La Voz de Galicia
Seleccionar página

Dos historias de terror

En México:

La justicia concluye que la muerte de la pequeña Paulette Gebara fue accidental. Según el procurador, la niña murió por asfixia al caer en un espacio entre el colchón y los pies de su cama. Los argumentos: «La posición en la que fue encontrada la menor corresponde a la posición en la que falleció», lo que implica que el cadáver no fue movido en ningún momento. Y el cuerpo de la niña «no fue manipulado después de su muerte».No sé que pensar. La madre fue originalmente señalada por los medios de comunicación como la presunta culpable del fallecimiento de la niña. Pero, ¿y si en verdad es inocente?

Prefiero mil veces pedir disculpas por haber pensado que Lisett Farah era una asesina, a resignarme porque la justicia -como sucede tantas veces- se ha equivocado y ha dejado en libertad a una parricida. No sé que intereses … Seguir leyendo