La Voz de Galicia
Seleccionar página

Zadar o Zara, Croacia.

Después de un traslado por autopista desde Zagreb de unas tres horas y media, llegamos a Zadar. Allí nos espera atracado en su puerto el Ms Amore, el moto-velero que nos llevará a navegar por las Islas Dálmatas y la costa de Croacia.

Zadar es una ciudad amurallada y, el barco, se encuentra a menos de veinte metros de una de las puertas de la muralla. Nos hace mucha gracia el nombre de la ciudad, pues Damir, el croata de habla hispana que nos acompañará durante todo el viaje, lo pronuncia casi igual que Sada. ¡Tantos kilómetros en avión para legar a Sada!

Según llegamos, todos a inspeccionar el barco. A todos nos gusta y, es mucho mejor de lo que nos esperábamos. Nuestro camarote está en la cubierta superior y es de los mejores, pero vemos alguno más y no hay queja de ninguno. Están realmente bien.

Nos acomodamos y nos preparamos para salir a dar una vuelta por el casco antiguo que, es la zona que tenemos justo al lado con su muralla rodeándola.

La temperatura es espectacular rondando los 30 ºc a pesar de ser de noche. Damos un paseo por sus calles que resulta muy agradable. Como curiosidad, en una de las orillas del mar hay una escalinata con un sistema que, con la llegada de las olas, éstas interpretan una especie de sinfonía como si de un órgano se tratase. Cientos de locales y turistas nos sentamos en la escalinata para escucharla.

Después del paseo nocturno nos retiramos al barco, es la primera noche y todos estamos un poco cansados del avión  el traslado en bus. Nos citan a las 8 de la mañana para el desayuno, zarparemos ya abandonando Zara para dirigirnos hacia el parque natural de Kornati.

Después del desayuno y, antes de zarpar, una guía nos hace la visita a pie del casco antiguo. Nos cuenta que, la ciudad, tiene aproximadamente unos ochenta y cinco mil habitantes y que, es muy antigua, dice que fue poblada por los liburnos en el año 900 a. C. y que se convirtió en municipio en el 59 a. C. Bajo el imperio bizantino se llamó Diadora y fue a partir del siglo XII cuando pasó a ser la capital de la provincia de Dalmacia pasando  denominarse “Zara”.

Qué curioso, recorrer media Europa para llegar a una ciudad que se llama “Zara” y que nuestro amigo Damir llama muy parecido a Sada…

© Fotografías propiedad de Fran Raposo. Prohibida su reproducción.