La Voz de Galicia lavozdegalicia.es - blogs | Inmobiliaria | Empleo | Mercadillo

Entradas etiquetadas como ‘Acuarela’

Musel: «Para mí Galaxie 500 es una de las cosas más pop que existen»

jueves, febrero 11th, 2016

musel 3

Después de tener en el 2015 a A Veces Ciclón, este fin de semana disfrutaremos en Los conciertos de Retroalimentación del otro proyecto actual de Óscar Vilariño: Musel. Con Rabuña, un epé editado para Acuarela que se presentó en Retroalimentación, se muestran con una eléctrica propuesta entre el slowcore y el indie-rock de los noventa por el que pululan ecos de Galaaxie 500. Wedding Present, Yo La Tengo o Low. Todo ello interpretado en gallego e hilado a la perfección.

El recital será el próximo sábado 13 (A Coruña, Nave 1839, 20.30 horas, 5 euros) y estarán acompañarado de los coruñeses Mano de Obra, que ya actuaron hace años en una de las fiestas de aniversario de este blog. Es, por tanto, música pequeña hecha en la ciudad que se vuelve grande una vez que llega a tus oídos.

-Cambios de formación, un primer disco tras varios años de funcionamiento. ¿Está condenado a que sos proyectos funciones a trompicones?

-Claro. Cada uno se implica lo que puede y lo que le dejan, más en estos tiempos en los que la gente está sin trabajo o lo hace de manera temporal, con cambios de sitio. En un año puedes estar en varias situaciones que te permiten tocar o no.. Estar en un grupo es mucho compromiso y no siempre se puede.

-¿Es por eso que todo el mundo se hace cantautor a partir de los 30?

-Lo ven claro:«Así voy a a mi bola y no me faltan ocasiones para tocar, ya que solo respondo de mí». Está guay, pero a mí me gusta tocar con gente. Yo en el 2008 y 2009 tocaba solo por ahí. Pero no me compensaba, porque me agobiaba mucho y yo quiero tocar con más gente.

-¿Por qué empieza Musel?

-Empezó a hace muchos años, como en el 2011 o una cosa así, y lo hizo con la idea de escapar de lo que hice siempre, que era un poco más experimental. Yo aquí tenia ganas de a ver si era capaz de hacer canciones sencillas de pop, con estribillos y esas cosas. Me junté con unos amigos en Lugo, empecé a tocar y, bueno, luego llegó eso de los trabajos, las sustituciones de miembros y el no poder concretar. Eso hace que todo vaya lento. Esto es como la Seguridad Social [risas]. Pequeños retrasos que, al final, se hacen inmensos.

poster-15-¿Quería reaccionar a lo que hacía antes?

-Sí, cosas clásicas, con tres acordes. Yo tiraba hacia un rollo más ruidista y progresivo. Valetudo, pro ejemplo, eramos folk progresivo. Ahora no quería rayarme la cabeza

-Low o Galaxie 500 son algunas de sus referencias. No parecen muy pop, ¿no?

-Hombre, para mí Galaxie 500 es una de las cosas más pop que existen. No dejan de ser canciones muy sencillas, con coros y estribillos.

-Ya, pero cuando pienso en pop pienso en Teenage Fanclub no en Galaxie 500.

-También me gustan mucho ellos. La verdad es que Musel tiene varios tipos de canciones. Intentamos reflejarlo un poco en el disco, que cada una es de un rollo diferente. Pero tenemos más clases [risas]. Los últimos temas que hacemos son más en la onda de Yo La Tengo de los noventa.

-¿Su disco podría haber salido en los noventa en cuanto estilo?

-Sí, totalmente. La verdad es que es lo que más me influye. Sobre todo los grupos españoles, como Manta Ray. Ellos fueron mi referencia. Yo veía a Manta Ray y decia:«Quiero ser como ellos».

-Mucho Manta Ray no le veo, pero sí Sr. Chinarro o Paperhouse.

