La Voz de Galicia lavozdegalicia.es - blogs | Inmobiliaria | Empleo | Mercadillo

Archivo para septiembre, 2009

Este fin de semana vuelve abrir el 14! en A Coruña

miércoles, septiembre 30th, 2009

Pues eso, que todo fue un paréntesis de dos semanas y este viernes reabre sus puertas . Lo hará con una exposición de fotografía

The Wave Pictures sí que molan

lunes, septiembre 28th, 2009

Imagen de previsualización de YouTubeThe Wave Pictures tocando “Friday Night In Loughborough” en Expocoruña

No se puede hacer una crónica de un festival cuando apenas has visto cuatro conciertos y, para eso, ni siquiera enteros. Por ello, esto se queda en un par de pinceladas. Pese a todo, uno cree que no patina mucho asegurando que el pase de The Wave Pictures fue lo mejor del apartado musical del Daisy Market, un showroom de moda con conciertos que se celebró el pasado fin de semana en Expocoruña. Superando su actuación previa en la ciudad -en abril dentro del festival Vangardas Sonoras- abrieron el chorro rock y encandilaron con sus constantes guiños a The Velvet Undegroound y Televisión. Se confirma: son un grupazo. Ya es la segunda vez que vienen por aquí y esto tiene pinta de convertirse en un caso similar al de Camera Obscura: sus visitas coruñesas convertidas en una agradable tradición. Que así sea, por favor.

En el otro extremo, The Rakes. Aburridos y planos. Ejemplifican a la perfección el estado de una buena parte del pop británico actual: una carcasa aparentemente atractiva (que si Bowie, que si Echo & The Bunnymen, que si Joy División) para un contenido vacío y totalmente prescindible. Además, su exceso de volumen hizo literalmente doler en los oídos.

También tocaron Joe Crespusculo, La Bien Querida o Extraperlo. Pero eso, que no pudo ser.

Nota para cazatendencias y amigos del “yo eso lo llevo revindicando toda la vida”:
Parece que el grupo que mola ahora son los Dire Straits. Aunque parece que existía el consenso cuasi universal de que eran un grupo coñazo, The Wave Pictures los citan entre sus influencias y Joe Crepúsculo también dicen que molan. Ala, a revisar todos el Making Movies.

Pimpinela: “Somos como una sesión de terapia para muchas mujeres”

viernes, septiembre 25th, 2009

Pimpinela son un género en sí mismo. Y punto. El dúo formado por Lucía Galán Cuervo, y su hermano Joaquín irrumpieron en la música popular en los primeros ochenta entremezclando pop y telenovela e inventaron un estilo único. Sus historias de cuernos, reproches, gritos, portazos y reconciliaciones han sido algo así como la amplificación colectiva de las pequeñas miserias doméstica del corazón, hasta el punto de que cuando alguien dice «esos parecen Pimpinela» no se necesitan más palabras para describir el estado de una pareja. Y eso, trascender de ese modo, más allá de la música, es convertirse en mito de la cultura popular. Sí, como Maradona, Chiquito de la Calzada o el bote de Colón. El maligno Joaquín (que toca esta noche en la sala Capitol de Santiago), se encarga de contestar las preguntas de esta entrevista publicada hoy en el suplemento Fugas

—Llevan 25 años retorciendo las pasiones del corazón. ¿Sus canciones podrían ser un análisis sociológico de cómo se han relacionado las mujeres y los hombres?

—Se puede ver así, sí. En las primeras canciones, de los años ochenta, el hombre de la canción era un personaje hispano, latino y un poco machista. Lucía le gritaba las cosas que las mujeres de la época no se atrevían a decirles a sus maridos. Han pasado 25 años de aquello y el cambio ha sido contundente. En el nuevo álbum, por ejemplo, hemos incluido una canción, Primero yo, donde se refleja claramente el sentimiento de la mujer hoy en día. Es decir, cosas como la igualdad o el desarrollo personal, más allá de ser madre de familia. Hoy esa pareja en la que el hombre gobernaba tiene otro contexto completamente diferente. Los dos hacen las mismas cosas y la mujer ocupa un lugar muy importante en lo social y lo económico. Esa evolución la recoge nuestro repertorio.

—¿Quienes son más infieles, los hombres o las mujeres?

—[risas] Pregunta difícil. Depende de la persona. La mujer, desde mi punto de vista, tiene una entrega mayor hacia lo que es una relación de pareja. Cuando una mujer se compromete afectivamente lucha hasta las últimas consecuencias porque la pareja salga para delante. Si se siente descuidada, si el hombre va a su rollo y no la respeta, la infidelidad puede aparecer, pero tanto de ella como de él.

—En Pimpinela el infiel casi siempre es usted.

—Sí, porque lo que hacemos Lucía y yo es un poco representar a un promedio de lo que es el colectivo general. Históricamente, el hombre es el que se ha sentido mayor libertad de tener una escapada por ahí, sin que eso interfiriera en su matrimonio. La mujer cuando engaña lo hace no solo con el cuerpo, sino con el corazón y con la cabeza. El hombre es más egoísta, más impune a esas cosas.

pimpinela

—¿Cuál ha sido su mayor logro como grupo?

—La idea, cuando nacimos, era hacer en la música pop algo distinto, juntando la vocación del teatro de Lucía con la mía por componer canciones. De algún modo queríamos lograr una marca, algo que se pudiera identificar. Creo que lo hemos conseguido. Ese ha sido nuestro mayor logro: hacer algo distinto, reconocible y que perdurase a través del tiempo mucho más allá de la moda.

—La demostración de eso, se ve en grupos como Camela, claramente inspirados en ustedes. ¿Se conocen?

—Sí, hemos escuchando su trabajo y sí que vemos que han tomado ese estilo nuestro de cantar charlando entre ellos pero en otro contexto musical.

—Han hecho una remezcla regatón de «Olvídame y pega la vuelta» y han grabado un tema con Miranda. ¿Les preocupa seguir siendo vigentes?

—Intentamos no quedarnos atrás. Lo de Miranda es un poco lo que sucedió con Camela en España. Salieron en Argentina como un grupo muy moderno y de culto. Nos parecieron una gente muy talentosa que, de algún modo, se habían inspirado en Pimpinela. Respecto a la pregunta, siempre hemos intentado modificar la forma, pero no la esencia, porque nosotros lo tenemos todo muy definido.

—Sus conciertos tienen una carga muy «telenovelesca». ¿En un momento dado el público toma partido por Lucía y van contra usted?

—Sí, eso ocurre mucho. Hay momentos en que las mujeres lloran y se enfadan. Nos pasó aquí en España. Las mujeres que le decían a Lucía: «!Pégale, pégale duro!». Ven en mí un poco al hombre que quisieran machacar.

