Tevagustar.es Tevagustar.es Tevagustar.es Tevagustar.es
La Voz de Galicia
Blogs de lavozdegalicia.es

“La respuesta es verde”: a la vuelta del CONAMA 2016

5 de diciembre de 2016 a las 1:40

ynof0d7jLos pasados días 28 de noviembre a 1 de diciembre, tuvo lugar en el Palacio de Congresos de Madrid, la 13ª edición del Congreso Nacional de Medio Ambiente (CONAMA-2016). Desgraciadamente sólo estuve día y medio en Madrid, y, como se pueden imaginar apenas pude disfrutar de una pequeña parte de las 140 actividades (grupos de trabajo, sesiones técnicas, actividades especiales, etcétera) desarrolladas a lo largo de los cuatro días de su duración. Me alegró ver allí mucha gente joven, estudiantes universitarios, que llenaban, bulliciosos, las salas del Palacio de Congresos.

Como siempre en los CONAMA, junto con las jóvenes generaciones, se podían ver, en armónica convivencia, una variopinta mezcla de encorbatados representantes del sector empresarial y de las Administraciones Públicas con destacados activistas de grupos ecologistas y de ONGs ambientalistas. Esta vez los responsables de la organización podían identificarse por los artilugios de comunicación que llevaban ajustados a sus cabezas.

Por lo que a mi respecta, aunque inicialmente presenté un avance de comunicación sobre “urbanismo sostenible” -que, finalmente, no pude concluir por mi apretada agenda de trabajo-, me mostré especialmente interesado por los temas de “renovación urbana”, uno de los nueve “ejes” del CONAMA-2016. Y, en particular, mi asistencia prioritaria lo fue a la sesión organizada por la Asociación para la Sostenibilidad y el Progreso de las Sociedades (ASYPS) –asociación a la que pertenezco desde su fundación gracias a la invitación de mi amigo Luis JIMENEZ HERRERO– dedicada a la “Resiliencia y sostenibilidad urbana: experiencias prácticas de adaptación al cambio climático”. En esta interesante sesión se presentó el nuevo libro del ex–Director de la Oficina de Sostenibilidad de España, titulado: Hacia ciudades y territorios inteligentes, resilientes y sostenibles. Gestión y gobernanza para la gran transición urbana, que contó con la presencia del Presidente del CONAMA y del Colegio Oficial de Físicos, Gonzalo ECHAGÜE. También se presentaron algunos avances del proyecto RESURBE, a cargo del Profesor Jordi MORATO, coordinador de la Cátedra UNESCO de Sostenibilitat de la Universidad Politécnica de Catalunya.image001

Por mi dedicación a los temas marinos no dejé de asomarme un ratito a la mesa redonda que tenía lugar a pocos metros sobre “Espacios Marinos Protegidos” en la que, intervenía, entre otros mi buen amigo, Antonio GARCÍA ALLUT, Presidente de la Fundación Lonxanet. Ésta era una de las actividades vinculadas con el eje de la “biodiversidad” del CONAMA. Tampoco perdí la oportunidad de asistir a la Sala París del Palacio de Congresos donde tuvo lugar la interesante sesión sobre “Transición energética a un modelo eficiente y descarbonizado” en la que se expusieron las experiencias de varios países europeos en dicha transición y que contó con la intervención –entre otros- del prestigioso especialista en economía de la energía, Pedro LINARES, titular de la Cátedra BP de Energía y Sostenibilidad de la Universidad Pontificia de Comillas (al que sigo en su sugerente blog).

La “Cumbre de Paris” que se había celebrado, justo, hace un año estuvo presente en todas las sesiones del “eje” sobre “energía, eficiencia y cambio climático”. En esta central temática, una de las noticias más relevantes la anunció en la inauguración del CONAMA la Ministra de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente, Isabel GARCÍA TEJERINA, sobre la inminente puesta en marcha del proceso para aprobar la “Ley sobre Cambio Climático”. Mucho me hubiera gustado asistir a otras actividades relacionadas con otros de los “ejes” del CONAMA: “movilidad”, “desarrollo rural”, “biodiversidad”, “agua”, “calidad ambiental”, “residuos” y “economía y sociedad”.

Finalmente, para que se vea lo bien que aproveché mi breve estancia en el CONAMA-2016, no dejó de llamarme la atención la creciente implantación de la “economía circular” en diversos actos del Congreso, relativos al agua, a los residuos, a la “bioeconomía”, etcétera. También me pareció muy oportuna la inclusión de varias sesiones sobre el “sector agroalimentario”, sobre sus interesantísimas relaciones con el medio ambiente y la sostenibilidad, hasta el punto de que he decidido dedicar la siguiente entrada de este blog a esta temática. Lo que siento es que no pude presenciar –ni degustar- el “show cooking” ofrecido por uno de los restaurantes de Vitoria (capital verde europea en 2012) en la zona del CONAMA denominada la “Manzana Verde”.

portadilla-no8En la planta tercera del Palacio de Congresos, donde estaban los expositores de diversas empresas e instituciones, publicas y privadas, conocí la existencia de la muy sugerente –y magníficamente maquetada- publicación denominada “Ballena Blanca. Revista de medio ambiente y economía”, iniciada en noviembre de 2014 y que ya cuenta con 8 atractivos números.

Pese a todas las incertidumbres que presenta en estos momentos el futuro del medio ambiente, el haber asistido una vez más al CONAMA me llena de un cierto optimismo. Los debates generados a lo largo del mismo, con la participación de muy diferentes sectores de la sociedad (empresas, Administraciones, universidades, sociedad civil), suponen un muy fructífero fundamento para construir –de forma colaborativa- la nueva sociedad y economía que se precisa en estos comienzos del siglo XXI. No sé si la respuesta de futuro a tantos retos ambientales será exclusivamente verde –como propone el lema del CONAMA-2016-. Lo que no me cabe ninguna duda es que, pinte como pinte el futuro, habrá que verdearlo.

Comentarios generales
Escrito por Javier Sanz Comentar
Facebook Tuenti Twitter Google Buzz Meneame.net

El legado ambiental del Presidente OBAMA y… su incierto futuro

7 de noviembre de 2016 a las 2:07

src-adapt-960-high-20140128-sotu-environment-1391033446267A escasas horas de celebrarse el próximo martes 8 de noviembre, la 58ª elección presidencial en Estados Unidos, con una ligera ventaja -en las encuestas- de la candidata demócrata Hillary CLINTON sobre el excéntrico republicano Donald TRUMP, me parece oportuno destacar ahora el legado que deja el todavía Presidente Barack OBAMA.

Gracias a mi amigo el Profesor de Derecho Ambiental, Dan FARBER -quien fue el tutor de mi año sabático en el Centre for Law, Energy & the Environment del Campus de Berkeley en la Universidad de California (UC)- procuro seguir el pulso del derecho y la política ambiental en los Estados Unidos de América. Cualquiera puede leer sus agudos comentarios en el blog “Legal Planet, mantenido por los prestigiosos centros de la UC: la Berkeley School of Law y la UCLA School of Law. En una de sus recientes entradas, el Profesor FARBER enumera los logros más importantes de la política ambiental del Presidente OBAMA. Nada menos que veinte asuntos en los que según el citado profesor norteamericano se han producido remarcables avances en diferentes campos y materias del derecho y de la política ambiental estadounidenses y que, ahora, pasamos a compendiar, aunque sin un ánimo exhaustivo.

En primer lugar, se destaca la puesta en marcha de la “Green Economy” con estímulos y ayudas de más de 90.000 millones de dólares en iniciativas para mejorar la eficiencia energética, para promover las energías renovables, para mejorar las infraestructuras eléctricas y la red de ferrocarriles, etc. Más concretamente, en relación con la eficiencia energética, en diciembre de 2015, el Departamento de Energía aprobó nuevas normas sobre los sistemas de calefacción y refrigeración de los centros comerciales que permitirá reducir en 167.000 millones de dólares los costes de energía y una reducción de cerca de 900 megatones de CO2.

Son particularmente abundantes las reformas y avances en la legislación sobre calidad ambiental: una nueva “Ley de seguridad química” (que sustituyó la vieja “Ley de Control de Sustancias Químicas”); nuevas normas más exigentes para las emisiones industriales (acompañadas de un “Plan de Energía Limpia” para las mismas) y, en especial, para las emisiones de mercurio de las centrales eléctricas. Por lo que se refiere a los transportes: nuevos estándares para los gases de efecto invernadero de los coches nuevos (con la consiguiente reducción de sus emisiones de CO2); más estrictos estándares sobre la contaminación atmosférica de particular y de ozono troposférico procedentes del transporte interestatal. También relación con la calidad del aire: nuevos estándares sobre el ozono y sobre las partículas.gvvhzpn_400x400

También son muchos los avances en la protección de la biodiversidad: OBAMA ha sido el Presidente que más espacios naturales protegidos ha declarado y, en particular, con la mayor reserva marina del mundo en su archipiélago natal de Hawai (conocida como “Papahanaumokuakea”, con una extensión de 1,5 millones de kilómetros cuadrados, lo que representa cuatro veces el tamaño de California). Igualmente es relevante la aprobación en 2015 de la nueva regulación para protección de los humedales (WOTUS) aunque esta normativa está recurrida ante los Tribunales. Sobre la protección de especies, son casi 300 las incluidas durante el Gobierno OBAMA en la lista de especies amenazadas de la “Ley de Especies en Peligro de Extinción”.