-Paperhouse no sabía ni que existían, hasta que salió el primer disco de Nacho Umbert y los escuché. Me gustaron. Pero Sr. Chinarro es otra cosa. Los discos de Acuarela son para mí una influencia vital, más que musical. Son muy grandes.

-De hecho, la portada de «Rabuña» es bastante «chinarra». ¿Es deliberado?

-No, la verdad es que no. Fue cosa de Iván y Eva, que lo hicieron todo. Teníamos una idea abstracta de hacer algo muy atlántico y gallego, pero sin caer en el tópico del cruceiro o el hórreo. Se nos ocurrió de los toxos con mar de fondo. Eva lo pasó todo por unos filtros y la verdad es que creo que quedó muy guay. Fue todo muy casual.

-Había un cuño gallego mayor: el idioma. ¿Una regla?

-Sí, es la única norma de Musel: todos los temas serán en gallego. Nació así y así seguirá, porque si no habría que hacer otro grupo. Ellos están encantados. De hecho me dicen que en A Veces Ciclón se les hace raro escucharme cantando en gallego.

-Canta sobre estados de ánimo, del amor que flota…

-Sí, amor, amistad, las relaciones humanas…

-También lo hace en A Veces Ciclón. Habla muy en abstracto, como si no quisiera concretizar. ¿Es así?

-Ummm… Yo canto de una sensación que tuve con una persona y los sentimientos están claros. Solo faltaría darle nombre, pero es algo que no voy a hacer. Son cosas que te pasan.

-Yo se lo decía porque ese ensimismamientos que ahora se critica del indie, de hablar mucho de uno mismo y no de lo que pasa fuera.

-Para lo bueno y lo malo paso totalmente de todo, de las corrientes de las modas y de lo que le pueda parecer a la gente las cosas. En mi día a día soy una persona muy comprometida, con mis ideas, pero en la música no lo demuestro de manera muy evidente. Una canción como Trebón habla de política, pero habla de ella a mi modo. Hago guiños, por ejemplo en la frase de hablo del sol, pero si lo explico pierde la gracia. Yo soy más de ambientes que de decir cosas, como hace Nacho Vegas. Me gusta más sugerir que explicar.

-¿No se ver haciendo algo como Nacho Vegas?

-No, ahora mismo no, desde luego. No es la manera en la que estoy acostumbrado a trabajar. Nacho supongo que escribirá mucho y luego hará música. Yo escribo primero la música y luego hago la letra, a veces con todo cerrado. Es como una ingeniería de encajar sílabas

-¿Cómo discrimina qué va para un proyecto musical y qué para para el otro?

-Ahora solo tengo dos grupos. En A Veces Ciclón el 90% de las canciones con con arpegios de guitarra y finger pinking. Musel es púa, tres acordes y melodía en la voz. Cuando estoy haciendo una canción ya tengo clarísimo si va para Musel o para A Veces Ciclón. La púa es la que marca la diferencia.

-¿Sabe en cuantos grupos ha estado?

-Creo que en 11. Y los que quedarán. Música siempre voy a hacer.

El susurro delicioso de A Veces Ciclón

sábado, noviembre 16th, 2013

Nunca antes el sello Acuarela había alumbrado un disco tan 100% Acuarela como el disco de debut homónimo de A Veces Ciclón. No va esto de juego de palabras, no. Sin las escuchas de bandas como Sr Chinarro, Jr, Mus o Viva Las Vegas este trío con un pie en Lugo y otro en Valencia directamente no existiría. O existiría de un modo radicalmente diferente. Así de claro. Está tan presente en su discurso ese clima lento, sombrío y tenuemente obsesivo que bien se podría sentenciar: en las ocho canciones de este disco se realiza una gran genuflexión a un pop con denominación de origen, el de aquel fantástico catálogo con el que la editorial hizo el tránsito de los noventa a los dosmiles. Los fans, encantados. Y ellos, que también beben los vientos por títulos como 127, Viva las Vegas, El Naval o La primera ópera envasada al vacío, también.