—¿Proyectan en ustedes sus conflictos privados?

—Sí, es como una catarsis. Somos como una sesión de terapia para muchas mujeres, que se meten en la historia y, sin duda alguna, proyectan sus propios problemas a través de lo que nosotros cantamos. Eso es lo más divertido y eso es lo que vamos a mostrar en Santiago. Quien vaya a vernos podrá ver el teatro de su historia, porque lo que hacemos nosotros es dar vida a historias reales.

—¿Qué grupos le gustan que el público general pueda sorprenderse?

—No entiendo la pregunta.

—No sé, ¿le gusta el hip-hop? ¿la música electrónica? ¿el regatón?

—Ah sí. Me gusta Eminen o 50 Cent. Mi hijo es muy fan del hip-hop y me muestra muchas cosas. Me gusta mucho el rock, U2, me gusta Estopa, Calamaro, Serrat, Sabina. Soy muy ecléctico. Me gusta un buen tango, una buena copla española, me encanta la música étnica. Yo soy de la generación de los Beatles y cuando uno le gustan los Beatles ya luego tu cabeza se abre de tal manera que estás abierto a todo. Como oyente oigo mucho tipo de música.

Mañana empieza el Daisy Market en A Coruña

jueves, septiembre 24th, 2009

Moda urbana, arquitectura y música pop

Cosas d’aquí (de A coruña)

viernes, septiembre 18th, 2009

-El 14!, lugar fetiche del indie en la ciudad, ha sido cerrado por el Ayuntamiento de manera (esperemos que) momentánea. Su dueño se explica y la clientela no deja de mandar mensajes de apoyo, tanto en La Voz como en su fotolog

-El corazón progresivo de la ciudad que vio nacer a Kozmic Muffin todavía late

-El showroom de moda urbana Daisy Market traerá en los musical a un ramilletes de grupos más que interesantes (vienen en el último párrafo).

-Fangoria estarán al frente de la segunda edición del Mulleres Arte+Parte

Canciones de amor en la radio

miércoles, septiembre 16th, 2009

“Canciones de amor en la radio/ tu novia descansa en la cama / sueña con lo que le dijiste / espera que signifique algo” (Lovesongs On The Radio, Mojave 3)

En su día, allá por el 96, Jesús Llorente escribió en Rockdelux que el primer álbum de Mojave 3 eran un disco que convertía en magia todo lo que tocaba y que solo tocaba allí donde había un poco de magia. Cualquier sospecha de ello se tratase de un vacuo juego de palabras quedaba eliminado ante una sola escucha del disco en cuestión, Ask Me Tomorrow. También señaló entonces Llorente que se trataba de una colección de historias de amor a punto de resquebrajarse que tenían el morbo añadido de ser cantadas a medias por Rachel Goswell y Neil Halstead, antiguos amantes cuando militaban aún en los fundamentales Slowdive. Esas cantinelas, insistía el crítico, estaban repletas de relaciones abocadas a un penoso fin, en la que las manos de los amantes dejaban de ser manos para convertirse en las extremidades del adiós mismo. Ahí es nada. Esa precisión sentimental le venía al pelo a un disco de esos que te sacuden a cámara lenta, como quien recibe un masaje justo ahí en la fibra sensible. Catorce años después de su publicación, la magia sigue inalterable.
Imagen de previsualización de YouTube
Videoclip de “Lovesongs On The Radio”, el tema que abre “Ask Me Tomorrow”

Amaral: “Muchas veces, cuando he llegado y me he visto en un hotel de cinco estrellas, me he sentido raro”

lunes, septiembre 14th, 2009

El próximo 17 de septiembre Amaral editan su primer disco en directo, La barrera del sonido, un punto y aparte con el que la banda de Eva Amaral y Juan Aguirre pretenden congelar el momento actual del grupo para la posteridad y afrontar una nueva etapa. Aprovechando la excusa, Juan Aguirre aceptó el reto y se enfrentó a un cuestionario hecho por alguien que no comulga con sus postulados. Al final, resultó ser una extensa charla de una hora y media de duración en la que el zaragozano se mostró como un músico transparente, apasionado y tremendamente fan. La versión editada se publicó en el suplemento Fugas de La Voz de Galicia. Aquí está casi toda la entrevista en bruto.

-Sacan “La barrera del sonido”, un álbum en vivo. Este tipo de disco siempre han tenido mala prensa, se suelen considerar innecesarios. ¿Cómo lo enfocaron ustedes?

-Nosotros somos muy poco partidarios de los discos en directo y los recopilatorios que tienen su fundamento en los departamentos de las discográficas. Nos propusieron un grandes éxitos hace bastante tiempo y siempre hemos dicho que no, que estábamos pensado en el siguiente disco de estudio. En este caso de pronto nos juntamos con una banda y yo creo que, tanto Eva como yo, nos sentimos bastante cerca de nuestro sonido ideal de directo, esa especie de muro sonoro con el que hemos soñado desde que empezábamos. Creímos que, tras cinco discos de estudio, estaba fundamentado un álbum así. Lo grabamos íntegramente en un concierto en el Palacio de los Deportes de Madrid. Nos parecía una manera de cerrar una etapa y de actualizar el sonido de los discos de estudio, tal y como han evolucionado al directo. Eva me decía que quería escuchar en un disco las guitarras igual que las escuchaban en los directo. Yo creo que ha quedado muy bien. Lo hemos mezclado con cuidado, tiene mucha más fuerza que los discos grabados, algunas canciones se han desnudado y otras han dado un giro, aunque en general las hemos respetado. Para nosotros es un disco que pone al día nuestro sonido y cierra una etapa.

-Pertenecen a una generación en la que el disco en directo muchas veces era el modo de acceso a un grupo. ¿Recuerda algún disco grabado en vivo que le haya marcado?

-A mí me marcó mucho una sesión de las que grababa John Peel de House Of Love. No es un grupo muy conocido, pero a mí de adolescente me marcó mucho. Los discos suyos me parecían alucinantes, no entendía cómo podían sonar así las guitarras. Luego, el tratamiento de la voz era como muy intrigante. Me resultó un shock escucharlo en directo en esa sesión, porque era mucho más crudo, los tempos se aceleraban y me voló la cabeza. Es el primero que me viene a la cabeza.

-Lo que sí es que el tema del disco en directo ahonda en la idea de grupo comercial que sigue el dictado y los ciclos de la industria. ¿Tienen que decir algo ante eso?