Con referencia a la salud destacan los estudios de la “Environmental Protection Agency” (EPA) sobre los peligros para la salud humana de ciertos gases de efecto invernadero, así como la “Ley de Seguridad Alimentaria” que ha fortalecido las competencias de la “Food and Drug Administration” (FDA).

Sobre las actividades extractivas es conocida el bloqueo por el Presidente OBAMA de la construcción del oleoducto “Keystone XL” previsto para transportar hacia el sur de Estados Unidos las sustancias extraídas en Canadá de las arenas bituminosas. Del mismo modo han sido polémicas las normas aprobadas por su Administración para regular el “fracking” con el fin de proteger las aguas subterráneas y para restringir las emisiones de gas metano. De mismo modo, han sido proteccionistas las medidas aprobadas para controlar la minería a cielo abierto en zonas de montaña. Y, en cuanto a la explotación de hidrocarburos, aunque durante su gobierno tuvo lugar la mayor catástrofe ambiental producida en 2010 por el derrame de la plataforma “BP Deepwater Horizon” en el Golfo de México, reformó la legislación sobre exploración y explotación de hidrocarburos en aguas profundas.

Pero, sin duda, ha sido en el campo de las negociaciones internacionales sobre cambio climático donde el Presidente OBAMA ha obtenido su más destacado logro: la firma del Acuerdo de Paris de 2015. Destacable éxito tras la tradicional posición de Estados Unidos en esta materia (rechazo de la firma del Protocolo de Kioto) y el fiasco del Acuerdo de Copenhague de 2009. También en el ámbito internacional es reseñable la firma por Estados Unidos del Convenio de Minamata sobre prohibición del mercurio.

Es cierto que algunos de las conquistas ambientales reseñadas –impulsadas por la Administración OBAMA con la ayuda de la poderosa EPA- han sido recurridas ante los Tribunales por Estados y empresas, pero no cabe duda de que la política ambiental de los dos Gobierno del presidente afroamericano han marcado una clara tendencia hacia un mayor proteccionismo ambiental en los Estados Unidos.

environment-4x3-pngLa continuidad de esta “herencia ambiental” parece que está asegurada si gana las elecciones la candidata demócrata. Sin embargo, muchas de estas medidas corren un serio peligro de desaparecer o limitarse considerablemente si gana Donald TRUMP. Como se encarga de advertir el profesor Dan FARBER a los votantes norteamericanos -en otra de sus últimas entradas del blog “Legal Planet”-: “si usted está todavía indeciso” la comparación entre las ofertas de CLINTON y de TRUMP en materia ambiental son “nítidas” y diametralmente opuestas:

  • ¿es el cambio climático algo real?: para CLINTON sí que lo es y es una amenaza urgente; para TRUMP sólo se trata de una farsa.
  • ¿va apoyar el “plan de energía limpia”?: si (CLINTON). No (TRUMP)
  • ¿promoverá la construcción del oleoducto “Keystone XL”?: no (CLINTON). Si (TRUMP)
  • ¿es partidario de la explotación de los recursos del Ártico”?. No (CLINTON). Si (TRUMP)
  • ¿mantendrá el Acuerdo de Paris sobre cambio climático?: si (CLINTON). No (TRUMP)
  • ¿está a favor de las energías renovables?: si las apoyaré (CLINTON). Soy escéptico sobre su importancia (TRUMP).

El meridiano resultado de este análisis es un avance acerca de lo que puede deparar el futuro de la política y el derecho ambiental en el próximo Gobierno de los Estados Unidos. El próximo martes veremos hasta que punto pesan en los electores los motivos e inquietudes sobre el medio ambiente. En todo caso, no se olvide que, de lo que suceda allí, todos saldremos -querámoslo o no- beneficiados o, confío en que no, perjudicados.

Actualidad
Escrito por Javier Sanz Comentar
Facebook Tuenti Twitter Google Buzz Meneame.net

Alexander Von HUMBOLDT y el fascinante descubrimiento de la biodiversidad

12 de octubre de 2016 a las 9:52

220px-avhumboldtSiempre me ha cautivado la personalidad de este polifacético científico berlinés nacido en la segunda mitad del siglo XVIII, cuyo nombre ha servido para denominar, a lo largo y ancho del mundo, accidentes geográficos, ríos y corrientes marinas, especies animales (100) y vegetales (300), espacios naturales, localidades, avenidas, calles, universidades y centros de investigación, y un extenso etcétera. Además, es considerado el “padre de la geografía moderna universal”, inventor de las “infografías” y de las expresiones científicas “isotermas”, “isodinámicas” o “jurásico”, y, quizá, el primer ser humano que ascendió un monte de más de 6.000 (El volcán “Chimborazo” en Ecuador). Con una extraordinaria pasión por conocer la naturaleza del Planeta, ninguna realidad física resultaba indiferente para su inagotable curiosidad científica: la zoología, la ornitología, la climatología, la geografía, la sismología y vulcanología, la oceanografía, la geología, la mineralogía, la astronomía, la climatología… pero sin olvidar las ciencias humanas (antropología, etnografía).

Incansable viajero, obtuvo en su primer gran viaje por América del Sur y América Central –gracias a un pasaporte español- la rica materia prima para su extensa obra. Por cierto, que fue A Coruña –la ciudad en la que tengo la fortuna de vivir- donde embarcó, a principios de 1799, a bordo de la corbeta “Pizarro” con destino a América. El propio HUMBOLDT –que no desaprovechaba ni un minuto de su tiempo- anotaría en su diario: “Coleccionamos las plantas que habíamos recogido en los hermosos valles gallegos, no visitados por ningún naturalista; estudiamos las algas y los moluscos que la marea del Noroeste arrojaba en grandes cantidades al pie de las rocas acantiladas”. Como escritor prolífico, fruto de sus viajes por América son treinta volúmenes publicados entre 1805 y 1832 –entre los que destacan sus cinco volúmenes de la obra titulada “Ensayo político sobre el reino de Nueva España”-; luego escribiría su obra más conocida –“Cosmos”- con cinco volúmenes publicados entre 1845 y 1858, casi hasta el año de su muerte en 1859, con noventa años de edad.1507-1

Enterado de la publicación en castellano de la espléndida biografía de Alexander Von HUMBOLDT por la historiadora alemana Andrea WULF -que lleva por título: La invención de la naturaleza. El Nuevo Mundo de Alexander von Humboldt (editorial Taurus, 2016)- no he parado hasta conseguirla y reconozco que la he leído con cierta compulsión. Son, sin embargo, muchos los trabajos biográficos disponibles sobre el genial científico: sólo en lengua castellana pueden verse los estudios de FRAGA VÁZQUEZ, MELÓN Y RUIZ DE GORDEJUELA, MINGUET y PUIG-SAMPER o, más recientemente, el ensayo de J. FERNÁNDEZ PÉREZ: Humboldt. El descubrimiento de la naturaleza (publicado por la Ed. Nivola, Madrid, 2002) y la obra colectiva coordinada por CUESTA DOMINGO y REBOK: Alexander Von Humboldt. Estancia en España y viaje americano (publicada en 2008 por la Real Sociedad Geográfica y el CSIC).

Pocas vidas tan ricas como la de este “Shakespeare de las Ciencias”: de Johann Wolfgang GOETHE (el poeta más grande de Alemania) fue gran amigo y admirador; con Simón BOLIVAR (el gran libertador iberoamericano) compartió su espíritu combativo contra el colonialismo; al igual que Thomas JEFFERSON (tercer Presidente norteamericano y uno de sus padres fundadores) puso las bases para la unión entre política y naturaleza; intercambió sus conocimientos con grandes científicos francés de su época (el químico, GAY-LUSSAC; el naturalista LAMARK, el astrónomo LAPLACE); el escritor norteamericano Edgar ALLAN POE le dedicó un poema; Julio VERNE utilizó sus descripciones; Charles DARWIN fue su acérrimo seguidor y reconoció el influjo de HUMBOLDT en sus obras; incluso el zoólogo alemán Ernst HAECKEL –que creó el término “ecología”- bebe en sus fuentes… Incluso se percibe algo de su influencia en el “Art Nouveau”.

walden_thoreauComo señala la Andrea WULF, es muy clara la influencia de las obras de Alexander en los más relevantes precursores del conservacionismo y ecologismo en los Estados Unidos del siglo XIX: desde Henry David THOREAU –cuya fundamental obra “Walden” es, según dicha autora, la respuesta de este autor a la obra “Cosmos” del científico prusiano-, hasta John MUIR (el “padre de los parques nacionales de los Estados Unidos”), pasando por el filósofo trascendalista Ralph Waldo EMERSON y George PERKINS MARSH, autor de la influyente obra: “Man and Nature”. Y, esa influencia no ha dejado de ejercer su influjo: “Los ambientalistas, ecologistas y escritores de naturaleza de hoy en día –afirma la misma autora- tienen sus raíces firmemente plantadas en la visión del naturalista del siglo XIX, aunque muchos no hayan oído hablar de él. HUMBOLDT es el padre fundador”.

