La Voz de Galicia lavozdegalicia.es - blogs | Inmobiliaria | Empleo | Mercadillo

Entradas etiquetadas como ‘Grammys’

Los Grammy 2018 en diez fogonazos

lunes, enero 29th, 2018

Bruno Mars receives a second Grammy for Record of the Year during the 60th Annual Grammy Awards show on January 28, 2018, in New York. / AFP PHOTO / Timothy A. CLARY

La 60º edición de los premios Grammys ha resultado ser mucho mejor de lo esperado. Trasladada al Madison Square Garden de Nueva York, la se ha quitado la modorra de las últimas entregas resultando muy interesantes. Hubo grandes actuaciones, emoción en la entrega de los premios y la confirmación del brillo de alguna estrella.

1. Bruno Mars. No es Prince ni Michael Jackson, de acuerdo. Pero arrasa. Estos Grammy han servido para darle un nuevo empujón. El autor de That’s What I Like ha sido el gran triunfador de esta edición de los premios de la Academia de la Música. Se hizo con el premio a la mejor canción del año por That’s What I Like, a la mejor grabación del año por 24K Magic y álbum del año por este mismo disco. Es decir, venció en todas las grandes categorías

2. Kendrick Lamar. Se encargó de abrir la gala de manera explosiva. Una actuación en tres actos, con la intervención de Bono y The Edge de U2 y el humorista Dave Chapelle. Interpretó XXX y DNA y dejó al público boquiabierto. Luego, todo ello se refrendaría con premios en las categorías de rap: mejor álbum, mejor canción, mejor interpretación y mejor colaboración.

3. Jay-Z. El gran derrotado de la noche. Definitivamente, los Grammy no se llevan bien con esta familia. Si el año pasado era Beyoncé la que se iba de vacío para casa, esta vez Jay-Z vio como, premio a premio, se le iban escapando los gramófonos de las manos.

4. Grandes actuaciones. El nivel general de la gala ha sido notable, dejando más de un pase para el recuerdo. Además de Bruno Mars y Kendrick Lamar, cabe destacar de manera muy especial un Gambino inspiradísimo, moviéndose entre la garra y la fragilidad. También resolvió su papelea con gran brillantez Sam Smith, según dado por un coro de góspel. Y, por supuesto, Lady Gaga con Marc Ronson. Son apenas tres ejemplos. Ojo, tampoco no nos debemos olvidar del dueto de Cris Stapleton y Emmylou Harris.

5. “Despacito”. No pudo ser la victoria material de Luis Fonsi y Daddy Yankee. Ningún premio de los que estaban nominados cayó en sus manos. Pero hay mucho de victoria moral. Su actuación sirvió para constatar varias cosas. Primero, el traspaso total del tema más allá de lo latino. Segundo, que se trata de una gran canción, efectiva y contagiosa, pese a quien pese.

6. Me too. Las rosas blancas sirvieron parea visibilizar la campaña contra el acoso sexual que, como se señaló en la gala, “no sólo ocurre en Hollywood”. En ese sentido, la espléndida actuación de Kesha junto a artistas como Camila Cabello, Cyndy Lauper o Andra Day, todas vestidas de riguroso blanco, resultó uno de los puntos culpen de la noche.

7. U2. Como siempre, la banda de Bono se quiso marcar una las actuaciones estrella de la noche. No por el tema, el normalito “Get Out Of Your Way”, si no por el modo de presentarla: en el exterior, a los pies de la Estatua de la Libertad. Seguramente se ganen todos todos los telediarios del día de hoy.

8. Camila Cabello. Aún tiene que esperar al año que viene para optar a los premios, pero su aparición en la gala de este año no pasó para nada desapercibida. Espectacular en la alfombra roja, hizo mover miles de tuits con su imagen. En su intervención en la gala hizo un alegato a sus orígenes latinos y la aventura de sus padres emigrando a EE.UU. en un claro mensaje a Donald Trump.

9. James Corden. Los Grammy han encontrado al presentador ideal. El famoso cómico que mete en su coche a los artistas más famosos del mundo para cantar a dúo con ellos es un tipo simpático, divertido y muy carismático. Además, este año se ha marcado algún vídeo específico para la gala, como el de Sting con Shaggy en el metro de Nueva York muy chulo.