No se interprete lo dicho como si A Veces Ciclón se tratase de un grupo tributo o carente de personalidad. Todo lo contrario, la célula integrada por Óscar Vilariño (guitarra y voz), Xavier Muñoz (bajo y teclados) y Marcos Junquera (batería) parte de ahí para crear un universo propio en el que las emociones se expanden con la misma pereza que una bocanada de humo en el aire. Alternando gallego y castellano con una voz susurrante, Vilariño se recrea igual en imágenes tomadas tanto en comedores universitarios (“Ordeno canciones en servilletas / desprecio al postre incluido”) como en los primeros signos del cambio de estación (“a estación deserta / lentamente, primavera”) o el inquietante malestar interior (“No acepto más risas / resulta retorcido, mi mejor”). Y las lleva a algo muy valioso a base de guitarras ondulantes que, a veces, se cierran en círculos y, poco después, se vuelven a abrir. Al fondo, una batería que juega con la discreción y el ralentí y unos teclados capaces de llevar piezas como Lonxe a lo más parecido a un clímax que tiene un disco que sugiere posibles estallidos, pero que nunca llegan a producirse.

A Veces Ciclón, que se grabó en los Estudios de la CRTVG con Toño Vázquez a la producción, está llamado a alimentar las pasiones de unos cuantos pocos. No podía ser de otra manera. Como sus predecesores en la línea genética, el trío se mueve entre las sombras y los caminos secundarios del pop nacional. Hay que ir a por él, abrazarlo y quererlo de verdad. Quien dé el paso obtendrá justa recompensa. Y si lo hace adquiriendo el cedé original o acudiendo al Spotify, un tema intrincado extra (Curtis) que no debería quedarse fuera de un lote maravilloso.

Imagen de previsualización de YouTubeVideoclip de “Mi mejor”

A Veces Ciclón, la insólita simpatía por JR.

martes, enero 3rd, 2012

A finales de los noventa salió a la venta uno de los discos mas enigmáticos del indie nacional. Se trata de 127 de los gijoneses JR. Lo editó Acuarela y suponía la tercera reinvención de un proyecto alumbrado en la explosión noise del arranque de década como Eliminator Jr, que en 1997 había vuelto tirando a lo acústico y que en 1999 dejaba a los pocos críticos que le hicieron caso sin recursos. No se trataba de algo convencional o al uso. El álbum, totalmente suicida en sus planteamientos, lo componía una sucesión de susurros extrañamente melódicos, instrumentaciones troceadas, ladridos de perros, percusiones venidas de otro planeta y letras sin sentido aparente. La prensa del momento, aunque estuviese entusiasmda glosando las gestas el post-rock, se desentendió del tema. La mezcla de todo invitaba primero al rechazo. Luego, a la curiosidad. Un poquito más tarde, al enamoramiento total. Y, tras 15 o 20 escuchas, al descubrimiento entusiasmado de que allí latía una joya absoluta.

A ese último estadio llegaron poquísimas personas.Uno de ellos es Óscar Vilariño, un ya veterano músico de la escena indie gallega con un pie en A Coruña y otro en Lugo. Integrante, entre muchas otras, de formaciones como Devalo, Valetudo, Mullet o Triángulo de Amor Bizarro siempre mostró una devoción insólita por aquella radical célula musical que había alumbrado 127. Ese amor llegó a impulsar recitales en Galicia de AAtrige (el grupo paralelo de Rafa de Jr), se dejó ver en varios de sus proyectos y ahora llega a su máximo apogeo en A Veces Ciclón, su ultimísimo grupo. Impulsado junto a Marcos Junquera, parece un cierre de círculo: saldrá a la luz con -!claro!- Acuarela. Se trata de un artefacto sonoro claramente derivativo de los postulados de Jr. Pero también de otro de los grandes nombres ocultos de entonces, Viva Las Vegas (que contaban con Frank Rudow a la batería, integrante también de Jr). Lo mejor, es que apunta hacia su propio lugar. Y hace diana.

