La Voz de Galicia
Seleccionar página

Los niños hacen lo que ven

¿Has pensado alguna vez que los padres podemos ser la peor influencia para nuestros hijos? Encontré un vídeo que me hizo reflexionar profundamente sobre la importancia de educar con el ejemplo, un concepto que he escuchado miles de veces y que creí haber comprendido. Pero ahora me doy cuenta de que estos «ejemplos» que sirven para educar no son puntuales, es decir, no damos el ejemplo solo en algunos momentos sino día tras día… toda la vida.

Si tus hijos te ven maltratar a un camarero harán lo mismo. Si tu gritas, ellos lo harán también. Los primeros años son fundamentales, de ahí que debamos intentar ser mejores personas.

La maternidad nos abre una ventana a un mundo extraño y desconocido, pero absolutamente fascinante. Nuestras mejores armas para que el recorrido por ese mundo sea fructífero son la honestidad, la nobleza, la disciplina y la educación.

De nosotr@s … Seguir leyendo

El circo y el pato

Aprovechando el puente de la Constitución llevamos a Montse al circo. El aprendiz de padre y yo fuimos un poco «a la fuerza» pues no somos partidarios de los espectáculos con animales, pero el sacrificio valió la pena. Montse disfrutó plenamente del show. Lo más divertido de la jornada circense fue el principio. La pequeña siendo hija única, nieta única, sobrina única… es en nuestra familia siempre el centro de atención. Padres, abuelos y tíos le aplauden hasta la gracia más simple.

Tal vez fue por eso que, en la primera ovación del público, la peque giró la cabeza  sorprendida de que todos le aplaudieran.

Está convencida de que cada vez que alguien aplaude es por ella y para ella. Al término del primer número se acostumbró a su efusivo público y pudo seguir disfrutando la función. Le impresionaron los leones, los payasos, los dromedarios y unos ponys argentinos … Seguir leyendo

¡Mamá… no!

mon

Nadie dijo que educar a los hijos era fácil. Pese a que en este sentido las abuelas son una inmensa fuente de sabiduría, muchas veces los consejos no son tan eficaces en su aplicación práctica. Lo importante es no desfallecer, insistir y ser pacientes. Y que conste que con insistir no me refiero a estar dale que te pego con el niño y perseguirlo por toda la casa para que recoja sus juguetes. Se trata de ser constante en el cumplimiento de las normas y convertirlas en un ritual diario que le permita involucrarse en la rutina.

Desde que soy madre mis preferencias televisivas han cambiado un poco, me he convertido en fan de Supernanny. Ella sugiere que debemos pedir las cosas solo una vez. Ejemplo práctico:

Escenario: Una niña tiene todos los juguetes en el suelo de la habitación.

– Montse ¿has terminado de jugar?

– No.

– … Seguir leyendo

El sueño del bebé

bebeMontserrat nació a las 2.20 de la madrugada de un lluvioso viernes de abril. Cerca de las 5 una enfermera se la llevó de mi lado y me dijo: «Anda mamá, duerme un poco que lo necesitarás». Cuatro horas después, en las que caí en un sueño profundo y delicioso, la niña regresó a mi lado. Durante los tres días que permanecí ingresada en el hospital, la niña dormía y dormía y solo el hambre podía despertarla. Pero fue llegar a casa y el hechizo terminó. Empezaron entonces las largas noches de insomnio. Montse dormía mucho por el día y permanecía despierta hasta las tantas.

Desesperados y angustiados, el aprendiz de padre y yo empezamos a buscar la ayuda de los expertos. Fue así que conocí a Eduard Estivill y Carlos González. Dos especialistas que han escrito sendos manuales sobre como ayudar a dormir a los niños. Tras pensarlo … Seguir leyendo

La cajita de las hadas

hadas

No sé si mi hija cree o no en las hadas, pero le encantan. Como buena fan de Playhouse Disney, le gusta disfrutar los cortos de Campanilla y sus amigas. Aprovechando esa fascinación por los mágicos y alados seres, estoy aplicando una estrategia que me sugirió una amiga, hace ya varios meses, para motivar a Montse a que deje poco a poco el chupete.

Se trata de decorar una cajita reciclada con motivos alegres y bautizarla como «la caja de las hadas». La idea es convencer a los niños para que guarden el chupete en esa caja porque, de este modo, las hadas se lo llevarán a su mundo mágico para cuidarlo hasta que llegue la hora de dormir. En cuanto el peque deje el chupón, uno de los padres o abuelos deberá cogerlo de la caja sin que el niño se de cuenta para guardalo en otro sitio.… Seguir leyendo