisis Permanente y The Fall, serpenteando en psicodelia y haciéndole guiños a Blondie.

9. LADY LEÑO “Lady Leño” (Autoedición). Junto a Bala, la gran revelación del año en A Coruña. Enamorados de los Sonic Youth de Death Valley 69, devotos de Parálisis Permanente y contemporáneos a Savages, el ahora cuarteto destaca entre la producción del 2015. Gracias a su torrente de expresividad, su manera de concebir la música como purga y la sensación de vaciado que trasmiten en cada tema. Hace unas semanas los hemos podido ver en directo en Los conciertos de Retroalimentación. Y flipamos

10. GENTE JOVEN “Casa de socorro” (Acuarela)
. Entre los primeros Sr. Chinarro, The Cure, Silvania y Slowdive, Gente Joven se asoman a la superficie del pop español pidiendo: «Enséñame a calcular el algoritmo de la fascinación». En plena convulsión de un panorama indie cuestionado por su ensimismamiento, ellos parecen reivindicar precisamente eso: el mirarse hacia dentro, el hacer poesía de los sentimientos callados y el pinchar en el corazón del 0,1% de la población a poco que se acerque.

Apoteósico arranque de Los conciertos de Retroalimentación

domingo, octubre 18th, 2015

bala reducidaLo dijimos: es el momento de Bala. No nos equivocamos. Se confirmó en el escenario de una abarrotada Nave 1839, heredera de la Casa Tomada. Debutaba como proyecto acogiendo la cuarta temporada de Los conciertos de Retroalimentación. Todo el mundo quería estar allí. Y temblar. Y sudar. Y sentir calambres. Los ofrecieron Anxela y Violeta apretando la mandíbula, gritando y metiéndose en ese bucle del sonido del que nos hablaban en la entrevista. Nosotros nos asomamos a él. Nos encantó. Da placer verlas. Da placer sentirlas. Da placer notar como toda esa electricidad se proyecta sobre uno.

Desde la irrupción de Srasrsra no se veía en A Coruña un grupo tan físico y tan químico, tan contagioso y tan apabullante. Pura chispa y e infinidad de chispazos que derivan en una descarga eléctrica Bala te obligan a morder los labios. Cerrar los ojos. Y darle al air guitar como un heavy adolescente desbocado en su habitación escuchando música a todo volumen. Son un flechazo de acordes graves-pero-lijosos y una batería que entre platos y baquetas que semeja un puercoespín. Fue un honor tenerlas ayer abriendo un nuevo año del ciclo. Será otro recordar cuando pasaron por aquí.

Y antes Thee Blind Crows. Rock n’ roll sucio, veloz y engrasado. Con la camisa mojada y el rostro chorreando, los pontevedreses zarandearon a la audiencia, afilaron el sonido y trenzaron una hora deliciosa que haría sentir orgulloso a Jon Spencer.

Lamentablemente no todo el mundo que quiso ir al concierto no pudo hacerlo. Las previsiones se desbordaron y mucha gente se quedó en la puerta al estar completo el aforo. Desde aquí, perdir las más sinceras disculpas. Siempre se intenta ajustar las actuaciones en las salas adecuadas, pero a veces ocurren fallos como este. Quizá sea la excusa perfecta para retomar un cartel similar más adelante en otra sala. ¿Se apuntan?

Como siempre, muchísimas gracias a todos los que acudisteis a la llamada, a la mgente de Nave 1839 y a unas bandas que nos hacen sentir muy orgullosos de tener alago que ver con su despegue. Próxima parada The Soul Jacket, 6 de noviembre en Mardi Gras