-Yo es que no creo que seamos un grupo comercial directamente y tampoco creo que sigamos ningún ciclo marcado por nadie ajeno a lo que es el grupo. Siempre hemos editado el disco cuando lo teníamos. Te pongo un ejemplo. Cuando editamos Pájaros en la cabeza, veníamos de un disco que estalló como Estrella de mar y la compañía nos lo pedía con muchos meses de antelación y nosotros lo editamos cuando lo tuvimos. Te voy a ser muy sincero: nuestro sello nunca nos impuso nada. Te lo digo absolutamente en serio y, sobre todo, para romper la idea de que una compañía grande te pueda marcar pautas artísticas o temporales sobre la edición de los discos. Nunca nadie nos ha dicho cuándo teníamos que editar un disco o cómo tenía que sonar. Este disco, de hecho, iba a salir antes del verano, pero nosotros estábamos embarcados en la gira y queríamos que la mezcla fuera muy fiel a lo que sonaba en el Palacio de los Deportes. Queríamos un sonido de guitarra potente, un sonido de batería potente y para eso no basta en soltar lo grabado, sino que hay que mezclarlo en un estudio analógico, no teníamos ninguno cerca en Madrid y bueno… Todo esto se puede resumir en que no, realmente no hemos seguido ninguna pauta temporal, salvo la que nosotros mismos nos hemos marcado y no pensamos que seamos más comerciales que cualquier banda a la que no se le tacha de ello. Somos comerciales desde el momento de que nuestros discos se venden y la gente paga por venir a vernos, pero ninguna de nuestras canciones ha nacido con esa idea. Pero no sé, a mí The Stone Roses me parece un grupo comercial, en el sentido de que hacen música popular y, desde luego, yo hubiera pagado por ir a verlos de haber podido y me he comprado todos sus discos, pero no los considero como unos artistas comerciales.

-De entrada, me contesta tajante diciendo que no son una banda comercial. Eso se reproduce en muchas entrevistas suyas. Da la sensación de que les preocupa esa imagen, que siempre están a la defensiva en ese tema diciendo “Eh, eh, que no somos comerciales”. ¿Consideran que necesariamente existe algo malo en ser comercial? ¿Qué le inspiran, por ejemplo, artistas como Kylie Minogue o Michael Jackson?

-Yo creo que, a veces, el término comercial se usa a veces de forma peyorativa; es como cuando se desprecia al pop, porque se asocia a una música de consumo rápido. Entonces yo digo, “no, no, para mí los Smiths son un grupo de pop”. Es un problema de terminología, creo. Cuando estábamos grabando en Inglaterra, me compré el single de I Can´t Get Out Of My Head de Kylie Minogue me lo compré en un HMV y me iba a correr por las mañanas con él. Me parecía una canción fantástica. En el caso de Michael Jackson, cuando estábamos tocando en el festival de aniversario de Mandela yo me puse a temblar delante de dos personas, uno era Jerry Dammers de The Specials y el otro era Quicy Jones. Para mí Thriller y Bad son obras maestras de artesanía pop. Han devenido en ser discos comerciales, pero si tú te olvidas de lo que han significado en la industria son obras maestras, igual que muchos discos de los Beatles o los Beach Boys. Nosotros no es que estemos a la defensiva, pero pensamos que en este país a veces se duda de un grupo por el hecho de salir en las listas de ventas y solamente por eso. Entonces sí que es cierto de que, a veces, podemos estar a la defensiva ante compañeros tuyos periodistas, como diciendo “vamos a ver, nosotros no somos un producto comercial premeditado”. Es obvio que hemos llegado a un público masivo y estamos encantados por ello, porque para nosotros todo esto era un sueño. Si nosotros fuéramos un grupo pretendidamente comercial habríamos hecho otro tipo de cosas, habríamos seguido las modas. Y nunca hemos sido un grupo que siguiera las tendencias del momento.

-Pese a sus explicaciones, cuesta creer que, cuando tuvieron terminadas canciones como “El mundo sobre mí” o “Toda la noche en la calle”, no se planteasen que podrían ser número uno en un país como España.

-En el caso de Toda la noche en la calle comenzó con una frase que decía “Es que este mundo no lo entiendo”. Era una frase que Eva cantaba con un riff de guitarra y no había letra, ese fue el principio. Fue una canción que surgió intentando comunicar un sentimiento y, luego, se convirtió en un himno de gran auditorio. En el caso de El universo sobre mí recuerdo que habíamos terminado la gira de Estrella de mar, en la que habíamos hecho 180 conciertos en dos años sin parar. Yo me había roto, tras mucho tiempo sin dormir en una época bastante loca, y tuve una lesión que me impedía tocar la guitarra. En esos dos años la percepción de la gente sobre nosotros había cambiado. Éramos dos tíos bastante anónimos de Zaragoza que, de pronto, salías en tu ciudad y era una especie de cosa desorbitada. Eva me mandó un arpegio de guitarra y, luego, yo lo toqué con el melotrón porque estaba lesionado. La única frase que estaba terminada es la que dice “necesito que comprendas que estoy sola en medio de un montón de gente” y yo le llamé porque flipé con su capacidad de síntesis. Pensé que ahí teníamos el germen de una gran canción. Pero pensábamos en la música que necesitábamos oír, no en los parámetros exteriores, sinceramente. En este momento que estamos planteando el futuro, es decir, el nuevo disco, lo entendemos más como el principio, como si fuera el primero. Nos imaginamos que Amaral empieza y lo que va a salir de ahí tiene que ser algo nuevo. Tenemos un latido en ese sentido. Nada de lo que hemos hecho antes nos sirve cuando estamos ante una hoja en blanco y una grabadora. No sé cómo ocurre en otros grupos, pero nosotros no somos de “Oh, hemos vendido tanto y hemos llenado tanto que tenemos que seguir en esa escena”. De hecho, con Gato Negro, Dragón Rojo nos equivocamos, porque pensamos que era un disco para tocar en aforos pequeños, pero no: ha sido la gira más larga y más multitudinaria que hemos hecho. No sé, Concorde no es una canción que esté hecha con la idea que tú me comentas.

-Habla de “Gato Negro, Dragón Rojo”. En ese disco el primer single fue “Kamikaze”. Han dicho que era un single arriesgado. Yo veo una canción de aires after-punk muy en la línea de los primeros U2, con un pianito a lo “New Years Day”. ¿Dónde está el supuesto riesgo?