Pero el científico más famoso de su tiempo (posteriormente, en el siglo XX, silenciado por ser alemán), con la gran habilidad para hacer de la ciencia algo accesible y popular (a mediados del siglo XIX había vendido 40.000 ejemplares de su obra “Cosmos”), no pasará a la historia por un invento particular y concreto sino más bien por su genial intuición –gran descubrimiento- sobre qué es y cómo funciona la naturaleza: “un todo interconectado”, “interrelación perpetua”, “todo es interacción y reciprocidad”, “una totalidad viva, no un conglomerado muerto”; por su amor a “un mundo que late lleno de vida”, y por ser el primer pensador que tomó conciencia de la destrucción que, ya en su época, el ser humano estaba ocasionando en el Planeta (con intuición del “cambio climático” incluido) y fue beligerante contra tal conducta. Una combinación de conocimiento científico, calidez de sentimiento y fuerza imaginativa capaz de entusiasmar a tan diversos autores.978-84-9085-909-4

Gracias a la inspiración de autores como el genial Alexander VON HUMBOLDT se ha abierto paso, a lo largo del siglo XIX, una nueva conciencia ambiental que luego fructificará, a partir de la segunda mitad del siglo XX en un verdadero cambio de paradigma. Un nuevo paradigma de protección de la naturaleza que se ha concretado, como describe mi amigo, paisano y colega, el Profesor Juan-Cruz ALLÍ TURRILLAS, -en su magnífico libro “La Protección de la Biodiversidad. Estudio jurídico de los sistemas para la salvaguarda de las especies naturales y sus ecosistemas” (Editado por Dykinson, 2016)- en un tupido marco jurídico de salvaguardia de ese rico concepto de la biodiversidad que comprende desde el material genético hasta los espacios naturales y las especies naturales protegidas.

Parece que las últimas palabras que pronunció Alexander antes de su fallecimiento -en Berlín un 6 de mayo de 1859- fueron: “¡Qué gloriosos son esos rayos de sol, parecen un reclamo del Cielo a la Tierra!”. No cabe duda de que la obra de VON HUMBOLDT sigue iluminando con vigorosos  destellos a quienes compartimos la pasión por la naturaleza.

Comentarios de libros
Escrito por Javier Sanz Comentar
Facebook Tuenti Twitter Google Buzz Meneame.net

Controversias taurinas

18 de septiembre de 2016 a las 11:58

scale-phpCoincidiendo con mi visita, por primera vez, a la ciudad histórica y monumental de Toro, en la provincia de Zamora, era noticia de portada en los medios de comunicación la celebración en Tordesillas del “Toro de la Peña” -sustituto del famoso “Toro de la Vega”- y los enfrentamientos entre los animalistas y los partidarios de este tradicional espectáculo taurino que allí tenían lugar. Como es sabido el torneo del “Toro de la Vega” es un evento taurino de origen medieval, consistente en la persecución y caza de un toro bravo por decenas de picadores y lanceros, en la cual se trata de alancear a la res hasta la muerte después de haber sido soltada cerca de la plaza del pueblo y conducida por los corredores y aficionados hasta la vega del río Duero. El conflicto público -que se viene produciendo desde hace unos años entre aficionados y animalistas- ha ido ganando notoriedad pública (en 2014 hubo una treintena de heridos como consecuencia de los enfrentamientos) ha terminado con la intervención del parlamento autonómico (las Cortes de Castilla y León), el 8 de junio de 2016, convalidando un Decreto-Ley 2/2016 del ejecutivo castellano-leonés por el que se prohíbe la muerte de las reses de lidia en presencia del público en los espectáculos taurinos y tradicionales en dicha Comunidad Autónoma.

Pese a que en el “nuevo” festejo taurino del “Toro de la Peña” ya no estaba permitido la muerte pública del toro (y, de hecho la Guardia Civil se encargó de retirarlo –previo anestesia del morlaco con un dardo- una vez que terminó el encierro), esto no dejó de congregar la presencia en Tordesillas de detractores de esta fiesta taurina.

Tengo que confesar aquí que, desde que tuve noticia del referido espectáculo taurino, nunca me había atraído esta ancestral costumbre. Como navarro de nacimiento y pamplonica de adopción, acostumbrado a los encierros sanfermineros y a las corridas de toros en la Plaza, la tradición del “Toro de la Vega” en la que un grupo indeterminado de lanceros persiguen al toro hasta su muerte (salvo las excepciones previstas en su reglamentación específica), públicamente, en mitad del campo, me producía bastante desasosiego. Qué diferente de mi experiencia personal en los encierros de Pamplona donde a los toros los miramos con respeto y temor, con la admiración de ver evolucionar por el pavimento unos soberbios animales –con su magnífica estampa- de más de 600 kilogramos, de su bravura, de sus impresionantes bufidos, y de la valentía de los mozos que, con gran habilidad y mucho riesgo personal, los conducen hacia los corrales de la plaza. Y luego, por la tardes, en mis poco frecuentes asistencias a las corridas de toros en la Plaza, no dejaba de sorprenderme ese duelo entre el torero y el toro, desigual sin duda, pero de tú a tú, entre el ser humano y el animal.9788491351597

En mi reciente visita a Pamplona para visitar a mis familiares, tuve la fortuna de visitar a mi amigo y colega de la Universidad Pública de Navarra, el Profesor José ALENZA GARCÍA, quien muy amablemente me regaló un libro dirigido por él que se acababa de publicar con el título “Derecho Sanferminero. El derecho de los Sanfermines y de otras fiestas locales” (publicado por la editorial Thomson Reuters Aranzadi, 2016). En uno de los capítulos de esta ingeniosa obra colectiva –en la que se analizan diferentes cuestiones jurídicas vinculadas con tan populares fiestas- se recoge el trabajo de mi buen amigo, el profesor José ESTEVE PARDO, de la Universidad de Barcelona. En ésta sugerente colaboración titulada “El toro de lidia en el debate sobre los derechos de los animales” se pone de manifiesto el radical cambio que, en las dos últimas décadas, se ha producido en el tratamiento jurídico de los animales con la tendencia hacia la subjetivación de la naturaleza promovida por la orientación ecológica del Derecho; pero también se realiza una aguda crítica sobre la inconsistencia de atribuir derechos subjetivos a los animales en lo que el autor denomina “el nuevo antropocentrismo radical” con la aparición de “personas, supuestos expertos, y colectivos que se erigen, se autoerigen en portavoces de la naturaleza y de los derechos de los animales”; y, es que como, el mismo señala: “lo cierto es que tenemos un ordenamiento y un sistema jurídico absolutamente antropocéntrico” en el que los animales nunca pueden tener derechos. Pero todo lo anterior, es perfectamente compatible con los “deberes de los seres humanos” para con los animales pues “la especie humana es la única capaz de preocuparse por las otras especies, de conocerlas, de clasificarlas, de atenderlas, de protegerlas”. Finalmente el Catedrático de Derecho Administrativo de la Universidad de Barcelona, pone de manifiesto como en el caso del toro de lidia –que ahora nos ocupa- es “el único animal que logra escapar (al “cerco antropocéntrico”) y el que más ha conseguido a acercarse a la condición de sujeto (en nuestro sistema jurídico) en toda la cultura de la modernidad”, “ningún animal ha desarrollado tal fuerza ordenadora sobre su propio jurídico que se erige en protagonista, en sujeto central. El toro pone a cada cual en su sitio”.

En efecto, es verdaderamente impresionante la regulación que ha existido en los temas taurinos en España desde la Edad Media hasta nuestros días, tal como se desprende de la documentadísima obra de otro buen amigo y colega, el profesor salamantino Dionisio FERNÁNDEZ DE GATTA, publicada en 2015 bajo el título “Derecho y Tauromaquia. Desde las prohibiciones históricas a su declaración como Patrimonio Cultural” (que también recibí recientemente como regalo de su autor). Se trata de una apasionante historia en la que, entre la tolerancia y la regulación de las fiestas y festejos taurinos, también han existido muchos supuestos de limitaciones y prohibiciones (por razones y motivos muy diferentes) hasta llegar a la más reciente prohibición de las corridas de toro en la Comunidad Autónoma de Cataluña (cuya legalidad o, mejor, su constitucionalidad es puesta en entredicho por este autor).

5356_______Desde luego que es muy destacable el trabajo de difusión de su ideario de los grupos animalistas en contra de los espectáculos taurinos (el “Partido Animalista”, PACMA, obtuvo más de 286.000 votos –para el Congreso de los Diputados- en la últimas elecciones generales de 2016) que han calado en muchos estratos de nuestra sociedad. Pero, nuestro juicio, por muy legítimas que sean las opiniones de estos grupos –subrayando el injusto sufrimiento que se inflinge a los animales en dichas actividades festivas, con una larga tradición en España- no pueden atenderse unilateralmente sin tener en cuenta que, en dichas actividades, hay en juego otros legítimos derechos derivados de la libertad empresa, libertad de expresión artística, etc.

