La Voz de Galicia lavozdegalicia.es - blogs | Inmobiliaria | Empleo | Mercadillo

Archivo para Noviembre, 2010

Confirmado: habrá Sónar Galicia 2011

Martes, Noviembre 30th, 2010

sonar Sí, sonrían amantes de la música electrónica y sus derivados. Tras el éxito del año pasado, la organización del festival de música electrónica repetirá la experiencia. Será los días 17 y 18 de junio, nuevamente en el recinto ferial Expocoruña. Por ahora, solo están confirmados Magnetic Man, pero tras lo visto el año pasado, el desfile de estrellas estará a la altura. Más información aquí.
Actualización: noticia en La Voz

Rock de terciopelo y ramos de flores

Viernes, Noviembre 26th, 2010

Los que hoy tienen más de 35 años disfrutaron de la última y maravillosa etapa de Roy Orbison en tiempo real. Como ocurrió la década pasada con Johnny Cash aquello fue un auténtico privilegio inesperado. En esos años finales de vida el autor de las gafas oscuras ofreció algunos de los episodios más intensos y conmovedores de su trayectoria. Uno de ellos fue A Black and White Night, una actuación que tuvo lugar en Los Ángeles en 1988, poco antes de morir. En ella Orbison se rodeó de estrellas como Bruce Springsteen, Elvis Costello, Tom Waits, Jackson Browne o Bonnie Raitt. Para muchos fue la puerta de entrada hacia un mundo tan desconocido como maravilloso.

Recuperado hoy en día recuerda el partido homenaje que se le hizo a Maradona en la bombonera. Todos le pasaban la pelota para que metiera gol, conscientes que se trataban del mayor fenómeno que había dado el fútbol desde Pelé. Con Orbison sucedió lo mismo. Aunque la historia no le dejaba plaza en el trono de Elvis o The Beatles, la aristocracia del rock lo trataba como un verdadero maestro, con una reverencia total. En medio, surgía un repertorio imposible de calcular en kilates. Rock de terciopelo interpretado por un perdedor capaz de afectar con esa voz de miel hasta al ser más miserable del planeta. Melodramática y arropada con todo lujo instrumental, surgía poderosa como una luz que se abre paso entre la tormenta.

En estos tiempos reencontrarse con Roy Orbison causa más conmoción, si cabe. Si en el Ipod, Ihpone o similares se acciona el modo de que las canciones fluyan en modo aleatorio y, tras varios temas, aparece él el mundo semeja detenerse. Y de pronto, retorna una extraña sensación adolescente: aquella de querer saber qué es el amor. Pero no para disfrutar de largos paseos a la orilla del mar ni de besos furtivos al caer la noche, sino para perder a la chica, poderla echar de menos relamiéndose en la herida e intentarla recuperar luego apelando a la fibra más sensible de su corazón. Todo para sentir ese vaivén que movía los baladones de Roy Orbison, un lugar en el que parecía que nada malo podría pasar.

Tom Waits lo dijo un día. Cuando de joven rompía con una novia siempre existía una segunda oportunidad. Un ramo de flores y una canción de Roy Orbison allanaban definitivamente el camino. Y escuchando cosas como esta, no queda más remedio que darle la razón. A ver quién cierra la puerta a tanta belleza.

Imagen de previsualización de YouTube

Todo era perfecto… hasta que crecieron

Martes, Noviembre 23rd, 2010

A Arcade Fire le empieza a pasar lo que a Sofia Coppola tras la eclosión de Lost In Traslation. De pronto, pasaron de ser un grupo de entendidos-eruditos más o menos controlado, a desbordar el recipiente y formar parte del patrimonio de la gente normal, es decir de aquellos para los que la música no es el 50% de su vida ni proyectan necesariamente su identidad sobre ella. Irrita que su perfección sea para todos los públicos, que la emoción de su mensaje -se entienda o no- afecte al común de los mortales y que mucha de esa gente que disfruta con Marlango y Coldplay los haya acogido con los brazos abiertos, tras verlos recomendados en todo tipo de suplementos dominicales.

Lo ocurrido el sábado en el Pabellón de los Deportes de la Comunidad de Madrid y muchas de las reacciones posteriores son la prueba más evidente de ello. En el concierto había mucha de esa gente normal, vibrando y coreando sus himnos hasta la afonía. También actores de moda y músicos del pop-rock nacional ala mainstream. Y, en medio de ello, un gran ansia en poder decir “Hey tíos, que yo los vi en el 2005”. Mucho indie de pro, el que sabe qué es Merge y ha escuchado a Final Fantasy, empieza a sacar las uñas, a poner cara de circunstancias y a cambiar entusiasmo por escepticismo. Semeja como si Win Butler y sus chicos estuvieran en los prolegómenos de la expulsión del reino de los elegidos. Todo apunta a que, en breve, formarán parte del compartimento de Moby, The Killers y U2 (de quienes, por cierto, por mucho que le pese a quien le pese siempre bebieron).

