La Voz de Galicia
Seleccionar página

¿Has pensado alguna vez que los padres podemos ser la peor influencia para nuestros hijos? Encontré un vídeo que me hizo reflexionar profundamente sobre la importancia de educar con el ejemplo, un concepto que he escuchado miles de veces y que creí haber comprendido. Pero ahora me doy cuenta de que estos «ejemplos» que sirven para educar no son puntuales, es decir, no damos el ejemplo solo en algunos momentos sino día tras día… toda la vida.

Si tus hijos te ven maltratar a un camarero harán lo mismo. Si tu gritas, ellos lo harán también. Los primeros años son fundamentales, de ahí que debamos intentar ser mejores personas.

La maternidad nos abre una ventana a un mundo extraño y desconocido, pero absolutamente fascinante. Nuestras mejores armas para que el recorrido por ese mundo sea fructífero son la honestidad, la nobleza, la disciplina y la educación.

De nosotr@s depende el futuro de los más pequeños…