10. Una pega. ¿Y esa gran actuación con la que tradicionalmente se cerraban los Grammy qué? Fue recoger el galardón Bruno Mars y terminarse todo. Una pena, con lo bien que iba todo

Los Grammy 2016 en diez fogonazos

martes, febrero 16th, 2016

kendrikz buena
Afortunadamente la 58ª edición de los premios Grammys superó el tedio de la edición del año pasado. Sin un triunfador único (podría serlo Kendrik Lamar, pero le faltó imponerse en las categorías generales y podría serlo Taylor Swift pero solo conquistó tres gramófonos, así que lo dejamos en empate) y con mucha emotividad en el ambiente honrando a ilustres fallecidos, la noche arrancó aburrida. Pero fue mejorando poco a poco. Estos son algunos flashes.

1. EL ARTISTA EN ESTADO DE GRACIA. Está en racha y todo le sale a Kendrick Lamar. Más allá de los premios (cinco en categorías ligadas al rap), su actuación en la gala de anoche será de las que se recuerde en tiempo. Desfiante, espectacular y dejando pegada, se presentó en una escenario carcelario y entre rejas, fuego y energía interpretó The Blacker the Berry, Alright y un nuevo tema que augura una brillante continuación a To Pimp a Butterfly. Tras esto, ya hay quien le dice a Kayne West que se espabile. Y con razón

2. UNA ESTRELLA QUE SE MANTIENE. Siempre simpática, Taylor Swift parace haberse convertido en la gran estrella blanca del pop contemporáneo. La elección de 1989 como disco del año no parecía ser la favorita de la crítica, teniendo en cuenta que competía con Kendrick Lamar. El pueblo, sin embargo, no pensaba igual. Las encuestas que circulaban por Internet ya advertían que el público sí creían en ella. Al final, logró el premio al mejor disco del año por segunda vez en su trayectoria. En su discurso se dirigió a las personas que se está iniciando en la música. En lo que parecía un recado a Kayne West, les recordó que siempre iba quien intentaría meterles zancadillas, pero que no se dejasen avasallar.

3. ESA CONTAGIOSA CANCIÓN. Sí, Can’t Feel My Face de The Weeknd es un temazo. Y Blank Space de Taylor Swift, otro. Pero lo de Uptown Funk de Bruno Mars y Marc Ronson es para morirse. Su efecto resulta instantáneo: te atrapa, te empuja y te incita a bailar. Merecidísima grabación del año, debería haber sido también la canción del año. Esta correspondió al sobrevaloradísimo Ed Sheeran. Hay quien habla de Van Morrison al referirse a él y todo.

4. EL GRUPO ROCK. Sin lugar a dudas, Alabama Shakes concluyeron la gala como la banda de rock del año. A los premios de mejor disco de rock y mejor canción de rock, sumaron una esplendida actuación con Don’t Wanna Fight. Soul, funk y rock grasiento. Guitarras tensas, falsetes prodigiosos y ritmo contenido. Flechazos lanzados a una audiencia masiva que, seguramente, los acogerá con los brazos abiertos.

5. DAVID BOWIE QUE ESTÁS EN LOS CIELOS. Lady Gaga fue una de las protagonistas de la gala, rindiendo tributo a David Bowie. Ya se dejó ver en la alfombra roja a lo Ziggy Stardust y, en el tramo central del espectáculo, hizo una una suerte de greatest hits del Duque Blanco comprimido en poco más de cinco minutos. Muy logrado en los estético, en lo musical resultó un tanto agobiante. Demasiado fragmentado, demasiado cambio, demasiado axfisiante.

6. TAMBIÉN LEMMY. En un emotivo discurso, Dave Grohl se dirigió al público para valorar la figura d Lemmy Kilsmister como una de esas figuras clave en su vida y que le enseñó el camino a seguir. A posteriori Hollywood Vampire (el supergrupo formado por Alice Cooper, Johnny Deep y Joe Perry) interpretó el celebérrimo Ace of Spades, llevando el concepto de banda tributo mucho más allá de lo imaginable.

7. MÁS HOMENAJES A ESTRELLAS FALLECIDAS. Lamentablemente, el cupo de artistas muertos recientemente hizo que los tributos póstumos de los Grammys no se quedasen solo en David Bowie. Jackson Browne comandando a The Eagles interpretó un emotivo Take It Easy dedicado al malogrado Glenn Frey. Steve Wonder, por su parte, dirigiuió el homenaje a Maurice White de Earth, Wind & Fire. Y Bonnie Raitt se sumó a Chris Stapleton y Gary Clark Jr para recordar a BB King.