Llega un punto en el que todo esto genera cierto cansancio. Se supone que cuando dejas de juzgar a la gente por sus gustos musicales es que has madurado. Debería añadirse que para alcanzar ese estadio habría que evitar que las opiniones sobre un grupo girasen en función del público que los va a ver, o del número de veces que salen en los citados suplementos dominicales. La verdad es que dejar al margen a un grupo de la inmensa calidad de Arcade Fire por eso sería todo un despropósito. No están, desde luego, los tiempos del pop como para despreciar a bandas así.

Madrid también se rinde a Arcade Fire

Lunes, Noviembre 22nd, 2010

Arcade Fire
Madrid, Pabellón de los Deportes de la Comunidad
20-11-2010

Épica rock, intensidad comunal, coros multitudinarios, escalofríos colectivos, buen rollo sanote, una pizca de ruido… Todo para un fin: elevar el espíritu del espectador hacia un estado de euforia total. Cada una de las 15.000 personas que con dos meses de antelación agotaron las entradas para la presentación madrileña de The Suburbs persigue lo mismo. Todos saben lo que Arcade Fire ofrece en vivo. Lo conocen de primera mano por haber sentido el placer en sus carnes en anteriores visitas -lo de recordar en público a la mínima de cambio haber visto a la banda empieza ya a marcar diferencia cool con los advenedizos- o ansía sentirlo, harto de escuchárselo a los demás. Pero lo mejor de todo es que los canadienses responden a las expectativas. La experiencia de un directo suyo difícilmente defrauda a nadie. Vienen, vencen y convencen. Y al contrario de lo ocurrido con Primal Scream el día anterior en la sala Riviera (Bobby Guillespie y su troupe está en plena gira-resurección del clásico Screamdelica dejando a los fans k.o.) sin apelar a ninguna clase de nostalgia o viaje al pasado, sino con material fresco, demoledor y a la altura.

Hacía dos meses y medio desde que Arcade Fire estrenaran The Suburbs en Santiago dentro del MTV Day. Desde entonces el directo ya ha rodado los suficiente como para mostrar sus uñas. Sí, al segundo tema, Month Of May quedaba claro que Win y sus chicos habían vigorizado el sonido, haciéndolo más potente y agresivo, con muros de guitarras velvetianos y un empuje que en Santiago solo se vio por momentos. Así las cosas, no tardó el público en dejarse llevar por su bola de emoción que estalló ya en la primera regresión al pasado. Neighborhood #2 (Laika) impactó con sus cuerdas afiladas, pero No Cars Go llevó al infinito a la audiencia. Grandiosa y arrolladora, sonó a himno generacional flotando entre onomatopeyas, inglés de andar por casa y gritos de “eh!” expulsados como si de una grada de fútbol se tratase. Cualquier banda mataría por un final de concierto así. Con Arcade Fire, solo es el principio.

Con solo cuatro canciones quedaba claro que el recuerdo de Santiago terminaría superado por esta exhibición de poderío. Las canciones de la banda son esas inyecciones de vida que su público se mete al salir del trabajo, mini sinfonías que se escuchan en el Ipod a todo volumen caminando por la calle con el puño cerrado dentro del bolsillo. En directo han de sonar como si se tratase de la última vez, envueltas en saltos, manos arriba y sudor. Así ocurrió. Cierto es que el sonido, potente, con esos bombos y líneas de bajo que golpeaban en el estómago y hacían volar falló en algunos cortes (Spraw II, por ejemplo quedó entre capada y aroma a karaoke descompensado), pero hasta el momento previo de arrancar el bis el título de “mejor directo del momento” se lo ganaron a pulso. El repertorio fue idéntico que en Santiago, pero con algún cambio en el orden que, en general, favoreció una mejor secuenciación del show. Por ejemplo, Haiti surgió tempranera y deliciosa, Intervention se retasó al bis y la mentada Spraw II adelantó posiciones.

Lo que no varió fue el final, una locura trenzaba entre Neighborhood #3 y Rebelion (Lies). De nuevo, la intensidad marcó la diferencia. La primera fue una bomba de ritmo y guitarras con un suplemento de ruido francamente delicioso. La segunda se confirmó como el gran himno de la década pasada. Y, entre las dos, dejaron al pabellón totalmente exhausto… quizá demasiado. Momentos antes de arrancar este final Win Buttler se dirigió a la audiencia alabando a España y el carácter de los españoles. Dijo que le encantaba cuando cantaban “oe, oe, oe, oé, oe, oe, oe”, seguramente esperando en el espacio entre el bis se produjera algo igual. Y no sucedió.

