La Voz de Galicia
Seleccionar página

Una casa demasiado blanca

Otra curiosidad que nos revela la lista de los 43 presidentes que ha tenido hasta la fecha Estados Unidos (Obama se convertirá en el número 44 cuando tome posesión el próximo 20 de enero): hasta el desembarco de Barack Hussein sólo ha habido otro inquilino del despacho oval que no fuese un W.A.S.P. (siglas de white anglo-saxon protestant: es decir, blanco, anglosajón y protestante). Fue John F. Kennedy, que habitó en la exclusiva mansión de la avenida Pensilvania de Washington entre 1961 y 1963. Era blanco y anglosajón, pero católico. Obama es protestante, pero obviamente incumple las otras dos reglas no escritas de una casa que, hasta hoy mismo, ha sido demasiado blanca.… Seguir leyendo

Goodbye, George

Hoy Estados Unidos elige a su presidente número 44, con lo que gane quien gane, y gracias a esa sana costumbre de limitar los mandatos a ocho años, nos libraremos de George W. Bush. Para despedir al tejano como se merece, vamos a practicar un sencillo juego. Abramos la lista de los 43 políticos que desde que George Washington debutó en el cargo en 1789 han desfilado por la Casa Blanca, y tratemos de encontrar un solo nombre que pueda disputar a Bush el título de peor presidente de la historia de Norteamérica. ¿Complicado, no?… Seguir leyendo

La crisis y la separación de poderes

El Congreso de Estados Unidos ha rechazado el ya famoso plan de Bush para rescatar, apoquinando la friolera de 700.000 millones de dólares, a los bancos y firmas financieras que están al borde de la quiebra por no hacer los deberes. Así nos cuentan La Voz, The New York Times y The Washington Post la noticia, que ha provocado el correspondiente desplome de las bolsas. Los miembros de la Cámara de Representantes han derrotado por 228 a 205 la propuesta de Bush, resultado que se ha traducido de inmediato en una caída de 777 puntos en el índice Dow Jones (y lo que te rondaré morena).

Al margen de que Bush, como inquilino del despacho oval, tiene la última palabra sobre la cuestión, y de que el fracaso se suma a la larga lista de fiascos políticos que convertirá sin duda a George W. en el peor de los … Seguir leyendo

¿Liberales?

En España cuando alguien se proclama liberal es como para echarse a temblar, porque salvo honrosas excepciones bajo esa hermosa e histórica palabra se agazapan ejemplares de la más rancia derechona (por ejemplo, esa Esperanza Aguirre que, presumiendo de liberal, mantiene con respiración asistida y gotero público una cadena como Telemadrid).

Ahora que arrecia la crisis los directivos de la Confederación de Empresarios (CEOE), o sea, los mismos tipos que nos han dado la murga durante años con su defensa a ultranza del liberalismo, nos dicen que, bueno, hombre, que tampoco hay que ser tan estrictos, que con la que está cayendo merece la pena hacer una pequeña pausa en la libertad de mercado y permitir que el Estado intervenga, solamente un poquito, pero para salvar las empresas y los empleos, vamos, que tampoco está tan mal ese clásico de nacionalizar las pérdidas y privatizar los beneficios.

Sólo para … Seguir leyendo

La biblioteca fantasma

En Austerlitz, la novela de W. G. Sebald, el protagonista del relato, Jacques Austerlitz, nos cuenta el desamparo que le causa su paso por la flamante Biblioteca Nacional de Francia, paradigma de esa arquitectura como de fuegos artificiales, todo cohetería que se esfuma cuando uno cruza el umbral del coloso y descubre que, pese a la sobredosis de estética y de alardes técnicos, el edificio es tan bello como inútil, porque ni siquiera de lejos cumple con su función. Sebald detalla, con su destreza habitual, las zancadillas burocráticas y de diseño que hay que sortear en la biblioteca parisina hasta que, finalmente, se logra tocar un libro y abrir sus páginas, ese simple y hermoso gesto para el que supuestamente se erigen estos ultramodernos santuarios de papel. Como aquí no tenemos Sena, nuestra Biblioteca Nacional de Galicia se alzará a orillas de la autopista del Atlántico, que no es … Seguir leyendo