En otro reciente libro colectivo –dirigido por el Director de la Fundación Santillana, Basilio BALTASAR– sobre “El Derecho de los animales” (publicado en 2015 por la editorial Marcial Pons), en el que participan muy destacados intelectuales (algunos de ellos los máximos exponentes en nuestro país de defensa de dichos derechos), se contiene un magnífico trabajo por otro de mis amigos y colegas, el profesor de Derecho Administrativo de la Universidad de Valencia, Gabriel DOMENECH PASCUAL, titulado “Colisiones entre bienestar animal y derechos fundamentales”. En el mismo se describe los muy interesantes supuestos de conflictos jurídicos producidos en España y en otros países de nuestro entorno sobre algunos derechos fundamentales (libertad religiosa, libertad científica, libertad artística, etc.) y las normas de protección de los animales (sobre sacrificios rituales, experimentación científica, espectáculos taurinos). Tras analizar escrupulosamente el ordenamiento jurídico español –que es “esencialmente antropocéntrico”- y, aún reconociendo que la protección del bienestar animal es un fin plenamente legítimo, las limitaciones que del mismo pueden derivar para el ejercicio de los derechos fundamentales no siempre son posibles si no se quiere desproteger dichos derechos de los ciudadanos que tienen un mayor valor jurídico que el del bienestar animal. Y, que, en todo caso, para proceder a una válida limitación de aquellos es preciso someterlo a los principios de proporcionalidad y de legalidad sino no quiere incurrir, tal restricción, en una arbitrariedad. Para ponderar el equilibrio entre los diferentes bienes jurídicos, la forma más respetuosa en el sistema democrático es encomendar tal tarea al legislador.

En el caso que nos ocupa –del “Toro de la Vega o de la Peña”- la decisión de prohibir la muerte del toro en el referido espectáculo, pese a haberse aprobado –por razones de urgencia- por el Gobierno de la Comunidad Autónoma de Castilla y León, se ha requerido su convalidación por el Legislativo autonómico de esta Comunidad. “El ordenamiento jurídico –dice la Exposición de Motivos del referido Decreto-Ley 2/2016no puede ser ajeno a la realidad y a la ética social de cada momento histórico. Consecuentemente, en la actualidad, es imprescindible acomodar a las exigencias de la sociedad actual algunos aspectos de estos espectáculos que, si bien encontraron acogimiento favorable en otras sociedades históricas, hoy se encuentran confortados con la voluntad y sensibilidad que se manifiesta de manera reiterada y creciente…”.1433237679

Me parece magnifico toda la –extensa y detatallada- normativa desarrollada hasta el momento sobre el bienestar animal (proveniente de la Unión Europea), para condenar y perseguir el maltrato animal, y, por supuesto, la promulgada para proteger a los animales en peligro de extinción. Y, además, puedo compartir la nueva normativa castellano-leonesa para prohibir la muerte del “Toro de la Vega” en el torneo celebrado con motivo de la Patrona de Tordesillas. Pero en muchas de las propuestas de los grupos animalistas veo serias dificultades para prosperar en el marco jurídico de nuestro país (salvo, claro está, que sufra una honda transformación), como la del reconocimiento de derechos a los animales. En el caso del toro de lidia, la aplicación de sus medidas supondría acabar con la misma existencia de dicho animal. Pero lo cierto es que, por diferentes motivos, la tradicional popularidad de los espectáculos taurinos parece que está decayendo y ello pese a que el Estado se haya apresurado a aprobar la Ley 18/2013 para la regulación de la tauromaquia como “patrimonio cultural”.

Proteger a los animales es inexcusable deber del ser humano para salvaguardar la naturaleza que generosamente nos reporta tantos bienes y servicios. Pero entiendo que esta exigencia no debe aplicarse a cualquier precio, sino que hay que conjugarla –sabia y delicadamente- con los derechos legítimos de los ciudadanos en el marco de un antropocentrismo responsable.

Actualidad, Comentarios de libros
Escrito por Javier Sanz Comentar
Facebook Tuenti Twitter Google Buzz Meneame.net

Acuerdo de paz y medio ambiente en el “País de las Esmeraldas”

8 de septiembre de 2016 a las 8:26

paz-colombia-580x400Con verdadera emoción recibí, hace pocos días, de parte de mis colegas universitarios colombianos, el texto del “Acuerdo Final para la terminación del conflicto y la construcción de una paz estable y duradera” que lleva por fecha el 24 de agosto pasado, firmado en La Habana por varios dignatarios internacionales y, en particular por el Presidente Juan Manuel SANTOS y uno de los máximos representantes de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia-Ejercito del Pueblo (FARC). Se pone fin así a cincuenta años de guerra entre el Gobierno colombiano y las guerrillas, con un triste balance de más de 200.000 muertos y 45.000 desaparecidos, sin contar con los seis millones de desplazados.

Han sido más de cuatro años de intensas negociaciones que concluyen con un esperanzador programa de cese del fuego, bilateral y definitivo, con la reconciliación de las partes en conflicto y con un proceso de reconstrucción –económica y política- del país. Todo un conjunto de medidas políticas, económicas y judiciales que forman parte del proceso de justicia transicional que garantizará el ansiado objetivo de la plena pacificación del país.

Cabe imaginar que tanto años de guerra ha tenido un grave impacto sobre el medio ambiente del país. Y, en efecto, el pasado mes de marzo del presente año, Simón GAVIRÍA MUÑOZ, Director General del Departamento Nacional de Planeación del Gobierno colombiano hacía balance de los enormes impactos ambientales del conflicto, así como de loa retos y oportunidades para maximizar los “dividendos ambientales de la paz”. Entre los impactos acumulados del conflicto: 3 millones de hectáreas de bosque desforestadas, 1.300 millones de toneladas de CO2 emitidas, 1,5 millones de hectáreas de suelo degradadas, 60% de las fuentes hídricas del país potencialmente afectadas por la extracción ilícita de minerales y vertidos de petróleo, 780 mil hectáreas desforestadas cuyo uso actual es diferente al de su vocación natural… Y, en cuanto a los “dividendos ambientales” que trae consigo cada año de paz, ahorraría a Colombia más de 7 billones de pesos colombianos.la-paz-mas-cerca

Me viene a la memoria ahora aquellos magníficos principios de la Declaración de Río de Janeiro sobre el Medio Ambiente y el Desarrollo (aprobada en junio de 1992): en concreto, el 24º: “La guerra es, por definición, enemiga del desarrollo sostenible…” y el 25º: “La paz, el desarrollo y la protección del medio ambiente son interdependientes e inseparables”. Declaraciones éstas que cobran un especial sentido cuando nos referimos a un país como Colombia que, en sus 1,14 millones de km2, alberga uno de los patrimonios naturales más ricos y biodiversos del Planeta: unos paisajes asombrosamente variados (incluidos casi medio millón de km2 de la cuenca del Amazonas) y el impresionante récord de poseer más especies de plantas y animales por km2 que cualquier otro país del mundo; sólo en aves, se han descrito allí una 1.700 especies que representan un poco menos del 20% de todas las aves del globo; su patrimonio vegetal comprende la friolera de 130.000 especies (de ellas un tercio son endémicas)…

Volviendo al texto del “Acuerdo Final”, un largo documento de casi 300 páginas, éste se estructura en seis partes y varios Protocolos y Anexos. Me ha interesado mucho su contenido pero, sobretodo, sus referencias al medio ambiente que paso a comentar muy brevemente. No es casual que su Primera Parte se dedique a la “Reforma Rural Integral” precedida de la expresión “Hacia un nuevo Campo Colombiano”. En este apartado abundan las referencias a la “sostenibilidad ambiental”. Está orientado por el principio del desarrollo sostenible “ambiental y socialmente sostenible” y que requiere “la protección y promoción del acceso al agua, dentro de una concepción ordenada del territorio” (p. 11). Se centra en el bienestar de los habitantes del campo, las comunidades campesinas y grupos étnicos; apunta a fortalecer la presencia del Estado en el territorio, integrar las regiones, cerrar la brecha entre el campo y la ciudad, fomentar la producción agrícola, proteger el medio ambiente y asegurar progresivamente el derecho a la alimentación.

logodap430okEntre las medidas sobre acceso a la tierra, además de un “Fondo de Tierras” de distribución gratuita para los campesinos sin tierra o con tierra insuficiente (que dispondrá de unos tres millones de hectáreas en los primeros diez años), la delimitación y fortalecimiento de las reservas forestales y espacios naturales de especial importancia ecológica, la extinción administrativa del dominio por incumplimiento de la función social y ecológica de la propiedad, etc. El acceso a la tierra comprende además el acceso integral a los medios para hacer uso efectivo de la tierra (capital, semillas, asistencia técnica) y la creación de un entorno favorable (riego, educación, vivienda, etc.). Por otro lado, en la Parte Tercera -sobre el “Fin del conflicto”- se contemplan la reincorporación de los miembros de las FARC-EP a la vida civil desarrollando, entre otros, “programas y proyectos productivos sostenibles” (p. 66).