Quizá por ello el bis quedó un poco deslucido. Por ello y por uno de los grandes problemas que Arcade Fire posee en la actualidad: su insistencia en interpretar Intervention, un corte fantástico en disco, pero que en directo no da la talla, ni logra recrear su ambiente catredalicio por muchas proyecciones de tubos de órganos que haya la pantalla. ¿Por qué no cambiarla por la maravillosa Oceans Of Noise o Neon Bible y así evitar el bajón que supone su aparición (máxime si es en un bis)? Por el resto, lo inesperado. Tras una hora y media rayando la perfección y precedida de una declaración de Win explicando que se trata de su tema favorito, Wake Up se desinfló. Rutinaria y sin vida, igual que un Satisfaction de lo Stones actuales, puso fin a un concierto que pedía el sobresaliente pero que esa recta final lo dejó en notable. Todo mientras los repetidores (había mucha, mucha gente que los había visto en Santiago) cogían del recuerdo la pieza del final de aquel para ensamblarla aquí y dejar en el corazón la sensación de haber asístido a una actuación perfecta. Quizá, en una tercera ocasión.
Imagen de previsualización de YouTubeApoteosis final con “Rebelion (Lies)”

¿El mejor grupo del momento?

Viernes, Noviembre 19th, 2010

Paseos en bici, casas de una planta, besos furtivos, travesuras y caos. El nuevo vídeo de Arcade Fire no es el derroche de melancolía granulada que se podría esperar, deja un poso muy inquietante y obliga a volverlo a ver. Cada vez queda más claro que The Suburbs es el mejor disco del año y puede que la cima provisional de la carrera de Arcade Fire, la gran banda de pop del momento. Si existe un grupo hoy en día por el que merezca la pena pagar una reventa, coger un avión y viajar otra ciudad para verlos es Arcade Fire. Este fin de semana actúan en Barcelona y Madrid respectivamente, reviviendo la gloria pop que demostraron en Santiago en septiembre.

El vídeo lo dirige un clásico del formato, Spike Jonze, y, !ojo!, que se puede ver a Win y Regine actuando como policías.
Imagen de previsualización de YouTube

La versión hecha por sus fans es esta:
Imagen de previsualización de YouTube

Y por si alguien no se ha sometido a la experiencia de colar su vida en We used to wait, que no lo dude

Chicos modernos

Miércoles, Noviembre 17th, 2010

¿Se metían contigo en el colegio cuando eras pequeño y ahora “te envidian”? ¿Tienes la aplicación para hacer fotos poraloid en el Iphone? ¿Llevas pitillos con tupé, gafas de pasta y bigotito? ¿Tú nombre aparece en las listas de invitados de los clubs? ¿Luces tu modernidad en bici y mocasines sin calcetines? ¿Adoras las palabras “synth” y “electro”? ¿Te gusta llevar siempre algo retro colgado del pecho? Pues pulsa este video y sonríe… El resto de los mortales, por supuesto, también tienen derecho a echarse unas risas.

Imagen de previsualización de YouTube

Hermosa Beach abre las puertas de su casa

Domingo, Noviembre 14th, 2010

El pop ansía hacer click en el corazón del espectador. Enamorarlo, hacerlo palpitar un poquito más rápido, dibujar una sonrisa en el rostro lo suficientemente intensa como para que este no lo olvide a los cinco minutos. El vídeo doméstico con el que Hermosa Beach (el nuevo proyecto que coruñés Nacho Mora -ex Meu- tiene ahora en Madrid) muestra Viaje a la costa posee ese poder estimulante, el de encantarte, hacerte sentir un poco más feliz y desear que otros tantos compartan contigo la experiencia. Así que, rápido, antes de que el embobamiento decaiga, aquí lo tenéis sin más reflexión que la de ese click que se acaba de producir. Ahora os toca a vosotros.

La emoción del fan vs la opinión del músico

Viernes, Noviembre 5th, 2010

ivyResulta curioso el modo en el que los músicos hablan a veces de su propia obra. Los neoyorkinos Ivy editaron a mediados de los noventa Realistic, un sensacional debut de indie-pop cristalino y anglófilo que apenas tuvo trascendencia. A excepción del ambiente fanzinero, su repercusión en la prensa fue prácticamente nula entonces y hubo que esperar a su siguiente paso, Aparment Life, publicado ya en 1997 en una multinacional y con un alcance mediático mucho mayor. Entonces, cuando se promocionaba este segundo trabajo, el grupo se refería al debut como un disco fallido, con una producción equivocada obra de Kurt Ralske (The Ultra Vivid Scene). “Desgraciadamente, no podemos escuchar Realistic sin ruborizarnos, suena apagado y sin vida”, decían Andy Chase en una entrevista en Feedback-zine de finales de los noventa.

