La Voz de Galicia
Seleccionar página

RASGOS

El encuentro del ser humano con la sexualidad siempre es traumático. Lo es porque los sapiens no disponemos de una hoja de ruta predeterminada para el sexo como el resto de los animales. Los animales responden a un programa preestablecido que les lleva a copular del mismo modo, en la misma época y con una manual automático de pasos a realizar. Los humanos no tienen programa previo, por eso el sexo es complicado y a veces determinante para el sujeto.

La hembra humana no tienen celos que señalen las épocas de apareamiento y el hombre humano está siempre listo para el ( por eso tiene una próstata más grande que un toro o un gorila, para estar siempre operativo  si  se da la oportunidad).

El primer encuentro sexual deja una huella indeleble que acompaña al individuo toda la vida y  orienta  su deseo. Esa vivencia crea un  un rasgo que … Seguir leyendo

Eutimia

Comentaba en este Tonel que lejos de consagrarse la virtud de la prudencia y la paciencia en la población tras las sucesivas crisis que estamos padeciendo, la respuesta ha sido un ansia desenfrenada por recuperar estos años como si no hubiera un mañana. A la fatiga depresiva provocada por tantas crisis ha seguido una hipomanía (sobreexcitación) de la gente.

La oscilación anímica entre la depresión y la manía ocupa un amplio lugar en psiquiatría. La clásica psicopatología europea las identificaba como psicosis afectivas, donde se enmarcan desde los lunáticos, a los que en noches de plenilunio nos crecen los pelos, las uñas y los dientes, hasta los trastornos bipolares, que provocan subidas y bajadas de ánimo que desgarran la vida, pasando por la ciclotimia, que viene a ser una oscilación igual de fatigosa, pero menos incapacitante que el trastorno bipolar. Más allá de la clínica, todos conocemos/reconocemos personas que … Seguir leyendo

BONILLA A LA VISTA

Se veía venir: !Bonilla a la vista!,  al igual que la tradicional  marca de patatas fritas y churros coruñesa, el candidato popular ha recabado el apoyo de una enorme mayoría de ciudadanos andaluces.

Conservador y elegante, sin ampararse en etiquetas ni mensajes hiperventilados, al igual que las Bonilla,  ha sabido mantenerse fiel a una forma y contenido que la ciudadanía ha comprado al por mayor harta de productos novedosos, aderezados con potenciadores de sabor exóticos, colorines y video clips promocionales. Ha ganado la calma, la educación y el tono que tanto se echaba de menos en la sobreactuación política de los últimos años.

Inundados con una plétora de marcas que ofrecían paraísos artificiales sin otro bagaje que el carisma de sus líderes,  como tantos ciudadanos  insobornables a churros envueltos en chocolate y cremas, Andalucía ha elegido al Sr. Bonilla que sólo ofrece patatas con denominación de origen gallega y aceite … Seguir leyendo

La olla

Últimamente oigo mucho la expresión «se nos ha ido la olla». Puede que sea verdad y que la gente encuentre esa explicación a este sin vivir que vivimos; o puede que sea yo quien lo piense y me pase como a las embarazadas que ven más mujeres en su mismo estado que nunca. El pensamiento precede a la observación y ves lo que quieres ver para verificar lo que piensas.

Lo cierto es que pienso que se le ha ido la olla a mucha gente, a muchas comunidades, a muchas naciones y al planeta humano en su conjunto. Pero ¿a dónde se nos ha ido la olla?

La expresión «se le fue la olla» arranca en una escena de la Francia del siglo XVIII cuando el cocinero Jean Luc Sagnol, célebre por su exquisita sopa, se disponía a servirla en la cena de despedida a la señorita Luisa Seguir leyendo

PORQUE TU LO VALES

La mitología antigua, tanto griega como romana, cuentan el mito de Narciso, un apuesto joven hijo la ninfa Liríopeque preguntó a un vidente cual sería el futuro de su vástago, a lo que el augur le respondió que sería feliz y viviría hasta una edad avanzada siempre y cuando no se conociera a sí mismo.

Todo fue a pedir de profecía hasta que un día cazando por el bosque, Narciso se acercó a un riachuelo a beber y vió su imagen reflejada en el agua enamorándose perdidamente de sí mismo. Enloquecido por no poder conseguir el objeto de su deseo terminó con su vida, creciendo en el lugar de su muerte la flor del narciso.

Este mito ha sido muy fecundo tanto para la filosofía como para la psiquiatría y psicología que han otorgado un estatus  de categoría diagnóstica a las personalidades que presentan rasgos que remiten a una sobrevaloración … Seguir leyendo