La Voz de Galicia
Seleccionar página

Con una gota de Betadine

Sucedió como ocurre con cualquier raspón: la peque corría y tropezó. La rodilla comenzó a sangrar mientras ella lloraba inconsolablemente. La tomé entre mis brazos y la llevé a la habitación intentando calmarla con mis palabras. La senté en la cama y le dije que dentro de muy poquito tiempo le iba a dejar de doler. Ella confió en mi y se quedó en silencio, observándome. A mi me temblaba un poco la mano mientras limpiaba la herida con Betadine. De repente me dijo:«Mami ya no me duele, eres maga».

Mientras yo me sentía satisfecha de mi valiente actuación la niña no paraba de decirlo:«Mami eres maga, ya no me duele, eres maga, mami, como una doctora».

Lo repitió un par de veces más y después apoyó la cabeza en la almohada y se durmió.  Mi superego, mi ego y yo, sonreímos juntas mientras la veíamos respirar.… Seguir leyendo

Un ejército de imbéciles

Como a todos la noticia me dejó helada. Trascendió el pasado sábado, en Paderne (A Coruña). Un hombre (por llamarle de alguna manera) incendió el vehículo en el que estaba su hijo de 14 meses para vengarse de la madre. Él escapó de las llamas y dejó al pequeño solo,  atado a su silla. Los vecinos de la zona describieron el hallazgo como dantesco: «Era como un muñeco».

La naturaleza puede ser muy sabia pero aún no es capaz de impedir que un imbécil pueda reproducirse. Según publica hoy La Voz de Galicia, el parricida confesó la noche del crimen. «Fui yo, matadme», dijo, como si la muerte pudiera saldar el horrendo crimen. No merece morir porque la muerte es el fin. Y un imbécil como él debería pagar lo que ha hecho pero en cómodos plazos, alargando el sufrimiento infinitamente.

Me estremezco al pensar en todos esos imbéciles … Seguir leyendo

Septiembre… otra vez

Este año ha sido especialmente duro para toda mi familia. Hemos intentado refugiarnos en la cotidianidad para seguir adelante y tal vez esa sea la razón por la que los días han pasado mucho más rápido de lo que esperaba. Agosto está por terminar y el verano pronto será un recuerdo más del álbum fotográfico. Las últimas semanas Montse, el aprendiz de padre y yo nos propusimos disfrutar como locos de nuestro tiempo libre. Y lo hemos conseguido. De ahí que saber que el próximo 1 de septiembre volveremos a nuestra rutina académica-laboral me pone un poco triste.

La peque iniciara su último curso en la guarde y desde que empezó  ha crecido mucho emocional y mentalmente. Tiene un entrañable grupo de amigos con los que disfruta al máximo. En septiembre de 2009 estaba angustiada pensando en esa primera separación, dejarla en manos extrañas me daba miedo. Pero hemos … Seguir leyendo

La historia de una espera en Twitter

Después de varias semanas de sustos, risas, contracciones y buena vibra llegó al mundo Sophie, la bebé más esperada de Twitter. Su mami, Ishamommy, es una mujer muy valiente que declinó una cesárea ofrecida por una mala doctora para esperar a que Sophie decidiera cuando llegar. Los detalles del parto y el feliz nacimiento seguramente los publicara Isha en su blog cuando sea el momento, pero les puedo comentar que los días previos al parto fueron muy intensos. La tribu 2.0 de madres en Twitter (esta precisa definición se le ocurrió a Louma, de Amor Maternal) estuvimos pendientes en todo momento del embarazo de Isha quien a veces nos hacía desear estar junto a ella en sus primeras contracciones o nos sorprendía con sus gratas ocurrencias.

En el transcurso de esta bella espera conocí a un grupo de mujeres maravillosas con las que tenía poco o … Seguir leyendo

La custodia compartida

La custodia de los niños es una de las consecuencias más graves de la separación. Aún cuando el divorcio esté mas que justificado en los casos en las parejas ya no pueden o no quieren seguir juntas, los niños son generalmente quienes pagan los platos rotos de una mala relación. Hasta ahora lo considerado «normal» es que los peques se queden junto a su madre porque… «¿dónde podrían estar mejor?». El problema se suscita cuando los motivos de la separación se relacionan con un engaño, por ejemplo. Una mujer herida puede ser muy peligrosa. Si se siente engañada y traicionada, no dudará en alejar a sus hijos para hacerle daño a su ex pareja. Y entonces ¿dónde están los derechos del padre?

