La Voz de Galicia
Seleccionar página

MANGAS VERDES

En la España de los Reyes Católicos y hasta bien entrado el siglo XIX se creó una especie de cuerpo de protección civil encargado de garantizar la seguridad del pueblo.

Vestían una camisa verde bajo un chaleco de cuero que dejaba ver las mangas,  lo que hizo que popularmente se les denominara como «los mangas verdes». Fueron tremendamente populares y queridos por su eficacia y competencia  en resolver sus cometidos  pagados por el erario público.

Con el tiempo se fueron relajando, apoltronándose, dilatando sus intervenciones, perdiendo eficacia, llegando siempre tarde  y el pueblo comenzó a desconfiar de ellos y de su utilidad a la hora de resolver los problemas. De ahí nació la expresión : «! A buenas horas mangas verdes!».

Desde entonces la expresión ilustra el desencanto que produce ver cómo la solución a un problema llega demasiado  tarde, cuando ya no hace falta porque la gente lo ha … Seguir leyendo

A propósito de los expertos

En esta experiencia insólita que vivimos los medios de comunicación se llenan de «expertos». Todos los días saltan a la palestra desgranando opiniones de todo tipo: de economía, epidemiología, psicología, alimentación, virología, sueño, política… Existen tantas opiniones como expertos. Decía Niels Bhor, padre de la física cuántica: «Un experto es una persona que ha cometido todos los errores que se pueden cometer en un determinado campo».

La cuestión es exactamente esa, que todavía no hemos cometido todos los errores que se pueden cometer haciendo frente a esta situación desconocida hasta ahora como para que nadie pueda adquirir la categoría de experto. El problema que nos ha llevado al escenario actual carece de ellos, no existen expertos en pandemias globales, ni en virus erráticos y desconocidos, ni en confinamientos mundiales sin fecha de caducidad, ni en economía para desastres planetarios, ni en políticas idóneas a seguir en desafíos como el actual.… Seguir leyendo

Lo que el virus se llevó (6): Hijos del coronavirus

Todas las generaciones han estado marcadas por algún acontecimiento doloroso que diezmó la población y reconstruyó el mundo. Terremotos, guerras, pandemias, crisis económicas… Todos dejan marcada a la generación que la padece y a sus descendientes inmediatos.

Los nacidos durante las crisis tienen etiqueta propia. Los pertenecientes a la generación silenciosa o generación beat -nacida entre los años 20 y 40- sufrieron la Primera Guerra Mundial y una gran recesión económica. Los niños de nuestra Guerra Civil, el exilio. Los baby-boomers de la Segunda Guerra Mundial, el Holocausto y la guerra fría…

Solo puedo hablar desde mi experiencia como hijo de la generación que vivió la Guerra Civil y una posguerra cruel. A mis padres no les gustaba hablar de la guerra. Y si lo hacían, era desde una seriedad marmórea en la que no cabía mucho más ahondamiento que el relato de la batalla del Ebro. Querían olvidar.

Para … Seguir leyendo

Lo que el virus se llevo(5): «Urbi et orbi»

Luis Ferrer i Balsebre
08/04/2020 08:54 h

En los prolegómenos del distópico 2020, la sociedad estaba sometida a una dictadura de la transparencia. La tecnología nos globalizó de tal manera que expusimos nuestra vida al público haciendo del mundo un Barrio Rojo de Ámsterdam globalizado.

Los Señores del Aire aprovecharon la ingenuidad y la ignorancia de los participantes para recabar todos sus datos. Con ese big data consiguieron saber todo de nosotros y las estadísticas cedieron el poder a las psicografías de los individuos. Así comenzó la fiesta y así comenzó el malestar del sujeto entretenido, porque el ciudadano globalizado, hiperestimulado por todo tipo de deseos -la angustia no existe sin deseo- y el imperativo de ser feliz, se tragó el cebo hasta la pluma. Chul Han cree que el capitalismo evolucionó hacia un mercado donde la emoción pasó a ser la materia prima más cotizada.

Muchos miran a los … Seguir leyendo

Lo que el virus se llevo (4)La estrategia de la locura

La locura es una patología de la razón y de la libertad, pero la psiquiatría clásica se ha contaminado con otro tipo de locuras, principalmente aquellas en las que el individuo razona perfectamente bien, pero en algún aspecto de su conducta está completamente perturbado -si por tal entendemos aquel que no se adapta al constructo de realidad imperante-. Todo tipo de patologías pueden encubrirse en gente que finge perfectamente la lucidez, desde pederastas perversos o asesinos en serie, hasta simples tramposos o ventajistas estructurales. Es mucho más difícil identificar a un loco que parece cuerdo que a un cuerdo que se finge loco. Este tipo de patologías han proliferado mucho más en el entorno virtual y han contaminado lo real.