Bala: «Cuando te metes en el bucle del sonido no quieres salir más»

jueves, octubre 15th, 2015

BALA1 by Rodri Porcelli

Es el momento de Bala. Totalmente. Anxela Baltar (rubia, guitarra y voz) y Violeta Mosquera (morena, batería y voz) son las responsables de la banda más excitante del último rock gallego. Acaban de sacar Human Flesh, su mini elepé de debut. Una pequeña joya con cuerpo hard-roquero, alma punk y pegada para todos los públicos. Pero donde impactan realmente es en directo: una experiencia de placentero sudor. En el escenario saltan chispas. En el público, suspiros de placer. Anxela asegura que acceden a otra dimensión. Creánla. Lo comprobaremos el próximo sábado 17 en la actuación inaugural de la cuarta temporada de Los conciertos de Retroalimentación (20.30 horas, A Coruña, Nave 1819 -antigua Casa Tomada-, 5 euros)

-¿Le encanta regodearse en la electricidad?

-Sí, me gustan mucho los pedales, el fuzz y la distorsión. Siempre me parece poco, la verdad. Cuanta más volumen, distorsión y electricidad haya mejor. Nunca me llega, por mucha que meta.

-Y eso siempre con un tempo lento que, de pronto, estalla.

-Sí, me gustan mucho los cambios de este tipo. Me va el stoner que es pesadote y también el punk, que es más afilado. Lo que plasmamos en una mezcla de todo eso que tenemos en la cabeza.

-La gente habla de sus referencias desde los noventa hasta esta parte. Sin embargo, ahí está Led Zeppelin y Black Sabbath, ¿no?

-Led Zeppelin es el grupo favorito de Vio y Black Sabbath, uno de los míos. Me halaga que alguien pueda intuir eso. En cuanto a técnica, no me veo cerca de Led Zeppelin, claro, sino muy lejos [se ríe]. Pero en cuanto a sonido y el timo de ritmos, sí. Y, bueno, a Black Sabbath los escucho mucho. Eso acaba reflejándose en los temas más pesadotes.

poster-¿Cuál fue el grupo que le empujó a tener el suyo?

-Bueno, el grupo de mi vida es Nirvana. Al 100%.

-Se intuía.

-[Risas] No lo oculto, la verdad. Desde que tuve cierto criterio musical me enganché a ellos. Empecé con Nevermind, pero luego me metí en el Bleach. Es mi disco favorito. No me canso de escucharlo una y otra vez. Creo que Bala es muy Bleach.

-Hay grupos que plantean los conciertos con introducción, nudo y desenlace. Lo suyo parece que va todo comprimido. ¿Es su filosofía?

-Sí, esa es la idea. Que vaya todo del tirón. No me gustan las pausas entre canciones. A veces, por cansancio, por sudor o porque a Vio se le desabrocha un zapato, hay que parar [risas]. Pero a nosotras nos gusta transmitir fuerza. Y la mejor manera de conseguirlo es esa.

-¿Entran en trance al tocar?

-Totalmente. Es como si te vieras en un sueño. Cierras los ojos, los abres y te parece todo surrealista. Libera muchísimo. Entras en otro mundo. Es una sensación complicada de describir, pero se trata del mayor placer que tenemos a día de hoy: la música y, especialmente, tocarla en directo. Cuando te metes en el bucle del sonido no quieres salir más.

-Al margen del sonido, contagian con su imagen y actitud en el escenario.

-[se ríe] Eso es por lo que sentimos y por tocar, tocar y tocar. En mis primeros conciertos yo estaba rígida. Ahora pienso en disfrutar. Y Vio también. Eso se transmite.

-¿Son de las que están esperando toda la semana a que llegue el viernes para ir a tocar por ahí adelante?

-Sí, es así. Nosotras siempre decimos que somos un grupo que empezamos al revés: normalmente grabas algún tema, tocas y luego sacas un disco. Nosotras estuvimos tocando más de un año por ahí hasta que apareció el disco. Teníamos muy claro desde el principio que íbamos a tocar, tocar y tocar. En cuanto tienes un vídeo un poco cutre que enseñar a las salas, empiezan a moverte y te pones a tocar con amigos. Pronto tendremos que pensar en otras fronteras.

-Encajan en esta filosofía de salas de conciertos que no son salas de conciertos, como era La Casa Tomada o el Liceo Mutante.

