La Voz de Galicia
Seleccionar página

El regreso de los pañales de tela

Antes de convertirme en madre no había cambiado un pañal en mi vida. Solía observar divertida -pero a una distancia prudente- como las madres primerizas enloquecían girando el pañal para intentar ponerlo en el lugar correcto y en el menor tiempo posible. Me causaba también mucha gracias salir a la calle y toparme con alguna mujer que pegaba la nariz contra el culete del bebé aspirando fuertemente para intentar descubrir, sin sacrificar la higiene de los dedos, si el bebé se había hecho caca. La operación cambio de pañal no es precisamente divertida, pero la llegada de los desechables facilitó el proceso.

Y es que en los años 50 las casas en las que había un bebé solían identificarse por los interminables tendederos repletos de rectángulos de tela blancos y relucientes. Ahora no hacemos más que cambiar y tirar, pero en aquellos tiempos que el bebé «hiciera de vientre» … Seguir leyendo

Lecciones de sexo, primera parte

Todo empezó con un:

– Mamá, yo quiero un petilín.

Como la frase no me sugirió nada ignoré el comentario de la peque y seguí tecleando en el móvil mientras ella permanecía sentada en el orinal.

– Mamá, mamá, mamá… quiero un petilín.

Ante la insistencia dejé el teléfono y empezó el interrogatorio.

– ¿Un petit suisse?

– No mamá, un PE-TI-LÍN?

– A ver peque, ¿qué es un petilín?

– Es un palito con un puntito que tienen mis amigos del cole. Como Yago y Roberto.

Yo aún no caía en la cuenta de lo que la niña me estaba pidiendo.

– ¿Es un juguete?

La peque se ríe estrepitosamente y luego contesta:

– No mamá, no es un juguete, lo tienen Yago y Roberto en su vagina.

– Pero hija, Roberto y Yago no tienen vagina.

– Claro que sí mamá, solo que su vagina tiene un palito … Seguir leyendo