Tevagustar.es Tevagustar.es Tevagustar.es Tevagustar.es
La Voz de Galicia
Blogs de lavozdegalicia.es
La mirada en la lengua

Puedo prometer y prometo…

29 de marzo de 2014 a las 5:00

De todo lo dicho por Adolfo Suárez en su carrera política, lo que ha quedado más grabado en la memoria de los españoles es el «puedo prometer y prometo», que empleó en un mensaje que Televisión Española emitió el 13 de junio de 1977, dos días antes de las elecciones generales. Suárez, que ocupaba la presidencia del Gobierno por designación real desde un año antes, disponía, como los líderes de los demás partidos, de un espacio televisivo para pedir el voto. Llamó a Fernando Ónega y le pidió que diese forma a las ideas que quería transmitir. Luego modificó algunas partes del texto, excepto el pasaje del «puedo prometer y prometo». Y con esa fórmula, que expresaba que estaba en condiciones de cumplir y que se comprometía a llevar a cabo lo que decía, encabezó siete promesas:
«Puedo prometer y prometo que nuestros actos de gobierno constituirán un conjunto escalonado de medidas racionales y objetivas para la progresiva solución de nuestros problemas.
»Puedo prometer y prometo intentar elaborar una Constitución en colaboración con todos los grupos representados en las Cortes, cualquiera que sea su número de escaños.
»Puedo prometer y prometo […] dedicar todos los esfuerzos a lograr un entendimiento social…».
Esa repetición cadenciosa fue lo que quedó del mensaje. Hoy suena la música, pero apenas alguien se acuerda de la letra. Esa música es una figura retórica llamada anáfora. También fue empleada por Martin Luther King en un discurso que supuso un punto de inflexión en la lucha por los derechos civiles en Estados Unidos.
El 28 de agosto de 1963 se celebró una gran manifestación, la Marcha sobre Washington por el Trabajo y la Libertad. Ante el monumento a Lincoln, Luther King pronunció el discurso «Yo tengo un sueño» (I have a dream). Y esa fue la frase que pronunció ocho veces, seis de ellas para expresar sueños como que «un día esta nación se pondrá en pie y vivirá el verdadero significado de su credo […]: que todos los hombres han sido creados iguales». Y como el «puedo prometer y prometo», el «I have a dream» fue resonando en los oídos y golpeando en la conciencia de los estadounidenses como un aldabonazo repetido. Hoy, ambas expresiones ya forman parte de la historia.

Sin categoría
Escrito por Francisco Ríos Comentar
Facebook Tuenti Twitter Google Buzz Meneame.net

No es lo mismo

8 de marzo de 2014 a las 5:00

Las lecturas de los últimos días nos confirman la idea de que frecuentemente se modifica el sentido de lo que queremos decir a causa tan solo de la alteración del orden de los elementos de la oración o la sustitución de la palabra precisa por otra parecida.
Así, no es lo mismo lo que leemos en una crónica, «Enfrentamientos con muertos en Ucrania», donde hasta ahora nadie combatía con cadáveres, que «Muertos en enfrentamientos en Ucrania» o «Enfrentamientos mortales en Ucrania». Tampoco es lo mismo «La diputada socialista acumuló una llamada al orden» que «La diputada socialista recibió una llamada al orden», pues para acumularlas hacen falta gran número de llamadas al orden. Ni es lo mismo «De las 457 marcas que fueron al Fórum Gastronómico este año, la práctica unanimidad aseguró que repetiría» que «La práctica totalidad de las 457 marcas que acudieron este año al Fórum Gastronómico aseguraron que repetirán».
No es lo mismo «Sancionan con 2.000 euros al propietario de un edificio catalogado en peligro» que «Sancionan con una multa de 2.000 euros al propietario de un edificio catalogado que está en peligro». Ni es lo mismo «El fiscal pedirá 17 años a Urdangarin y 600.000 euros a la infanta Cristina» que «El fiscal pedirá 17 años de prisión para Urdangarin y una multa de 600.000 euros para la infanta Cristina».
No  es lo mismo «La muerte por un disparo de un vecino de Olot» que «La muerte de un vecino de Olot por un disparo». Ni es lo mismo «Un día, antes de fallecer, encontré a Fulano en Madrid» que «Un día, pocas semanas [o un año, o seis meses] antes de su muerte, encontré a Fulano en Madrid».
Tampoco hubiera sido lo mismo que, en vez de «atravesar con éxito el cabo de Hornos», nuestro líder nos hubiese llevado por el canal de Panamá, donde la navegación es plácida hasta el aburrimiento. A estas horas también estaríamos navegando rumbo a los mares del Sur, el feliz destino que por lo visto nos aguarda, pero no nos habríamos dejado jirones de piel en el camino.

Sin categoría
Escrito por Francisco Ríos Comentar
Facebook Tuenti Twitter Google Buzz Meneame.net

B&B

1 de marzo de 2014 a las 0:17

En un programa de radio comentaban hace unos días la serie de televisión B&B, que se había estrenado la noche anterior. Alguien vacilaba entre decir [bi an bi] y [be an be], y a continuación informaba de que en la propia serie pronunciaban [be i be]. Decían bien los últimos.
& es un signo que representa la conjunción latina et, que significa ‘y’. Es la evolución gráfica de la ligadura de las letras e y t. Lo ideó Marco Tulio Tirón (104-4 a. C.), escritor y liberto de Cicerón, que creó varios signos taquigráficos, las notas tironianas, para recoger más ágilmente los discursos del mítico orador romano.
En latín se usaba & para representar la conjunción et, además de como ligadura de e y t consecutivas cuando formaban parte de palabras. Las lenguas modernas lo tomaron del latín. En algunas, como el español o el portugués, cayó en desuso porque no suponía ventaja alguna sobre la conjunción equivalente (y, e) y porque su escritura es bastante compleja. Mantiene su uso en otros idiomas, sobre todo en el inglés, donde sustituye a una palabra de tres letras, and. En la lengua de Shakespeare se llama ampersand, contracción de and per se and (y por sí mismo y).
El signo & se empleaba corrientemente en el español medieval. Solía utilizarse, por ejemplo, en la voz etcétera (del latín et cetera), que se escribía &cétera: «El fijo o el heredero, &cétera, en este título» (Fuero Juzgo, hacia 1250). Aunque etcétera tenía la variante en dos palabras (e cétera).
El primer diccionario donde aparece etcétera es el de Francisco del Rosal (1611): «cétera o etcétera. es palabra lat. y quiere decir todas las demás cosas […]. Suele abreviarse así: &c.». Durante un siglo, el diccionario de la Academia (ediciones de 1884 a 1984, ambas inclusive) dijo, en nuestra opinión equivocadamente, que etcétera «se representa con esta cifra &, que tiene el mismo nombre, o con la siguiente abreviatura: etc.». En la ortografía de 1999 se insistía en dar a & el valor de etcétera, además del de y. Acertaban más las ediciones del DRAE anteriores a 1884, como la de 1869, que decía: «Escríbese comunmente con esta cifra &c, que también se llama así».
Hoy usamos como nombre de este signo et (la Academia ya no le llama etcétera) y cuando lo veamos en un texto en español debemos interpretarlo como equivalente a y, que se pronuncia /i/. Otra cosa será cuando forme parte de una denominación en inglés, de un texto latino o de español medieval.

Sin categoría
Escrito por Francisco Ríos Comentar
Facebook Tuenti Twitter Google Buzz Meneame.net