-Yo creo que nos referíamos más al conjunto del disco más que a Kamikaze en particular. Desde luego, cuando hablábamos de eso nos referíamos a la temática, porque es una temática muy personal. En el fondo, hay algunas canciones nuestras que la gente las puede hacer suyas. En ese momento, cuando empezamos a trabajar en el disco, estábamos en un punto bastante introspectivo, sobre todo en el lado de Eva, que había viviendo una serie de cosas duras. Entonces, Kamikaze, más allá de las sonoridades que te puedan recordar a cierto tipo de rock inglés, para nosotros es como una auto declaración de principios tras el camino recorrido en cuatro discos. A nosotros el éxito nos afecta: nos permite que viajemos, nos permite comprar los instrumentos que queremos, pero también tiene un lado que te desestabiliza. Es cierto, y lo hemos reconocido muchas veces. Si no tuviese a mi lado un ser humano excepcional, me hubiera vuelto más loco. Cuando hablábamos de riesgo, nos referíamos a que el disco a mucha gente le podría resultar hermético en su conjunto o con mensajes demasiado crípticos y personales. Respecto a la sonoridad, es una música que hemos mamado. Joy Division, The Church, toda esa onda oscura que tiene un punto entre épico y melancólico nos ha marcado mucho. El sonido de bajo, de guitarras y el piano nos recordaba más a eso que a stadium-rock. Es la sensación que nosotros tenemos. Obviamente, cuando escuché la melodía de la parte más alta, cuando Eva dice “dime si estás conmigo o contra mí” se me puso la carne de gallina.

-Menciono a U2 no como algo despectivo, sino porque es la referencia más identificable.

-Sí, cuando se escuchan guitarras así la gente piensa en eso, pero cuando yo me interesé por guitarras que no tienen nada que ver con el blues o con los exhibicionismos gimnásticos fue cuando escuché a Tom Verlaine de Television. Recuerdo una noche estudiando que en una emisora de Zaragoza sonó Marquee Moon y me volví loco. Cuando llega la frase esta famosa, el riff, no sabía qué hacer, me quedé absolutamente petrificado. Cuando tocaron en el Azkena nosotros estábamos en la gira Estrella de Mar y me plantee suspender un concierto para ir a verlos. Pero, claro, pronto me di cuenta de que no estaba tocando en una banda de barrio y que detrás de nosotros estaba una infraestructura, unos técnicos y una gente. Ese día me di cuenta de que todo había cambiado. Cuando se lo dije a Eva me dijo “¿pero tú estás loco, en qué mundo vives?”. Y sí, me di cuenta de que estaba agilipoyado.

-Cita a Televisión. Para muchos de los seguidores de los sonidos independientes la primera noticia que tuvieron de “unos tales Amaral” fue con la letra de la canción Moriría por vos, la que decía “Será que suena Marquee Moon, pero está noche moriría por vos”. De pronto, un grupo estaba desde el número uno de los 40 principales hablando de Television. Muchos sintieron lo mismo que cuando La Oreja de Van Gogh citaron a La Buena Vida, que un grupo que no tenía nada que ver con lo que se considera buena música había usurpado una referencia sagrada.

-Me alegro de que me saques este tema porque no estábamos usurpando nada, porque es absolutamente nuestro. Television es absolutamente mío y de Eva. De hecho, no solo Television, sino todas las cosas que luego ha hecho Tom Verlaine y Richard Lloyd. Cuando tocaron en el Arena en Madrid, yo me llevé un montón de vinilos y de cosas así, y recuerdo cuando pasaron al lado no le puede decir nada. Yo le hubiera dicho a Verlaine “Mira tío en las pruebas de sonido toco cosas vuestras e intento hacer un solo en mis canciones que sea tan perfecto como los tuyos”. Me parece impresionante a nivel de sensibilidad, de economía de notas, de todo. Le hubiera dado tanto la chapa, que no le dije nada. Concretamente, esta canción surgió cuando se acabó una fiesta en Santiago en una habitación de un hotel. En aquella época, era un disco que poníamos siempre en las habitaciones de hotel, entero, vuelta y vuelta. Puede que el Marquee Moon sea para mí como para ti el de los Stone Roses. Hay cosas tuyas que si las firmase yo y sustituyera el primero de los Stone Roses por Marquee Moon las podría haber escrito yo. Pienso que se distorsiona todo. Todos mis amigos de Zaragoza saben que hemos dado el coñazo con eso y con Husker Dü y muchas cosas. amaral2Cuando pinchábamos en bares poníamos a Sugar. Es así, es nuestra música. Una vez un periodista en Barcelona, cuando nos dieron un premio de la MTV, nos dijo que poníamos cosas como cool en las canciones y yo le contesté “¿qué voy hacer si a mí lo que me gusta es Television y la Velvet?”. Puedes decir que mi música es una mierda, y lo respetaré porque las reglas del juego son así, pero no me pidas que hable de cosas que no me gustan. Esto es mi música. Yo creo que sí, que hemos estado un tiempo a la defensiva por todo esto. Hemos intentado respetar a toda la prensa, porque antes del estallido masivo éramos muy respetuosos y muy aficionados a la prensa musical, el Ruta 66, el Rockdelux, el Mojo, el Uncut,… lo devorábamos todo. En Zaragoza había un ambientillo en el que había bares en las que las podías leer, igual que cuando nos preguntaban por el P2P y nosotros recordábamos cuando nos grabábamos casetes en los bares. Es nuestra cultura, no estamos usurpando nada. Yo usurparía si ahora me pusiera a hacer funky y pretendiera sonar como Sly and The Family Stone, pero solo hacemos canciones pop, que a veces son más rock o más folk. Lo que nunca hemos hecho es rock AOR estándar. Eva siempre dice que le gusta la música muy suave o el punk. El folk lo introduje yo, que estaba más colgado de grupos como Pentangle. Ya hemos aprendido que todas las situaciones en la vida tienen su cara y su cruz. La cara es que tocamos en sitios grandes delante de mucha gente, y la cruz es que a veces la gente te pone contra una esquina y tú te tienes que defender. No entiendo mucho por qué, pero en este país sucede así. Tampoco me quejo, simplemente lo constato.

-Ha sacado su lado de fan, así que es el momento de preguntarle por el grupo con el que usted dijo eso de “yo quiero tener uno como el de esos”. ¿Cuál fue?

-The Beatles. A los once años.

-Tras escuchar su discografía, se desprende que uno de sus héroes musicales es Peter Buck que llegó incluso a colaborar en “Gato Negro Dragón Rojo”.

-Sí, es un héroe absoluto.

-Presiento que una de sus canciones favoritas es “The One I love”.

The One I Love me gusta mucho, pero no más que muchas de Neil Young en las que creo que está el espíritu de esa canción. De todos modos, la primera vez que escuché The One I Love y, sobre todo cuando vi el vídeo, tuve también una sensación de electricidad. Cuando le enviamos Doce palabras a Peter Buck fue una manera de pagar deudas. Yo creo que en la música hay que ser agradecido. Cuando la música que te dado tanto hay que serlo. En el caso de Omega quisimos pagar una deuda de fan y de agradecimiento. En este caso, lo mismo. A Peter Buck le enviamos la canción sin mucha fe, pero con esa intención.

-Usted tiene una predilección por el sonido Rickembacker. ¿No se plantea que es un sonido que le limita por lo característico?

