La Voz de Galicia
Seleccionar página

Trípico

Había una vez una isla que era muy pequeña. El linde de la isla era una cama, en la que dormía el hijo con su madre. El hijo fue al colegio cruzando el bosque de carballos cuando todavía la mañana era la noche, en invierno. Un vecino le dijo vuelve a casa rapaz que no hay clase. La tormenta va a cegar los caminos.
El niño que tenía la edad en la que casi no eres niño y eres chico se dio la vuelta. Regresó a casa. Entró y vio a su madre con un hombre. La isla se hizo muy grande. El niño no dijo nada. Se fue a tallar en la madera.
Pasaron los días. El alcalde decidió cruzar el bosque de carballos e ir a la casa. El niño estaba en el taller. Tallaba la madera con una navaja y golpes maestros. Decían que hacía con un … Seguir leyendo

Extracto de la entrevista con Hal: Hemos pasado de la gestión de la información a la digestión de la información

-Cada vez más las redacciones adelgazaron el tiempo de la gestión de la información. Década de los noventa. Y llegó la primera década del siglo nuevo de la información instantánea. La realidad.com. Las web y el tiro de gracia de la crisis. Y, con la masificación y deificación de las redes sociales, ya casi se prescindió del periodista (al fin y al cabo, el periodista es un intermediario, un camello de mercancía, al que se odiaba y se despreciaba y que encima resultaba caro). La información se convirtió en un intercambio exponencial de datos y ruido, ruido y datos, algo así como ver vomitar (o masturbarse) a alguien en el interior de un ascensor de cristal que baja a toda velocidad sin entender demasiado. La clave era que el ascensor no dejase de moverse, el tipo de vomitar (o masturbarse) y que todo fuese visible sin aportar gran cosa. Ya … Seguir leyendo

VerSOS y beSOS

Lo que sigue es una gozada. Y no me pierde el amor de hermano. Es mi hermana Macu Casal haciendo un juego y un homenaje con los versos de Neruda. Lo increíble es que su versión es alucinante. Le gana a los puntos y a las comas al campeón mundial de la poesía. Y es que solo hay una manera de escribir con mayúsculas que es sentir, pero sentir con mayúsculas y con minúsculas, según los días y las noches, que es como siente mi hermana.
Lo tienen en su blog (Tirabuzones: macu40.blogspot.com), y ahora en el mío. Blog hermanados (nunca mejor dicho).

Un paseo inédito por un poema de la mano de Neruda

Con todo mi respeto y admiración hacia el maestro Neruda, ésta es mi torpe osadía y mi humilde agradecimiento a este bellísimo poema inédito y por supuesto inigualable ( lo parafraseo con todo mi cariño y … Seguir leyendo

Una charla de nunca con Alvite

Una Charla de Nunca con Alvite

-Al, aquí hace calor. Y el humo invita a pensar que estamos en el Savoy.
-Je, je. Cuando llegue aquí, pensé que el humo era una manada de nubes por culpa de una niebla baja. Pero el calor, amigo mío, en seguida me dejó las cosas claras. No he sentido tanto calor ni cuanto Marilyn se sentó sobre mis rodillas cuando la entrevisté para Charlas de Nunca.
-Al, tú nunca fuiste mucho de tocinillo de cielo. ¿No te habrás sorprendido?
-La única sorpresa que me lleve en mi vida me la dio un tipo de bata blanca, pero de eso no quiero hablar, ahora que ya he dejado Vietnam para siempre. El Savoy también era una caldera de Satanás. En el fondo, el viaje ha sido corto. De un infierno a otro.
-Nosotros, Al, ya sentimos que te perdíamos cuando nos quedamos huérfanos de … Seguir leyendo

Sin ti, somos peores

El Savoy no cierra, porque Alvite lo abrió sin horarios. Pa que no cerrase nunca. ¿Qué es un diccionario sin la a, sin la A mayúscula de Alvite? Un prospecto médico. Al le diría a Chester Newman: Ten cuidado con esa chica, que viene a llevarme. Sus ojos son balas trazadoras, mientras la juke box de O Galo de Jorge haría bailar el humo. No pienso derramar por ti ni una sola lágrima. Lo único que pienso derramar por ti es güisqui. Cuando te conocí tenías el doble de años que yo. Y el doble de todo: talento, aplomo, risa. Yo era un chaval que lo único que hacía en la redacción era cambiar las colillas de cenicero. Sí, entonces, en las redacciones se fumaba. Alvite fumaba mucho, demasiado. Concha Pino fumaba mucho, demasiado. Y así. La niebla de humo que le pusiste al Savoy estoy seguro que estaba inspirada … Seguir leyendo

M(añoso)

El tiempo se modula y modela. Con los años, si lo único que se vuelve grave es el humor, afinado por la inteligencia, todo va. Bonald: la soledad me salva de estar solo.… Seguir leyendo

Escrito en una tabla de planchar

Hace frío en Arrakeen. El temblor (temor) de Skitty altera a Ikachu. Le pone la sonrisa hacia abajo, malhumorado como en el icono ese del teclado del guasap. El frío de Arrakeen ha dejado todo nevado y las gargantas destrozadas. El corazón es un músculo sano que necesita acción. Hay que envolver los corazones en un trapo empapado de querosano y comérselos. Quieres que alguien te diga que in your head… and in your heart, pero nadie te lo dice. Quieres que, cuando llueva esa lluvia tóxica que cae en Iam, no salga este arco iris helado de casi invierno, pero sale. Vas a ver a Squirtle y las palabras se le caen de la boca como los vasos de las manos, a un camarero ebrio. Meganium está varada, como una ballena, llena. Y miras por la ventana y el océano tiene ese color de acetileno puro, que es ese … Seguir leyendo

Autopista de extrarradio

La razón es un vertedero. Solo hay emoción, el pulso. Lo demás no existe, lo dice Eliseo mientras aplasta figuras de jugadores del subbuteo a manotazos. Hay fuego en la chimenea. Y cierra los ojos y ve la ese de una autopista de extrarradio al atardecer llena de coches que se deslizan como una manada hacia la herida del horizonte de otoño.… Seguir leyendo

Más tarde

Horacio llegó cargado de libros. Y llevaba esa camiseta con las letras de una universidad. Afuera olía ya a otoño, a hojas muertas.
-¿De qué humor está hoy Álvaro? -preguntó Horacio.
-Del de siempre -contestó Manuel-. Las personas no cambian, Horacio. Pueden intentarlo, pero en el fondo son exactamente como eran. El resto es barniz.… Seguir leyendo

La edad

-No es verdad que con los años se aprenda a perdonar. Es que muchas veces no te queda más remedio -afirmaba Álvaro, que le encantaban las frases-.
Estaban en un ático (ártico, decía la inmigrante que le atendía), un ático frente al Retiro.
-No crece la bondad. Aumenta la decrepitud. Manuel, querido, acércate a la ventana y descríbeme el cielo.… Seguir leyendo