Otro apartado clave del “Acuerdo de Paz” es el relativo a la “Solución al problema de las drogas ilícitas” (Parte Cuarta) con la previsión de actividades como planes integrales de “sustitución y recuperación ambiental de las áreas afectadas por dicho tipo de cultivos (causantes de una buena parte de la desforestación). Sustitución que “no puede ser en detrimento de la sostenibilidad económica, ambiental y social de las Comunidades y respectivos territorios” (p. 93). Sin embargo, se ha criticad o el Acuerdo en el sentido de que no queda claro si los crímenes realizados por las FARC-EP en contra del medio ambiente (como, por ejemplo, la voladura del oleoductos) están contemplados entre los que no serán objeto de indulto y/o amnistía.

Nos consta que para las negociaciones previas se han desarrollo interesantes trabajos sobre este específico aspecto del medio ambiente. En este sentido quiero destacar el documento elaborado por el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible de Colombia con el apoyo de Naciones Unidas y la Cooperación de Alemania: “Consideraciones ambientales para la construcción de una paz territorial estable, duradera y sostenible en Colombia. Insumos para la discusión”, fechado en septiembre de 2014. Más recientemente, la aprobación por la Asamblea de Naciones Unidas de los “Objetivos de Desarrollo Sostenible” (ODS) puede ayudar al proceso de pacificación que tiene por delante la República Colombiana: “promover sociedades pacíficas e inclusivas para el desarrollo sostenible, facilitar el acceso a la justicia para todos y crear instituciones eficaces, responsables e inclusivas a todos los niveles” es el 16º ODS para cuyo logro se requieren muchos años de implantación y de cultura democrática.informe-paz-ambiental-2015b

Muy atentos seguiremos, de cerca, con ilusión, el proceso de pacificación del querido “País de las Esmeraldas”. Los colombianos se lo merecen y también su precioso patrimonio natural y cultural. Por el momento, el “Acuerdo Final” que hemos comentado contiene muchas y buenas ideas para conseguir sus ambiciosos objetivos. Como dijo en 1992 el entonces Secretario General de Naciones Unidas, BOUTROS BOUTROS-GHALI: “No sé si las ideas guían al mundo, pero de todas maneras nada es posible sin ellas” (Discurso ante la Asamblea General de la ONU con motivo de la celebración de la Cumbre de Río de Janeiro sobre Medio Ambiente y Desarrollo, publicado bajo el título “Paz, Desarrollo y Medio Ambiente”).

Actualidad
Escrito por Javier Sanz Comentar
Facebook Tuenti Twitter Google Buzz Meneame.net

Disfrutar –y aprender- con la Geodiversidad

12 de agosto de 2016 a las 10:50

GeolodiaLogoNunca hubiera imaginado pudiera disfrutar tanto con la geología. Animado por un amigo, asistí hace varios meses a un “geolodía”, una actividad divulgativa de este particular campo de las Ciencias de la Tierra, promovida por los geólogos, consistente en un excursión que se celebra –desde el año 2005 en España- simultáneamente en varios puntos de la geografía para mostrar a los asistentes a observar con “ojos geológicos” el entorno en que vivimos. Coordinada por la “Sociedad Geológica de España”, con la colaboración de la “Asociación Española para la Enseñanza de las Ciencias de la Tierra” y el Instituto Geológico Minero, dichas excursiones se convocan con antelación y aquí, en Galicia, he podido comprobar el enorme éxito de concurrencia pública. En la que tuvo lugar a mediados del pasado mes de mayo, guiada por el célebre Profesor VIDAL ROMANÍ de mi Universidad de A Coruña en el impresionante macizo granítico del monte de O Pindo –que cuenta con más de trecientos millones de años de antigüedad- nos reunimos más de un centenar de personas. Más recientemente, organizados por el municipio de Cedeira y magníficamente guiadas por el joven geólogo Francisco CANOSA, he podido disfrutar de nuevo de una de las varias “georutas” de la zona como la de las alucinantes “playas de arenas negras” (de más de 400 millones de años de existencia y únicas en el mundo) que están al pie de uno de los acantilados más altos de Europa, los de Herbeira, muy cerca del popular y pintoresco santuario de San Andrés de Teixido, situados en el citado municipio del norte de la provincia de A Coruña.

Georuta con el geólogo Francisco Canosa

Georuta con el geólogo Francisco Canosa

Para alguien como yo que, desde niño, soy amante de la naturaleza, ha sido un verdadero descubrimiento valorar como se debe la importancia y funcionalidad de la geología en el conocimiento y protección del medio ambiente. Hablar de “geodiversidad” o “diversidad geológica” es remitirse propiamente –como se recoge en el art. 3º de la Ley española 42/2007 del Patrimonio Natural y de la Biodiversidad– a la “variedad de elementos geológicos, incluidos rocas, minerales, fósiles, suelos, formas del relieve, formaciones y unidades geológicas y paisajes que son el producto y registro de la evolución de la Tierra” (mientras que la “biodiversidad” se refiere a los “organismos vivos”, a sus especies y a los ecosistemas que los albergan). Y, desde otras perspectiva, el “patrimonio geológico” –según la misma norma jurídica- está compuesto por el “conjunto de recursos naturales geológicos de valor científico, cultural y/o educativo, ya sean formaciones y estructuras geológicas, formas del terreno, minerales, rocas, meteoritos, fósiles, suelos y otras manifestaciones geológicas que permiten conocer, estudiar e interpretar: a) el origen y evolución de la Tierra, b) los procesos que la han modelado, c) los climas y paisajes del pasado y presente y d) el origen y evolución de la vida”.

¿Por qué es importante proteger el patrimonio geológico? En primer lugar, se trata de un bien común que es parte de la riqueza natural del Planeta y que debemos de preservar de su destrucción para que las generaciones futuras puedan disfrutarlo como nosotros. Además, en este patrimonio natural se contiene la “memoria de la Tierra”: los “lugares de interés ecológico” (LIG) nos proporcionan una rica información sobre la evolución y funcionamiento de nuestro Planeta, nos permiten identificar la riqueza geológica del territorio y nos ayudan a enfocar la conservación y divulgación de este patrimonio tanto para el público especializado como para la sociedad en general. Una vez más el “Consejo de Europa” se había adelantado a aprobar la Recomendación (2004) 3 sobre “Conservación del patrimonio geológico y de áreas de especial interés geológico”, llamando a la organizaciones internacionales, instituciones científicas y ONGs a que cooperaran en el campo de la conservación del patrimonio geológico.

image2España cuenta con un valioso patrimonio geológico y de hecho, en la citada Ley 42/2007, al regular el “Inventario español del Patrimonio Natural y de la Biodiversidad” se remite al Anexo VIII de dicho texto legal donde se recoge un listado mínimo del “inventario de lugares de interés geológico representativo”, con ocho de las unidades geológicas más representativas en España y veintiún “contextos geológicos de relevancia mundial”. El Instituto Geológico y Minero -en el marco del “Proyecto Global Geosites”, promovido por la “Unión Internacional de las Ciencias Geológicas” y con el co-patrocinio de la UNESCO, que pretende realizar un inventario mundial de los elementos más sobresalientes del Planeta- ha identificado, hasta el momento 144 Lugares de Interés Geológico (16 de ellos en Galicia) en nuestro país.

La “geoconservación” constituye uno de los objetivos que oriental nuestro legislación básica de protección de la naturaleza y, con este fin, se contempla –en la repetida Ley 42/2007- la declaración de “Geoparques” o “parques geológicos” o “territorios delimitados que presentan formas geológicas únicas, de especial importancia científica, singularidad o belleza y que son representativos de la historia evolutiva geológica y de los eventos y procesos que las han formado” (aunque, también pueden serlo los lugares que destacan por sus valores arqueológicos, ecológicos o culturales relacionados con la gea). Los “geoparques” sugieron a comienzos de la década de los años noventa del siglo pasado en Europa, siendo Francia, Alemania, Grecia y España los socios fundadores. Tras la creación de la “Red de Goeparques Europeos” (“European Geoparks Network”) en junio de 2000, poco tiempo después la UNESCO auspició este programa, extendiéndolo a todo el mundo con la “Red mundial de geoparques” (“World Geoparks”). En la actualidad son un total de 111 geoparques a lo largo de 22 naciones (diez en España).GGN-logo-300x214

Volviendo al comienzo de este comentario. Como se demuestra por la referida iniciativa de los “geolodías” en España, existe un gran potencial turístico en relación con el patrimonio geológico y la “geodiversidad”. En algunos países, como es el caso de Australia, ha merecido recientemente la atención del Gobierno, viendo al “geoturismo”, a los “geoparques” y a las “georutas” como una gran oportunidad para su desarrollo turístico. Oir hablar a los geólogos de los millones de años (como acostumbran) a lo largo de los cuales se han ido configurando, pacientemente, los elementos geográficos de nuestros paisajes naturales, quizá nos ayuden a reflexionar sobre la necesidad de evitar o minimizar los graves impactos que, en brevísimos plazos de tiempo, somos capaces de infligir al Planeta, dilapidando así nuestro rico patrimonio geológico.