-Sí, estoy completamente de acuerdo. Lo he pensado muchas veces, de hecho en este último disco he usado muy poco la Rick de 12 cuerdas y en el siguiente no la voy a usar nada. También me pasa con los amplificadores Vox AC-30. Creo que hay una especie de pequeño club, donde podría estar gente como The La´s, Peter Buck o The Church. Sí que es un sonido que tiene algo de folk. Johnny Marr sería como el súper maestro. Pero es un sonido que te limita.

-Retomemos las letras. Hablábamos antes de frases concretas de las canciones. Existen varias en su discográfica que los seguidores las usan como proclamas. ¿Después del tiempo que llevan, cuando están componiendo llega un momento en el que dicen “Este es el verso que va a cantar la gente a voz en grito”?

-Ni idea. Eso es algo que me gustaría saber. Hombre, en una estructura de canción pop tienes una intro, un verso, un cambio y un estribillo, eso es así. Pero, por ejemplo, cuando tocas en directo hay canciones que de pronto oyes una especie de aullido generalizado y te tienes que pegar a la batería, porque te cuesta seguir el ritmo. No sabes por qué la gente ha hecho eso con esa frase. No lo sé. No nos han preguntando nunca esto así, pero me recuerda a cuando nos preguntan por la clave de nuestro éxito. No lo sé.

-Me refiero a lograr que una frase se convierta en una proclama como decir “I´m the resurection” de los Stone Roses o el “Hoy no voy a ser yo” de Los Planetas. Independientemente de calidades y estilos, creo que Amaral ha logrado tener al menos cinco de esos aforismos que los fans los gritan como propios. Eso es muy complicado de lograr.

-Yo no creo que la gente que lo logra se lo plantee. Es una pena que no esté Eva, porque digamos que es la front-woman del grupo. Yo muchas veces la he visto, cuando jugamos en torno a un riff, que de pronto empieza a gritar algo porque le sale. Componemos de una forma muy impulsiva. Es decir, no nos paramos a pensar si es bueno o es malo. En ese momento ha salido así y lo dejamos; si nos sigue gustando con el paso de los días se queda. Yo recuerdo estar tocando y escuchar a la gente pidiéndonos a gritos canciones que eran la parte más introspectiva del disco.

-He pensado muchas veces en el porqué del éxito de Amaral y llegué a la conclusión de que, además de la música, viene porque transmiten unos mensajes muy sencillos, bastante asumibles por cualquiera. Me explico: eso de “Y dime si estás conmigo o contra mí” se puede convertir en un himno personal adaptable a todo tipo de situaciones. Además, tienen cierta carga de cotidianeidad, un poco hablando del día a día de la gente. A ese respecto, y un poco contradiciéndolo, Ignacio Juliá, uno de directores de la revista Ruta 66 reconoció la calidad del grupo en un articulo de opinión, pero también dijo que esas penurias cotidianas perdían su razón de ser sobre amplificadas a través de su exposición de las radios, televisiones, etcétera. Es decir, que se desnaturalizaban por el éxito que conllevaban. ¿Qué piensan de todo ello?

-Bueno, el comentario de Ignacio Julia te diré que para mí fue como 20 Grammys y 15 premios de la música todos juntos. Ese día no te voy a decir que fue el más feliz de mi vida, pero fue un impacto tremendo y un reconocimiento increíble. Me sentí como un niño. Yo recuerdo una vez en el pueblo de mis padres cuando tenía 17 años o así, un verano cogí en bici y bajé a Tudela a 18 kilómetros para comprar una revista porque me aburría. No conocía a nadie y solo tenía una guitarra. En la revista salía un artículo que se llamaba “Telepresión” y era Juliá hablando de Televisión. Cuando yo leí eso supe que tenía que oírlo. Me acordaré siempre de aquella firma. Yo no podía creer que, con el paso de los años, el tipo que escribió aquellas cosas de lo que para mí fue una especie de terremoto sonoro, estuviese escribiendo algo sobre mi grupo. Respondiendo más concretamente a tu pregunta, te diré que me he pegado tres años sin televisión y sin radio en mi casa. Cuando empezamos a sonar en la radio no soportaba escucharnos, porque no me gustaba cómo había quedado la masterización, los planos de las guitarras y no lo soportaba. Cuando en un bar ponían una canción nuestra mis amigos ya sabían que me piraba. No conseguía escucharme. Los escuchaba para recordar qué grabamos y para el directo. Para mí no pierden por eso. ¿Cuántas veces he escuchado yo I´m The Walrus? Para mí la letra no ha perdido sentido por ello. Yo creo que en este país cuando algo suena mucho se desconfía de ese algo. No sé de dónde viene, ni en qué momento se produjo esta especie de ruptura entre la música que le llega a la gente a un nivel bestia y la falta de realidad o de verdad sobre eso, pero es obvio que ocurre. Te puedo poner ejemplos. Yo la primera vez que vi a Russian Red lo que había escuchado de ella era que era una chica que robaba niños de las cunas y se los comía crudos, que era una cosa horrible. Y cuando la vi tocar, descubrí a una chica que cantaba muy bien, con algunas canciones muy buenas y un guitarrista fuera de lo común que es el de Havalina, que me encantó. Y ya vale, punto. ¿Que no te gusta? No la escuches. Pero no puedes machacar a una persona porque ha roto el techo de cristal de la sala Sirocco. En el caso de Vetusta Morla ocurre lo mismo. Yo los fui a ver y flipé. Era una banda que se notaba que no llevaban cinco meses currando. Y no les ha pasado nada que no nos haya pasado antes a nosotros. Te lo digo con un poco de tristeza, no de una forma rencorosa. Toda esta especie de humo se desvanecerá probablemente cuando Eva y yo no estemos como banda. Eso es lo que pienso, sinceramente.

-Me interesa su origen social. ¿Proviene de la clase trabajadora?

-Soy hijo de emigrantes. Mis padres se marcharon de Aragón a trabajar al País Vasco donde yo nací por casualidad. Mi padre quiso ser músico. Tocaba el clarinete en una banda municipal y su ilusión era la de tocar el saxo, pero era una familia extensa y no pudo ser. A mí me tuvieron bastante jóvenes. Siempre nos hemos considerado un grupo de barrio de Zaragoza, siempre hemos pensado que a los chavales de la working class se les negaban las oportunidades de grabar pop-music en España. Nosotros nos sentíamos bastante en sintonía con algunos grupos ingleses que vienen de los suburbios y petan. Escapan de unos curros asquerosos a través del rock y las guitarras eléctricas.

-Las canciones suyas tienen referencias a personas que les hacen perrerías en los trabajos. ¿Son reales?

-Sí, la canción esa que dices no es autobiográfica, pero habla de gente que tiene nombre y apellidos y de historias reales. Es la canción más explícita que hemos escrito en ese sentido.

