La Voz de Galicia lavozdegalicia.es - blogs | Inmobiliaria | Empleo | Mercadillo

Derechos fundamentales en grupos de WhatsApp

Escrito por Víctor Salgado
12 de enero de 2018 a las 9:15h

Vivimos en una Sociedad 2.0. Internet ha supuesto una verdadera revolución en nuestras vidas. El modo en que trabajamos, nos comunicamos y disfrutamos de nuestro tiempo de ocio tiene un antes y un después desde la aparición de la Red de redes.

Pero lo cierto es que la propia Red está cambiando y evolucionando a una gran velocidad ante nosotros. Poco tiene que ver la Internet de hoy con la que nos empezó a llegar a nuestros hogares y trabajos allá por mediados de los 90.

Entonces, unos pocos expertos “privilegiados” eran los creadores de contenidos mediante el manejo de oscuros y complicados lenguajes de programación como el propio HTML y la gran mayoría de internautas nos limitábamos a “consumir” dichos contenidos con una casi ninguna o nula participación en los mismos.

Hoy en día, sin embargo, estamos inmersos en el fenómeno de la Web 2.0, donde todos somos creadores de contenidos para la Red gracias a la enorme simplificación de las herramientas de publicación y edición online. Fenómenos como el de los Blogs, los foros de opinión y las webs de imágenes y vídeos publicados por los usuarios o las propias redes sociales y Apps de mensajería son muy recientes (Youtube, por ejemplo, data sólo de febrero de 2005 y la propia WhatsApp, de 2009) y han supuesto una nueva revolución tanto dentro de la Red como, muy especialmente, fuera de ella.

Toda esta revolución, cada vez más acelerada, tiene un denominador común: el riesgo para nuestros derechos personales va en aumento y cada vez se ven más y más comprometidos: derechos como nuestra intimidad, nuestra privacidad o nuestro honor están mucho más amenazados en esta nueva realidad.

La palabra “honor” parece un poco trasnochada. Sin embargo, es algo plenamente vigente en nuestra sociedad (y más desde que existen las nuevas tecnologías).

El derecho al honor es un derecho fundamental, reconocido en el artículo 18.1 de nuestra Constitución, que protege tanto la dignidad como la reputación de una persona en la sociedad.

Con el auge de Internet, éste es uno de los derechos más atacados hoy en día. Frecuentemente se publican comentarios o informaciones sobre personas que las insultan o las acusan de hechos que, en muchas ocasiones, resultan inciertos y que menoscaban su imagen pública y su, no menos importante, autoestima personal.

Bien es cierto que, en nuestra vida diaria y también en la Red, nuestros comentarios están protegidos por la libertad de expresión y de información, recogida igualmente en el artículo 20 de nuestra Constitución. Esto significa que toda persona tiene derecho a expresar libremente su opinión y a informar y ser informado sobre cualquier asunto sin que, en ningún caso, se pueda establecer una censura previa.

Sin embargo, esta libertad tiene claramente un límite que es, en primer lugar, la propia veracidad de lo informado (algo a tener muy en cuenta en el actual mundo de la “post-verdad”) y, en segundo lugar y no menos importante, los derechos fundamentales ajenos, como la intimidad personal y familiar o el ya comentado derecho al honor.

¿Qué sucede con WhatsApp?

Sin duda, siempre ha habido rumores, chismorreos y comentarios de toda suerte e índole sobre terceras personas y situaciones. Somos un país muy comunicativo y pasional, para bien y para mal y, desde luego, el “cole” no es una excepción. ¿Quién no ha escuchado o participado en algún cotilleo o crítica al profesor, padre o alumno de turno? Entonces, ¿Qué ha cambiado?

Muy sencillo. Los viejos comentarios y chismes “de pasillo” quedaban, generalmente, ahí. No quedaba un rastro y, sobre todo, no tenían una trascendencia más allá de las pocas personas presentes.

Con las nuevas tecnologías, todo esto ha cambiado. Esas antiguas charlas de corrillo se trasladan ahora a una poderosa herramienta como WhatsApp que no sólo permite que dichos comentarios queden por escrito, sino que alcancen una mayor audiencia que antaño y con más impacto. Tenemos un gran poder y, por tanto, mucha más responsabilidad por nuestros actos.

No debemos expresarnos en la Red como hacemos en nuestras conversaciones privadas. Lo decía claro Virginia Shea en su libro “Netiquette”, de 1994, que resumía las primeras leyes de comportamiento de una incipiente Internet: La primera era “Nunca olvide que la persona que lee el mensaje es en efecto humana con sentimientos que pueden ser lastimados”. Una regla que debería encabezar todo grupo de WhatsApp.

 

Publicado originalmente en: https://pintos-salgado.com/2018/01/12/derechos-fundamentales-en-grupos-de-whatsapp/

Etiquetas: , , , ,

Una respuesta a “Derechos fundamentales en grupos de WhatsApp”

  1. Luis dice:

    Interesante, pero no debemos olvidar que una de las bases de la “justicia” es la PROPORCIONALIDAD.

    Y los comentarios de tendedero de vecinos, de portal, de taberna, incluso de comida familiar aunque sea multitudinaria ahí quedan.
    Considero que es un “uso inapropiado” que se denuncie a cualquiera por un comentario en una mensajería instantánea o en una red social si la audiencia es pequeña.

    No es lo mismo que yo llame tonto a alguien en un grupo de 10 personas a que lo haga alguien quien tiene 50.000 seguidores. Y ahí está la proporcionalidad, y nos hemos olvidado de ella. Porque por mi experiencia muchos de los que critican los “insultos” por los grupos de mensajería no se cortan un pelo a hacer lo mismo en el grupito de personas en que están, eso sí, no hay registro físico.
    Por lo tanto lo que debería primar es la cordura y el “sentidiño”, y no colapsar los juzgados con chorradas. Respetar y listo. Y leerse las normas de “netetiqueta” que son viejas pero todavía útiles, y que ya usábamos en tiempos de fidonet.

    Y sobre todo, dejad que vuestros hijos crezcan LIBRES, no seáis su secretaría personal, abandonad los grupos de JUASAP de papis para avisar de los deberes y trabajitos. Dejadles crecer y ser adultos, con sus errores y sus responsabilidades ¿o pensáis ir con ellos también al trabajo para ayudarles?
    Si un día no lleva los deberes, le castigarán y la próxima vez dirá uyyy mis papis no me avisaron, tendré que espabilar y anotar yo lo que tengo que hacer.

    Benjamín Franklin decía “quien pone la seguridad por encima de la libertad se arriesga a perder ambas”.

    [Responder]

Deja tu comentario