La Voz de Galicia
Seleccionar página

Korcula, Croacia. La cuna de Marco Polo.

Una de las paradas más interesantes de nuestro crucero por la costa de Croacia y las Islas Dálmatas en el Ms Amore fue Korcula, la sexta isla en extensión y la segunda en población del Adriático.

En ella se encuentra la pequeña ciudad amurallada del mismo nombre, Korcula. Los locales dicen de ella que, es la cuna de Marco Polo.

Según la tradición local, así nos lo cuenta nuestra guía, Marco Polo, de familia de mercaderes venecianos establecidos en Korcula, nació en el año 1254 y, aunque no hay pruebas de esto, nuestra guía jura que, en Korcula, sigue habiendo gente que se apellida Polo mientras que en Venecia, no.

Esta pequeña ciudad  de tres mil y pico habitantes está totalmente amurallada, es prácticamente peatonal y la distribución de sus estrechas calles es en forma de espina de pez. Esto facilita el tránsito del aire por ellas lo que ventila en verano y, en caso de vendaval, lo para pues ninguna calle acaba en donde empieza la siguiente.

Otra de las curiosidades de esta pequeña y encantadora ciudad es que, las cocinas estaban situadas en las plantas más altas de las casas, con motivo de que los humos salieran directamente al exterior en vez de circular por sus calles. Otro de los motivos que nos comenta nuestra guía para situar las cocinas en el tercer piso es que, en caso de incendio, solo se quemaría la parte alta del edificio y, esto no trasladaría las llamas a los edificios colindantes.

Nos explicaron que al estar en los pisos altos los alimentos se subían por la fachada de la casa ayudándose de una especie de ganchos que servían a modo de grúa.

El estatuto de esta ciudad de 1214 que prohibía la esclavitud, la convierte en una de las primeras ciudades del mundo que derogaba esta práctica.

El puente levadizo que une la ciudad con el exterior no fue construido hasta 1863, e incluso estuvo prohibido construir fuera de las murallas hasta después del siglo XVI.

Dentro de sus murallas, se encuentra la catedral de San Marcos y un monasterio franciscano del siglo XV siendo también destacables las cámaras del consejo de la ciudad, el palacio de los gobernadores venecianos y, las casas nobles de la aristocracia local. De la que dicen era la casa de Marco Polo solo queda una pequeña parte que corresponde a una escalera. La veréis en la foto.

Básicamente, en la edad media, la ciudad se dedicaba a suministrar madera de pino negro para la construcción de barcos y piedra de sus canteras para la construcción de edificios.

La isla perteneció a Venecia durante más de cuatrocientos años y, esto da posibilidades a la teoría local de ser la ciudad de nacimiento de Marco Polo.

Paseando por sus calles en una esquina le pregunto a la guía que, qué es esta forma que hay en las esquinas, para qué sirve. Me contesta que es para evitar que los señores del lugar orinasen, salpica…

© Fotografías propiedad de Fran Raposo. Prohibida su reproducción