-Esta pregunta realmente se la quería hacer a Bruce Springsteen, pero mientras que llega el momento se la haré a ustedes. ¿Alguna vez se han planteado si están legitimados para hablar de ese tipo de historias de la clase trabajadora, como algo cercano, cuando ustedes cobran por un concierto lo que cobran?

-Sí, me lo he planteado muchas veces. Muchas veces, cuando he llegado y me he visto en un hotel de cinco estrellas, me he sentido raro… Es una contradicción que todavía no he resuelto.

-¿Le resulta una pregunta incómoda?

-No, no me resulta incómoda, porque no somos un grupo que rehusemos a ese tipo de contradicciones. Al contrario, creo que en las contradicciones te aclaras un poco. No lo sé, nosotros no hemos grabado nunca nada con el dinero ajeno. Si vamos a un sitio, si un disco funciona tocaremos delante de mucha gente y, si funciona menos, tocaremos delante de menos gente. Nos hemos pasamos más tiempo de nuestra vida en el anonimato absoluto, tocando en bares por nada que cobrando cachés potentes y pudieron llevar un buen equipo de sonido. No sé, no hemos especulado con nada ni nos hemos dedicado a invertir en inmobiliarias, ni cosas así. Yo creo que por mucho que lo quisiera disimular, mis orígenes de barrio de Zaragoza siempre estarán ahí. El hecho de que nuestros padres no fueran de una clase social potente lo único que hizo es que fuese mucho más difícil para nosotros el acceder a instrumentos buenos. Pero no nos da la sensación de que nos hayamos desclasado o algo así. No sé si quieres que lo precisemos más.

-Sí, claro. Yo gano un sueldo normal, trabajo una serie de horas al día y tengo la visión de la vida que tengo, en parte obligada por mis circunstancias. A lo mejor, si me pagasen 6.000 euros por ir a una tertulia de televisión una noche y luego otra y otra, vería el mundo de otra manera y pensaría que realmente me merezco ese dinero. En su caso, hacen conciertos pagados por Ayuntamientos donde se abona en una sola noche más de lo que gana en un año un trabajador normal y la bola de nieve que genera ese modo de vida – los buenos hoteles, las zonas vip, el mundo del famoseo,… – a veces puede dar que pensar, “vaya me estoy desarraigando, estoy perdiendo el contacto con la calle y vivo en una burbuja que no es la vida de la gente normal de la que hablo en mis canciones”. ¿Qué me dicen?

-Bueno, por partes. Odiamos las zonas VIP. Cuando vamos a los conciertos, si vamos, nos vamos a la primera fila. Respecto al mundo de la farándula, yo creo que seguimos teniendo los mismos amigos que hemos tenido de siempre y ellos no tienen mucho que ver con el mundo del rock y la farándula. amaral-2Lo de ir a unos hoteles u otros, cuando podemos vamos todo el equipo a los mismo hoteles, porque nosotros consideramos que dentro de un show es igual de importante el batería, la cantante o el técnico de sonido. Son gente que llevan con nosotros mucho tiempo y lo vemos así. Yo, a veces, estoy más a gusto con los técnicos que con las estrellas del rock. No creo que nos hayamos desarraigado. Tampoco creo que sea un franciscano o algo así, pero miro a mi compañera y veo a la persona que yo conocí trabajando de camarera en un bar y es la misma persona. Obviamente, hemos sido muy afortunados en el lado material, pero eso se puede terminar mañana. Tampoco le tengo ningún miedo a que esto acabe. Creo que la música nos ha dado mucho más de lo que esperábamos y que pase lo que tenga que pasar. A mí no me ha hecho más feliz ese tipo de cosas. Yo recuerdo cuando tocábamos en los garitos de Santiago de Compostela con una guitarra, un fuzz y una voz, que éramos igual de felices, porque para nosotros ya era una pasada que vinieran a vernos un grupo de personas que no llegaba a cien. Es así como lo veo, no es el fundamento de nuestra vida, no elegimos hacer música por el dinero. Lo nuestro es una necesidad mucho más profunda. Siempre hicimos lo mismo, lo que sucede es que ahora nos pagan por ello. Nosotros estudiábamos, teníamos curros, yo trabajaba en una gran superficie de dependiente y descargando camiones. La primera guitarra que tuve me la compré descargando camiones en Zaragoza y tenía que entrar a las 5 de la mañana, luego iba a la facultad y luego ensayaba. Y terminaba molido. No estoy intentando demostrar nada con ello, sino contando la verdad.

-Al hilo de ello, en muchas letras suyas se percibe un poco la celebración de la vida del rock n´roll, de haber llegado ahí, de salir de la vida convencional a través de la música, pero aún sorprendiéndose de ello. Como si fuera un camino que escoges, que la gente te dice que vas mal por ello y que, al final, llegas al lugar deseado y lo celebras. ¿Existe algo de eso?

-A veces sí, pero tal y como te lo escucho me resulta un poco banal. No hay ninguna canción que hable del carpe diem del rock n´roll star, porque huimos del concepto clásico del rock n´roll star. Nos parece muy incómodo y muy difícil de llevar en el día a día.

-Una precisión. No me refiero a eso. Me refiero a letras como “Creímos en el rock n´roll”, como el haber tomado un camino lejos de una vida convencional, es decir del de trabajar ocho horas al día en una oficina, por ejemplo.

-Esa canción habla de las sensaciones que tienes cuando una banda llega a tu ciudad y la ves en una carpa. La primera vez que vi a Elliot Murphy con miembros de Violent Femmes en las fiestas de Zaragoza, por ejemplo. Hablábamos de ese tipo de cosas. En el 2006 fue un año en el que volvimos a Zaragoza, después de estar mucho tiempo fuera. Esa letra tiene que ver con una especie de sensación de una cierta ingenuidad, que tiene que ver con los años de Zaragoza. Tú date cuenta que nosotros salimos de Zaragoza y no paramos de viajar. Luego, tuvimos que retornar y nos encontrábamos con unas calles que nosotros recorrimos siendo anónimos y con unas salas en las que estuvimos, con un sentimiento de reencuentro con la ciudad. Ahí surgió esa canción, que es más una especie de recuerdo motivado por el espacio geográfico.

-Entonces el reproche que tenía pensado, el que es idea de rock n´roll de la que hablar resulta un tanto naíf, es plenamente aceptado, ¿no?

-Sí, era la intención. Te hablo de la típica banda de barrio de gente mayor que tú, que flipas al verlos. O, yo qué sé, la primera vez que vi a Paul Collins en Zaragoza. Fue una pasada.