Por ahora, tres canciones grabadas en agosto del 2011 cuelgan en su Bandcamp. Una (No), que gira y gira en de modo obsesivo y encuentra su catarsis en una explosión controlada de platillos. Otra (Es el sol), que camina abrupta esquivando la melodía. Y una final (Curtis), que sintetiza ambos mundos. Si a todo ello le sumamos una portada-homenaje a las fotos promocionales del La Jr. (el álbum con el que JR. se volvieron a rebautizar) cambiando caballos por vacas, tenemos algo casi más insólito que la existencia de aquel 127:un grupo que surge bajo su misterioso halo de influencia. Los 50 fans originales del disco y los 25 que se sumaron a él con el tiempo están de enhorabuena.

Nota: Quien desee escuchar 127 lo puede hacer aquí . Eso sí, si puede adquirir una copia original que no lo dude: es uno de los diseños más sencillos y bonitos que que hayan editado jamás en España.

La crítica musical en España (1)

lunes, enero 24th, 2011

Hace varios meses en los comentarios de esta entrada, se planteó el papel de la crítica rock en un país como España. Entre las opiniones que fueron surgiendo, se me ocurrió reunir a algunas de las mejores plumas que actualmente funcionan en España para que dieran su visión el asunto. Todo estaba planteado para un artículo con citas, pero la cosa se fue retrasando y retrasando hasta caer casi en el olvido. Al final, recuperando todo aquello en las pasadas Navidades y viendo lo recabado, comprobé como las respuestas hablaban por sí solas. Creo que, perfectamente, se pueden soltar en bruto y a bocajarro sin más adorno.

A la cita he llamado a Ignacio Juliá (codirector de la revista Ruta 66 durante años), Jesús Llorente ( Rockdelux, Spiral y otras), Víctor Lenore (Rockdelux, Ladinamo, La Razón) David S Mordoh (Rockdelux, blog Música en la Mochila), y P Roberto J (blog Hipersónica). Los cinco son críticos destacados y de referencia, bajo mi punto de vista, y representan un poco varias edades del sector en España: desde las revistas de los setenta a los blogs que revientan visitas en Internet. Les vamos a hacer cuatro preguntas sobre su oficio. Esta es la primera

PREGUNTA: ¿CUÁL ES EN TU OPINIÓN EL PAPEL DEL CRÍTICO MUSICAL?

Ignacio Juliá: Primero, el de informador de una realidad artística, a poder ser aportando todo el contexto posible sobre la misma. Segundo, el de opinador sobre la misma, intentando que esa opinión contagie al lector las ganas de pasar por la experiencia de esa canción, ese disco, grupo, escena, estilo… Tercero, el de agitador de conciencias y señalador de tópicos y medianías.

Jesús Llorente: Selección y contagio. Saber elegir entre el maremágnum de novedades musicales, explicar el porqué de esa elección e intentar contagiar su entusiasmo (en su caso) por el disco o el artista en concreto. El lector/oyente/aficionado bien sabrá, a su vez, elegir –mediante ensayo y error, en muchos casos- entre esos mismos críticos, y aprender a fiarse o no de uno en concreto (o de varios, claro está).-

Víctor Lenore: La justificación de este trabajo me parece sencilla. El mercado (discográficas, televisiones…) nos inundan con publicidad, que es algo así como información-basura sobre lo que significa la música. Cualquier esfuerzo que se haga por contrarrestar eso tiene su mérito. Santi Carrillo, el director del Rockdelux, dice que la crítica musical es un capricho de sociedades burguesas. No estoy muy de acuerdo: como explica Ian MacKaye (Fugazi, The Evens), la música ha estado presente en todas las culturas de la historia y es algo que precede al lenguaje. “Antes de decir la primera palabra ya habría alguien haciendo ritmos con palos y piedras”. Estoy seguro de que  en cualquier sociedad más igualitaria que la nuestra (que no es difícil) este trabajo existiría (de hecho, existe en Cuba). Por otro lado, como todos sabemos, la música es una importante farmacopea, con gran capacidad para cambiar nuestros estados de ánimo. Hoy el mundo es un sitio muy hostil y cualquier fuente fiable de información para descubrir pastillas que te sienten bien es algo valioso. 

