La Voz de Galicia
Curiosidades y anécdotas de viajes.
Seleccionar página
IZAN

Por Fran Raposo delegado comercial de Europamundo y Luxotour

Buscando en internet en dónde te puedes hacer una foto con un tigre, he visto algunos artículos que aseguran que el hacerlo supone siempre un maltrato animal, que los tigres suelen estar drogados, que suelen estar enjaulados y atados.

No niego que en la mayoría de los casos puede ser así. Pero este que os voy a contar es un caso diferente y me explico.

Cuando la madre de Izan la parió, al momento la rechazó, estas son cosas que pasan en la naturaleza. A Izan con menos de tres semanas la tuvieron que separar de su madre para que no la matase.

Fue entonces cuando Segundo, un enamorado de los animales que conocía la historia de Izan y con un lugar adecuado para tenerla, la compró, con todos los permisos habidos y por haber en regla y desde hace doce años la mantiene, la cuida y la trata casi como a uno más de su familia.

INCLUSO COMIENDO SE DEJA TOCAR

Debido a esta familiaridad con los humanos desde el biberón Izan es una tigresa de lo más dócil, es cariñosa, le gusta el contacto con la gente y se deja acariciar, besar, tocar y hacerse fotos con ella.

Está bien alimentada, se le ve feliz y tiene el espacio suficiente, más de seiscientos metros cuadrados, para no sentirse “encerrada”.

ES MUY CARIÑOSA

Pues bien, amigos, no hace falta ir a Tailandia, ni a la India, en la aldea coruñesa de Paderne mi amigo Segundo a creado un “Centro educativo de la fauna salvaje”. En sus más de veinticinco mil metros cuadrados de finca tiene a más de cuarenta especies de animales salvajes.

CON SEGUNDO ARES

Absolutamente ninguno de ellos ha sido cazado en entornos naturales, muchos son de requisas de la Guardia Civil o el Seprona a sus dueños que, los tenían de manera ilegal y en la mayoría de los casos mal alimentados, maltratados y en lugares inapropiados para tenerlos.

Segundo los recoge, los cura, los educa, les quita sus traumas anteriores y le da un espacio digno para vivir. Debemos de tener en cuenta que, un animal salvaje después de haber tenido contacto con los humanos ya no puede volver a la vida salvaje.

El mismo caso de Izan lo he visto en el Orfanato de animales de Nairobi con dos crías de guepardo, su madre fue matada por otro animal y los recogieron de crías en el orfanato. Después de ser alimentados por humanos con biberón ya no pueden volver a vivir en su espacio natural, no durarían nada. Quizás alguno piense que sí, los deberían devolver a la sabana, pero para que sirvan de alimento a los depredadores. No se qué será más cruel.

ORFANATO DE NAIROBI CON UN GUEPARDO

Si quieres hacerte una foto como las mías, con una tigresa a la que no se le maltrata, ya sabes

www.corax.es

Visita concertada tfno.: 650846904