-Amaral desprende una imagen, desde fuera, de grupo muy “oficialista”. Me los encuentro en la Expo, me los encuentro en la Moncloa hablando con Zapatero, me los encuentro en el Laboratorio Ñ subvencionado con dinero de la SGAE, en los 40 Principales… Para mucha gente ese es el primer contacto. ¿Piensan en eso?

-Nosotros nos consideramos a nosotros mismos un grupo situado bastante en la periferia de la cultura oficial. Yo, personalmente, estoy evolucionando cada vez a posiciones más libertarias, anarquistas y descreídas, filosóficamente hablando. Te comento, punto por punto, lo que dices. En el caso de las radio fórmulas, yo no tengo ningún problema en que pongan mis canciones en la radio. Me gustaría que pusieran a muchos otros grupos que también me gustan, pero estoy encantado que la gente nos escuche. En el tema de la Expo, he de decirte que cuando llegó alguien con un portátil y nos habían dicho que habían involucrado a Dylan yo no daba crédito. Nosotros lo único que hicimos en la Expo fue intentar adaptar al castellano y que sonase de la forma mejor posible un texto que para nosotros es increíble y que se hizo cuando todavía no habíamos nacido. Ni tocamos en la Expo ni nada. Nosotros solo fuimos un puente entre A Hard Rain’s A-Gonna Fall y la Expo, no pintamos nada más.

-¿Cómo terminaron y qué pintaron en la Moncloa?

-Sobre el tema de Zapatero te diré nos llamaron porque nos comentaron que había una reunión de músicos. La verdad es que fuimos muy ingenuos, porque no preguntamos de qué iba la cosa y, cuando llegamos, la verdad es que había gente de todo tipo: cantantes melódicos, cantantes latinos, había algún grupo de folk, otros más undeground y nosotros. ¿Por qué fuimos nosotros? Era una época en la que estábamos como muy de subidón, porque había cumplido Zapatero ipso facto su promesa de retirar las tropas de la guerra. Todo lo que le dijimos era algo que para nosotros es muy importante, que en Madrid y en el resto de ciudades no se cerrasen las salas de conciertos, que eso era muy importante para los músicos de base, porque si no no habría Amaral ni nada parecido, y que la música de base saldría por otros conductos muy respetables y que no son los nuestros. Eso fue todo lo que le dijimos.

-¿Qué pasó en el caso del Laboratorio Ñ?

-Nosotros no participamos en el Laboratorio Ñ. Nosotros teníamos una gira en Argentina, tocando en Mendoza y Buenos Aires por primera vez, algo que fue todo un subidón de adrenalina. El Laboratorio Ñ nos propuso participar y nosotros dijimos que sí, sin darnos cuenta de que coincidía con nuestra gira. Era un período de viajes tan loco, que bueno ya ves, por un momento te ha sido más difícil entrevistarnos a nosotros que a Obama. Si te enseño mi agenda alucinas. Fue un poco fruto del momento. Yo por el laboratorio Ñ, creo que hay que preguntarle a Iván Ferreiro, que fue quien lo ideó. A mí me parecía una idea brillante, pero luego me dio una sensación… De hecho, una vez un chico me escribió y me dijo que él también era compositor y que por qué no tenía derecho a participar en el Laboratorio Ñ y si eso era algo restringido a unos pocos. Yo le dije: “Estoy completamente de acuerdo contigo, de hecho te digo que yo no he participado, que se ha utilizado nuestro nombre, pero nosotros no estuvimos allí ”. Y, cuando estuvimos, fue de visita y ni grabamos nada, ni nada. No es la cosa de la que más orgulloso me siento.

-Sea como sea, se habla del Laboratorio Ñ como una escena en la que están ustedes y representa algo así como la dignidad del pop y el rock en España. Muchos medios lo proponen como la música de calidad frente a la música que habitualmente se escucha en radio fórmulas. En la época de OT, se creó el bando de los buenos y de los malos. Los malos eran Bisbal y Chenoa y los buenos eran los que componían sus canciones, no sonaban latinos y hacían pop o rock. Con esa idea banal, superficial y nada profunda, se forma una escena en torno a ese laboratorio como “música de calidad” e incluyen a todos los grupos participantes, entre ellos ustedes. Los mejores grupos que hay en ese momento en España nada tienen que ver con esa historia. Que eso me lo quieren proponer como la única alternativa a Bisbal es duro de digerir.

-Entiendo, pero nosotros aunque se anunció que estábamos allí, no intervenimos. Nosotros fuimos de gira. Nuestra gira hubiese sido con o sin esa iniciativa. No tengo mucho más que decir.

-Todas estas intervenciones que le señalo, son bastante próximas a la izquierda oficialista. De hecho cuando escuché la canción esta de “Revolución” la veía ya sonando en los mítines del PSOE. A lo mejor es el resultado de esa alegría que me dice de cuando Zapatero retiró las tropas de Irak.

-No, no tiene nada que ver. Esa canción no recuerdo al año, pero estaba inspirara en una historia que leyó sobre Miguel Ángel y Leonardo da Vinci. Nosotros no hemos cedido nunca a ningún partido una canción nuestra, ni hemos compuesto nada para ello.

-¿Nunca cayeron en la cuenta de que todas estas historias tiran hacia posiciones de mismo partido político?

-La verdad es que no pensamos en ese tipo de cosas. Lo de la Expo quizá habría que preguntarle más a Dylan, que fue quien cedió A Hard Rain’s A-Gonna Fall.

-Ahí no hay nada que hacer. Con Dylan las motivaciones políticas siempre son ambiguas. Además dudo que sepa lo que es el PSOE.

-Nosotros lo hicimos con eso. Lo del Laboratorio Ñ te repito lo mismo, nosotros pasamos por allí. No es algo que nos preocupe, no hay ninguna intencionalidad en esa línea. Al contrario, creo que somos bastante individualistas y no creemos en las tribus, ni en los rollos generaciones. Lo más parecido que hemos tenido al rollo no individualista es haber participado en algún festival de onda modernista.

-Un grupo muy cercano, en lo geográfico, a ustedes son los Héroes del Silencio. También a ellos siempre se les ponía en duda su supuesta autenticidad y comercialidad. Allá por el año 93 ¿ustedes a qué se sentían más próximos como fans, a Los Héroes del Silencio o a Los Planetas?

-A Los Planetas, a los Smiths, a los Chruch, a un grupo de Zaragoza que se llamaba Lágrimas de Mermelada que era muy velvetiano y que luego se convirtió en El Club Eléctrico. Había canciones de los Héroes del Silencio que nos parecían bien, pero nuestro mundo tenía más que ver con las canciones de El Regalo de Silvia o los grupos que luego sacó el sello Grabaciones en el Mar.

-A Los Planetas los versionaron recientemente. Mucha gente interpretó su lectura de “Si está bien” como algo hecho a modo reafirmación. ¿Querían demostrar algo?