Un compañero castellonense escribía al respecto en su blog: «Don Quijote es un simulacro, es decir, algo destinado a vivir una vida que en condiciones de lucidez no podría llevarse … Seguir leyendo

LO QUE EL VIRUS DE LLEVÓ (3):La Gobernanza más allá del virus

Internet  nos enfrentó a un dilema insólito:  disponer de la llave de acceso a toda la información y  el conocimiento y, al mismo tiempo,   la posibilidad de un entretenimiento permanente.

Pudimos optar entre el conocimiento o el entretenimiento y mayoritariamente escogimos el entretenimiento en lugar del saber  (volvimos a morder la  manzana equivocada);  la tecnología se convirtió en una especie de cerebro protésico que nos entretiene y  al que se le consulta cualquier duda sin más profundidad que una copa de vino convirtiendo el pensamiento en un cementerio de datos.

El conocimiento requiere tiempo para ser memoria, la híperinformación  es un acumulo de datos sin antes ni después, sin compromiso de futuro  ni  lealtad al pasado. En el mundo digital no se camina, se surfea.

Byung-Chul Han  diferencia entre el turista y el peregrino; el tiempo del turista es un  «aquí y ahora» continuo, siempre va el mismo lugar porque … Seguir leyendo

LO QUE EL VIRUS SE LLEVÓ (2) LAS RELACIONES

Tras la actual Pandemia desarrollaremos un nuevo hábitat: el Cibernatural; una fusión de la vuelta a la naturaleza con  la Red obligados por el aislamiento, la dispersión y el riesgo de contagio al  que nos ha llevado este virus.

No cabe duda de que, en el futuro,  los acontecimientos que estamos viviendo marcarán un cambio de Era en nuestra Civilización; todas las etapas históricas de la Humanidad se inician y acaban con un hecho imprevisto y doloroso.

La Edad Contemporánea -significada por acontecimientos tales como la aparición de nuevas formas de gobierno, pérdida de los grandes relatos (religión, ideologías…), instauración del sistema capitalista, Internet y con ello la globalización-,  acaba con el derrumbe de la Torres Gemelas como metáfora de la demolición de todo lo anterior.

Tras veinte años de transición -los cambios estructurales en los sistemas abiertos no son inmediatos- la Nueva Edad futura se inicia con la actual … Seguir leyendo

LO QUE EL VIRUS SE LLEVO

Hace décadas que el biólogo alemán Ludwig von Bertalanffy enunció la Teoría General de los Sistemas. Esta teoría supuso la aparición de un nuevo paradigma científico basado en la interrelación entre los elementos que forman los sistemas. Es desde esta teoría y desde la cibernética aplicada a los sistemas humanos, desde donde ensayo estas reflexiones.

La Tierra es un sistema que cumple a rajatabla las leyes de Bertalanffy. Una de ellas señala que el equilibrio de cualquier sistema se consigue a través de dos mecanismos distintos de autorregulación cibernéticos. Los primeros buscan mantener el equilibrio existente y corregir cualquier desviación del mismo aplicando estrategias que vayan en contra de la desviación -como cualquier termostato de casa, si baja la temperatura más allá de lo fijado, la calefacción se enciende; y si es al revés, se apaga-.

Los otros hacen todo lo contrario: cuando ya resulta imposible contrarrestar  el desequilibrio … Seguir leyendo

HIPOTESIS RUDDIMAN

El Profesor William F. Ruddiman es un peleoclimatólogo  de Virginia que plantea una hipótesis muy interesante: en las tres pandemias más grandes que ha sufrido la humanidad la concentración de CO2 bajó considerablemente; cada vez que una de ellas asolaba al mundo, las  grandes explotaciones agrarias y asentamientos humanos eran abandonados durante siglos, la huida del hombre hizo que creciera la vegetación y disminuyera el CO2 atmosférico, con lo que la temperatura del planeta descendió.

Cuando uno ve el espectáculo inútil  de las reuniones mundiales sobre el clima -rictus desencajado de Greta incluido-, los mares de plástico, el aumento de temperatura y el efecto invernadero, las sequías, las inundaciones, los incendios… A uno no le deja de parecer razonable la función correctora que identifica en las pandemias la hipótesis de Ruddiman.

Tenemos un cerebro reptiliano que se activa de forma instantánea ante cualquier «in-put» que reconozca como una amenaza y … Seguir leyendo