La Voz de Galicia
Seleccionar página

Caminito de la escuela

guardeDe pequeña me gustaba mucho ir al cole. Disfrutaba del ambiente estudiantil, de los deberes y, especialmente, de mis compañeros de clase. Pero lo que más disfrutaba del comienzo del ciclo escolar era el exquisito aroma de los libros nuevos. Cuando mis padres me entregaban el arsenal bibliográfico, me sentaba en mi cama y comenzaba a abrir lentamente cada libro. Pasaba las páginas y aspiraba ese olor inolvidable. Los cuadernos, con sus hojas blancas, eran para mi un desafío. Y pese a que me encantaba estar de vacaciones y jugar sin control hasta muy tarde, cuando los libros descansaban plácidamente en mi portafolios empezaba a desear -secretamente para evitar las burlas de mis hermanos y mis amigos- que las clases comenzaran.

Ahora me pasa todo lo contrario. Quisiera que agosto se convirtiera en un mes infinito. Montserrat comenzará la escuela infantil el 1 de septiembre. No sé si le gustará, … Seguir leyendo

Gotitas de vida

lactanciaCuando era una mujer soltera y sin hijos, la lactancia me parecía un fenómeno extraño y muy, muy lejano. Cuando veía a una mujer alimentar a su hijo pensaba que sin duda era un sacrificio muy grande. Con el paso del tiempo,  mis amigas comenzaron a parir y me contaban las infinitas molestias de «dar el pecho».

Recuerdo la cara de angustia de una de ellas cuando me detallaba el martirio que vivió para poder alimentar a su bebé. «Es horrible. Me sangran los pezones y duele muchísimo. Creo que solo lo amamantaré este mes y después con fórmula», aseguraba. La lactancia, aunque no lo parezca, tiene muchos beneficios. No sólo para la salud y el buen desarrollo del bebé, que eso ya me parece razón suficiente, sino también para la economía doméstica.

En cuanto me ingresaron en el hospital una enfermera me advirtió que, si no quería … Seguir leyendo

¿Quién manda aquí?

monSiempre he estado en contra de las manifestaciones del poder como una forma de demostrar superioridad. La familia, desde mi punto de vista, es una democracia y como tal debe administrarse. Sin embargo, Montse me ha enseñado una nueva lección: los niños necesitan límites.
En una ocasión, mi madre (mujer sabia), me anticipó que teníamos que ser más inteligentes que Montse para educarla con amor pero con disciplina. Me advirtió también que la rigidez en la educación dependía totalmente de los padres porque los abuelos estaban más para consentir. Pese a su advertencia siempre he contado con su apoyo para enseñarle a la pequeña las normas básicas de convivencia.
Al principio pensé que todo eso de la educación en la primera infancia era un poco exagerado. Que los niños, en sus primeros meses de vida, lo que más necesitaban era amor y protección. Y sí, necesitan amor y… Seguir leyendo

¿Por qué a los niños?

 No estaba entre mis planes postear tan malas noticias recién empezando este blog. Pero no podemos ignorar las atrocidades que pasan cada vez con más frecuencia:

En México, dos hombres atropellan y matan a dos niños por una riña familiar.

En Estados Unidos, una madre desalmada decapita a su bebé de tan solo tres semanas de vida.

Son noticias tristes, de esas que pueden desalentar al mas optimista. ¿Por qué a los niños? ¿Por qué matarlos? ¿Qué pasa por la cabeza de una persona que no duda en lastimar a un inocente? ¿Hasta cuando? ¿Estás preguntas tendrán respuesta algún día?

A veces pienso: Que asco de gente, que asco de vidas.… Seguir leyendo

Una visita inesperada

Los días de descanso los disfruto en familia y el pasado sábado no fue la excepción. Montserrat, su padre y yo, dimos un largo paseo por varias plazas coruñesas y, en la de María Pita, nos detuvimos para que la niña observara a otros pequeños que correteaban detrás de un Micky Mouse que repartía globos. Montse, visiblemente emocionada, corrió también tras el popula roedor y yo, embelasada contemplando la escena, me senté en uno de los bancos de la plaza.

De pronto recibí una visita inesperada. Una mujer mayor (debería tener como 70 años, por lo menos) se sentó a mi lado y me  dijo:

– Hola, ¿tienes un pitillo?

– No señora, lo siento, hace mucho que no fumo.

– No pasa nada, es que he cambiado de bolso y dejé la cajetilla en el otro. ¿Esa es tu hija? –preguntó señalando a Montserrat que volvía con su padre … Seguir leyendo

Lecciones de vida

mon4Montserrat tiene 15 meses y está llena de magia. Con solo mirarme consigue quitarme cualquier rastro de tristeza o ansiedad.

Cuando pone sus pequeñas manos sobre mis mejillas siento que no podría ser más feliz. Y cuando me dice «mamá», un intenso cosquilleo invade mi vientre y sube, muy despacio, hasta el corazón.

Montserrat es mi hija y mi maestra. De ella tengo mucho que aprender. Desde que llegó a mi lado me ha convertido en una mejor persona. Me enseñó a disfrutar de la vida sin rebuscar en el pasado. Me enseñó a sonreír sin estar planificando a cada momento el futuro. Es el claro ejemplo de que la dicha está en el presente, en cada segundo que vivimos.

Ella, mi maestra en el duro arte de vivir, es a veces muy severa con las lecciones que me enseña. Me mira fijamente y me hace entender … Seguir leyendo