-Sí, son sitios súper necesario. Yo estoy en La Nave y estaba en la Tomada. La gente del Liceo Mutante son muy amigos. Para nosotros son lugares clave. Queremos ir por nuestro camino y a nuestro aire. Ahí estamos cómodas. No le hacemos ascos a nadie, hemos tocado en todo tipo de salas. Pero la verdad es que estamos genial.

-Todo esto ha explotado en Galicia en el último lustro. ¿Cómo entra usted ahí?

-Yo estaba en el circuito de las okupas como La Ruinas, la Cúpula del Trueno o la Casa das Atochas. Yo iba mucho ahí. Estuve viviendo fuera de A Coruña un tiempo. Cuando volví a tenía muchas ganas de hacer algo tipo El Liceo Mutante. Lo veía muy necesario. Un lugar en el que poder hacer conciertos con amigos, ayudar a hacerlos, lo que fuese… Mientras yo y mis amigos pensábamos en eso y buscaba sitios para hacerlo, apareció La Casa Tomada. Los conocía pero no eran mis amigos. Contacté con ellos y ya dejé de buscar [risas]. Echaba de menos un sitio así, fuese okupado o no okupado, pero sí autogestionado.

-¿Hay sitio para la delicadeza en Bala?

-Mmmm… casi te diría que no. Nos han propuesto hacer acústicos, pero los hemos rechazado. No nos representaría. Yo escucho a grupos como Low, pero el cuerpo no nos pide eso para nosotras. Tú ves a Vio tocar y dices: «No, tiene que tocar caña y rápido» [risas].

-¿Descartamos entonces verla con escobillas?

-Totalmente. Para nada. Estaríamos reprimiéndonos.

-Sin llegar al tema acústico, ¿unas melodías poperas en plan Nirvana no podrían ser?

-Melodías tenemos, pero no sé muy bien dónde va a acabar esto. Los temas nuevos son más cañeros aún. Yo grito más que nunca, así que no sé.

-Melvins, Ty Segal, Kyuss,… hay 20.000 parentescos les asignan. ¿Cuál es el más extraño, el que dicen “Esto ni de coña”?

-Más que parecidos, lo que sí me sorprendió fue una crítica que leí hace poco en la que leí algo así como “pop sucio”. Y algo con pop sí que me dejó un poco pensativa. Puede haber alguna melodía que tire algo más hacia el pop, pero de entrada no lo asocio a lo que nos sale. Los nombres que nos dicen, sí que hay referencias. De esos y de otros como L7, Babes in Toyland o Nirvana. Creo que tenemos algo de todos.

Foto: Rodri Porcelli

Empieza la cuarta temporada de Los conciertos de Retroalimentación

martes, septiembre 22nd, 2015

Ya estamos aquí. La cuarta temporada de Los conciertos de Retroalimentación empezará en unas semanas. Lo hará poniendo en el escenario (por ahora solo en A Coruña) a cuatro buenas y variadas bandas de la música que se hace actualmente en Galicia: un catálogo extensísimo en el que buscar y encontrar algunas de las mejores propuestas que se hacen ahora mismo a nivel nacional. Estas, desde luego, lo son. Las podrás ver cerrando un círculo perfecto. Como el año pasado apostaremos por diferentes espacios (muchas gracias a Nave 1839 y Mardi Gras por ello), buscando el más adecuado para cada banda. Y la producción, como siempre, es de Argonauta. Por ahora estas son las tres primeras fechas, aunque ya trabajamos en el año 2016. Os esperamos.

BALA-BALA + THEE BLIND CROWS (17 de octubre, Nave 1839 -antigua Casa Tomada, 5 euros). Bala tienen un pie en A Coruña y otro en Pontevedra. Son poderío, uñas y electricidad. Ya las conocemos por haber teoleado a Puma Punku en la pasada primavera dentro de este ciclo. Pero ahora están aún más punzantes, más agresivas y más disfrutables. Acaban de sacar su primer trabajo, Human Flesh, que suena a Black Sabbath, Kyuss, Pj Harvey y mil ardientes sonidos más. Y en directo resultan sencillamente demoledores. Actuarán con el dúo pontevedrés Thee Blind Crows, otros que arrasan sobre un escenario con su blues-punk explosivo que mete en una batidora a Hank Williams, Black Keys y The Cramps. Primitive Loud Blues es su último trabajo.

