La Voz de Galicia
Seleccionar página

Paseando (con frío) por Vindolanda

Vindolanda. Tenía muchas ganas de venir aquí. Ignoraba que el frío resulta aterrador para ir paseando despacio y admirar y poder interpretar esos muros. Pero la experiencia vale la pena. Es un lugar impresionante. O sea, que impresiona. Se llama Vindolanda, y es una aldea y un campamento fortificado (en la foto yo estoy ante uno de los muros exteriores de este último) en la retaguardia de la Muralla de Adriano, en el norte de Inglaterra y muy cerca de Escocia.

Los ingleses hacen bien las cosas. Buena señalización, gran aparcamiento, entrada muy cara que se paga con gusto, excavación impecable, reconstrucción en madera de una parte, reconstrucción de diversos edificios en otro lado, un café para tomar algo caliente o comer en plan británico, por supuesto una gran tienda de la que nadie sale sin aflojar el bolsillo. La entrada, muy cara, pero ya se sabe que … Seguir leyendo

Cortegada, isla del Parque Nacional das Illas Atlánticas, mejora su cara

Isla de Cortegada. De nuevo en el Parque Nacional das Illas Atlánticas. Esta vez en Cortegada gracias a que V (uno de los dueños de Corticata) sigue siendo un tipo amable y me ha pasado hasta el pantalán de desembarque. Mi objetivo era ver los trabajos de limpieza y consolidación de la capilla, que estaba totalmente cubierta por vegetación tan variada como destructiva. El resultado es el de la imagen: el edificio es muchísimo mayor de lo que parecía. Y, desde luego, el trabajo está incompleto: es fácil de entender que el dinero es limitado, pero la obra debe continuar el año que viene. Y por cierto, no sé si había un arqueólogo por el medio, supongo que sí (cata no hay ninguna), y sería interesante conocer su informe.

 … Seguir leyendo

El castro de Viladonga, uno de los tesoros culturales de Galicia

Castro de Viladonga. Mi primera excavación seria fue el castro de Viladonga (Outeiro de Rei, Lugo), en su primera campaña. Me llevó allí Manuel Chamoso Lamas, a la sazón el factotum de Bellas Artes en Galicia. Ese castro tuvo la suerte de tener como director, muchos años hasta hace muy poco, a Felipe Arias, un arqueólogo serio que fue durante cuatro años un excelente director xeral (general) de Patrimonio en Galicia.

Así que vuelvo, añorante de mis entonces 19 años, siempre que puedo, que por desgracia no es mucho. Y tras pasear con alma entre sus callejuelas y por encima de la muralla, comprobando que aún queda mucho por hacer tantos años después (los antecastros pueden ser un tesoro escondido), me meto siempre en el museo, y ahí no me canso, sobre todo desde que hace poco tiempo se hicieron cambios en la exposición. Ahora todo está … Seguir leyendo

Doble agresión al castro de Vilela, en Mañón (A Coruña)

Playa de Vilela (Mañón-A Coruña). Hace unos años, a algún iluminado se le ocurrió abrir una carretera desde O Barqueiro hasta la playa de Vilela, tres kilómetros. Y como el asfalto acababa ante el arenal y dándose de bruces contra un castro, pues se recortó una parte de la muralla exterior de la aldea prehistórica y asunto resuelto: ya tienen los coche un espacio, minúsculo, para dar la vuelta. No contentos con esos, los ciudadanos carentes del mínimo sentido cívico dejan en ese espacio, sobre el agujero hecho al castro, cualquier envoltorio o porquería que tengan entre boca o manos, como se ve en la foto superior. En la inferior, las otras murallas del castro.

 

 … Seguir leyendo

Arqueología submarina en Galicia: una información de 1984

Red Natura del río Tambre. De vez en cuando, entre mis docenas de cajas y miles de documentos, encuentro algo curioso de hace muchos años, porque uno va cumpliendo cada doce meses y tiene algo atesorado.

Y con este día algo lluvioso (¡Muchas gracias, porque nos hace falta agua!) hallo una página de La Voz de Galicia del domingo 21 de octubre de 1984 (recuerden: Felipe González llegó al poder en ese mismo mes de 1982) con las declaraciones de Rafael Mejuto, presentado como responsable del Departamento de Arqueología de la Federación Gallega de Actividades Subacuáticas. La cosa era que se había perdido una subvención de 850.000 pesetas (unos 5.100 euros, que entonces era una barbaridad de dinero) por choques entre la Administración central y la autonómica. De manera muy diplomática y educada -elle era y es así: dulce pero firme-, Raquel Casal, subdirectora general de Cultura echaba una … Seguir leyendo