En ningún caso justifico el engaño y la traición en el matrimonio. Estoy en pro de la honestidad y de las relaciones claras. Para mi es todo o … Seguir leyendo

Gotitas de vida (II)

Aún no había visto con total certeza la luz. Sus ojos intentaban inútilmente enfocar su objetivo: una mujer de edad madura vestida de blanco que le cogía la cabeza con ternura. Escuchaba ruidos extraños y se sentía nerviosa en aquel ambiente desconocido. Tan pulcro… pero tan frío. Recordaba poco -muy poco- de su vida pasada. Vagos pasajes rondaban su recién estrenada mente y pudo remembrar aquel lugar tan cálido de donde provenía y las voces que tantas veces la tranquilizaron en los momentos de mayor soledad.

Ahora todo era distinto. No había calor, o al menos no había la cantidad suficiente para que dejara de sentir tanto frío. Sus intentos por llorar se veían intimidados por la curiosidad que sentía en aquel lugar extraño. ¿Acaso era ella la única que se sentía tan desconcertada? Giró la cabeza un poco para ver entre penumbras a su vecino que dormía plácidamente con … Seguir leyendo

A las maestras de Montse

Cuando decidí que Montse ya estaba lista para ir a la guardería tenía un poco de miedo. Me había informado de los pros y los contras de la escuela infantil y, aunque estaba convencida de que era lo mejor para ella y para mí,  no podía evitar sentirme un tanto culpable de esta primera separación. Los primeros días no fueron fáciles, como ya lo conté aquí, pero a poco a poco me fui dando cuenta de que la educación formativa en los primeros meses es lo mejor que les puede pasar a los niños. La guarde de Montse -que pertenece a la red de escuelas Os pequerrechos– cuenta con un equipo de profesionales que hace que la vida de las madres sea más fácil.

Para mí  -como madre, como mujer, como trabajadora-  es una bendición poder dejar a mi hija con total tranquilidad en manos de sus maestras, … Seguir leyendo

El «yo también» de las madres trabajadoras

Cuando @mariadeandres me invitó a continuar con el #meme iniciado por @Valvanuz para #madresEbay me vinieron a la mente muchos de los momentos difíciles y  tristes que (quasi)  todas las mujeres experimentamos en esos primeros meses de maternidad.

En su blog, Velvenuz comenta: «El tema de este Meme es “Yo también…” y está dedicado a madres trabajadoras que como yo sufren (en silencio) o no tanto, las consecuencias de compaginar el trabajo, con la vida personal, los niños, la casa… ¡¡Llevar todo esto es una práctica de riesgo y debería ser reconocida como tal!»

Como no me podía quedar pasiva ante esta interesante iniciativa decidí aportar la lista de «yo también» que rondan en mi cabeza:

«Yo también… he pasado la noche en vela observando a mi hija hasta comprobar que le bajó la fiebre.»

«Yo también… he imaginado un mundo justo donde el verbo … Seguir leyendo

Gracias a la vida

«Mami… gracias por quererme» espetó Montse inesperadamente mientras le cubría con polvos de talco el cuello tras ponerle su pijama y echarle pomada en una pupa.

Tardé algunos segundos en reaccionar porque estaba sorprendida y encantada. ¿Era consciente mi hija de dos años del precioso valor de la gratitud? Desde hace un tiempo decidimos enseñar a la niña algunos valores importantes como la amabilidad, la cortesía, el agradecimiento. Empezamos, como se hace casi siempre, con el «por favor» y el «gracias». La niña suele dar las gracias si le das algo, si la ayudas con sus dibujos, si aceptas jugar con ella, en fin, las cosas cotidianas.

Pero cuando ayer por la noche me agradeció por quererla casi me voy de espaldas. El aprendiz de padre estaba presente y también vi sorpresa en su mirada. Es increíble las cosas que entienden los niños. Y es increíble también lo mucho que … Seguir leyendo

La pequeña cocinera

Buscando ideas divertidas para pasar las tardes con Montse durante mis vacaciones en estos días de lluvia en los que no podemos dar ni un paseo, se me ocurrió preparar unas galletas caseras para merendar. Confieso que soy una negada para la gastronomía pero cuento con la valiosa ayuda de la abu Nena, quien nos asesoró para que Montse se estrenara en la cocina…La peque mezcló meticulosamente los ingredientes . La idea era que lo hiciera con las manos porque -en teoría- para los niños resulta muy divertido manipular la masa, pero Montse decidió que era poco higiénico y se negó a «enchusiarse».

Lo que si aceptó hacer manualmente -no le quedó de otra- fue darles forma  con un molde de corazón. Estaba encantada porque le salían «muy bonitas».

Y en realidad no le quedaron nada mal. Hizo varias mientras las repartía en voz alta: «Esta para Teté, esta … Seguir leyendo