8. EL NIÑO QUE QUIERE SER ADULTO. Justin Bieber se plantó en escena con una guitarra acústica, su “Love Yourself” y toneladas de candidez. Pero, en nada, cambió de escenario, pulsó el botón de los fuegos de artificio y se alió con Skrillex y Diplo para interpretar Where Are Ü Now, con bailes imposibles y un Bieber pasado de vueltas. El chico se emocionó tanto que terminó aplaudiendo con el micro entre manos (y generando el ruido consecuente). Extravagante y divertido

9 ELLA ES LA REINA DEL POP. Sí, unos la tildarán de vacía, otros de ñoña y otros de poseer “tan solo” una portentosa voz. De acuerdo. Pero la gran artista global de este momento se llama Adele. Y ayer lo ha vuelto a demostrar con uan soberbia interpretación de All I Ask con voz, piano y elegancia. Como si todos los pasos de su carrera fueran encaminados a terminar ahí, bajo el foco, la cantante británica se reivindicó como una estrella rutilante.

10. PODER LATINO. Pitbull protagonizó el sorprendente telón final de la gala de los Grammys. Con la versión británica de “El Taxi” asaltó el escario, llenándolo de una inusitada alegría y vitalidad. Dentro de uno de esos taxis había sorpresa. Su pasajera era nada más y nada menos que Sofía Vergara, que exhibió su dotes de baile, dejando a la audiencia boquiabie

Fotografía: Kendrick Lamar (AFP PHOTO/ROBYN BECK)

¿La peor gala de los Grammys de la historia?

lunes, febrero 9th, 2015

¿La peor gala de la historia de los Grammy? A falta de haberlas visto todas, cabría decir que, cuando menos, está en el grupo de las más anodinas. Nada funcionó de verdad. Más de las mitad de las actuaciones resultaron olvidables, la gran estrella de la noche (Sam Smith) queda lejos de ser una verdadera estrella y el tono general destilaba, de continuo, una sensación de decepción. Ahí van diez notas escritas a toda velocidad al término de una gala para olvidar. Zzzzz Zzzzzz Zzzzz.

1. EL ADELE MASCULINO TRIUNFÓ. El ganador absoluto de la noche fue con Sam Smith. Tomó la plaza de Adele, con su soul británico de tez blanca y poderío vocal. Ganó cuatro de los seis premios a los que optaba, entre ellos el de la mejor canción por Stay With Me y a la grabación del año. Se marcó una versión orquestada de esta junto a Mary J. Blige. Seguro que la recordará toda la vida. Uno duda bastante que su carrera vaya más allá de este momento de gloria. Pero el tiempo dirá.

2. BEYONCÉ FUE LA GRAN PERDEDORA. Todo estaba preparado a para titulares del tipo “La gran noche de Beyoncé”. Pero no, patinó en todas las grandes categorías a las que optaba. Cuando Beck recogió el premio al mejor disco del año, le filmaron el rostro por si se le dibujaba la decepción. Incluso su interpretación final de Precious Lord, Take My Hand estuvo muy por debajo de lo que una artista como ella suele ofrecer en este tipo de situaciones. Un bluff total.

3. ABURRIMIENTO GENERAL. Salvo algún estallido puntual, la norma de la noche ha sido el aburrimiento. La primera parte en concreto resultó soporífera. Ver a la otrora chispeante Katy Perry en plan baladista de piano, a unos AC/DC sin fondo dándole al Highway To Hell o Adam Levine & Gwen Stefani, interpretando My Heart Is Open del último disco de Maroon 5 sirvió para que más de uno se arrepintiese de forzar el sueño a golpe de café. Lo que vendría luego tampoco iba a ser para echar cohetes.

4. FENÓMENO INEXPLICABLE. ¿Alguien puede explicar lo de Ed Sheeran? Porque la cosa ya lleva unos años. Recibido como una de las grandes personalidades del rock contemporáneo, lo cierto es que cuesta encontrar algo en él que no sea la sosería más absoluta. Cantó Thinking Out Loud, junto con John Mayer. Luego estuvo con Jeff Lynne. Pero nada, no logra despertar ni la más mínima emoción.

5. DOS DÚOS QUE FUERON MÁS ALLÁ DEL BOSTEZO. Dentro de los muchísimos dúos soporíferos que sucedieron en la noche, cabe hacer un par de excepciones. Primero Take Me To Church, el single de Hozier interpretado con poderío al lado de Annie Lennox. Después atacarían el I Put a Spell on You de Screamin’ Jay Hawkins, levantando la alicaída velada. Poco después, serían Tony Bennett y Lady Gaga quienes interpretarían Cheek to Cheek, dando ambiente de fiesta, lujo y diamantes al funeral. La cantante bien podría reconsiderar su carrera, visto lo visto. Suyo fue el mejor momento de la noche.

