La Voz de Galicia
Seleccionar página

Durham. El trabajo que están llevando a cabo Penelope Johnson (nacida en Galicia; en la foto, en primer plano) y Keith Taylor promocionando el Camino Inglés a Santiago es sencillamente asombroso. Porque ya son más de cuatro años día tras día batallando por esa ruta jacobea.

No parece mucho, así a simple vista, pero hay que aclarar un detalle no menor: ellos y el grupo que han formado -con la inestimable ayuda del padre Colm– están recuperando el Camino Inglés en sus inicios geográficos. Es decir, en el nordeste de Inglaterra, en el condado de Durham. Porque no había memoria histórica alguna, ni siquiera los investigadores sabían que San Godric, el fundador de la abadía de Finchale, kilómetro 0, había peregrinado a Santiago. Tuvieron que airearlo el profesor Benjamin Dodds (en el centro de esta fotografía, dirigiéndose a los peregrinos) captado por una universidad norteamericana, para desgracia del mundo jacobeo) y Lara Escudero-Baztán, profesora actualmente en la Universidad de Durham.

Un trabajo de hormigas, de llamar a docenas de puertas, de vencer enormes reticencias y desconfianzas hasta religiosas, en el sentido más textual de esa palabra. El hecho de ser Keith Taylor un líder en el mundo de la educación del condado ayudó, y mucho, porque a él todo el mundo se le pone al teléfono y decirle que no no resulta fácil. Pero han sudado tinta.

La ayuda del Xacobeo primero -mientras estuvo en la dirección el añorado Rafael Sánchez Bargiela– y de la Diputación de A Coruña inmediatamente después (y que sigue al pie del cañón no solo con generosidad sino con una envidiable amplitud de miras al futuro) han permitido arrancar con la señalización del Camino Inglés en Finchale. Todo un ejemplo. Y que dure.