Comentarios generales
Escrito por Javier Sanz Comentar
Facebook Tuenti Twitter Google Buzz Meneame.net

Por un futuro sostenible en América Latina

30 de julio de 2016 a las 0:41

9788499424422Entre la enorme pila de libros que esperan mi lectura este verano, hay uno que me ha interesado particularmente: el escrito bajo el título: “La sociedad compartida. Una visión para el futuro global de América Latina” (publicado en España por la editorial Península en mayo de 2016) por Alejandro TOLEDO, quien fue presidente de Perú entre 2001 y 2006 y, previamente, doctor en Economía por la prestigiosa Universidad de Stanford. Actualmente, como presidente del Centro Global para el Desarrollo y la Democracia, con sedes en Lima, Madrid y Washington DC, el ex Presidente peruano, viene desarrollando un importante labor de promoción de la democracia y autosuficiencia económica de los países en desarrollo y, en especial, de los países de Latinoamérica.

Partiendo del extraordinario progreso económico experimentado en gran parte de los países latinoamericanos durante las dos últimas décadas, el profesor TOLEDO analiza los desafíos que tiene por delante América latina, que, según su opinión se encuentra hoy en una “encrucijada”: “una combinación de trabajo duro, planeamiento y situaciones afortunadas nos condujo a un lugar donde tenemos una oportunidad histórica para dar un gigantesco salto hacia delante”. Pensando en el 2050 el autor de “La sociedad compartida” sueña en que la región pueda ser “líder mundial en desarrollo humano, desarrollo económico e igualdad de oportunidades”. ¿Cómo lograrlo? Es lo que se expresa a lo largo del libro de amena lectura y adobado de mucha información económica y de la ciencia política del desarrollo.

Crecimiento económico, equidad, acceso universal a la educación, calidad democrática, lucha contra la corrupción, sociedad inclusiva, mejora de las instituciones públicas… son algunas de las claves de ese esperanzado futuro que nos dibuja el autor (pese a las enormes obstáculos y carencias que todavía existen, pero que no dejan de señalarse). Y, ¿cómo no?, en su omnicomprensivo planteamiento, está el reto del “desarrollo sostenible”. Un desarrollo estrechamente vinculado a la “lucha contra la pobreza” y a la “reducción de la desigualdad”. Y una “economía diversa construida sobre las mentes de nuestros pueblos, en lugar de hacerlo sobre los commodities, una región que goce de un desarrollo sostenible basado en la responsabilidad social y económica y en la innovación tecnológica”.fotonoticia_20160529090540_800

En esta “macrovisión” de la situación social y económica de América Latina hay una especial referencia a los recursos naturales: “hemos sido bendecidos –o maldecidos, depende de cómo se vea (escribe el autor)- con abundantes recursos naturales. Digo quizá maldecidos porque, como resultado de nuestro acceso a ganancias fáciles mediante nuestros recursos naturales, tendemos a ignorar la necesidad de invertir en nuestra gente. Ahora sabemos cómo en el largo plazo el conocimiento y las capacidades de nuestros ciudadanos será lo más importante para la salud de nuestra sociedad que los recursos naturales…”. Una serie de factores endógenos y exógenos, sitúan a Latinoamérica en un “momento histórico único” y, entre los primeros, destaca el autor, el de la “exuberante diversidad que aloja”, “aproximadamente un tercio de la totalidad del capital biológico en el mundo, junto con los servicios ecológicos que vienen con el, se encuentran en América latina”.

Son extraordinarios los desafíos sociales, económicos, tecnológicos y políticos que señala el ex mandatario peruano en su ensayo, pero limitándonos al relativo al desarrollo sostenible, encontramos en su Capítulo 6º (“Adoptando el desarrollo sostenible”) algunas medidas necesarias para alcanzarlo y para no “perder nuestra oportunidad de construir un futuro sostenible”. Sin duda que con la naturaleza eminentemente “extractiva” de muchas de los economías latinoamericanas se explica, como nos dice el autor, la actual sobrecarga de sus recursos naturales y la grave degradación de sus ecosistemas, hasta el punto de suponer “una amenaza para el crecimiento económico futuro y la sostenibilidad ambiental”. Ello no es por “ausencia de normas y reglamentos, sino más bien yace en nuestra debilidad institucional para hacer valer las leyes que ya hemos aprobado”. Y, por tal motivo, es preciso y urgente un cambio de enfoque –propone TOLEDO– en muchos de los sectores económicos: una producción agrícola y ganadera sostenible (con mayor inversión en investigación y tecnología, aumentando la productividad y competitividad) pero sin poner en peligro la seguridad alimentaria de la Región; una pesca y acuicultura sostenible, que defienda la pesca tradicional y artesanal, que mejore el cumplimiento de las normas, que aplique las tecnologías de la información y comunicación como herramientas para facilitar una información adecuada y oportuna; un “manejo forestal sostenible” que eviten la desforestación de grandes masas de bosques –tan necesarias, por otra parte, como sumideros de CO2- y que respeten los derechos de las comunidades indígenas; etcétera.

portada-venas-abiertas-america-latinaSin duda, uno de los grandes desafíos de Latinoamérica es lograr una “mayor sostenibilidad en la extracción de los recursos no renovables”. Ya destacamos en otra ocasión en nuestro blog la enorme conflictividad socio-ambiental de la minería en América Latina. El profesor peruano con una perspectiva, a mi juicio, más ponderada que la reflejada en la muy conocida obra “Las venas abiertas de América” del escritor uruguayo GALEANO, tras poner de manifiesto las enormes riqueza de minerales que albergan los países latinoamericanos y el acentuado crecimiento de los inversiones extranjeras en el sector minero, señala algunos de las medidas y mecanismos que han de implementarse en la Región para reducir la conflictividad social que vienen originando y la enorme degradación ambiental que generan. Así, por ejemplo, la necesidad de llevar a cabo estudios de impacto ambiental y social de las concesiones mineras, la aplicación efectiva de la “Convención sobre los Pueblos Indígenas y Tribales” (de la Organización Internacional del Trabajo nº 169), una mejor compresión del proceso de consultas en las mismas, de un fortalecimiento de la participación de los gobiernos nacional y subnacionales, etcétera.

Siguiendo en el capítulo de la “minería sostenible”, el futuro pasa por asegurar que “los recursos lleguen a las comunidades locales donde tienen lugar la minería y la extracción”. En el Capítulo 9º de libro que estamos comentando, su autor hace una interesante propuesta sobre nuevos modelos extractivos “a la vena” que prevén una participación activa de las comunidades locales en decidir cómo utilizar los recursos monetarios provenientes de las industrias extractivas. Pero también, no pueden perderse de vista soluciones tan imaginativas como la “Iniciativa Yasuní-ITT” en Ecuador para mantener enterrado parte del petróleo en el subsuelo para conservar el ambiente y luchar contra el calentamiento global, que cita como ejemplo TOLEDO.

Cómo “revertir las debilidades de las instituciones de América Latina y para que estas puedan ofrecer resultados cuantificables y tangibles”, es uno de los retos más acuciantes. También debe cambiarse radicalmente la relación de Latinoamérica en el contexto mundial, saliendo del círculo vicioso frente al “impacto de los mercados internacionales y a la vulnerabilidad asociada a la exportación de commodities”, afirma el Presidente del “Centro Global para el Desarrollo y la Democracia”. No obstante, estoy totalmente de acuerdo con el Profesor TOLEDO en que la principal clave del futuro está la inversión en el “capital humano”, en su formación y en aprovechar toda la potencialidad que tiene la juventud latinoamericana.

La colaboración para la prevención y mitigación del cambio climático, así como la prevención de desastres naturales es cada vez frecuente en las conferencias intergubernamentales de la Región. También son muy importantes los esfuerzos internacionales –como la “iniciativa para la transparencia de las industrias extractivas” (ITIE)- para mejorar la gestión social y económica de los recursos naturales.eed26aaf-c5f2-4de3-b26b-59d7eb3e37ff

Al igual que Alejandro TOLEDO –extraordinario conocedor de la realidad socioeconómica latinoamericana- mostrándonos en su “Sociedad compartida” algunos interesantes caminos para alcanzar ese futuro sostenible de América Latina, nos parece oportuno traer aquí a colación, para concluir este comentario, la reflexión de otra gran personalidad latinoamericana –y ahora también universal-: “Necesitamos una política que piense con visión amplia, y que lleve adelante un replanteo integral, incorporando en un diálogo interdisciplinario los diversos aspectos de la crisis. Muchas veces la misma política es responsable de su propio descrédito, por la corrupción y por la falta de buenas políticas públicas. Si el Estado no cumple su rol en una región, algunos grupos económicos pueden aparecer como benefactores y detentar el poder real, sintiéndose autorizados a no cumplir ciertas normas, hasta dar lugar a diversas formas de criminalidad organizada, trata de personas, narcotráfico y violencia muy difíciles de erradicar. Si la política no es capaz de romper una lógica perversa, y también queda subsumida en discursos empobrecidos, seguiremos sin afrontar los grandes problemas de la humanidad. Una estrategia de cambio real exige repensar la totalidad de los procesos, ya que no basta con incluir consideraciones ecológicas superficiales mientras no se cuestione la lógica subyacente en la cultura actual. Una sana política debería ser capaz de asumir este desafío” (Papa FRANCISCO en la Encíclica Laudato Si, nº 197).