6. ¿LA REINA DEL AÑO QUE VIENE? Rihanna apareció en la gala con un vestido inenarrable que agotó comentarios en las redes sociales. Pero luego, lideró ese trío de excepción que se ha marcado con Paul McCartney y Kanye West. Jugando con el negro sobre blanco, el single Four Five Seconds parecía advertir que ella va a ser la estrella de la próxima gala. Aventura nuevos tiempos en una de las estrellas pop del momento.

7. UN GESTO QUE LO DICE TODO. La cara de Beck cuando lo nombraron como autor del disco del año vale por mil palabras. Superando a Ed Sheeran, Beyoncé o Pharrell Williams, su Morning Phase se coló en una de las categorías estrella de los Grammys. El premio se lo dio un Prince recibido como una suerte de semi Dios por el público. También ganó al mejor album de rock. Y sí, el suyo, es un gran disco. Se marcó junto a Chris Martin de Coldplay el Heart Is A Drum, que no estuvo mal.

8. QUE TODO EL MUNDO SEPA QUE ESTOY AHÍ: Como es norma en ella, Madonna quiso hacerse ver desde el minuto uno. Apareció vestida de torera con las cachas al aire (tómese en el sentido literal). Dentro, se marcó una de las actuaciones más espectaculares de la noche con Living For Love, una suerte de góspel taurino difícilmente descriptible con salida por los aires de la cantante. Habrá a quien le guste, seguro. Pero también quien piense que esta mujer hace ya tiempo que perdió su momento, su oportunidad y su inspiración.

9. Y ES QUE NI EL “HAPPY” FUNCIONÓ: Ya hay que tener ganas de estropear una pieza dan redonda como Happy, pero Pharrell Williams optó lo estrafalario, metiéndole unos arreglos “majestuosos” que no le pegaban ni con cola. Metiéndose en camisas de once varas reventó un temazo de manera totalmente absurda.

10. TOQUE SOCIAL. Si el año pasado fue una apelación al ama como quieras, esta vez tocó concienciar sobre la violencia sobre las mujeres dentro de la pareja. El presidente Obama salió a mitad de la gala por vídeo y una mujer víctima de esos abusos contó su experiencia.

Los Grammy 2014 en diez fogonazos

lunes, enero 27th, 2014

Igual que el año pasado, hoy tocó trasnochar. Ahí van diez pinceladas, escritas a toda velocidad una vez finalizada la gala, sobre la 55º edición de los premios Grammy que se celebró esta madrugada en Los Ángeles. Varios bluffs, alguna actuación para el recuerdo, una estrella emergente y otra que se consagra.

1. DAFT PUNK.Sin ningún género de dudas, el grupo de esta edición de los Grammys. Además de otros cuatro, los franceses se hicieron con el gramófono al disco del año, la categoría estrella.Get Lucky, la canción, se paseó durante toda la noche de manera imponente. La interpretación que de ella hicieron con Stevie Wonder y Pharrell Williams pasará a la historia de las grandes actuaciones de los premios. Dándole groove al tema, e incorporando tics de clásicos como Freak Out de Chic o el propio Around The World de los galos, lograron que todo el teatro se pusiera a bailar. También que disfrutásemos de toda una galería de coreografías imposibles entre las celebridades. El gran tema del 2013 volvió a demostrar sus cualidades.

http://youtu.be/o00pgGRvXnU

2. LORDE. La otra triunfadora de la noche. Su revisión tempranera de Royals avisó y, luego, alcanzó el reconocimiento a la mejor canción del año. Una pieza interesante, que se sale de los estándares de la canción de pop comercial, por parte de esta jovencísima neozelandesa (apenas 17 años) con aspecto de inadaptada, ligero aire gótico y muchas posibilidades de convertirse en la artista favorita de muchas (más) adolescentes. A su lado, la gran derrotada: Taylor Swift.