Y lo cierto es que Realistic posee mejores canciones y sonido que Aparment Life. Pero, sobre todo, encierra en sus canciones esa indescriptible e irrepetible magia especial -la de, por ejemplo, el Stone Roses o elToday de Galaxie 500- que logró varios pósteres en la pared mental del fan y un hueco muy especial dentro del apartado de “Discos que solo yo conozco y que tengo que explicar al mundo su existencia como sea”. Pero, cuando todas estas sensaciones ya se habían solidificado totalmente, va la banda y lo contradice todo. Y el fan se ve en una situación extraña: la de intentar convencer, mostrándole la piel de gallina al autor, que su saludo al mundo continúa siendo maravilloso y emocionante y no ese cúmulo de defectos que él muestra.

Tras Aparment Life, llegaron más discos de Ivy pero ninguno pudo acariciar lo que la banda logró conjurar en su debut. Ahora anuncian nuevo álbum para el 2011, momento en el que el fan carpichoso vuelve a sacar del trastero Everyday, la canción más bonita de aquel Realistic, repleto de maravillas que siguen encandilando al fan, pero que al autor le generan sentimientos muy diferentes. Decir ellos se lo pierden suena de lo más raro, ¿no?

Imagen de previsualización de YouTube

Triángulo de Amor Bizarro se van de verbena

Jueves, Noviembre 4th, 2010

Amigos del género humano es la canción elegida para el nuevo video de Triángulo de Amor Bizarro. Dirigido por Javi Camino muestra toda una fiesta noise-pop entre filloas, churrasco, bastones, confeti y varios extras del ruidismo galaico. Sirva para recordar que Año santo, su segundo álbum, es una verdadera joya y los de Boiro una pandilla de encantadores muchachos de que, si no existiera, habría que inventarla.
Imagen de previsualización de YouTube

Renovaciones del pop a 30.000 euros

Miércoles, Noviembre 3rd, 2010

Con lo que se despilfarra diariamente, incluso habrá quien opine que 30.000 euros suponen poca cosa. Esa es la cuantía del Premio Nacional de Músicas Actuales, que concede desde el año pasado el Ministerio de Cultura para no se sabe muy bien qué y con un resultado práctico que tampoco se conoce muy bien. El primer galardón recayó en manos de Joan Manuel Serrat y el segundo, otorgado la semana pasada, en las de Amaral. Según reza la noticia, el Ministerio de Cultura ha elegido a los autores de Sin ti no soy nada “por su aportación a la renovación del panorama musical actual”. 

Dos cosas chirrían. Y mucho. Primero, la propia existencia de ese premio cuya dotación económica está destinada a inflar (aún más) el bolsillo de artistas millonarios en plena crisis, algo que cabrea al común de los mortales. ¿Por qué? Pues porque semeja como si existieran dos ligas. Una, la de los artistas y políticos que manejan el dinero que no es suyo con una ligereza insultante. Otra, la división de la gente normal, la que que, tras asistir atónita a este espectáculo financiado con sus impuestos, se levanta para trabajar todos los días temiendo perder el trabajo, si es que no lo ha perdido ya.

Pero el despropósito no se queda ahí. La justificación de la elección tiene también su aquel. El argumentar como supuesto mérito para la concesión del galardón la “renovación” que Amaral ha dado al cosmos musical patrio -¿dónde? ¿cuándo? ¿a qué hora? ¿alguien lo puede explicar?- viene a ser, con perdón, una tomadura de pelo. A no ser que se tome como la sustitución de una cosa por otra similar, lo otro, lo de hacer algo nuevo, no hay por donde cogerlo. Al margen de la calidad que pueda tener su música, los zaragozanos jamás han asumido ningún tipo de riesgo sonoro. Todo lo contrario, se han hecho famosos tirando del AOR sensibilión a lo Natalie Imbruglia instalado en las antípodas de lo que se pretende agasajar. ¿Cómo calificaríamos entonces a La Mala Rodríguez?

Pero, bueno, aún queda opción para el riesgo, aunque sea a nivel externo. Resulta tremendamente fácil: que Eva Amaral y Juan Aguirre cojan esos 30.000 euros -que vienen a ser unos dos años de trabajo de algunos de los personajes que pueblan sus canciones con “conciencia social”- y se los entreguen a Ángeles González Sinde con un mensaje. Podría ser este: “Señora ministra, haga algo productivo con ellos o, bien, ahórrenlos para la que nos viene encima”. Y luego, si lo desean, que empiecen a trabajar ya en ese Kid A que seguramente dormita en su local de ensayo para dotar al significante “renovador” de verdadero significado.

Mucho nos tememos que no ocurrirá ninguna de las dos cosas.

P.D. En la otra cara de la moneda, la revista Ladinamo de Madrid ya no sacará más números ante la imposibilidad de mantenerse a flote económicamente.