SOUL JACKET 0003920386_10-THE SOUL JACKET (6 de noviembre, Mardi Gras, 8 /10 euros). Veteranos de la causa y ubicados entre Vigo y NIgrán, llegan a Los conciertos de Retroalimentación con el que ya es su tercer disco, Black Cotton Limited. Se trata de un tratado de rock sureño bañado en soul y blues que mira sin disimulo a EE.UU. con un resultado muy notable. Música grasienta, elaborada al ralentí e interpretada con una garganta rasgada que persigue (y encuentra) siempre el punto óptimo de ebullición. Todo ello redondeado por la producción de Hendrik Röver, el líder de los Deltonos, y preparado para ofrecer directos envolventes como el que se podrá ver en esta ocasión. Ya los habíamos barajado en anteriores entregas del ciclo y ahora, al fin, llega la definitiva.

lady leño 0005066738_10-LADY LEÑO (11 de diciembre, Mardi Gras, 5 euros). Con su disco de debut cocinándose en estos momentos (por ahora se puede escuchar el adelanto-puñetazo Ojos), Lady Leño son el nombre del momento en A Coruña. Oscuros, intensos y afilados (¿alguien dijo Parálisis Permanente?), ya nos dejaron noqueados el año pasado en el arranque de este ciclo en el Playa Club junto a Srasrsra y Wild Balbina. Ahora le dejamos todo el espacio para ellos en la presentación de un primer elepé que verá la luz gracias a un exitoso crowfunding y que aspira a ser uno de los discos del año. Aquí, desde luego, los adoramos y entendemos este concierto en el que lanzan su disco al mundo como un honor muy particular.

El bolazo de Bala

lunes, junio 29th, 2015

IMG_6491_2

Bala molan. Molan mucho. Mola el nombre, mola la concepción, mola su posicionamiento en el escenario, mola como tensan los músculos de su rostro al cantar…. Pero, sobre todo, mola algo: sentir cómo emerge el rock de sus amplificadores. Ruge. Rasca. Araña. Sacude los tímpanos. Y, cuando menos de los esperas, estás ahí, en primera fila, entregado a sus encantos, haciendo air guitar, agitando la cabeza y dejando caer gotas de sudor por el pescuezo. Creedme, eso mola mucho. Muchísimo.

Ayer actuaban en la Casa Tomada junto a los ourensanos Monstruo. Fue una solución de emergencia tras cancelarse su bolo en el Puticlú. No se sabe cómo discurrirían allí las cosas. En la Tomada resultó sencillamente arrebatador. Anxela con el pelo tapándole el rostro aúlla. De su guitarra salen chispas. No, fuego. Black Sabbath, Pj Harvey, Queens Of The Stone Age, Nirvana, Led Zeppelin…. Jugar a buscar influencias resulta fácil. Pero mientras estás llegan, generan un placer nada cerebral. Te dice que somo sigas con el juego te perderás algo grande. Violeta provoca constantes explosiones. De su batería sale nervio, bofetones, empujones ¡¡¡uau!!! Tremendo.

Las dos juntas generan una energía poderosa. En su pase en Los conciertos de Retroalimentación teloneando a Puma Pumku gustaron. Ayer era la multipliación de todas sus virtudes en un todo volcánico. En serio, Bala molan. Mucho. Muchísimo. Están a punto de sacar su primer disco. Están en el momento justo en el que todo funciona. Tienen actitud, tienen sonido, tienen imagen y tienen el poder de su rock imperfectamente ejectuado. Desde que vi a Srasrsra por primera vez no recuerdo un grupo coruñés que me haya gustado tanto. Id a verlas ahora. Porque Bala molan. Molan mucho.