David S. Mordoh: El crítico musical debe describir el producto de la manera más certera posible y después emitir una valoración que permita al cliente hacerse una idea de lo que va a encontrar.

P. Roberto J.: Su papel no es más que el que le otorgue el lector. Si éste le considera opinión autorizada y fiable para descubrir discos o grupos y para seleccionar qué escuchar, será justo eso. Si el lector lo considera un patán sin criterio, es probable que lo sea. Huelga decir que puede ser a la vez patán y crítico fiable; nadie lo sabe todo de todo. 

Damon & Naomi: los ingenieros anónimos de la tristeza (2ª parte)

sábado, enero 17th, 2009

Los tres primeros álbumes de Damon & Naomi pasaron prácticamente desapercibidos en España. Mientras Luna eran reclamados para tocar en festivales grandes (Pradejón, Fib…) y coqueteaban ya con la condición de banda consolidada fuera del ambiente indie (es decir, ya no solo se hablaba de ellos en el Ruta 66 o Rockdelux, sino que Rolling Stone o en el Pais de las Tentaciones también les hacían caso), la célula comandada por Damon Krukowski y Naomi Yang permanecia en el más absoluto underground. Y, aunque con un poco más de presencia, lo cierto es que no variaría mucho la situación con su siguiente paso, Damon & Naomi with Ghost (2000).

Editado en España por Elefant Records, en él la sensibilidad del dúo se empasta con los aires psicodélicos de los japoneses Ghost. ¿El resultado? Una verdadera joya, así como clara candidata a erigirse en la mejor obra del dúo. Aunque parte de sus hallazgos, este álbum se sitúa lejos del carácter disperso y a medio hacer que se podría apreciar en Playback Singers. Todo lo contrario: aquí todas las piezas encajan con precisión. Destaca de manera especial el apartado vocal, en el que Damon & Naomi dan muestras de haber encontrado un registro cómodo en el que navegan como pez en el agua. Aparte de sus preciosas composiciones,todas ellas a gran nivel, es un verdadero placer toparse por el trayecto con lecturas como el Blue Moon de Big Star o Eulogy to Lenny Bruce de Nico.

La simbiosis con Ghost no se quedará solo en Damon & Naomi with Ghost, sino que la sociedad la trasladarán también a los escenarios. Como testimonio quedará Song To The Siren (2002), un álbum que recoge una actuación del dúo junto al guitarrista de Ghost, Michio Kurihara. El título lo toma prestado de una canción de Tim Buckley que incluyen en el disco. Con toda probabilidad, se trata de su tema más conocido.


Damon & Naomi con Michio Kurihara interpretando “Song of a Siren” de Tim Buckley

Continuando con su ritmo pausado y doméstico, en el 2005 Kurihara vuelve a cruzar el Pacífico para acompañarles en su nueva entrega The Earth Is Blue, el disco en el que se encuentran los registros más pop y luminosos de toda su trayectoria. Autoeditado en su sello 20/20/20, contiene versos como «Hagamos el mismo error una vez más / nosotros somos lo que somos hasta el final» que parecen decirlo todo sobre su postura de anónimos ingenieros de la tristeza. Nueva ración de folk con tendencia a la psicodélica marca de la casa pero – ojo – con novedades. Aparte de esa luz que lo impregna (prueben, si tienen la oportunidad, a escucharlo en un avión sobre las nubes), el jazz ejerce una notoria influencia. Y también la música brasileña, ahí está Araça Azul de Caetano Veloso revisado. A mayores, la edición española, que corrió a cargo de Acuarela, trajo caramelo extra: un segundo cedé con la lectura del A Song For You de Gram Parsons.