http://youtu.be/vda2L08Z2xE

3. BEYONCÉ. Su disco salió demasiado tarde como para entrar en las nominaciones, pero brilló igualmente gracias a su apoteósica intervención. Una vez más, se presentó como la artista perfecta para las presentaciones espectaculares. Su irrupción con Drunk In Love supuso el mejor inicio posible de la gala. En una silla, de espaldas en la penumbra, en plan cabaret. Poderío, manejo de la situación y ojos como platos de la audiencia. La interpretó, cómo no, con un maridísimo Jay- Z y dejó un listo demasiado algo para lo que vendría luego. Cada día más grande.

http://youtu.be/-IE7P8AJRxw

4. PAUL McCARTNEY. Todas las cámaras lo miraban y lo buscaban. A él y a Ringo Starr, claro. Pero también a Yoko Ono, que acudió con Sean Lennon. El morbo estaba servido y el realizador de la gala lo explotó, intercalando planos. Así se pudo ver a la nipona bailando con la interpretación de la pareja de Queenie Eye, un tema del último disco de Paul McCartney. Antes Starr hizo Photograph. Pero no se produjo la invocación conjunta a The Beatles que todos esperábamos. Primer bluff.

5. BALADITAS. La primera hora de la gala resultó realmente soporífera. Primero, con el soul almibarado de John Legend a piano. Luego con Taylor Swift, que optó por ir de profunda y grandiosa generando bostezos. Y, también con Keith Urban dándole al AOR con guitarra virtuosa digna de un telefilme americano de los años ochenta. Más de uno dijo: “Este es el momento de irse a la cama”. Terrible.

6. PIROTECNIA A FALTA DE CANCIONES.
Lamentablemente, Katy Perry ha perdido una buena parte de esa puntería que otrora rara vez fallaba a la hora de dar con singles perfectos. Y ahora lo suple con fuegos de artificio. Su actuación con Dark Horse resulto eso: mucho empaque y prácticamente nada de contenido. Peor aún resultó de Pink, que apareció en plan El Circo del Sol haciendo acrobacias sobre las cabezas de los asistentes. En fin…

7. METALLICA. El experimento de reinterpretar One con el pianista clásico mediático del momento, el chino Lang Lang, resultó fallida. El tema aguanta lo que le echen, pero hubiese sonado mucho mejor sin esa aportación extra totalmente contra natura. También sin los intentos de James Hetfield de darle fuelle vocal en su parte inicial. Segundo bluff.

8. DIVERSIDAD. El momento socio-musical de la gala. En la recta final fueron casadas en directo 34 parejas de diferentes nacionalidades y tendencias sexuales en un alegato en favor de la diversidad. De fondo, la artista inevitable: Madonna de traje y bastón cantando Open Your Heart con Macklemore, Ryan Lewis y Queen Latifah. Todo el auditorio en pie, emocionado. Y Twitter rindiéndose al gesto.

9 HISTORIA. Como es habitual, en las actuaciones se dieron algunas lecciones de historia. La primera, una reunión de leyendas del country con Merle Haggard, Kris Kristofferson y Willie Nelson junto a Blake Shelton, interpretando clásicos como Highwayman. La segunda, Carole King cantando su celebérrimo Beautiful con Sara Bareilles. Emotivos ambos.

10. ROCK MIXTO. Dos de los mejores tramos de la gala vinieron de la mano de la mezcolanza. El mix de Kendrick Lamar e Imagine Dragons despertó a la audiencia. Hasta Taylor Swift terminó rapeando en primera fila. Para el final, quedó un conglomerado formado por Nine Inch Nails, Queens of the Stone Age, Dave Grohl y Lindsey Buckingham. Primero tocaron una tremenda lectura Copy Of A de NIN. Luego le dieron al My God Is The Sun QOTSA, pero se cortó la emisión. Sí, tal cual. Hasta en eso, también hubo bluffs.

Fotos de la gala aquí.

Los Grammy 2013 en diez fogonazos

lunes, febrero 11th, 2013


Diez pinceladas, escritas a toda velocidad una vez finalizada la gala, sobre la 55º edición de los premios Grammy que se celebró esta madrugada en Los Ángeles.

1. MUMFORD & SONS. Cuando salieron a recoger el premio al álbum del año, considerado como el más importante, dijeron: “Pensábamos que no íbamos a ganar nada porque The Black Keys lo estaban ganando todo y se lo merecen”. Eso mismo planeaba en la mente de muchos de los que seguían la gala, sorprendidos por la elección del jurado. Sea como sea se confirma la idea de impulsar al indie más accesible a la división puramente comercial que se había apuntado en los últimos meses. Ese folk-pop plasmado en Babel, su segundo álbum, gozará ahora de una sobrexposición extra. Ayer aprovecharon para tocar I Will Wait ante el que será su nuevo público.