Arañazos de rock y mística psicodélica

domingo, marzo 1st, 2015

Bala exhumaron rock, nervio y uñas. Habían ecos por ahí de Motorhëad, el stoner rock y hasta de los Nirvana a los que versionaron en el tramo final. Llegaron a Los conciertos de Retroalimentación a la carrera (su batería tenía un bolo previo en la Casa Tomada con otro grupo), se subieron al escenario y arañaron. Ya tienen un disco de ocho temas que verá la luz en un par de meses. Y A Coruña, un nuevo grupo molante al que seguir. Ayer, sin duda, dejaron una muy buena impresión.

Tras ellas Puma Pumku cambiaron las formas. Expandieron la música, emitiendo psicodelia desde sus guitarras y creando un clima engullidor con su música. Las canciones de Is It In You? toman otra forma en directo: más robusta, más potente, más definitiva. Buscando el trance colectivo, dialogando entre sí con sus instrumentos y moldeando el sonido, lograron capturar al público desde el primer tema…hasta que sucedió un pequeño accidente. El bajista rompió una cuerda sin tener instrumento de recambio. Ahí la banda se descentró, la tensión bajó y parte de todas esas bondades antedichas menguaron. Al final, el mítico Diego Veiga (One Of These Days, Wolrus y mil más) logró un bajo en 10 minutos para que el grupo pudiera seguir. Y lo hicieron, concluyendo una buena actuación que seguramente sería mucho mejor de no haber sufrido ese percance.

Como siempre gracias a la sala Mardi Gras, a los grupos y a todos los que (tarde, pero a tiempo) asistieron al concierto de ayer y permiten que Los conciertos de Retroalimentación se mantengan. Próxima parada: 7 de marzo, Aries y Elvis Negro, Casa Tomada.


Piscodelia y folk en Los conciertos de Retroalimentación

martes, febrero 10th, 2015

La felicidad está tecleando directamente este texto. Sí, porque continúan con Los conciertos de Retroalimentación con tres fechas muy especiales, deseadas todas ellas desde hace mucho tiempo. Algunos de los autores de los mejores discos del 2014 estarán aquí, demostrando el altísimo nivel actual de la escena gallego y deleitando a los oídos que siguen las evoluciones de esta pequeña célula de actividad musical. También tendremos destellos de futuro para celebrar el cumpleaños. Y ojo, que no está todo cerrado. Hay otra fecha más pendiente de confirmarse. Seguro que os encantará. Os esperamos a todos.

-PUMA PUMKU + BALA (Mardi Gras, 28 de febrero, 6/8 euros). La banda compostelana llega al ciclo presentando su disco de debut. Psicodelia de altísimo nivel con pinceladas kraut y una impecable pegada melódica. Fueron una de las revelaciones del año y ahora demostrarán que, sobre un escenario, no hacen sino agrandar el animal. Estarán con ellos Bala, un novísimo dúo coruñés que apuesta por la electricidad, la furia y el minimalismo.

-ARIES + ELVIS NEGRO (7 de marzo, Casa Tomada, 5 euros). Debilidad total de este blog desde aquel delicioso debut titulado la magia bruta, Aries actúan por primera vez en Los conciertos de Retroalimentación tras ser junto a Chicharrón el disco del año. También tiran d ella psicodelia, pero desde una perspectiva más pop y mágica. Actuarán junto a Elvis Negro, que saldan la deuda que tenían con nosotros tras caerse en diciembre. Presentan su brumoso primer trabajo

-OS AMIGOS DOS MÚSICOS (Mardi Gras, 30 de abril, precio por confirmar). Si el año pasado fue Nacho Mora, este año soplamos las velas en el séptimo aniversario del blog con otros nuevo proyecto que debería explorar este año. Se trata de Os Amigos dos Músicos, recién fichados por el sello Gran Derby, y que trenzan un puente entre los sonidos tradicionales gallegos y el americana.