Comentarios de libros
Escrito por Javier Sanz Comentar
Facebook Tuenti Twitter Google Buzz Meneame.net

El “Brexit” y sus potenciales (d)efectos ambientales para Reino Unido

19 de junio de 2016 a las 1:26

Brexit-flag-copySe hizo público en el pasado mes de marzo un interesante informe del Institute European Environmental Policy (IEEP) titulado “The potential policy and environmental consequences for the UK of a departure form the European Union”. A menos de una semana del referéndum que tendrá lugar el próximo jueves 23 de junio en el Reino Unido -donde los ciudadanos británicos decidirán sobre la salida (“Brexit”) o permanencia (“Bremain”) en la Unión Europea-, es interesante conocer las posibles consecuencias que para la protección del medio ambiente tendría, según el citado informe, para dicho país el abandonar el mundo comunitario.

El estudio del IEEP prevé dos posibles escenarios en caso de que prospere el “Brexit”: un primer escenario en el que el Reino Unido no abandone plenamente la Unión Europea y se mantenga, aunque limitadamente, en el “espacio económico europeo” (EEE) y un segundo escenario en el que la salida de la Unión Europea sea total. Y para este estudio se distinguen los potenciales efectos de uno y otro escenario sobre los niveles de calidad ambiental (control de la contaminación, residuos y productos químicos), sobre la protección de la naturaleza (protección de espacios naturales terrestres y marinos, y protección de las aves), sobre la política climática y la energía, y sobre las políticas agrícola y pesquera.ieep_reportsummary_conclusions_final_23030

Si se parte de la base que el Reino Unido ha sido uno de los países más influyentes de la Unión Europea en la conformación y desarrollo de la política ambiental comunitaria, una de las principales conclusiones del estudio es que la retirada del país británico de la Unión podría generar algunas incertidumbres en el impulso de futuras medidas de protección ambiental. No podemos olvidar que el seno del Reino Unido se han elaborado valiosos trabajos de gran influencia sobre la política ambiental internacional como es el caso del “Informe STERN” –publicado en 2006- sobre “la economía del cambio climático” sobre el impacto del cambio climático en la economía mundial y sobre la necesidad de invertir el equivalente al 1% del PIB mundial para mitigar los efectos del cambio climático. De otra parte, también hay que subrayar la gran calidad intelectual de los expertos británicos en Derecho Ambiental, como es el caso del Profesor de la Universidad de Cambridge, Philippe SANDS, autor de la influente obra “Principles of International Environmental Law”.

Ahora bien, las conclusiones que vierte el estudio del IEEP sobre cada una de las políticas son bastante negativas para el mantenimiento de los niveles de calidad de una política ambiental británica en el escenario de un “Brexit” intenso. Es previsible que la salida de la Unión Europea y la anunciada crisis económica derivada de tal decisión lleve al Gobierno conservador a relajar los estándares ambientales, sin tener la presión del cumplimiento del “acervo ambiental” comunitario y en una batalla de ventajas competitivas. Y, lo mismo en los sectores de la protección de la biodiversidad, conservación del medio ambiente marino, así como en las políticas agrícola y pesquera. “En conclusión –afirma el Informe- es probable que una potencial salida del Reino Unido de la UE supondría situar el ambiente británico en una posición más vulnerable e incierta que si permaneciera como miembro de la UE”. Muy importantes riesgos para la política ambiental del Reino Unido que pueden echar por tierra cuatro décadas de legislación británica proteccionista sobre la salud y el medio ambiente de los británicos.

rspbDesde luego que la más importante ONG ambientalista británica –la “Royal Society for the Protection of Birds” (RSPB)- que reúne a más de un millón de afiliados y que ha colaborado en la elaboración del repetido informe, tiene motivos para mostrar su preocupación ante una salida de su país de Unión Europea y, por consiguiente, del marco jurídico de las proteccionistas Directivas de conservación de los “Habitats” (Directiva 92/43/CEE) y de defensa de las “Aves” (Directiva 2009/147/CE).

Me viene ahora a la memoria la intervención que tuvo mi buen amigo el Profesor Agustín GARCÍA URETA (uno de los mejores conocedores del derecho ambiental británico) en nuestra pasada reunión del mes de marzo en el Observatorio de Políticas Ambientales, con una muy dura crítica  a como estaba evolucionando la política ambiental del actual Gobierno conservador del Primer Ministro David CAMERON.

Ocurra lo que ocurra el próximo día 23 de junio con el referéndum para el “in” o el “out” del Reino Unido de la Unión Europea, tengo para mi que la circunstancia de pertenecer de pleno derecho a la Unión Europea conlleva para todos los Estados Miembros su muy benéfico sometimiento a un exigente ordenamiento jurídico ambiental comunitario -que tiene por objetivo “alcanzar un nivel de protección elevado” (art. 191, 2 del Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea)- y, en caso de incumplimiento, al ágil control -y, en su caso, sanción- por parte de las Instituciones Comunitarias. Y así, por ejemplo, tengo muy claro que, en el caso de España –pese a sus frecuentes incumplimientos-, lo mejor de la protección de nuestro medio ambiente se debe a nuestra pertenencia a la Unión Europea y a nuestra aproximación a su impresionante acervo ambiental. Pobres de nosotros si estuviéramos fuera de tan sólido, aunque mejorable, marco de protección.

Actualidad
Escrito por Javier Sanz Comentar
Facebook Tuenti Twitter Google Buzz Meneame.net

Océanos de vida… plástica

8 de junio de 2016 a las 8:54

6a00d8341d883053ef01156fc8992b970c-800wiCelebramos hoy el día internacional de los océanos y este año 2016, como el anterior, bajo el lema: “unos océanos sanos, un planeta sano”. Pero, como se pone de manifiesto en una de las web que divulgan el “World Oceans Day”, en boca del cantante Jack JOHNSON, la contaminación por plástico en uno de los más graves problemas para los océanos. De aquí la llamada para “subirnos a la ola del cambio (#WaveForChange) y, por tal motivo reducir el uso del plástico.

El Objetivo de Desarrollo Sostenible nº 14 orientado a la “conservación y utilización sostenible de los océanos, los mares y los marinos para el desarrollo sostenible”, persigue -entre otros muchos objetivos para el 2025-, “prevenir y reducir de manera significativa la contaminación marina de todo tipo, en particular la contaminación producida por actividades realizadas en tierra firme, incluidos los detritos marinos y la contaminación por nutrientes”. Y, como se sabe por muy abundantes y diversos estudios la acumulación de plásticos en determinadas zonas de los océanos es muy preocupante.S_SDG_Icons-01-14

A título de ejemplo, es muy interesante el estudio el proyecto de investigación “IMPACTA” liderado por Víctor Manuel LEÓN LEÓN del Instituto Español de Oceanografía (IEO) en colaboración con otros centros del investigación (entre ellos, mi Universidad de A Coruña, bajo la dirección de la profesora Soledad MUNIATEGUI y directora del Master en que tengo el honor de participar) sobre el impacto de los “microplásticos” en los ecosistemas marinos. En particular, el citado proyecto se propone caracterizar la distribución de contaminantes y microplásticos en sedimentos costeros de la Ría de Vigo y del Mar Menor, y de la plataforma de la costa atlántica y mediterránea”. En el blog adjunto a este proyecto se recogen datos muy interesantes: como que “hay 5 trillones de piezas de plástico flotando en nuestros océanos”, que “el número global de piezas de plástico flotante es de 5.250 billones con un peso de 268.940 toneladas”, que “en 2050 habrá más plásticos que pescado en el océano”, etcétera.

Hace unos meses se hacía público en el Foro Económico Mundial de Davos (Suiza) un estudio –titulado: “The new plastics economy. Rethinking the future of plastics”- realizado con el apoyo la Fundación Ellen MacArthur y la empresa McKinsey sobre los enormes costes ambientales derivados de la producción y el uso del plástico, con un impacto de sus residuos calculado en 37.000 millones de euros anuales, frente a unos beneficios anuales de entre 24.000 y 36.000 millones de euros. En el mismo estudio se destaca la gran amenaza que dichos residuos supone para la biodiversidad de los océanos. Por tal motivo, el informe propone una rigurosa aplicación de los principios de la economía circular sobre los plásticos, incrementando su reciclado, su reutilización, aumentando la biodegradabilidad de sus materiales, etc.

oFKWLqEe.1.0Releyendo uno de mis favoritos libros sobre cuestiones marinas, el magnífico ensayo del profesor de Conservación Marina en la Universidad de New York, Callum ROBERTS, titulado “Océano de Vida. Como están cambiando nuestros mares” (publicado al castellano por la Alianza Editorial en 2012). Ningún problema que afectan actualmente a nuestros mares y océanos escapa a este experto -que recibió el Premio Rachel Carson de Medio Ambiente-: la sobrepesca, la proliferación de especies exóticas e invasoras, la contaminación química de las aguas, el “ruido marino”, …, y, por supuesto, los plásticos (que analiza en su capítulo 10º sobre “la edad del plástico”). Después de describir gran número de evidencias sobre la contaminación plástica de las agua marinas, de cuándo comenzaron a invadir las corrientes marinas, sobre los lugares donde persisten las “islas” de plásticos, de los plásticos que flotan y de los que se depositan en los fondos marinos, de su consumo accidental por muchas especies animales marinas, de los peligrosas sustancias que contienen algunos plásticos (como el “bisfenol A” y los “ftalatos”), de sus dimensiones microscópicas, … “Los océanos –concluye su Capítulo 10º- se están ahogando en plástico y lo seguirán haciendo en los próximos cien años, incluso aunque dejemos de verter plásticos hoy mismo. Pero nunca es tarde para empezar la limpieza”._visd_0000JPG01HE4