2. THE BLACK KEYS. Pese a no lograr el premio máximo, estos Grammy 2013 han supuesto también su consagración comercial con cuatro gramófonos de los seis a los que optaban. El Camino, un disco que realmente se editó en el 2011 aunque en muchos casos se haya tomado como del 2012, los ha situado como el grupo de culto masivo del momento. Habrá quien se rasgue las vestiduras, pensando que por ahí se empieza a diluir la autenticidad. De hecho, al dúo ya le cayeron (injustos) palos por ello. Sin embargo, muchos más sostienen que siempre es una buena noticia que un grupo así suba a las alturas. Su Lonely Boy junto a la Preservation Hall y el Dr. John sonó de maravilla.

3. RIHANNA. Bellísima y exenta de este punto macarra-poligonero que suele lucir en los videoclips, deslumbró desde su llegada a la alfombra roja. Dentro se marcó dos actuaciones excepcionales. Una, interpretando con Mikki Ekko un majestuoso Stay. La otra, con Sting, Bruno Mars y dos de los hijos de Bob Marley el Could Yo Be Loved detro de un homenaje al rey del reggae. Al ir Beyoncé de discreta y no actuar, todo el protagonismo recayó en ella.

4. LEVON HELM. El fallecido batería de The Band fue objeto de un sentido reconocimiento de esos que solo se pueden ver en ceremonias de este tipo. Con Mavis Staples capitaneando el cotarro con su vozarrón, atacaron el clásico The Wight un supergrupo formado para la ocasión por, entre otros, Elton John, T Bone Burnett, Zac Bronw y los Mumford & Sons. Una delicia.

5. JACK WHITE. El ex White Stripes se salió. Pero totalmente. Sí, con esa indumentaria en plan mariachi que se gasta y la cara blanca como un vampiro tomó escena y dejó caer un precioso Love Interruption. Todo un cruce de caminos folk-rock-soul de poner la piel de gallina. Acto seguido, sacó la guitarra eléctrica y prendió fuego a la gala con Freedom at 21. Los que echan de menos la garra rock de los White Stripes se deleitaron a gusto. Impresionante. La mejor actuación de la noche.

6. TAYLOR SWIFT. La pizpireta estrella del pop teenager no se llevó una pila de premios para casa, pero sí un montón de planos de televisión. Situada en primera fila, disfrutó como una enana toda noche y, ojo, cantó casi todas las canciones que se interpretaron. En Twitter se decía que parecía una aplicación de móvil detecta-temas tipo Shazam. Y no les faltaba razón. La verdad es que chica derrocha simpatía. Hoy se ganó a todos.

7. FUN. También obtuvieron su particular trozo de gloria, aunque no dejen de ser una prescindible formación de pop comercial. Chocó que se hicieran con el premio al mejor nuevo grupo. Sobre todo porque antes, al recibir el galardón a la canción del año, aclararon (no se sabe si exagerando) que llevaban 12 años. Y, bueno, en todo caso, que una banda con dos discos en el mercado (el primero de 2009) se considere como nueva resulta un poco contradictorio.

8. FRANK OCEAN. Puede que flote en el ambiente cierta sensación de haber sido el perdedor de la noche (optaba a seis gramófonos y se quedó en uno). Pues no, se debería ver como todo lo contrario. Su actuación, interpretando en delicado Forest Gump con una puesta en escena tremenda, debe figurar por derecho propio entre los mejores momentos de la noche.

9. EL DECORO. Lo pretendía la CBS al pedir más tela que carne en las mujeres y apenas lo logró. Solo Beyoncé o Rihanna dejaron en casa sus modelos más atrevidos. Otras como Jennifer López se encargaron de lucir muslo a lo Angelina Jolie y, en general, el desfile de escotes resultó en la línea habitual. La palma, en ese sentido, se la llevó Katy Perry que incendió las redes sociales con el suyo. También hizo correr twits y twits Adele con su vestido-rojo-floreado-hasta-el-cuello. Aquí se pueden ver los modelitos más destacados

10. LOS GRANDES DEL RAP. La actuación final de la gala reunió en el mismo escenario a Tom Morello, LL Cool J, Travis Barker, Chuck D y Z-Trip. Y dejaron la curiosa sensación de ver hoy como algo clásico lo que ayer fue puro fuego rupturista. Un bonito broche.

FOTO: Mumford & Sons con su premio (Mario Anzouni / Reuters)