-(se ríe) No, hombre no. La canción es brutal.

-Cuando decidieron hacer esa versión dentro del epé dedicado a los grupos de Granada tenían que saber que necesariamente iban a revolver las sensaciones de muchos fans de Los Planetas, y no siempre para bien. Un amigo me dijo: “Pregúntales si la hicieron solo por joder”.

-Buff, nosotros tenemos una especie de burbuja formada por la banda. Ahí se crea un microcosmos aislado de ese tipo de debates, que son más de fans y de la prensa. A mí la canción me parece impresionante, me parece buenísima y da la casualidad que, desde el principio, nosotros tocábamos muchísimo en Granada. En nuestro primer disco sobrevivimos en base a Galicia, algunas zonas de Murcia y Granada. Fue de las zonas en las que tocamos más. Cuando yo conocí a Eva ella era muy fan de Lagartija Nick. De hecho, cuando tocábamos mucho antes de llamarnos Amaral, hacíamos una versión de “Universal”. Recuerdo cuando se presentó “Omega” en Zaragoza y, cuando salía la banda, le regalamos una cassete con nuestra versión a Antonio Arias. En aquel momento nosotros no teníamos ni idea de que íbamos a grabar discos, de que íbamos a vivir en Madrid, de que saldríamos de gira. En el caso de 091, estuvimos en la concierto de despedida de la banda en Zaragoza y, en el caso de Lori Meyers, nos parece probablemente el mejor grupo español que hay ahora. Cuando la revista Efeme nos propuso algo, ceder unos temas en directo o algo, nosotros ya habíamos grabado el concierto objeto de esta entrevista. Nos parecía que pasar dos veces por el mismo lugar no era bueno. Por ello, nos planteamos ir al estudio y hacer un epé virtual y empezamos con Universal, porque Eva había tocado con Antonio Arias en los conciertos de la reedición de Inercia. Para ella fue como para mí ver a Verlaine. La segunda canción que cayó fue la de 091, porque normalmente la gente cuando hace versiones tira de cosas clásicas. Llegado a ese momento, nos dijimos “Joder, los grupos siempre hacen versiones de grupos viejos y no de los nuevos, ¿por qué no hacemos una versión de los Lori?”. Y nos pusimos a ello. Yo en aquella época había perdido un Ipod y en uno que me regaló Eva metí bastantes discos, entre ellos un recopilatorio de Los Planetas. No paraba de escuchar “Si está bien”. Le dije a Eva “La podíamos tocar en acústico”. Y nos dimos cuenta de que todo eran grupos de Granada y de ahí salió el hilo conductor. Son cuatro temazos. No quisimos ni mejorarlos, ni nada. Tuvimos una mañana y una tarde, porque había que entregárselos a la revista y lo hicimos en nuestro local de ensayo a toda la velocidad.

-Se metieron con usted por unas declaraciones respecto a Los Planetas y My Bloody Valentine, ¿no?.

-Sí, a mí se me ocurrió decir que la versión de Los Planetas queríamos hacer una especie de muro sonoro, porque yo soy muy fan de My Bloody Valentine. Quería grabar un millón de guitarras con e-bow y efectos intentando darle ese punto entre épico y triste y se me ocurrió decir en una entrevista “Quería que sonase como My Bloody Valentine pero no tenía tiempo”. Imagínate, visto desde fuera, oír decir eso al guitarrista de Amaral. La gente me puso a parir, “jaja, pues yo quiero ser no se qué pero no no tengo tiempo”. Yo la verdad es que vivo muy ocupado y no tengo mucho tiempo libre para escribir cosas con nicks en Internet.

-¿Les afectan las críticas?

-Sí, claro. Sí que afectan. Yo distinguiría de las críticas que yo considero inteligentes y fundamentadas de las que son simplemente son una manera de rellenar papel. De la misma manera que no todos los grupos son iguales, no todos los periodistas son iguales.

-¿Se sienten incomprendidos?

-No, en general no.

-¿Y en particular? Yo noto esa sensación de incomprensión en sus comentarios.

-Si, por ejemplo en tu caso considero que hay una parte de nuestro universo que no es comprendida, pero me parece bien. Tu postura me parece estimulante. Las críticas sí que me influyen mucho. A veces me hacen pensar, otras veces me hacen plantear cosas y otras reafirmarme en mis principios. Las críticas son interesantes. Tú has hecho algo, has hecho eso porque tu mente no ha podido hacer otra cosa. Luego llega un tío y lo analiza. Entonces, o te sientes que te han dado una palmada en la espalda y estás muy contento, o te sientes confuso y raro. Rara vez me cabreo. Las críticas que son así de ataque y destrucción me dan igual, las entiendo como parte del juego. Pero una crítica sesuda, que te hace pensar es fantástica. Yo con mis amigos discuto y hablo mucho de música, forma parte todo de lo mismo.

Chris Martin y Natalie Imbruglia buscan la fórmula perfecta del pop

miércoles, septiembre 2nd, 2009

Existe una figura pop femenina muy característica. Se trata de mujeres dueñas de una bonita voz y una imagen impecable que, en más de una ocasión, incitan a pensar en la estrella de pop perfecta. La historia sucede desde los orígenes del pop con figuras como Diana Ross o Nancy Sinatra. Ocurrió en los ochenta con Belinda Carlisle o Martika. Y, también, se pudo ver en los noventa con casos como el de la Kylie Minogue abducida por Nick Cave o la Natalie Imbruglia que convirtió a Torn en una de las mejores canciones de la década.

Precisamente esta última llega ahora con una canción en la que su firma se acompaña de la de una de las estrellas del momento. Sí, el líder de Coldplay, Chris Martin, es el coautor de Want el single de Come To Life, su próximo álbum que verá la luz en octubre. La canción aún no ha sido editada oficialmente, pero durante este verano Natalie la ha interpretado en directo en varias ocasiones.

Imagen de previsualización de YouTube (Ojo: el video se detiene unos segundos, pero luego arranca)

No se trata de un single a la altura de Torn, pero la canción funciona y gana con las escuchas. Curiosamente, lejos del acercamiento al medio tiempo semi épico que se pudiera pensar, el tema mira con tensión a la pista de baile y se aproxima, tanto en sonido como en su agudo timbre de voz, a Kylie Minogue. Es solo uno de los tres temas en los que Chris Martin ha colaborado en el álbum. Pero no es el único nombre de peso que se dejó caer en él. Sin ir más lejos, Brian Eno produce uno de los cortes y Ben Hilliers (productor de Blur, Elbow o Depeche Mode) el resto. Habrá que ver qué sucede, pero con una pareja de buenos singles que alimentase el hambre voraz de los adictos al pop, más de uno ya se conformaría.