Y llegamos a la última parada, con Within These Walls (2007), un trabajo que pasó casi inédito y en el que semejan hacer un stop en los logros alcanzados y, desde ahí, mirar a la luna sin apenas levantar la voz. Ellos lo definen como un disco de baladas solitarias y, efectivamente, así es. Nocturno y encogido, destaca el trabajo de cuerdas de Bhob Rainey, un ropaje perfecto para la voz de Naomi en maravillas como A Silver Thread o la inicial Lillac Land, que empieza el disco exactamente donde cerró The Earth Is Blue. En Cruel Queen, una pieza tradicional de folk, la cosa se aproxima a los primeros trabajos de Marianne Faithfull.


Videoclip de “Within These Walls”

Pese a que la calidad fluye a borbotones en Within These Walls, algunos fans se han sentido defraudados, tachándolo de plano y rutinario. Si a ello le sumamos que el oyente ocasional ni siquiera se ha enterado de su existencia, quizá entre una cosa y la otra, el rescate de More Sad Hits con gira incluida se presente de lo más oportuno. Desde la promotora avisan que el dúo (que viene solo, sin Kurihana) se centrará en ese trabajo seminal, pero que también tocará canciones de sus otros discos. Si la magia acude a la sala Vademecwm, todo tiene pinta de que va a ser una de esas noches para el recuerdo. Al menos en el de esos 50 fans para los que Damon & Naomi son parte de su santuario pop. Por su presente, por su pasado y es de esperar que también por su futuro.

Que la melancólica rutina de sus discos se repita como siempre, cada dos o tres años.

Tres debilidades en formato blog

lunes, mayo 26th, 2008

Coincidencias de la vida, en los últimos días tres interesantes células creativas han estrenado blog.

Acuarela: El sello más guay de España, el que ha editado discos como El Naval (Mus), Arde (Migala) o La primera opera envasada al vacío (Sr. Chinarro). Ello ha sido posible al acierto de su responsable, Jesús Llorente, que aparte de ser un gran “olfateador” musical es una de las plumas más precisas, apasionadas y eruditas del indie patrio, de esas que siempre es un placer leerlas, aunque sea en una hoja promocional. Por ello el lanzamiento de un blog, en que promete ir contando las interioridades del sello, es motivo de doble alegría: un fondo interesante con la mejor de las formas posibles.

Triángulo de Amor Bizarro: Me encantan los músicos apasionados, los que son fans y con los que terminas de copas en un afterhours a las siete de la mañana hablando de discos. Rodrigo de TAB es así: calmado, reflexivo, siempre dispuesto a contar cómo era la cinta de Pavement que escuchaba en la universidad. Isa, su pareja, hace de contrapunto: nerviosa, ocurrente, mordaz,.. divertida. Ambos adorables y, junto a Julián, el batería, los responsables de uno de los grupos imprescindibles del momento. Ahora abren su mundo en una bitácora recién estrenada.

Warsaw: El coruñés Guillermo Arias (Hangtheguille) es, con toda probabilidad, el mejor diseñador gráfico relacionado con la cultura pop que existe actualmente en Galicia (miren, por ejemplo, parte de su trabajo aquí) y ahora entrega otra rama digital de su inabarcable abanico de ocupaciones. Locutor de radio, Dj, fotógrafo, cartelista, comentarista de cine… y ahora también blogger. En este Warsaw demuestra que el pop no es solo música, sino un amplio espectro de sonidos, lecturas e imágenes interconectados. De Justice a Stephane Manel pasando por Muchachada Nui, merece la pena sumergirse por en él.

Nota: y de propina la web de otra debilidad, Nadadora, obra de Arias.