La Voz de Galicia
Seleccionar página

Paulette Gebara Farah tenía cuatro años cuando murió presuntamente asesinada. Hija de Mauricio Gebara y Lisette Farah, la niña nació prematuramente a las 25 semanas de gestación y padecía una discapacidad motriz en una mano y un problema de lenguaje que le impedía expresarse correctamente. En un principio, sus padres denunciaron la misteriosa desaparición de la menor la noche del 22 de marzo de 2010, cuando se encontraba en su vivienda ubicada en una exclusiva zona aledaña al área metropoliana de la capital de México.

La desaparición de Paulette evocó a la tragedia de Madeleine McCann, quien desapareció de la habitación de un hotel en Portugal en 2007, durante unas vacaciones familiares. Pero mientras la pequeña Maddy continúa desaparecida, Paulette apareció muerta diez días después de  que se extraviara. El cuerpo de la pequeña fue encontrado por agentes de la policía en su propia habitación. Estaba dentro de una bolsa negra en una rendija entre el colchón donde dormía la nena y un mueble que forma parte de su cama.

Según declararon las autoridades a la prensa mexicana, la niña no había sido localizada en el departamento porque la policía «confió en las declaraciones de quienes denunciaron la desaparición». Los resultados de la necropsia revelaron que Paulette fue asesinada «por asfixia mecánica por obstrucción de fosas nasales y compresión toracicoabdominal».

Los padres y las niñeras fueron detenidos antes de que apareciera el cuerpo por incurrir en contradicciones y falsedad de declaraciones. Pero aún no hay respuesta a las dos preguntas claves de esta aberrante tragedia: ¿Quién mató a Paulette Gebara? ¿Por qué la mató?

Me aterra pensar que la culpable pueda ser la madre. Me aterra más aún sospechar que la niña murió asesinada por su madre y que puedan culpar a las niñeras. Me aterra imaginar que las asesinas son las niñeras, dos mujeres a quienes se les confía plenamente el bienestar de una menor.

Lo peor es que un nuevo informe revela que Lisette Farah, la madre de la pequeña, padece trastornos de personalidad. ¿Qué significa eso? ¿Que la mató sin querer? ¿Qué pagará su pena internada en un psiquiátrico en lugar de entrar a prisión?

Respetando la presunción de inocencia entiendo que aún nadie es culpable. Pero espero que se haga justicia y que el asesino, la asesina o los asesinos paguen por este crimen. ¿Cómo puede una madre o cualquier persona asfixiar a una menor? ¿El, la o los culpables no sintieron nada mientras la niña moría lenta y desesperadamente? Personas así no merecen consideración alguna.

Paulette tenía cuatro años. Cuatro. Y murió en manos de algún canalla que aún se encuentra en libertad. Sólo espero que no sea por mucho tiempo. Que Dios te guarde y te bendiga, Paulette.