La Voz de Galicia
Seleccionar página

LO QUE EL VIRUS SE LLEVÓ (2) LAS RELACIONES

Tras la actual Pandemia desarrollaremos un nuevo hábitat: el Cibernatural; una fusión de la vuelta a la naturaleza con  la Red obligados por el aislamiento, la dispersión y el riesgo de contagio al  que nos ha llevado este virus.

No cabe duda de que, en el futuro,  los acontecimientos que estamos viviendo marcarán un cambio de Era en nuestra Civilización; todas las etapas históricas de la Humanidad se inician y acaban con un hecho imprevisto y doloroso.

La Edad Contemporánea -significada por acontecimientos tales como la aparición de nuevas formas de gobierno, pérdida de los grandes relatos (religión, ideologías…), instauración del sistema capitalista, Internet y con ello la globalización-,  acaba con el derrumbe de la Torres Gemelas como metáfora de la demolición de todo lo anterior.

Tras veinte años de transición -los cambios estructurales en los sistemas abiertos no son inmediatos- la Nueva Edad futura se inicia con la actual … Seguir leyendo

LO QUE EL VIRUS SE LLEVO

Hace décadas que el biólogo alemán Ludwig von Bertalanffy enunció la Teoría General de los Sistemas. Esta teoría supuso la aparición de un nuevo paradigma científico basado en la interrelación entre los elementos que forman los sistemas. Es desde esta teoría y desde la cibernética aplicada a los sistemas humanos, desde donde ensayo estas reflexiones.

La Tierra es un sistema que cumple a rajatabla las leyes de Bertalanffy. Una de ellas señala que el equilibrio de cualquier sistema se consigue a través de dos mecanismos distintos de autorregulación cibernéticos. Los primeros buscan mantener el equilibrio existente y corregir cualquier desviación del mismo aplicando estrategias que vayan en contra de la desviación -como cualquier termostato de casa, si baja la temperatura más allá de lo fijado, la calefacción se enciende; y si es al revés, se apaga-.

Los otros hacen todo lo contrario: cuando ya resulta imposible contrarrestar  el desequilibrio … Seguir leyendo

HIPOTESIS RUDDIMAN

El Profesor William F. Ruddiman es un peleoclimatólogo  de Virginia que plantea una hipótesis muy interesante: en las tres pandemias más grandes que ha sufrido la humanidad la concentración de CO2 bajó considerablemente; cada vez que una de ellas asolaba al mundo, las  grandes explotaciones agrarias y asentamientos humanos eran abandonados durante siglos, la huida del hombre hizo que creciera la vegetación y disminuyera el CO2 atmosférico, con lo que la temperatura del planeta descendió.

Cuando uno ve el espectáculo inútil  de las reuniones mundiales sobre el clima -rictus desencajado de Greta incluido-, los mares de plástico, el aumento de temperatura y el efecto invernadero, las sequías, las inundaciones, los incendios… A uno no le deja de parecer razonable la función correctora que identifica en las pandemias la hipótesis de Ruddiman.

Tenemos un cerebro reptiliano que se activa de forma instantánea ante cualquier «in-put» que reconozca como una amenaza y … Seguir leyendo

LA PARADOJA DEL VIRUS

Nuestro destino es ir a la deriva hacia un final que no conocemos   y mientras tanto hacer filigranas con el barco, navegando sobre  mil historias con destinos diferentes que a veces encauzamos bien y otras sencillamente nos hunden.

Vivimos en la paradoja de que cuanto más nos comunicamos más aislados estamos. El contacto con el «otro»  ha mermado hasta el punto de suplantarlo por una multitud de imágenes asépticas en la pantalla. Esto nos aisló.

El infierno de la enfermedad es el mismo infierno que el de la obsesión por la salud, se sufre  igual estando enfermos que con el miedo a enfermar. Esta paradoja  se intenta resolver  desde el delirio de inmortalidad  apretando a correr,  operándonos de todo,  gastándonos un dineral en nutriciones saludable, en «cuidarnos» y estar centrados en nosotros mismos generando una sociedad narcisista que olvida al otro y se  aísla más.

En un mundo que te … Seguir leyendo

CHUMINO

Allá por el siglo XVII cuando Sevilla era un Manhattan con acento andaluz donde arribaban naos de todo tipo, dónde se estibaba el oro y la plata del Nuevo Mundo  cobijando el deseo de una plétora de truhanes, pícaros, matones de taberna, cortesanas de mil velos, pobres, tullidos, lindos galanes y señoritas bien.

En aquella Sevilla de entonces, cosmopolita y mugrienta, cuentan que las prostitutas se hacinaban en los pantalanes cuando atracaban los barcos para mostrar su mercancía a  marinos llenos de tatuajes, hambre de sótanos y magníficas heridas.

Una vez el cabo  amarraba al noray, la algarabía  se exacerbaba y las prostitutas abanicaban las sayas para dejar entrever sus encantos a los Ulises sedientos de desahogos.

Entre el alboroto de las maniobras los ingleses faenaban sin quitar ojo a las mujeres a las que gritaban excitados: » Show me now», «show me now».

Así fue como los lugareños dieron … Seguir leyendo