Como bien saben mis lectores, me encanta semejante optimismo por parte de alguien como Callum ROBERTS que claramente nos ha demostrado su profundo conocimiento de los océanos, sin dejar de poner el dedo en la llaga de tantos problemas que inundan el medio marino. Qué mejor manera de celebrar, con esperanza, este “Día de los Océanos” -que tanto me gusta porque coincide con el cumpleaños de mi querida sobrina María (a la que dedico esta reflexión)- con las palabras que cierran su brillante obra: “Algunas de las historias de este libro son descorazonadoras, y la situación empeorará si mantenemos ciegamente el rumbo actual. Pero estoy muy animado por los esfuerzos realizados en los últimos diez años. La gente se ha dado cuenta de la expansión de la influencia humana por los océanos y bajo la superficie, y se están llevando a cabo incontables esfuerzos para rectificar el daños. Nunca he visto tanto compromiso y tanta energía para superar un problema, desde la aldea más humilde hasta las salas de Naciones Unidas. Por eso soy optimista. Podemos cambiar, Podemos revertir nuestros impactos sobre la biosfera. Podemos vivir junto la naturaleza salvaje. La alternativa es la autodestrucción”.

Comentarios de libros, Comentarios generales
Escrito por Javier Sanz Comentar
Facebook Tuenti Twitter Google Buzz Meneame.net

Lo que Seseña nos enseña

4 de junio de 2016 a las 11:06

efe_20160513_090200708Ya han pasado veinte días desde que se produjo el incendio –probablemente provocado- de mayor vertedero –ilegal- de neumáticos usados de España (y, quizá, de Europa), situado en el municipio toledano de Seseña (bien conocido, antes de la “crisis del ladrillo”, por la imparable actividad constructiva del famoso “Pocero”). Todavía están humeantes las pilas de los más de 5 millones de cubiertas que cubren la superficie equivalente a quince campos de futbol y, lo que es más increíble, en una parcela a tan solo 400 metros de barrio El Quiñón del susodicho municipio toledano en el que viven unos 8.000 sufridos vecinos.

La negra humareda visible a muchos kilómetros de distancia y perceptible desde el mismo corazón de la “Villa y Corte” madrileña se hubiera quedado en un mero espectáculo visual si no es porque, como advirtieron rápidamente los expertos, las emisiones derivadas de la combustión de 70.000 toneladas de neumáticos usados han contribuido a la generación de una amenazante nube tóxica para la población circundante y para el mismo ambiente. Un preocupante cóctel de compuestos orgánicos volátiles, hidrocarburos aromáticos policíclicos (entre éstos el cancerígeno “benzopireno”) y otras sustancias peligrosas que han obligado a desplegar a la autoridades competentes un dispositivo de control de las emisiones. E incluso han recomendado al vecindario a alejarse del espectacular foco contaminante.

Inevitablemente esta situación me recordado un grave episodio ocurrido en la ciudad de A Coruña donde vivo con el derrumbe del vertedero de Bens en septiembre de 1996. Más de 200.000 toneladas de residuos urbanos –lamentablemente gestionados- se vinieron montaña abajo, junto a la costa coruñesa, llevándose la vida de un vecino de barrio y provocando una increíble contaminación odorífica que apestó la ciudad herculina durante varios días. Para vergüenza de nuestra ciudad el insostenible vertedero de Bens apareció en uno de los documentos preparatorios de la vigente Directiva 1999/31/CE sobre cómo diseñar y gestionar los vertederos de residuos. Felizmente esta historia acaba bien ya que donde ante estuvo semejante montaña de desechos ahora el visitante puede pasear por el precioso parque de Bens desde el que se pueden contemplar algunas de las más bellas vistas litorales de la ciudad.efe_20160513_085430080

Pero volviendo a Seseña, cabe preguntarse qué lecciones pueden extraerse de esta catástrofe. Pues, en primer lugar, causalidades de la vida, fue la referida Directiva 1999/31/CE la que promovió la gestión especifica de los neumáticos fuera de uso (NFU) por la que se establecía la prohibición de admitirse tal tipo de residuos en los vertederos y estableciendo normas específicas para su gestión. Su transposición a España tuvo lugar en el año 2001 y en la actualidad es el Real Decreto 1619/2005 el que regula su particular gestión, a través de los llamados “sistemas integrados de gestión” implicando a los productores de los neumáticos en el apropiado tratamiento de sus residuos. Una gestión desarrollada en nuestro país, desde entonces, por dos entidades: “Tratamiento de Neumáticos Usados, S.L.” (TNU) y “SIGNUS Ecovalor”, creadas a iniciativa de las principales fabricantes, importadores y distribuidores de neumáticos. Es decir, que cuando compramos ruedas nuevas en el precio que pagamos por ellas está incluido el coste de las operaciones de gestión de dichos residuos (NFU): desde de la recogida de los talleres para el cambio de ruedas, su recogida y transporte a las citadas entidades para su clasificación, reutilización (recauchutado), transformación (triturado), valorización energética, etc.

Por consiguiente, resulta evidente que al tiempo de producirse el incendio ya existía -desde más de una década- la normativa concreta para gestionar los NFU, con específicas obligaciones para los productores de neumáticos, para sus generadores y poseedores, así como para sus gestores. Y aunque a partir de 2005 las repetidas entidades SIGNUS y TNU comenzaron a gestionar correctamente dichos residuos, el problema surgió por la exclusión de ciertos tipos de neumáticos y sobretodo de los “neumáticos históricos o preexistentes” (es decir, los producidos con anterioridad a la nueva reglamentación). En cuanto al almacenamiento y eliminación de los neumáticos el RD de 2005 establece exigentes condiciones técnicas y de seguridad, así por ejemplo, que el almacenamiento en las instalaciones de los gestores de NFU no puede superar el plazo de seis meses ni una cantidad de treinta toneladas cuando su destino final sea la eliminación. Y, en control de la gestión se encomienda principalmente a las Comunidades Autónomas.

th_1cce678baa2865fe866ba90e481edd63_signus-1Vistos estos presupuestos normativos, ¿qué ha fallado para que se haya producido la catástrofe en Seseña? La planta de tratamiento de NFU de Seseña recibió sus correspondientes licencias municipales, evaluaciones ambientales y demás aprobaciones (desde, por lo menos, el año 2003) hasta llegar a convertirse en un vertedero ilegal de residuos, al poco de aprobarse, acumulando cuantiosas multas (de la Junta de Castilla-La Mancha) por su mala gestión e incluso mereciendo la máxima reprobación por delito ecológico de sus gestores en 2008. Y, a partir de aquí, abandono de los históricos NFU y sucesiva aportación de nuevos residuos, ante la mirada atónita y/o impotente del municipio (y de sus muy cercanos vecinos). Mientras tanto, los Tribunales no han permanecido ajenos al creciente peligro, obligando desde 2010 a las Administraciones públicas –municipal y autonómica- competentes a retirar los neumáticos.

Por lo tanto, no puede afirmarse, a mi juicio, de que haya habido una total inactividad administrativa y de parte de las autoridades judiciales. Lo que ha ocurrido, como destaca mi colega el Profesor Andrés BETANCOR, es una desidiosa e ineficaz actuación de todas las Administraciones públicas competentes -desde el Municipio hasta la Administración General del Estado, pasando por la Administraciones autonómicas- así como la falta de comunicación y colaboración entre todas ellas. La acumulación de tan ingente volumen de NFU –aprovechando los clamorosos fallos de los controles públicos- y, en particular, su potencial peligrosidad para la salud de la población circundante requería una actuación urgente y coordinada de todas las Administraciones competentes. Han tenido que arder intencionalmente para que, objeto de un espectacular suceso para la opinión pública, quienes debían actuar con mayor previsibilidad lo tengan que hacer ahora de forma abrupta. Por desgracia, es típica esta improvisación hispana y conducta meramente reactiva.signus--478x270

Se ve que estamos lejos todavía de la anunciada “economía circular” –que hubiera permitido aprovechar los recursos ocultos en los millones de neumáticos (valorados en unos ochenta millones de euros, si se hubieran tratado adecuadamente). Pero, al menos, esperemos que el gran impacto que ha tenido el suceso de Seseña en los medios de comunicación sirva para sensibilizar a las autoridades responsables. Para evitar tan graves problemas en otros vertederos (de NFU) similares que hay en varios lugares de España, y para que lo hagan bajo los principios de colaboración y de buena administración. Pienso que aunque parezca mucho pedir -en los tiempos que corren- es de las cosas que más valoramos los ciudadanos (también en las elecciones). Estoy convencido.

Actualidad
Escrito por Javier Sanz Comentar
Facebook Tuenti Twitter Google Buzz Meneame.net